Derechos Humanos

Homenaje a los compañeros piqueteros Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, asesinados por el poder

Ellos matan de hambre. Ellos desmantelan los hospitales. Ellos hacen que se nos mueran 100 chicos por día por falta de atención adecuada. Ellos le quitan el trabajo al pueblo. Ellos producen desocupación, epidemias, analfabetismo y tristeza. Ellos se llevan todo... ¡y nosotros somos los violentos!

Por Universidad Popular Madres De Plaza De Mayo

Ellos matan de hambre. Ellos desmantelan los hospitales. Ellos hacen que se nos mueran 100 chicos por día por falta de atención adecuada. Ellos le quitan el trabajo al pueblo. Ellos producen desocupación, epidemias, analfabetismo y tristeza. Ellos se llevan todo… ¡y nosotros somos los violentos!

Jueves 4 de Julio. Un auditorio colmado, de gente y de bronca. Dientes apretados, puños crispados, dolor… Y como el día anterior, en la Plaza, una respuesta masiva y contundente. Esta Clase Pública de la Universidad Popular de las Madres, contó con la presencia de varios dirigentes piqueteros: Néstor Pitrola, del Polo Obrero; Jorge Ceballos, de Barrios de Pie; Héctor Moreno, de la "Plaza del Aguante" de Gral. Mosconi (Salta); Marta López, de la Coordinadora de Unidad Barrial (C.U.BA.) de Remedios de Escalada; Roberto Martino, del Movimiento Teresa Rodríguez; Alberto Ibarra, del Movimiento Territorial de Liberación; Gustavo Gíménez, del Movimiento Sin Trabajo. También la presencia solidaria de Mónica Romero, madre de Diego Quintero, Preso Político; el escritor David Viñas, el Director Académico de la Universidad, Vicente Zito Lema; y por supuesto, los pañuelos blancos, nuestras queridas Madres, en la presencia de Beba y Porota. Madres piqueteras, que abren su Casa y su corazón a la solidaridad. No fue un acto de homenaje, como varios de los que ocuparon la tribuna dijeron. Fue un acto de compromiso con la lucha. Por la vida, contra la muerte:

"… porque el que murió peleando, ¡vive en cada compañero!

Herman Schiller:

Buenas noches. Acto de homenaje a los compañeros Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, asesinados por el poder. (aplausos prolongados) Acto de solidaridad con la heroica lucha de los piqueteros y de repudio al Estado genocida.

Vamos a comenzar este acto con una breve parte artística, que estará a cargo del Espacio Teatral Paco Urondo de la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo.

Interpretarán un fragmento del Coro de la obra "Una carretilla de música", de Vicente Zito Lema, con música de Jorge Chanal. El fragmento se titula "Canto a los Caídos".

……………………………………………………………………..
(luego del fragmento musical, continúa H. Schiller)
Compañeras, compañeros:

Se ha anunciado este acto de hoy como un homenaje. Y muy probablemente, homenaje no sea la palabra adecuada. Homenaje se rinde a los muertos, y Darío y Maxi ¡están vivos!

Su lucha está más viva que nunca, y nosotros estamos aquí para continuar esa lucha contra la explotación y la miseria, por un país solidario, por un país socialista…

En esta Argentina de hoy, hundida por la dictadura genocida de los mercados y de los bancos, en esta Argentina de hoy donde los sectores hegemónicos de la economía y de la política no disimulan su carácter de felpudo de los que mandan en el mundo, el gesto sublime de Darío Santillán, dejando la vida para socorrer a su compañero, nos dice con todas las letras que ¡estos son los hijos de nuestro pueblo!

Los verdugos podrán seguir acumulando dólares y matarnos de hambre. Esta es la sociedad caníbal que ellos pergeñaron. Nos quieren aplicar las viejas teorías de Malthus, de exterminar a los más frágiles para que sobrevivan los más fuertes.

Nosotros, en cambio, queremos un hombre nuevo. Un hombre nuevo que cuando silban las balas de los asesinos, no se escape, sino que se detenga a socorrer a su compañero. Un hombre nuevo, como Darío Santillán.

Como lo soñaron los combatientes de la década del ’70:

"…qué lindo, qué lindo, qué lindo que va a ser, el Hospital de Niños en el Sheraton Hotel"

"¡Piqueteros, carajo!"

Las luchas de ayer, las luchas de hoy. ¡Los sueños de ayer, los sueños de hoy!

¡Podrán a lo mejor volverse grises nuestras barbas, pero no las utopías!

De esta estirpe eran -qué digo eran, ¡son!- Darío y Maxi. Antítesis de los banqueros, antítesis de los especuladores de la Bolsa de Comercio, antítesis de los "yuppies" insensibles de la City.

Nosotros no miramos a Wall Street, miramos a Darío y a Maxi, ¡ellos son nuestros referentes! En realidad, sí miramos a Wall Street. Para saber qué es lo que queremos destruir, y por qué queremos edificar una sociedad totalmente distinta.

Los medios de comunicación, sobre todo aquellos que son profundamente reaccionarios, pero para "engañar a la gilada" asumen poses "progresistas", nos han saturado en estos días con el fantasma de la violencia.

Ellos matan de hambre. Ellos desmantelan los hospitales. Ellos hacen que se nos mueran 100 chicos por día por falta de atención adecuada. Ellos le quitan el trabajo al pueblo. Ellos producen desocupación, epidemias, analfabetismo y tristeza. Ellos se llevan todo… ¡y nosotros somos los violentos!

Nosotros decimos, con toda la cautela y la responsabilidad que tenemos, ¡que estamos profundamente orgullosos de la juventud revolucionaria y luchadora que se está formando hoy en Argentina para responder a la violencia de este régimen de injusticia!

Por eso, en este acto de hoy, venimos a expresar nuestra más absoluta solidaridad con los piqueteros en lucha, y a manifestar con todas las fuerzas que tenemos, nuestro más categórico repudio a este Estado asesino, a este gobierno asesino, a esta policía asesina, a este perverso régimen de exclusión, que de acuerdo a la oportunidad, mata por hambre o mata por balas.

A Darío y a Maxi los asesinó "La Bonaerense". ¿Qué es la Policía Bonaerense? ¿Una "asociación ilícita" como dicen algunos, con lenguaje jurídico? ¿Un Estado dentro del Estado, como aseguran otros? ¿Un "ejército de ocupación" como lo definió un periodista, no hace mucho?

