Oceanos

El secuestro del Agua en Chile

De agua venimos, y de agua somos. Agua en el cerebro, vertiginoso océano que forja las rutas para los barquitos del pensamiento y la imaginación. La vida emergió de los océanos y del útero los cuerpos que la animan. Agua en las lágrimas y agua en las células; cuerpos químicamente hermanos del mar. Somos agua que piensa, agua que ríe, y agua que transita por el mundo. “La vida es agua organizada”, decía Jacques Costeau. No nos bañamos dos veces en el mismo río, dijo Heráclito, comparando el fluir de la vida con el fluir del agua. Todo fluye, sobre todo el agua. El filosofo Jordi Pigem, escribe: “El agua que hoy se evapora cae como lluvia en otro lugar en unos diez días, en un ciclo que cada tres milenios hace circular por la atmósfera un volumen de agua equivalente al de todos los océanos. El agua circula y tiende a lo circular: la gota quiere ser esférica, el estanque responde a la piedra con ondas concéntricas, los remolinos fluyen en espiral, los meandros, calas, bahías y golfos labran curvas y semicírculos”. El agua nos concede la vida y nos une. Sería imposible concebir la cultura china sin el Río Amarillo y el Yangtsé, o imaginar a la cultura índica sin el Indo y el Ganges, Mesopotamia sin los ríos que la abrazaban, Egipto sin el Nilo o Grecia sin el Egeo. Sin agua nada nace, solo habría tierra seca, el desierto de Nietzsche colapsaría las puertas, los cielos no regalarían arcoíris y las plantas sus frutos. Sin embargo, el agua también ha sido secuestrada por cuatreros que la secan, tipos que sólo les interesa el agua en la liquidez del capital y en el sello de agua de los billetes. Las guerras por el agua ya están ocurriendo.

El calor ‘desaparecido’ del cambio climático se esconde a 300 metros bajo el Atlántico

Los negacionistas del cambio climático, muchos de los cuales sostienen que el calentamiento global se detuvo en 1998, se quedan sin munición. Aquel año fue el más caluroso de la historia, culminando una subida media de un grado desde alrededor de 1850, cuando el ser humano comenzó a emitir masivamente gases de efecto invernadero con la Revolución Industrial. Pero, en los últimos 15 años, el aumento de la temperatura atmosférica se ha ralentizado.

En lugar de continuar subiendo a buen ritmo, la gráfica de la temperatura del planeta parece aplanarse, como cuando un niño sube corriendo por un tobogán y luego camina por su cima.

Alarma internacional: Gran “Zona muerta” en el Golfo de México crece sin control

Científicos estadounidenses predijeron para este año una gran “zona muerta” causada por la falta de oxígeno (hipoxia) en el Golfo de México, en la Bahía de Chesapeake. Aunque los resultados de NOAA afirman que las principales causas son los vertidos y los agroquímicos de la agricultura, no hay conciencia para frenar lo que está sucediendo, la muerte del hábitat marino y sus consecuencias

La mala salud de los Océanos

Hay cerca de 1.400 millones de kilómetros cúbicos de agua repartidos en 70,8 por ciento de la superficie del planeta. Cada año, treinta millones de toneladas de vida marina son capturados accidentalmente y asesinados. Con cada arrastre se reduce la salud del océano.

Océanos: su acidificación es una amenaza real y grave de nuestra existencia

La liberación masiva de dióxido de carbono (C02) está provocando un fenómeno submarino que pocos han percibido: el agua de los océanos se está poniendo ácida y los esqueletos de los animales marinos se debilitan porque están hechos de carbonato de calcio. En contraste, las algas marinas se reproducen masivamente porque están siendo fertilizadas con mucho carbono. Ese cambio en el nivel de acidez (o pH) del agua marina produce una menor disponibilidad de calcita, dragonita y otros carbonatos con los que se forman los arrecifes, los esqueletos y las conchas de muchas especies marinas.

