Gaviota come plástico
Imagen de Blandine JOANNIC en Pixabay
Contaminación Plástico TEMAS

El flagelo del plástico en los océanos alcanza dimensiones catastróficas

Los desechos plásticos han alcanzado proporciones catastróficas en los océanos y su volumen sigue aumentando a un ritmo alarmante a pesar de las intervenciones, según una nueva investigación publicada en la revista Science .

“Para estimar la efectividad de las intervenciones para reducir la contaminación plástica en los océanos, modelamos las existencias y flujos de residuos sólidos municipales y cuatro fuentes de microplásticos a través del sistema plástico global para cinco escenarios entre 2016 y 2040. La implementación de todas las intervenciones factibles redujo la contaminación plástica en un 40%, tasas de 2016, y 78% en relación con ‘negocios como siempre’ en 2040”, explican los científicos detrás del estudio.

“Incluso con una acción inmediata y concertada, 710 millones de toneladas métricas de desechos plásticos ingresaron de manera acumulativa a los ecosistemas acuáticos y terrestres”, aclaran. “Para evitar una acumulación masiva de plástico en el medio ambiente, se necesita urgentemente una acción global coordinada para reducir el consumo de plástico; aumentar las tasas de reutilización, recolección de desechos y reciclaje; ampliar los sistemas de eliminación segura; y acelerar la innovación en la cadena de valor del plástico “.

A la luz de estos hallazgos, los ambientalistas de todo el mundo están pidiendo acciones urgentes, incluida la prohibición de productos plásticos de un solo uso y otras medidas. Sin embargo, los gobiernos de muchos países parecen haber permanecido indiferentes ante este problema urgente, a juzgar por las tasas continuamente altas de contaminación plástica.

Es alentador que varios países estén realizando esfuerzos concertados para reducir la contaminación plástica. Inglaterra, por ejemplo, introdujo un pequeño recargo de 5 peniques en las bolsas de plástico desechables en 2016 después de que se descubrió que siete de los principales minoristas del país distribuyeron más de siete mil millones de bolsas en 2014.

La medida sirvió para alentar a los compradores a traer sus propios bolsos, lo que dio sus frutos en meses. En solo medio año, el número de bolsas de plástico de un solo uso se redujo de siete mil millones a 500 millones, y el peso de las bolsas de plástico salvadas ascendió a 300 ballenas azules, los animales más grandes del mundo.

Sin embargo, eso no significa que Inglaterra haya resuelto su problema de residuos plásticos. Lejos de ahí, cuatro años después, las personas en el país todavía usan aproximadamente 4,7 mil millones de pajitas de plástico, 1,8 mil millones de bastoncillos de algodón con tallo de plástico y 316 millones de agitadores de plástico cada año.

Grandes cantidades de estos objetos, que representan un volumen masivo en total, terminan en el medio ambiente, incluido el mar.

Prohibir la venta de estos artículos reducirá considerablemente el volumen de desechos plásticos en Inglaterra, según el secretario de Medio Ambiente, George Eustice. “Los plásticos de un solo uso causan una devastación real al medio ambiente y este gobierno está firmemente comprometido a abordar este problema de frente”, dijo Eustice.

“Nuestro cargo de 5 peniques por las bolsas de plástico de un solo uso ha reducido con éxito las ventas en un 95% en los principales supermercados, hemos prohibido las microperlas y estamos elaborando planes para un plan de devolución de depósitos para impulsar el reciclaje de envases de bebidas de un solo uso”, observó el político.

“La prohibición de popotes, agitadores y bastoncillos de algodón es solo el siguiente paso en nuestra batalla contra la contaminación plástica y nuestro compromiso de proteger nuestro océano y el medio ambiente para las generaciones futuras”, agregó.

Las pajitas, bastoncillos de algodón y agitadores no se pueden reciclar. La mayoría de ellos se descartan después de un solo uso con lo cual pueden terminar en el mar donde se rompen en pequeños fragmentos.

Una vez allí, las aves y los animales marinos los confunden a menudo con comida. Cuando la basura plástica se acumula en el estómago de estos animales, pueden morir de hambre lentamente. Se han encontrado numerosas aves con tapas de botellas, pajitas o incluso cepillos de dientes que sobresalen de sus restos en descomposición en las playas.

En la isla de Lord Howe, en la costa este de Australia, sus padres alimentan involuntariamente a cientos de polluelos de pardela con trozos de plástico que recogen los desechos plásticos flotantes del mar porque los confunden con peces.

“Estas aves son depredadores generalistas”, explicó Jennifer Lavers, bióloga marina. “Comerán casi cualquier cosa que se les dé. Eso es lo que les permitió prosperar: la falta de exigencia”, señaló. “Pero cuando pones plástico en el océano, significa que no tienen la capacidad de detectar el plástico del no plástico, por lo que se lo comen”.

Varios polluelos tuvieron suerte porque fueron salvados por biólogos marinos antes de que fuera demasiado tarde. Los científicos emplearon un proceso llamado lavado para sacar el plástico del sistema digestivo de los polluelos. Utilizaron tubos y enjuagaron el estómago de los polluelos con agua de mar y les dejaron regurgitar los fragmentos de plástico.

Sin embargo, tales intentos de salvar a los animales salvajes del flagelo de los desechos plásticos seguirán siendo una batalla cuesta arriba mientras continúen ingresando a los océanos cantidades masivas de nuevos desechos.

Los esfuerzos globales para reducir tales desperdicios apenas han tenido impactos notables todavía. El sesenta por ciento de los desechos plásticos en los océanos proviene de solo cinco países asiáticos: China, Indonesia, Filipinas, Vietnam y Tailandia. Varios otros países de la región también contribuyen con su propia parte de residuos plásticos.

Y estos países han hecho muy poco hasta ahora para aliviar el problema. Algunos de ellos han hecho esfuerzos poco entusiastas para limitar el uso de ciertos artículos de plástico desechables como bolsas de plástico, pero será necesario hacer mucho más para eliminar el exceso de desechos de los océanos en los próximos años.

Artículo en inglés

Acerca del Autor

Ricardo Natalichio

Estudios sobre Desarrollo Sustentable, Marketing, Liderazgo de ONGs de Desarrollo, Derechos Humanos, Economía, Literatura, Counseling, y Apoyo a grupos en Situación de Vulnerabilidad.
Desde fines de 1999 se desempeña como Director del Portal de ecología social EcoPortal.net www.ecoportal.net

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Ricardo Natalichio

Estudios sobre Desarrollo Sustentable, Marketing, Liderazgo de ONGs de Desarrollo, Derechos...