Sean cuales fueren las exégesis o las conjeturas, lo cierto es que unos 50.000 efectivos, conforman una de las corporaciones delincuenciales más nefastas de la contemporaneidad argentina. No me cansaré, una y otra vez, de citar el libro de Carlos Dutil y Ricardo Ragendorfer, aparecido hace alrededor de un lustro: "La Bonaerense. Historia criminal de la policía de la Provincia de Buenos Aires", seguramente uno de los más agudos estudios que se hicieron sobre los habituales delitos comunes de esa gigantesca mafia policial: coima, prostitución, piratería del asfalto, robo de bancos, venta de causas, desaparición de expedientes, manipulación de pericias, juego clandestino, secuestros extorsivos, narcotráfico. Y sus delitos conexos con el terrorismo de estado, como el atentado a la AMIA, el crimen de Cabezas, la masacre de Wilde, y tantos otros, que llevan el sello inconfundible de su "maestro", del "maestro de la bonaerense" de la década del ’70: el tristemente célebre general Ramón Camps.

La CORREPI, la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional, ha documentado con mucha precisión los centenares de casos de "gatillo fácil", es decir fusilamientos, de alrededor de 1.300 personas inermes, desde diciembre del ’83 -es decir desde que emergieron los gobiernos constitucionales- hasta hoy. Y buena parte de esas muertes recaen sobre las espaldas de "la bonaerense".

Hace ocho días troncharon la vida de Darío y Maxi. Y algunos sectores "progres" se apresuraron a aplicar la "obediencia debida" al cargar el 100% de la responsabilidad únicamente sobre el gobierno, y no mencionar ni una sola palabra de la responsabilidad particular de la policía, como si "la bonaerense" fuera nada más que un instrumento ingenuo de las autoridades de turno.

Nosotros decimos que el gobierno de Duhalde y el Estado son efectivamente asesinos, pero la policía, que por su estructura corporativa tiene "autonomía de vuelo" e ideología propia -más cerca del fascismo que de otra cosa- debe ser insertad en la misma categoría de criminalidad, por más que algunos traten de exculparlos con el viejo truco de las "órdenes recibidas". Si alguno de esos sectores progresistas o seudo-progresistas fantasea que la policía, automáticamente, por arte de encantamiento, va a cambiar por el sólo hecho que pudiera asumir un gobierno que ellos presumen "bueno", ¡están equivocados!

No sé qué tipo de policía habrá cuando el pueblo tome el poder, si es que realmente hace falta alguna estructura policíaca. Eso, en un sistema de verdadera y real participación masiva, lo va a decidir en última instancia el debate popular.

Lo que sí sé, es que ESTA policía que tenemos hoy -la federal, la bonaerense, y todos los demás estiércoles que hay en el resto del país- es decir todas estas fuerzas policiales que predominan en el Estado argentino y que constituyen el eje de la verdadera delincuencia en nuestro país, ¡no las queremos! Sea cual fuere el gobierno que pudiera estar arriba, inclusive un gobierno popular o presuntamente popular.

No hay regeneración posible para esta corporación, como no la hubo para la Gestapo, y su único destino visible es ser disuelta, ¡hasta que no queden ni rastros!

Duhalde -este corifeo subdesarrollado de las exigencias imperiales, que tenemos todavía como presidente- puede caer en cualquier momento. La policía, que roba, mata y comete toda clase de delitos con o sin la aquiescencia del poder coyuntural, ¡se queda!

La responsabilidad criminal es tanto del que se está yendo -porque el capitalismo depredador necesita acelerar los recambios- como del que sigue, vivito y coleando, con los "fierros" aprestados para masacrar. Ambos, el poder civil y el poder uniformado, deben ser sentados indefectiblemente en el banquillo de los acusados, más allá de la "picardía" de los salvadores "progres" del sistema, que nos quieren vender el buzón de que los culpables son esencialmente los que dieron las órdenes.

¡Toda nuestra admiración por el compañero fotógrafo, que tuvo el coraje de testimoniar la criminalidad policial durante el asesinato de Darío! Este compañero es otro ejemplo de los jóvenes de nuestro pueblo que pone los huevos donde hay que ponerlos, sin medir los peligros, y desafiando la conspiración del silencio de los monopolios mediáticos. Demás está decir que sin este fotógrafo, hoy el asesinato de Darío y Maximiliano ya se hubiera sumado a los centenares de casos similares impunes, y ninguno de los testimonios verbales hubiera servido para doblegar la complicidad de la justicia "trucha".

El papel de los medios en los últimos días ha sido nefasto. Se han prestado para cualquier cosa: desde el infundio de que las muertes de Darío y Maxi se produjeron "por una interna piquetera", difundiendo el mismo argumento canalla que hace algunos años utilizó la policía en Tierra del Fuego, cuando señaló que a Víctor Choque lo mataron sus propios compañeros; hasta el gastado sanbenito de los "infiltrados", que en realidad oculta que los verdaderos infiltrados fueron agentes de los servicios de intelegencia y la policía, que cometieron los desmanes para justificar la salvajada represiva. Y no hablemos de la ofensiva para colocar una vez más a los del medio en contra de los de abajo.

El jueves de la semana pasada, pasado el mediodía, apenas unas horas después del asesinato de Darío y Maxi, uno de los tantos corifeos de la desinformación, Marcelo Longobardi, dijo que la policía era "sinónimo de Nación" y los piqueteros "sinónimo de violencia". Y por lo tanto, según este personaje que cobra un elevado cachet por vomitar semejantes sandeces, los argentinos deberíamos apoyar a la policía y no a los piqueteros, que son violentos. En realidad, el emblema mediático de la violencia, de la injusticia, del hambre y de la exclusión, son los comunicadores miserables, tipo Longobardi, tipo Haddad, que están al servicio incondicional de las empresas que los mantienen.

En realidad, lo que es violento es el hambre. La muerte de los chicos por inanición o por insuficiencia proteínica es violenta. El crecimiento de la sarna y otras lacras es violento. El hundimiento de los hospitales públicos es violento. La falta de trabajo es violenta. La falta de presupuesto educativo es violenta. El desmantelamiento de la legislación laboral es violento. El robo de los ahorros populares es violento.