Los rostros del mar y la productividad prodigiosa. Corregir a tiempo es de sabios

La humanidad tiene inmensos desafíos con la pérdida de productividad y conservación de los océanos y los mares, esos grandes reservorios de agua que día a día contribuyen solidariamente con la especie humana, que regulan el clima mundial y proporcionan alimentos, medios de vida sustentables para muchos, escenarios de recreación y hasta elementos de inspiración para otros. Esos grandes reservorios de agua llamados mares y océanos se ven influidos y su productividad impactada por las actividades humanas que de forma evidente se desarrollan en las costas y de forma no tan evidente se desarrollan aguas arriba, dado que el mar es el gran colector de todos los ríos que en él desembocan.

Sobrepesca. “El fin de la línea”

El mundo debería replantearse la manera en que se está midiendo el crecimiento económico. Durante mucho tiempo las prioridades de desarrollo se han centrado en lo que la humanidad puede extraer de los ecosistemas, sin pensar demasiado sobre como afecta esto la base biológica de nuestras vidas. En general, los intentos por impulsar el desarrollo humano y para detener la degradación del medio oceánico, no han sido eficaces durante la pasada década. Los escasos recursos, la falta de voluntad política y los continuos modelos derrochadores de producción y de consumo han frustrado los esfuerzos de poner en ejecución el desarrollo oceánico sostenible, o el desarrollo equilibrado entre las necesidades económicas y sociales de la población, y la capacidad de los recursos oceánicos y de los ecosistemas para resolver necesidades presentes y futuras.

Océanos: la Concientización del Cambio Climático

Los océanos del mundo están absorbiendo una cantidad de dióxido de carbono sin precedentes, lo cual tiene como consecuencia un aumento de su grado de acidez y un incremento del riesgo de desaparición de muchas especies marinas. Esta alteración de acidez podría trastocar las redes tróficas marinas y alterar la composición biológica, geológica y química de los océanos de una forma por ahora ininteligible e imprevisible. El cambio climático ya lo estamos viviendo. Grandes desastres naturales que antes ocurrían cada década, ahora cada vez ocurren con más frecuencia e intensidad. En los polos se estan desprendiendo masas de hielo gigantes de centenares de km. cuadrados a causa del calentamiento global.

Océanos en la Agonía sin Retorno

El mar y la atmósfera se comportan como infinitos, deglutiendo los subproductos indeseables de la actividad humana. Pero nos volvimos demasiados poderosos. Somos muchos y manejamos energías capaces de alterar equilibrios naturales. Actualmente estamos experimentando la fragilidad de los equilibrios marinos, la respuesta nos las dan los Mares Indico y Báltico, casi muertos, el Mar del Norte, cuyos recursos piscícolas declinan trágicamente, el Mediterráneo gravemente afectado y los arrecifes agonizantes del mundo entero.

Atentado a la vida en Europa. “Cetáceos Calderones”

– El mundo desconoce este atentado a la vida en las islas Feroe – Dinamarca – Europa.
– El calderón, cuyo nombre científico es (Globicephala melas o Globicephala macrorhynchus) es un cetáceo de la familia de los delfines y está catalogada como especie amenazada de interés especial, apareciendo también en la Lista Roja de la Unión Mundial para la Naturaleza- IUCN – como de bajo riesgo.
– Ninguna nación puede reclamar el derecho moral de matarlas.

Minería marina: el nuevo desastre ecológico que se avecina

Una de las razones que llevaron a mercenarios como Cristóbal Colón y los que le siguieron a buscar “perdidos” territorios, fue la firme creencia en mitos que aseguraban la existencia de legendarias tierras, como el “Dorado” o la Atlántida, en donde fastuosas construcciones estaban hechas totalmente de oro y piedras preciosas.

¿Qué esconden los hábitats marinos protegidos?

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación publica una nueva Orden Ministerial para la Gestión Integral de la Pesca del Mediterráneo, por la que se prohíbe utilizar diversos artes de pesca como el arrastre, el cerco o las dragas sobre fondos marinos que alberguen comunidades de fanerógamas marinas, coralígeno o maërls.

El andamiaje para la privatización del agua

Convertir todo lo público en privado conlleva una estrategia fundamental: la privatización, concepto que ha ido modificándose a lo largo de los últimos 30 años. La primera generación del concepto de “privatización” se enfocó principalmente a los activos de los Estados, a sus empresas productivas agrícolas o industriales