Contaminación

Petroleras y contaminación en Neuquén

La industria petrolera ha venido acompañada, a lo largo de su historia, de una serie de externalidades no contabilizadas en el precio del crudo: la contaminación del medioambiente y los impactos sobre la salud humana. La degradación de la calidad de las aguas y el aire es lo más visible, pero no ha merecido el interés de las autoridades públicas hasta el momento.

Por Marc Gavaldà y Hernán Scandizzo

La industria petrolera ha venido acompañada, a lo largo de su historia, de una serie de externalidades no contabilizadas en el precio del crudo: la contaminación del medioambiente y los impactos sobre la salud humana. La degradación de la calidad de las aguas y el aire es lo más visible, pero no ha merecido el interés de las autoridades públicas hasta el momento.

El mito de la salud y otras muertes


La industria petrolera ha venido acompañada, a lo largo de su historia, de una serie de externalidades no contabilizadas en el precio del crudo: la contaminación del medioambiente y los impactos sobre la salud humana. La degradación de la calidad de las aguas y el aire es lo más visible, pero no ha merecido el interés de las autoridades públicas hasta el momento. Peor aún es la falta de acciones para garantizar la salud de las poblaciones vecinas a los proyectos petroleros, la falta de estudios epidemiológicos que cuantifiquen la situación es un indicador de la invisibilización del problema.

Loma de la Lata

Los impactos de la explotación hidrocarburífera en la salud de los comuneros de Kaxipayiñ y Paynemil, en Loma de La Lata, encendieron la mecha de la resistencia mapuche en la provincia promediando la década del ’90. Fueron tiempos de bloqueos a picadas petroleras utilizadas por YPF SA e intentos por frenar la marcha del Proyecto Mega – planta operada conjuntamente por Dow Chemical, Pérez Companc (luego Petrobras) e YPF SA (luego Repsol YPF) que bombea gas hacia el puerto de Bahía Blanca.

En 2001 se publicó un estudio pedido por las comunidades Paynemil y Kaxipayiñ y la Confederación Mapuche de Neuquén (1) donde se cuantificaban los daños ambientales: 630 mil m³ de suelo contaminado con altas concentraciones de cromo, plomo, arsénico, naftaleno, pireno y compuestos aromáticos en capas de hasta seis metros de profundidad.(2) En tanto las aguas registraron valores de metales pesados, hidrocarburos y fenoles que superaban los valores legales.(3) Los resultados de los estudios clínicos realizados a 42 personas, sobre un total de 98, detectaron síntomas de intoxicación crónica por hidrocarburos: vértigo, debilidad, nerviosismo, dolor de extremidades y dermatitis. También reflejaban manifestaciones de intoxicación con metales pesados como: irritabilidad, cefalea, insomnio, sueños perturbados, fatiga e interrupciones de embarazos. (4)

Al año siguiente trascendió un caso de anencefalia en la comunidad Kaxipayiñ, un feto sin cabeza estaba gestando una joven comunera (Clarín, 18/05/02).

Rincón de los Sauces

En septiembre de 1998 trascendió que el gobernador Felipe Sapag (Movimiento Popular Neuquino – MPN) tenía cajoneado un informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en el que se evaluaba en casi mil millones de pesos/dólares el pasivo ambiental generado por la actividad petrolera (Río Negro, 14/09/98).El estudio titulado "Emergencia ambiental, hidrocarburos, compensación y desarrollo sustentable en la provincia de Neuquén" analizaba el daño ecológico producido por las petroleras YPF SA, San Jorge y Pérez Companc en una extensión de 550.280 Has., correspondientes los yacimientos Huantraico, Chihuido de la Sierra Negra y Puesto Hernández, ubicados en el Departamento Confluencia.