La olla podrida de los medios de comunicación del sistema, difamaron y calumniaron hasta la saturación. Mataron al pueblo, y nos quisieron hacer creer que los culpables eran los muertos. Es una historia que ya conocemos: "en algo andaban…", "por algo será…"

La forma en que actuaron las fuerzas combinadas de la Gendarmería, Prefectura y Policía Federal demuestra que este crimen, esta emboscada, estaba preparada de antemano.

La policía de Camps reprimió el miércoles 26 con los argumentos actuales de Ruckauf. La hipótesis de conflicto que tiene hoy el Estado asesino son los desocupados, los hambrientos.

Algunas voces, que se auto-proclaman como las más sensatas, llaman a no responder a la violencia con la violencia ni a caer en lo que ellos denominan "falsos vanguardismos".Yo respondo -y solamente hablo en mi nombre- que ¡estamos cansados de sumar muertos a la lista de los caídos del campo popular!

Es cierto que no se debe caer en ficticios vanguardismos que pueden darle de comer al enemigo. ¡Pero tampoco podemos caer en la abstracción intelectual, en el aislamiento elitista de encerrarnos en las cuartillas de papel, mientras las balas genocidas van diezmando a nuestra gente!

Vivimos horas que deben ser -esencialmente- de organización. Para desobedecer, y levantarse con operatividad contra el régimen, ¡hay que organizarse! La espontaneidad quizás pueda servir en algún momento, pero para hacer la Revolución hay que organizarse.

Y termino con dos alegorías.

Hace algunos días, en un solitario retiro canadiense, se reunieron los jefes de gobierno de los ocho principales países del llamado "primer mundo". Cuando le preguntaron a Bush por qué se reunía esta vez en un lugar tan aislado, respondió: "porque queremos trabajar tranquilos y que no nos molesten las manifestaciones antiglobalización".

En Buenos Aires, Duhalde, arrinconado por los piqueteros y demás sectores que confrontan con el modelo, acaba de lanzar la convocatoria a elecciones. Seguramente pensará que lo que no pudieron las balas para neutralizar la protesta popular, a lo mejor lo consigue el entretenimiento de la búsqueda de votos.

Nosotros bien sabemos en última instancia, históricamente, que ni Bush ni Duhalde se van a salir con la suya, pero de todos modos es muy interesante lo que está pasando: Bush y Duhalde, cada uno en su cubículo, le tienen miedo al pueblo, y no lo ocultan. Bush le tiene miedo a los suyos: a los negros, a los estudiantes, al activismo de la izquierda de allí. Y Duhalde le tiene miedo a los nuestros, por eso da elecciones, a ver si puede poner dique de contención a la marea.

He repetido varias veces lo que Julio Ramos, director de "Ámbito Financiero", dijo no hace mucho por Canal 7: que en la Argentina, los grandes multimillonarios tienen preparados sus helicópteros personales para huir en caso de que "las papas quemen"

En medio de tanta "malaria" y de tanto dolor, que el miedo de Bush, el miedo de Duhalde, y el miedo de los multimillonarios, es decir el miedo del amo y el miedo de los lacayos, nos sirva -por lo menos- de aliciente. Que nos sirva por lo menos de aliciente…

Este acto de hoy, no es un acto de duelo: ¡es un acto de lucha!

¡Darío y Maximiliano viven!

Gracias. (aplausos)

Evel de Petrini (Beba), por la Asociación Madres de Plaza de Mayo:

Buenas noches. En estos días estamos viviendo cosas muy tristes. Estamos reviviendo un pasado y un presente de terrorismo de Estado. Ese terrorismo de Estado que nos ha llevado a perder a los más maravillosos jóvenes, que luchan, ¡y que seguirán luchando, sin duda alguna, porque están con nosotros!

Las Madres sentimos en estos días -y me atrevo a decir las Madres porque sé que mis compañeras sienten lo mismo- un retroceso a vivir otra vez lo mismo, a sentir que estos maravillosos jóvenes, Darío y Maxi, eran nuestros hijos, ¡son nuestros hijos!

Hacían lo mismo. Vivían lo mismo. Tenían la misma solidaridad, el mismo amor, la misma dignidad. Y eso nos enorgullece, nos llena de valor y de cariño, y nos dice, por más que parezca doloroso: ¡Sirve¡ ¡Sirve que haya jóvenes como éstos! ¡Sirve que sigan luchando!

Sirve que -desgraciadamente- tengamos que pagar con vida, con una vida maravillosa, este camino, pero también surge la formación, surgen las ganas de seguir, surge ese pueblo movilizado, surge la organización de estos piqueteros, que ya están bastante organizados y que sin duda alguna van a seguir haciéndolo, ¡y van a seguir siendo el ejemplo del pueblo, que no quiere este sistema maldito, de hambre, de muerte…!

Las Madres estamos dolidas. ¡Pero estamos más orgullosas que nunca!

¡Estos hijos, los nuestros, también Maxi y Darío, y todos los piqueteros, y todos los chicos que están luchando! Todo este ejemplo de juventud, que dicen que no existe…

¡Mentiras! ¡Existen, están, están acá, y están luchando!
Y hoy, en este pequeño acto, que como dijo bien Schiller no es de duelo, ¡es de lucha, es de amor, y es de ejemplo!, todas las Madres les decimos:

¡Darío, Maxi: te unes con nuestros 30.000, y con ellos serás la luz!

(aplausos prolongados)
Mercedes de Meroño (Porota), por la Asociación Madres de Plaza de Mayo:

Yo voy a leer dos adhesiones -han llegado más- una de Hebe, que está en Australia, y otra del Grupo de Apoyo de Suecia:

Queridas Madres y compañeros de la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo,
Estimados Compañeros de la Coordinadora de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón,Familiares y amigos de Darío y Maximiliano:

Queremos llegar a ustedes con nuestro saludo solidario, repudiando el cobarde asesinato de los compañeros Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, cometidos por el aparato terrorista que representa el poder estatal.

Sin duda, no podrán acallar con este aberrante hecho los reclamos legítimos que ustedes realizan, ni doblegar la resistencia heroica que vienen haciendo, lucha a lucha, piquete a piquete.

