Oceanos

El increíble video de ballenas durmiendo la siesta

Las ballenas toman siestas esporádicas de 12 minutos y científicos han notado movimiento ocular rápido (REM, por sus siglas en inglés), lo cual indica que estos mamíferos marinos tienen sueños.

Este video muestra la suspensión onírica de estas ballenas que poseen el cerebro más grande del mundo, incluyendo al ser humano, meciéndose plácidamente dentro del agua en un delicado sopor azul.

Con cerebros tan grandes y con un lenguaje que algunos científicos consideran dueño de una sintaxis, el contenido de los sueños de los cachalotes se vuelve un enigma poético.

¿Quién contrasta las noticias ambientales?

En los últimos meses resulta sorprendente encontrar noticias sobre el medio ambiente que no han sido suficientemente contrastadas, porque en la mayoría de las ocasiones no se ha consultado a un experto en la materia para conocer su opinión al respecto. Este hecho da lugar a que una gran parte de la población crea firmemente en el texto, sin plantearse que puedan existir datos objetivos que ponen en duda muchas de las afirmaciones que se vierten en estos artículos.

El daño que una simple pajita de plástico puede hacer a una tortuga

En este vídeo podemos ver por qué la basura plástica es muy perjudicial para la vida marina y por qué las pajitas de plástico son uno de los elementos de plástico más inútiles que existen, especialmente si terminan como basura en nuestros océanos. Un vídeo que está teniendo un gran impacto en las redes sociales, y que esperemos que abra los ojos de millones de personas sobre cómo afectan los residuos plásticos a las criaturas marinas en particular y a nuestros océanos en general.

Christine Figgener y el Dr. Nathan J. Robinson encontraron una tortuga marina durante un viaje de investigación en Costa Rica. Tenía una pajita de plástico de 10-12 cm alojada en su fosa nasal.

Primero pensaron que estaban ante un gusano parásito, y trataron de identificarlo, finalmente se dieron cuenta de lo que realmente tenía.

Después de un breve debate acerca de lo que debían hacer llegaron a la conclusión de que lo mejor para el animal era extraérselo.  Lo quitaron con un alicate de una navaja suiza, que era la única herramienta disponible, ya que estaban en el mar a una distancia considerable de la costa y a varias horas de distancia de cualquier veterinario o de cualquier máquina de rayos X. La tortuga sufrió durante la extracción pero era inevitable para su futuro y para que pudiera respirar con más facilidad.

Desinfectaron con yodo y mantuvieron la tortuga en observación antes de liberarla de nuevo.

El sangrado se detuvo casi inmediatamente después de la extracción de la pajita.

Es muy probable que la tortuga haya comido y regurgitado la pajilla, terminando en la vía equivocada. La cavidad nasal de las tortugas marinas está conectada directamente al paladar por un conducto nasofaríngeo largo.

Tras la viralización del video, muchas personas pidieron apoyar a Christine en su proyecto de investigación y, por ello, lanzó una campaña en gofundme.