El relevamiento había sido pedido tras los derrames de crudo producidos en marzo de 1997 en Rincón de los Sauces, que contaminaron el Río Colorado, dejando a la población sin abastecimiento de agua potable y obligando a interrumpir el riego de áreas cultivadas. A una década de conocerse ese informe, la contaminación petrolera fue desplazada del ranking de noticias por los hallazgos de gigantes fósiles. Repsol YPF señalizó el camino de acceso a los “dinos” en Loma de La Lata, pero las huellas permanecen.

Las denuncias de Añelo

En enero de 2007 Añelo, localidad cercana al yacimiento de Loma de la Lata y distante 100 km de la capital neuquina, fue escenario de una pueblada para exigir el suministro de agua potable. Los vecinos aseguraban que a sus casas llegaba otro líquido con bacterias coliformes. Nora Apablaza y Leopoldo Araneda (5) no participaron de aquella movilización, hace tiempo que ella está postrada y él pendiente de brindarle la atención que requiere. Ambos afirman que perdieron la salud por la ingesta del agua de red contaminada, pero no con esas bacterias sino con hidrocarburos.

“Vine acá a montar un taller mecánico en el año’89, había mucho trabajo, pero en el año ’93 ya no pude trabajar más: quedé prácticamente inválido, en cuatro años quedamos enfermos”, afirmó Araneda. “A veces yo abría la canilla para llenar la pava del mate y veía alguna cosa que no sé si era querosén. A mí me parecía raro porque yo venía de Cipolletti y allí el agua no era así. Allí nos dimos cuenta que estábamos tomando agua contaminada”, agregó Apablaza.

Su cabeza está hinchada, sus manos atrofiadas, cuenta que toma 12 analgésicos diarios para sobrellevar las múltiples afecciones: trastornos digestivos, descamación de la piel, padecimiento osteoarticular, cuadros depresivos y pérdida de sensibilidad en los miembros y de la vista. “Ahora me encuentro tirada en la cama todo el día, me tienen que ayudar para bañarme. No puedo ni prepararme una tacita de te. Si me paro, me duelen los huesos, parece que se están quebrando”, confirmó ella lo que se percibe a primera vista. “En este pueblo, curiosamente, nos juntamos los artríticos, los diabéticos y los cancerígenos”, ironizó él.

“Acá hicieron una obra de mentirita, para sacar agua del río [Neuquén], ¡cuando todo el mundo sabe que por el río baja más mercurio y plomo que el que hay en el subsuelo!”, opinó Araneda en relación al acueducto inaugurado en octubre de 2007. “En Kaxipayiñ [comunidad mapuche que junto a Paynemil demandó a Repsol YPF por 440 millones de dólares] se comprobó que el agua estaba contaminada y, a cuesta de la empresa construyeron un acueducto hasta la comunidad. Ahora, si no hay contaminación, ¿por qué tanto gasto para hacer un acueducto a la comunidad?”, preguntó.

De un sobre Araneda extrajo fotos de los alrededores de Añelo e indicó: “Aquí hay un tanque de almacenamiento que daba a la ruta… Este era un pozo que había en el lecho del río… Acá están rompiendo el suelo, se ve clarito el hidrocarburo. La tierra está manchada de petróleo… ¡Si esto no es contaminación!… Las chacras que están a la derecha, para poder hacer llegar agua a sus cultivos, ¡los problemas que tenían!… Había mecheros enormes y la ruta temblaba. Con semejantes mecheros yo me impresioné, pero en esa época no tenía conciencia del peligro que suponía todo eso, para mí era algo normal”. Luego de una pausa agregó: “Los mecheros largan una ceniza que es metilmercurio. Tenemos una cadena de contaminación muy cortita: cae la ceniza sobre la tierra, va el chivo y se come la planta y nosotros comemos el chivo. Además, cuando llueve, el metilmercurio se va a la napa freática”.