Por el contrario, Maximiliano y Darío se multiplicarán, una y miles de veces, y junto a los 30.000 desaparecidos, junto a Roque, a Camilo, al Che, y a todos los que dejaron su sangre en el combate por un mundo mejor, vivirán en cada nuevo combatiente popular que se levante contra la opresión, el salvajismo, y la barbarie capitalista y neo-liberal.

¡Maximiliano y Darío están vivos y presentes!
¡Resistencia y combate contra el terrorismo de estado!

Ana María Sabio
Omar Diessler
AMASU – Apoyo a Madres en Suecia

(aplausos)

…………………………………………………….

Queridos Darío y Maxi:
Tan lejos, en Australia, pienso mucho en ustedes. Pienso en vuestros sueños, iguales a los de mis hijos. De todas las esperanzas que juntos vivíamos, cuando incendiábamos las gomas en los piquetes.
Pienso, cuando pasen los años y todos ustedes, los que pusieron el cuerpo, se unan, inexorablemente, a todos los que vinieron, desde hace más de 25 años avanzando hacia la Revolución.
¡Ya no serán sólo 30.000, sino miles y miles, que liberarán a nuestro querido pueblo!
¡Porque tenemos razón, la Revolución triunfará!
¡Viva la vida, a pesar de la muerte!

Un abrazo fuerte
Hebe

(aplausos)

Néstor Pitrola, por el Polo Obrero:

Buenas noches a todos, gracias a las Madres por este acto, a los compañeros, por este acto de lucha muy importante. Gracias por este honor de abrir unas primeras palabras para que nos expresemos aquí las organizaciones piqueteras que estuvimos en el Puente Pueyrredón, que convocamos esta jornada de lucha del 26.

Queremos homenajear a todos los compañeros: Leonardo Torales, a Luis Barrios herido ayer, que están luchando en una sala de terapia intensiva, entre la vida y la muerte, por conservar sus vidas para seguir luchando. A todos esos compañeros heridos, algunos todavía hospitalizados, otros en sus casas, algunos con sus vendas, que ayer estuvieron marchando debajo de la lluvia con todos nosotros, para derrotar al gobierno. El homenaje a toda esa juventud que está luchando y que a ojos vista, por las horas corridas desde la muerte de Darío y Maximiliano, lejos de quebrarse, lejos de desmoralizarse, se ha reforzado en la lucha, después de la sangre corrida de los compañeros.

Quiero decir que en la muerte de Darío y Maximiliano tenemos el brutal ataque a aquella parte de la juventud que se levantó para acabar con el oprobio, con la marginalidad, con la desesperación de sus familias, con el camino de la degradación y de la barbarie que nos tienen preparados a nuestros jóvenes.

El golpe del 26 es un golpe especial, porque es un golpe como fue la cárcel de Emilio Alí, emergente de una familia bárbaramente oprimida, de una familia sometida a las peores condiciones. Golpearon con la cárcel a aquel de los hermanos que tomó el camino de la lucha para buscar una salida para esa juventud.

Y en la muerte de Maximiliano y de Darío se ha golpeado a un organizador, a un delegado, a un artista que lucha, se ha golpeado a esa juventud que no acepta la marginalidad, que no acepta la barbarie, que salió a organizar a sus compañeros, a sus barrios, a sus familias y a toda la juventud a la que ellos pertenecen.

En segundo lugar, hemos enfrentado en las horas posteriores a esta masacre represiva a una enorme jauría de "progresistas" de todo orden que salieron a acusarnos a las víctimas, como los responsables de la muerte de nuestros propios compañeros.

Por haber ido a una lucha a pesar de la amenaza represiva, por haber mantenido un plan de lucha resuelto -como dice aquella canción: "la huelga que ya se había resuelto"- , llevarla a la práctica, y honrar los mandatos de las asambleas de todas nuestras organizaciones, que dijeron: ¡No a la represión, mantenemos la lucha!

Y quiero denunciarlos ahora, que después de estas dos marchas, del 27 y del 3, la sangre derramada ya no ha sido en vano, porque el gobierno ha sufrido una primera gran derrota política. Este gobierno de Duhalde, que trató de sobrevivir matando piqueteros, ¡ha fracasado!

Y quiero poner muy en alto, con todos los aquí presentes, a las Asambleas Populares, a los estudiantes, a los trabajadores, que en las horas difíciles del 26 a la noche, y del 27, en esa marcha multitudinaria en medio de una ciudad sitiada, con tropas que no dejaban venir a nuestros compañeros de las barriadas, con tropas que detuvieron a nuestros compañeros en Constitución y en Liniers, practicaron esa marcha demoledora, ganando la calle contra la represión, contra Duhalde, contra el gobierno, ¡para que se vayan todos!

Allí empezó la derrota de esta represión, allí empezó a honrarse esta sangre, y allí empezó a tener un enorme contenido político, que se ha refirmado en la marcha de ayer, todavía más multitudinaria, con una enorme cantidad de organizaciones, y que ha implicado otro golpe fundamental a esta política represiva del gobierno.

Quiero decir, por fin, que se han presentado todo tipo de teorías sobre los "excesos de la bonaerense". Ya está a la vista que fue una decisión premeditada: fuimos baleados no bien llegamos al puente. La última columna, que veníamos caminando por la Avda. Mitre, no llegó a unirse con los compañeros que esperaban en el acceso al puente, fuimos directamente reprimidos sin orden de intimación ninguna, directamente baleados. Y a los cinco minutos teníamos decenas de heridos por toda la zona. Allí empezó la lucha y el combate contra las tropas policiales y de la prefectura.

De manera que fue una decisión política premeditada. Acusamos al gobierno de Duhalde, acusamos al gobierno de Solá, acusamos al gabinete nacional, acusamos al régimen político, por la continuidad de esta "bonaerense" y de todo el aparato represivo que estas instituciones han mantenido, como bien se dijo aquí, con 1.300 casos de "gatillo fácil".

Entonces, acá no tenemos ninguna novedad, ningún "exceso", ningún desborde: acá operó el aparato represivo, que cuidadosamente han mantenido Duhalde, De la Rúa, Cavallo, y todos los gobiernos que se han sucedido del ’83 a esta parte.

Y está a la vista que tenemos que acabar con ellos. Está a la vista que, más que nunca, como lo ha planteado la Asamblea Nacional de Trabajadores, el Bloque Piquetero Nacional, y todas las corrientes que convocamos el 26, ¡no salimos sólo por un Plan Trabajar!¡No salimos sólo contra la represión! ¡No salimos sólo por una reivindicación salarial!

