plásticos
Imagen de Tania Dimas en Pixabay
Contaminación Plástico TEMAS

Denuncian etiquetado engañoso en productos plásticos en Estados Unidos

Cuando China dejó de aceptar plásticos reciclables de todo el mundo en 2018, dejó a muchos en el mundo desarrollado preguntándose qué pasaría después. Algunos de los peores temores se han hecho realidad, y un nuevo informe de los Estados Unidos insta a las empresas a dejar de etiquetar sus envases de plástico como reciclables cuando efectivamente no lo es.

El estudio de 36 páginas «Circular Claims Fall Flat» de Greenpeace ofrece una visión integral de 367 instalaciones de recuperación de materiales (MRF) en los EE.UU. para comprender mejor lo que sucede con los diferentes tipos de plásticos que los estadounidenses con buenas intenciones dejan en la acera en sus contenedores de reciclaje. Después de identificar las clases de plásticos que provienen de la mayoría de los hogares, todas las jarras de leche, botellas de refrescos, tinas de yogur y botellas de champú, el autor John Hocevar explica por qué el plástico no tiene a dónde ir.

Hocevar descubrió que solo dos tipos de plásticos, las botellas y jarras PET # 1 (tereftalato de polietileno) y HDPE # 2 (polietileno de alta densidad), realmente pueden considerarse reciclables. Los plásticos en las categorías 3 a 7, que incluyen todo, desde vinilos de PVC hasta popotes de polipropileno y tapas de café, ya no tienen un valor de mercado y, en muchos casos, las instalaciones ya no pueden manejarlos.

«No podemos recolectar un artículo para reciclarlo, a menos que tengamos un usuario final que esté dispuesto a comprar y reciclar ese artículo», explicó Hocevar en una ciudad de tamaño medio en el estado estadounidense de Pensilvania, que ahora solo tomará las dos categorías de plástico viables.

“China solía aceptar la mayoría de los plásticos #3, 4, 5 y 7, pero resulta que la mayoría de estos plásticos no se reciclaban realmente. En su mayoría estaban siendo quemados como combustible”.


La decisión de China fue solo una parte del problema, y ​​EE.UU no es el único lugar que la está experimentando. Hocevar señala que la inversión en plástico nuevo a menudo lo hace más barato para los fabricantes que el precio de los materiales reciclados. «Cuando los MRF pierden dinero al recolectar y clasificar plástico u otro material, su decisión es de dejar de aceptarlo», explicó.

Por lo tanto, los plásticos terminan en vertederos e incineradores, y no es del todo culpa del usuario final. Cuando los consumidores compran un artículo creyendo que está hecho de materiales reciclables, esperan que sea cierto.

Por esa razón, Greenpeace dice que está presionando a las empresas para que cumplan con los requisitos de las Guías Verdes de la Comisión Federal de Comercio de los EE.UU (FTC) para reclamos y etiquetado de productos. «Dado que los reclamos y las etiquetas afectan la decisión de compra de un consumidor, los reclamos y las etiquetas no deben ser engañosos para ser legales y proporcionar los beneficios ambientales reclamados», señala el informe. Al menos un caso judicial está pendiente en los Estados Unidos, alegando falsas reclamaciones sobre las cápsulas de café comercializadas como reciclables cuando en realidad no lo son porque no hay mercado para ellas.

Otra dimensión del problema es que FTC determina si el producto o el empaque de una empresa es reciclable en función de si al menos el 60 por ciento de los estadounidenses que podrían usarlo tienen acceso a servicios de reciclaje. Con tantas comunidades reduciendo los servicios de reciclaje, es posible que las compañías no estén alcanzando ese umbral en primer lugar, y mucho menos asegurando que el plástico no se queme ni se deseche.

La investigación no está dirigida a los consumidores, pero su mensaje también es claro para ellos: «Cualquier cosa como un contenedor de yogurt, un contenedor de fruta o un contenedor de requesón, lo que sea, son productos de los que no puede deshacerse en este momento. No hay comerciabilidad, por lo que creo que continuará viendo una tendencia de eliminarlos de los programas de reciclaje «, dijo un reciclador en Illinois.


Los funcionarios en Laramie, Wyoming, fueron aún más directos: “Si queremos contrarrestar esto, entonces la reducción es la única opción. Así que deja de usar plásticos 3-7 si puedes”.

Por Laureen Fagan, artículo en inglés

Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Contamos con el apoyo de

Ecosuitcaves

Puedes apoyar nuestro trabajo