“Estamos contaminados por el aire, el agua y los alimentos, a menos de 200 metros de la chacra están sacando petróleo. También en Neuquén [están contaminados], porque mucha gente lleva la verdura al mercado central y eso lo venden”, se sumó Apablaza. Al cuadro dantesco de contaminación y enfermedad ella agregó otra pincelada: “¿Sabe cuál es el problema que me pone mal? Son los chicos. Yo ya viví, me quedan 2 o 3 años, pero los chicos… Por mi sufrimiento me hice evangelista, estaba deprimida, me invitaron y fui a la iglesia. ¡Si usted viera lo que era el coro…! Todos deformados, la joroba, la cara alargada…”

Están convencidos de que las empresas petroleras que operan en la zona – la principal es Repsol YPF – no sólo han contaminado Añelo y aledaños sino que han hecho todo para tapar su denuncia con la anuencia del Estado. Incluso mencionaron una cadena de asesinatos en la que los eslabones son profesionales de la ciudad rionegrina de Cipolletti que les tomaron muestras de sangre – aseguran que en Neuquén nadie se atrevía – o intervinieron en su tratamiento médico. Las víctimas: Ana Zerdán, bioquímica, asesinada el 18 de septiembre de 1999; Diana del Frari, kinesióloga, asesinada el 14 de agosto de 2001; Mónica García, bioquímica, asesinada el 23 mayo de 2002 junto a otras dos personas – el caso se conoce como El Triple Crimen de Cipolletti. La trama homicida fue reconstruida por el diario La Mañana del Sur en octubre de 2002 y actualmente es sostenida por Juan Manuel Aguirre Taboada, imputado por la muerte de Zerdán, pero en la Justicia no prosperó esa línea de investigación.

La pareja también mencionó un intento de robo en el domicilio (conjetura que para sustraerle análisis clínicos), disparos (tanto contra la vivienda como contra su auto en plena marcha), y un incidente de tránsito. Araneda mostró inmediatamente el resultado de los análisis hechos a Nora en el laboratorio de la Dra. Zerdan. Se lee: “Resultados de plomo en sangre: 0.14 mg/ml [¿son mililitros?] Mercurio: 7.5 mg/ml”. ¿Cuál es el nivel normal?, fue la pregunta obligada. “Los valores normales no existen. La OMS [Organización Mundial de la Salud] dice que como máximo es 10 microgramos (mg) de plomo y mercurio”, respondió.

“Ella tenía 7.5 microgramos, pero ese valor aumenta porque es acumulativo. Los resultados son menores porque [el metal en sangre] se va eliminando por la orina, ¡pero no de los huesos! Al plomo y al mercurio el organismo los confunde con el calcio y lo traslada a los huesos, a las articulaciones, por eso se inflaman. O sea, no es ninguna novedad que yo tenga artritis, pero no tengo artritis reumatoidea, ni siquiera tengo reuma”, explicó.

Dos horas duró la entrevista, con palabras y gestos hablaron de una tortura permanente causada tanto por la enfermedad como por la soledad con que la afrontan.


La ruta del cáncer conduce a Cutral Có, allí Carlos Moraña(6), ex diputado provincial y actual concejal de esa ciudad por el Partido Intransigente, ha desarrollado un pelea tan sencilla como imposible: lograr que se realice un censo de enfermos oncológicos en Plaza Huincul y Cutral Co y la creación de un registro a nivel provincial.

“En principio el problema que advertí como habitante de Cutral Có, fue algo que aparecía como una sensación en la comunidad: todas las personas conocían a alguien que tenía una enfermedad oncológica, personas muy jóvenes, incluso adolescentes, niños. Empezó a aparecer esta sensación de que había más enfermos oncológicos que los que normalmente había en la ciudad”, relató el concejal Moraña. Una sensación común a la de Araneda y Apablaza en Añelo, y también a la de los pobladores de la rionegrina Cinco Saltos, acosados por la huella ambiental de la química Indupa SA.