¡Salimos para que se vayan Duhalde y el FMI!
¡Salimos para que se vayan todos!
¡Salimos para acabar con este régimen!
¡Salimos por otro Argentinazo!

Muchas gracias compañeros, ¡hasta la victoria! (aplausos)

Jorge Ceballos, por Barrios de Pie:

Cuando me invitaron acá, decidimos que no podíamos dejar de estar, y que por supuesto, el mejor homenaje fue haber compartido con estos compañeros la jornada del 26 en los puentes. Ese es el homenaje, y el orgullo que sentimos desde nuestra organización, de haber estado ese día 26. En estas circunstancias, no sentimos la necesidad de muchas palabras, ¿qué análisis podemos hacer que quizás ya no se hayan hecho? ¿Qué podemos decir de la "bonaerense"? ¿Qué podemos decir de las responsabilidades políticas?

Solamente una cosita que estuve en estos días pensando, porque ya todo lo han dicho las imágenes y los hechos que ya todos conocemos.

Hace un tiempo, cuando un periodista argentino le preguntó a Fidel si creía que iba a nacer alguna vez otro Che Guevara, él le respondió: "Pobre del destino de los pueblos, si no nacieran otros Che Guevara. Hay muchos Che en el pueblo, sólo hacen falta que se den determinadas circunstancias para que aparezcan."

Con sinceridad, me parecía que el análisis era muy científico. Pero cuando uno se queda confrontando con la estatura moral y política del Che, hace que uno siempre dude si puede haber otro, otro como él. Pero también sentí, cuando vi la imagen de estos dos compañeros, cuando vi la imagen de Darío allí, dando una mano, me convencí que hay muchos Che en el pueblo, que sólo hacen falta que estén dadas las circunstancias, para que lo mejor de las personas aparezca y se exprese, como pasó ese día 26.

Y la marcha de ayer también. En experiencias concretas, vemos como aparece esto. Ayer, cuando íbamos al barrio, con la forma que llovía, las casas todas mojadas, compañeros que se levantaban enfermos y con gripe, pero que querían venir. Mujeres, compañeras bolivianas, que ataban su chico atrás y lo llevaban a las marchas; efectivamente nos convencían que había cosas que están cambiando en este país. Había una decisión de dar respuesta.

Solamente una cosita más: me parece que un elemento a rescatar es el tema de la unidad. Cuando nos unimos, las distintas organizaciones que convocamos y protagonizamos el día 26, pudimos hacer lo que hicimos, porque en realidad, aparte del Pueyrredón, cortamos un montón de puentes: la Panamericana, Liniers, nos reprimieron también en Puente Alsina -algo que se conoce bastante poco- , y en el resto del país también, hubo numerosos cortes y distintas actividades.

Me parece que es un elemento importante el tema de la posibilidad que con esta unidad pudimos generar estas cosas. Y lo importante de la unidad también fue que tuvimos capacidad de respuesta. Hubo intentos -como acá bien se dijo- claros, aparte de las declaraciones del gobierno, de aislarnos, por parte de los medios. Y también – por qué negarlo – hubo vacilantes, y hubo quienes se prendieron en el juego de "los buenos y los malos" de la "capucha y no capucha". Pero la unidad fue muy fuerte, y me parece que le dio un golpe duro a quienes pretendieron aislarnos, y un golpe duro a este gobierno, que como ya todos sabemos tiene las horas contadas.

Me parece que por este camino, a pesar de las diferencias que podamos tener, a pesar de que se nos van a presentar coyunturas en que tendremos distintas opiniones, distintas visiones; tenemos que tener el sentido común de decir somos nosotros, todos por iguales agredidos, veamos en qué punto podemos limar esas diferencias, para seguir este camino que hemos empezado a transitar, y que yo creo que si nos encuentra así, unidos, nos podrá dar otro destino como país.

Muchas gracias, compañeros (aplausos)

Héctor Tomás Moreno, por la "Plaza del Aguante" de Gral. Mosconi (Prov. de Salta):

Buenas noches. Ayer, llegamos nosotros, y les decía a los familiares de los muchachos que nosotros no les vinimos a dar los pésames: ¡nosotros vinimos a honrar la lucha de ellos!
Porque a nosotros, en dos años, nos ha pasado lo mismo. Tenemos cinco muertos, un chico paralítico, por hacer lo que hacía Maxi, por hacer lo que hacía Darío: hacer escuelas, hacer comedores… el mismo trabajo que hacían Maxi y Darío.

Otra cosa. Me dijo José (*) que empecemos a abrir las fábricas, y a unirnos para re-estatizar a las empresas que eran del Estado. Él cree que por ahí viene la solución.

Nada más, gracias. ¡Gracias por el afecto! (aplausos)

(*) Pepino Fernández, dirigente piquetero de Gral. Mosconi

Marta López, por la Coord. de Unidad Barrial de Remedios de Escalada:

Buenas noches, mi nombre es Marta -me da un poco de vergüenza esto-, pertenezco a la C.U.BA.

En realidad, justamente, haciendo alegoría a esto de la vergüenza, decía: "me tiemblan las piernas, voy a hablar acá, delante de tanta gente, agradeciendo el espacio que nos dan, homenajeando a nuestros compañeros caídos, a nuestros compañeros heridos".

Y me estaba poniendo a replantear: ¿vergüenza de qué? ¿Vergüenza de hablar delante de todos ustedes, miedo al micrófono? Cuando en realidad, venimos a denunciar acá, desde la C.U.BA., esencialmente de Remedios de Escalada y Lanús Oeste, que algunos habrán escuchado por los medios que compañeros antes de salir hacia la marcha del Puente Pueyrredón, hemos sido baleados, y los medios han tratado otra vez de tergiversar el tema de que se ha ligado básicamente al asalto de un banco, en la zona central de Remedios de Escalada.

Yo vengo a denunciar esto. A mi compañero, a un compañero de Lomas de Zamora que se había solidarizado con el medio de transporte -que encima había sido cuestionado porque era una camioneta "moderna", como si nosotros, los piqueteros y los desocupados no tuviéramos derecho aunque sea a tener un móvil, que también se dirigía a llevar a uno de nuestros compañeros baleados al Puente Pueyrredón, que insistía en estar en el lugar de los hechos- bueno, lo único que hacemos al salir de nuestro Centro Popular es recibir balazos, a mí me han apuntado y baleado con una pistola con silenciador. Lo cual me han cuestionado, ya que "como puede ser una pistola con silenciador si se habían escuchado los balazos" . ¿Qué cosa, no?

Nos han emboscado, no han dicho absolutamente nada al tirarnos a matar. Estábamos rodeados. Nuestro compañero Luis Barrios, de Lomas de Zamora, está internado en el Hospital Evita en estado delicado; por suerte evolucionando, pero con una bala que le ha atravesado y tocado todos los órganos, que todavía después de cuatro horas de cirugía la tiene alojada debajo del estómago.

Y bueno, acá estamos. Por los compañeros, por todos ustedes, por nosotros, por la Revolución, por Luis. Luis nos pidió que estemos acá, que la C.U.BA. esté presente, que haga la denuncia. Que no se tergiverse. Que no es un asalto al banco, que todos conocemos esto…

Que todos conocemos cómo empieza, que todos sabemos cómo va a terminar, como está terminando… ¿Pero qué termina? ¿La vida de los compañeros?

¡NO! Acá lo expresamos, ¡no termina la vida de los compañeros!

¡La sangre está! Está en nuestros cuerpos y en nuestra mente. Están en nuestros cuerpos vivos, en nuestros cuerpos muertos…

¡Estamos acá! Hacemos denuncias, hacemos cargo a todo el gobierno de la Provincia, a la presidencia de la nación, al municipio de Lanús. ¡Hacemos cargo a todos los que saben, que dicen que nos vienen a asaltar, que nos vienen a buscar un vehículo para robar! ¿Para robar qué?

¡No nos van a robar nunca la ilusión! ¡No nos van a robar la lucha!
No vamos a entregar los palos, como este señor D’Elía y Alderete, ¡que no tienen ni siquiera un preso, que no tienen ni siquiera un muerto! (aplausos)

¡¡¡No vamos a entregar los palos!!! (aplausos)

¡¡¡No vamos a entregar la lucha!!! (aplausos)

Vamos a seguir recibiendo palos, ¡qué suerte que los seguimos recibiendo! Porque vamos a poner siempre el pecho, por todos! (aplausos)
¡¡¡No vamos a entregar la lucha nunca!!! (aplausos)
¡¡¡Ni ahora, ni nunca!!! (ovación)

Gracias, compañeros…

Roberto Martino, por el Movimiento Teresa Rodríguez:

Compañeras y compañeros:

Indudablemente, que mientras haya brazos que se levanten para continuar la lucha, ninguna sangre que se vierta en el curso de esa lucha será inútil…

Y yo creo que la presencia de todos nosotros acá, la presencia de las diferentes organizaciones que hemos convocado y participado de aquella jornada, es el mejor testimonio de que "la sangre derramada no ha de ser negociada" y que esta lucha no se parará sino hasta el momento que llegue la victoria.

Creo que los que me antecedieron en la palabra han dicho bastante, y han explicitado en forma demasiado concreta, lo importante de la jornada del 26. Néstor decía, en forma sintética que el 26, de alguna manera, significó una bisagra histórica.

Indudablemente que este régimen el día 26 intentó jugar la carta de frenar, de parar el oleaje popular mediante la represión, y ha fracasado. Ha fracasado, y eso ha abierto en este país una nueva situación política; y esa nueva situación política nos coloca, con mayor esperanza, de cara al futuro.

Yo creo que por eso mismo, la muerte de los compañeros no ha sido ni ha de ser en vano. Y sí me parece también, como tema importante a rescatar, lo que Ceballos planteaba, el tema de la unidad. Yo creo que de acá tiene que salir fortalecido el compromiso de todos nosotros de no cejar en el empeño de la lucha por la unidad. De la lucha por la unidad, para cambiar definitivamente esta sociedad. Hemos dado pasos importantes: el haber podido confluir en un plan de lucha, en medidas comunes, es muy importante.

Pero mucho más importante todavía es que esa unidad la potenciemos para las horas que vienen. Las horas que vienen son horas de muchísima importancia. No sé si decir decisivas, pero sí de muchísima importancia para el futuro de toda la clase trabajadora y el pueblo argentino. Y ese momento precisa de una gran unidad de todos aquellos que estamos para cambiar, o que estamos planteando cambiar definitivamente este régimen, echar abajo todo esto, y abrir un nuevo tipo de República.

Todos sabemos -o creo que todos presentimos- el ansia de transformar radicalmente esta situación, la bronca que anida en nuestro pueblo, pero al mismo tiempo la falta, todavía, de una organización que sea capaz de abrir expectativas, para que el grueso de esa bronca y esa esperanza, se encolumnen para cambiar esto. Y todo eso, solamente creo lo vamos a conseguir si justamente fortalecemos esta unidad, y entre todos dejamos de lado muchas veces las mezquindades que todos arrastramos, en aras, justamente, de ese futuro mejor. Y creo que eso, va a ser uno de los mejores homenajes a Darío y a Maximiliano.

Gracias (aplausos)

Beto Ibarra, por el Movimiento Territorial de Liberación:

Compañeros, cuando estamos haciendo este homenaje, y cuando venía para acá, me acordaba de tres hechos como éste, que van marcando nuestra conciencia. Uno de ellos, en 1988, como parte del equipo, o del sector del Sur del conurbano bonaerense, de todo un proceso de ocupaciones de tierra, y todo un proceso de construcción en Almirante Brown y en Solano, de barrios del "tercer cordón" bonaerense, de los expulsados de la Capital Federal. De los que organizábamos a aquellos que salían de los conventillos de La Boca y los colocábamos en ocupaciones de tierras en Solano y Almte. Brown; y allí, producto de lo que posteriormente se denominó -por esa época también con los caídos de Bunge- "la bonaerense". Ahí caía nuestro compañero Agustín Ramírez. Fue un hecho durante esas noches heladas de Junio, cuando ocupábamos unos terrenos en Rafael Calzada junto con Agustín y otros compañeros que militábamos la tarea de la tierra, la tarea de fundar nuevos barrios, la tarea de construir nuevos techos. Y ese hecho fue marcando y todos los 5 de Junio, Agustín está con nosotros, y en cada una de las tomas de tierra -que se están produciendo aún hoy- Agustín está con nosotros.