“Apareció en primer lugar un problema en el barrio 25 de Mayo de Plaza Huincul, en una sola cuadra hubo muchos casos de cáncer” – recordó el edil. “Allí habían estado instaladas años atrás empresas privadas que manejaban material radioactivo y prestaban servicio a YPF estatal. Empezó a investigarse parcialmente el tema, la versión oficial siempre fue que no había ningún problema. Hace cinco años – en mi primer mandato [como diputado] – presenté un proyecto de ley para que se hiciese un censo en las ciudades de Cutral Có y Plaza Huincul para determinar si efectivamente había mayor cantidad de casos de cáncer de lo que es la media nacional. Además establecer qué características de cáncer o de enfermedades oncológicas, en qué edades se daba, si había algún lugar específico donde había mayor cantidad de casos”, detalló. Pero el proyecto no prosperó.

“Algunos médicos de Cutral Có y Plaza Huincul que están trabajando en el tema y nos dicen que hay problemas en el tubo neural”, apuntó Moraña. “Los problemas en el tubo neural pueden ir desde una espina bífida hasta una anencefalia, son problemas que se producen en la gestación de las criaturas. Ha habido conflictos de este tipo en Loma de la Lata, donde está absolutamente comprobada la contaminación del agua por hidrocarburos y metales pesados que se utilizan en la explotación hidrocarburífera”, subrayó.

“Mientras trabajaba en los proyectos [para el censo oncológico y el registro provincial] requerí al sistema público de salud provincial y al Instituto de Seguridad Social del Neuquén – que es una obra social que atiende una gran cantidad de personas porque el empleo público es muy fuerte en nuestra provincia – informes de la cantidad de enfermos oncológicos, incremento… El resultado fue el silencio absoluto”, remarcó Moraña. En agosto del año pasado el gobierno provincial se comprometió a hacer el estudio en la comarca petrolera tras una investigación publicada en el diario La Mañana Neuquén (24/08/07). El informe señalaba que el cáncer es la primera causa de muerte entre los pacientes internados en salud pública de Cutral Có. “Finalmente las autoridades sanitarias de la provincia tuvieron que admitir que en Neuquén, y en la región en general, las enfermedades oncológicas son la primer causa de muerte, cuando en el resto del país son las enfermedades cardiovasculares”, puntualizó el concejal.

“Nosotros tenemos una destilería de petróleo metida en el medio de las dos comunidades, está dentro de la ciudad, y si buscamos en cualquier página de internet nos vamos a encontrar con que una de las industrias más contaminantes es justamente la destilación de hidrocarburos líquidos. El problema de las dioxinas por la emanación de los gases, la lluvia ácida, etc., etc. Hay muchas razones por las cuales en los países desarrollados este tipo de establecimientos se ponen lejos de las poblaciones”, apuntó Moraña.

En abril de 2005 el municipio de Plaza Huincul anunció que monitorearía las emisiones de gases contaminantes como dióxido de azufre, óxido de nitrógeno, dióxido de nitrógeno, sulfuro de hidrógeno, monóxido, benceno, tolueno y metanol generados por la refinería y la planta de metanol de Repsol YPF. En simultáneo al anuncio el titular de la dirección de Medio Ambiente, Gabriel Cancio, afirmó: "Cuando hablamos de contaminación nos referimos a concentraciones importantes, que no es este el caso. (…) Es decir que la calidad de aire no es un problema ambiental en Huincul. Entre las características generales de estos contaminantes figuran que no son cancerígenos y en grandes concentraciones pueden afectar las vías respiratorias de quienes los respiran continuamente" (Río Negro, 06/04/05).