Otro de los hechos que nos fueron marcando, fueron los compañeros caídos el 19 y 20 de diciembre. Que también nos encontró por las calles de Buenos Aires, combatiendo con lo que teníamos a nuestro alcance, combatiendo con lo que teníamos en nuestros puños, y que no eran más que sueños… Y en ese marco, cuando en un grado muy importante de unidad, decidíamos construir una medida. Nosotros, como Bloque Piquetero, los compañeros de la Aníbal Verón, los compañeros de Barrios de Pie, los compañeros del MIJD. Entendíamos que habíamos construído un proceso de unidad, y un proceso de dos o tres experiencias en conjunto muy importantes para el movimiento de lucha. Para el movimiento que en los últimos tiempos fue construyendo un grado de subjetividad que todavía tenemos que "arrancarle" a los trabajadores ocupados, que se están incorporando a este grado de subjetividad. Y empezamos a construir estas medidas, no solamente por la sobrevivencia cotidiana, sino bajo las consignas de terminar con estos regímenes que construyen un monstruo que se va devorando al hombre.

Y también pensaba, que cuando marchábamos hacia el puente, algunos hipócritas que dicen representar los intereses de los desocupados, dicen: "les habíamos avisado", "sabíamos y les avisamos…"

¿Acaso no sabíamos que el régimen manifestaba que bajo cualquier forma, y de todas las formas que tienen a su alcance, "iban a terminar con los cortes de puentes"? ¿Acaso el ministro de defensa, el secretario de gobierno, el presidente Duhalde, durante toda la semana anterior, no intentaron frenar a través del terror a los movimientos de desocupados? Y entonces quienes pretenden ser dirigentes de los piqueteros -o de algún sector de piqueteros- se intentan auto-exculpar diciendo "les habíamos avisado…"

¡Sabíamos que eso se iba a producir! Sabíamos que construyeron un teatro de operaciones, no en cualquier lugar. No en Puente Alsina, no en Rivadavia, ¡precisamente en el Puente de Avellaneda! Porque ahí estaba colocada la cabeza de la mayoría de las organizaciones que participaron ahí, y entonces había que descabezar -en ese lugar- al movimiento piquetero. Ahí estaban los compañeros de la Aníbal Verón, los de Barrios de Pie, los del MIJD , y los del Bloque Piquetero Nacional. ¡Y tenían que golpear en el corazón de la lucha de estos tiempos!

¡Y golpearon en el corazón de la lucha de estos tiempos! Y cuando retrocedíamos -porque me tocó el honor y el orgullo de retroceder con los compañeros de la Aníbal Verón- hacia la Estación Avellaneda, ese retroceso no fue a la desbandada…

Allí vi, viví, y participé de los momentos más combativos de mi historia como luchador. Porque no retrocedíamos, porque les fuimos dando, metro a metro, batalla. Hasta la Estación de Avellaneda.

Porque esos jóvenes tiraban con sus puños todo lo que tenían a su alcance. Pero sobre todo, tiraban con lo que más les duele: ¡Tiraban con los sueños!

Tiraban con los sueños de que jóvenes como Darío y Maxi van a construir el socialismo en la Argentina.

¡Tiraban con los sueños, tiraban con las flores, tiraban con la esperanza!

¡ Y a este régimen podrido, lo que le duele, es que le tiren con los sueños de una sociedad nueva, de una sociedad mejor!

Por eso mi máximo homenaje a los compañeros que cayeron…

Gracias compañeros, ¡gracias! (aplausos)

Gustavo Giménez, por el Movimiento Sin Trabajo:

Buenas noches, compañeros. En este espacio de reflexión y de lucha en homenaje a los compañeros caídos, quería decirles sólo algunas ideas.

Unos pocos días antes de la verdadera cacería que se hizo en el puente, los compañeros de nuestro Movimiento, de Jujuy, nos informaron que se había montado un operativo policial terrible, propio de épocas de la dictadura, en el local de la CTA-FTV, el movimiento piquetero de Jujuy, con la excusa de "sacar palos y elementos contundentes". Uno o dos días antes, los desocupados de la construcción de Tucumán, fueron violentamente reprimidos en los puentes de acceso a San Miguel de Tucumán por la policía provincial. Las declaraciones de Atanasoff durante esa semana, evidentemente estaban preanunciando que el gobierno de Duhalde había tomado una decisión: en su desesperación -no la de un gobierno fuerte-, la de un gobierno débil, atenzado por la lucha de los desocupados, de los piqueteros, de los asambleístas, de los trabajadores a lo largo y a lo ancho del país; en su desesperación por querer imponer este terrible plan de ajuste -que son 400.000 despidos en estatales, que es mucha más hambre y miseria que el FMI le exige para que haya según ellos una "economía sustentable"- quiso dar una señal. Una señal de miedo, una señal que era: "si salís a la calle, te matamos".

Fue una decisión planifica, la de matar. En eso, rápido cayó la mentira de que esto era un problema entre los piqueteros, o de los violentos, toda la mentira que montaron durante el primer día -y que desgraciadamente los medios de comunicación , más de algún progresista, como dijo algún compañero aquí, fueron pasto de esa mentira- una pelea entre violentos…

Las imágenes de Darío, de Maxi, de la terrible cacería que hicieron, fueron lo suficientemente contundentes para convencer a la inmensa mayoría de los trabajadores, de los argentinos, de que era el gobierno de Duhalde el que había ordenado apretar el gatillo. Les salió muy mal…

as jornadas posteriores, los miles y miles en la Plaza, ese mismo día, y al otro día, el jueves; la movilización de ayer, están demostrando que el pueblo argentino ha perdido el miedo, como lo demostró el 19 y 20.

Que nos les va a permitir ni una nueva Triple A, ni les va a permitir más mártires, ni les va a permitir que intenten poner una gobierno de fuerza para meternos este ajuste.