El absurdo se impone como regla, no hay contaminación pero se la mide, no hay contaminación pero construyen acueductos para garantizar agua potable. “Desgraciadamente nunca se hizo absolutamente nada por ver cuáles son las causas que provocan este y otro tipo de patologías”, subrayó el concejal. “Tengo la sensación de que lo que se quiere hacer es proteger a ciertas actividades, particularmente las extractivas, no solamente hidrocarburos sino la minería en general, y evitar que quienes realizan ese tipo de explotación asuman que no pueden seguir contaminando”, sentenció, abonando la convicción de Araneda y Apablaza.www.ecoportal.net

Notas:

1- Umweltschutz Argentina, Umweltshutz Nord GmbH (U-Nord) y Caro Biotechnik GmbH, Evaluación del daño Cultural/Ambiental por la Actividad Petrolera en la Región Loma de la Lata/Neuquén. Territorio Paynemil y Kaxipayiñ. Neuquén 2001.
2- Gavaldá, M, La Recolonización, Icaria, Buenos Aires, 2005. pp 32-44.
3- Ley No 24.051/92 de Residuos Peligrosos y Ley Provincial de Neuquén No.326.
4- Umweltschutz, 2001. Op. Cit.
5- Entrevista a Nora Apablaza y Leopoldo Araneda. Gavaldá-Scandizzo, Añelo, 25/02/06.
6- Entrevista a Carlos Moraña. Scandizzo, Neuquén, 28/02/08.

——————————————–

Mapuches logran entrar en decisiones petroleras

El gobierno neuquino firmó un acta en donde formalmente se incorpora a la Confederación Mapuche a un comité que estudiará el impacto “cultural” de la explotación petrolera en el área de Picún Leufú.

El gobierno firmó un acta el lunes con la Confederación Mapuche, que instala en el centro de las decisiones sobre la explotación petrolera a los miembros de esta etnia como dueños ancestrales de la tierra, por primera vez en la historia política y económica de la provincia, sentando un antecedente de incierto destino y alcance.

Según se informó, el ministro de Gobierno, Educación y Cultura, Jorge Tobares, y el subsecretario de Hidrocarburos y Energía, Héctor Mendiberri, mantuvieron una reunión con miembros de la Confederación Mapuche Neuquina y de la comunidad Wenxu Xawvn Leufu, recientemente reconocida a partir de la crisis de Picún Leufú.

Durante el encuentro, las partes elaboraron el acta de constitución de la Comisión Evaluadora, establecida en las actas anteriores que surgieron de las reuniones realizadas el 9 de enero y el 12 de febrero pasado, a fin de estudiar el impacto cultural de la explotación petrolera en algunas áreas de la provincia.

Se indica que la Comisión asentará su funcionamiento y presupuesto mediante actas; y que el retiro de la casilla de seguridad de la petrolera Piedra del Águila SA, ubicada en el territorio en conflicto, es condición necesaria para su funcionamiento.

Se menciona también que la empresa deberá establecer un cronograma y los nombres de los operarios que ingresarán al territorio en conflicto para realizar el mantenimiento de la planta.

En relación con la reunión, en el documento se señala que la intención es “empezar a generar condiciones de confianza y construcción política entre el gobierno de la Provincia del Neuquén, la Confederación y la comunidad para resolver este tipo de conflictos”.

Además, las partes coincidieron en que el acta de constitución de la Comisión es un hecho sustancial; y que “tiene que tener como principio básico de su tarea el reconocimiento del derecho Mapuche. Y por otro lado asumir que esto es un desafío político, cultural y social, que es poder establecer un ámbito de trabajo intercultural que genere herramientas para solucionar otros posibles conflictos que se den de estas características”.

En el acta se indica que la Comisión estará integrada por el director Provincial de Exploración y Explotación, Delio Lanchas, como referente del gobierno provincial, quien fue designado para coordinar un equipo de asesores técnicos. Por la comunidad Wenxu Xawvn Leufu estarán Juan Carlos Curruhuinca, Jorge Curruhuinca, Relmu Ñanco, Diana Lenton y Beatriz Martínez; en tanto que de la Confederación Mapuche Neuquina se designó a Pety Piciñam, Micaela Gómiz, Juan Manuel Salgado y Félix Herrero.

Se menciona en el documento que la petrolera Piedra del Águila SA deberá designar a sus representantes; y que la Comisión acuerda, preferentemente, reunirse en un espacio institucional de Picún Leufú. www.ecoportal.net

Bolsonweb

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

Posts más compartidos