Que cada vez va a haber más unidad. Para sacárnoslos de encima, y para que -como dicen todos- "se vayan todos", y lo antes posible…

Esta llamada a elecciones anticipadas del gobierno de Duhalde demuestra dos cosas. Primero, que acusó el golpe de los miles y miles que salimos a la calle a movilizarnos. Y segundo, que está buscando una maniobra para quedarse un año, o año y medio más…

Y esa maniobra es justamente la que no podemos permitirle. Por eso, es que retomando el mensaje que todos los compañeros acá han dicho, que hoy más que nunca es necesaria la unidad de todos los que luchamos: de los desocupados, piqueteros, asambleístas, trabajadores en lucha, luchadores por los DDHH, de los miles y miles que salieron el 19 y 20; porque tenemos una tarea inmediata: ¡terminar con este gobierno de Duhalde y el FMI!

Y no vamos a descansar, porque esa va a ser nuestra primera gran venganza a la muerte de Maxi y a la muerte de Darío. Y en este camino, tenemos que ir peleando, luchando por esta unidad. Unidad que algunos dirigentes -que se dicen del campo popular- con sus acciones y declaraciones están traicionando. Como aquellos que dicen " la izquierda quiere crear una insurrección contra Duhalde" o dicen que esta es una maniobra de Menem para debilitarlo a Duhalde… son los mismo que se negaron a ir a la Plaza el día Jueves. Fue tanta la fuerza de la movilización, que tuvieron que llevar a sus bases el miércoles. Y el miércoles fue una gran jornada, que nos juntamos y nos unimos con muchos miles de luchadores de esas organizaciones, pese a los mensajes de estos dirigentes.

Entonces, tenemos que seguir este camino de unidad. Tenemos fechas pactadas: ¡este 9 de Julio tenemos que llenar la Plaza de Mayo y todas las plazas del país, todos los luchadores, para decirles que no queremos más a este gobierno y que no les vamos a dar más tiempo hasta el año que viene, que no queremos más a este gobierno genocida!
(aplausos)

Y así seguiremos el 15, y todas las fechas de nuestro calendario de lucha. Porque, compañeros, acá se trata de que se vaya Duhalde, de que se vayan todos, y se trata de pelear por algo que ninguna de las organizaciones de lucha podemos resolver hoy por hoy por nuestra cuenta, sino en un camino de unidad. La necesidad de unirnos todos: los asambleístas, los piqueteros, los luchadores de DDHH., los trabajadores en lucha, la izquierda combativa, para dar una alternativa de poder a este sistema corrupto y que nos hambre y que nos mata, genocida…

¡Tenemos que dar una alternativa de unidad para pelear, para que de una vez por todas no votemos un presidente por otro, sino que seamos los trabajadores, los piqueteros y los luchadores, los que tengamos el poder de nuestro país en nuestras manos!

Nada más, compañeros (aplausos)

Mónica Romero, lee una carta de su hijo Diego Quintero, preso político:

Es inmensa la bronca, la indignación, el dolor, por estos dos compañeros asesinados, fusilados.

Por lo que dice y hace el gobierno, los medios, D’Elía, De Gennaro…

¿Pero qué esperar de ellos? Nosotros somos esa caricia de Darío o Maxi.

David Viñas, periodista y escritor:

Darío y Maximiliano, piqueteros de Avellaneda. Pero no puedo hacerme el distraído, aunque mire primero qué pasa entre nosotros frente al asesinato de Darío y Maximiliano, y los fraudes legaloides de Duhalde y de su ristra.

Hoy es 4 de julio, y apelo al emblema de nuestro amigo norteamericano Jaime Petras.
4 de julio, día en que se recuerda la independencia de los Estados Unidos. Paradógica y brevemente: al comienzo de ese proceso revolucionario, nada menos que en 1776, está la presencia, allá, de los piqueteros de Boston. Piqueteros yankis, pioneros que salieron, y ganaron la calle contra el imperialismo inglés de entonces. Piqueteros populares yankis, que en los muelles de Boston expropiaron, con sus tácticas recién inventadas, los fardos de té.

¡Expropiaron! esos piqueteros iniciales norteamericanos la propiedad llamada "privada" y la tiraron al mar… Protesta indignada. Violenta, legítima, de esos piqueteros bostonianos que señalaron el comienzo de una revolución maquillada -tergiversada después, desde ya- por la historia oficial, pero que se prolonga a lo largo del tiempo en las grandes huelgas de Chicago, en la estupenda resistencia de los indios frente al terrorismo del ejército de Búffalo Bill y de John Wayne, que practicaba un genocidio llamado "civilizado", quitándoles las tierras, y metiendo a los indios en las reservas miserables. Piqueteros de Boston, prolongados en los obreros asesinados el 1º de Mayo de 1887. Quiero recordarlos este 4 de Julio. A piqueteros como Sacco y Vanzetti, piqueteros norteamericanos, que salieron a la calle, llamados por el poder "subversivos", en incluso "terroristas". Piqueteros norteamericanos que denunciaron en las calles de San Franciso y de Los Ángeles a los feroces bombardeos sobre Vietnam. Piqueteros yankis, que habían luchado en la guerra de España, en las Brigadas Internacionales, como mi amigo John, anarquista y carpintero de California, que tiene hoy 92 años. ¡Salud, piqueteros norteamericanos! Que hoy pueden estar humillados, arrinconados, en aparente silencio, pero que son nuestros aliados allá en la denuncia y en la lucha contra los Bush, el Pentágono, la CIA, el FBI, el Fondo Monetario Internacional, los "marines". Y que para simbolizarlos, apelo, para ponerlo -repito- bajo su emblema, a un gringo cabal como Jaime Petras. Piqueteros norteamericanos, en este 4 de Julio: ¡Salud!

¡Salud a las Madres de Plaza de Mayo!, inventoras de tácticas locas y callejeras. Locas. Quijotescas. Viejas…

¡Que viva la locura de la utopía! Subversivas. Primeras piqueteras, pioneras, en las calles de Buenos Aires. Madres. ¡Mi madre! Subversivas. Piqueteras contra los almirantes, y los brigadieres, y los generales, y los verdugos, durante la dictadura militar, y ahora en el 2002, Madres, antiguas piqueteras, modelo de subversivas, legítimas, auténticas: ¡Salud!

Son más los piqueteros, muchos más. Una larga genealogía subversiva, linaje callejero de asesinados, que están aquí. ¡Aquí los convoco!

Sobras estupendas, son. Simbólicamente, en este homenaje a Darío y Maximiliano, carne de piqueteros. Y que hace unos pocos días algún politólogo "posicionado" del sistema los negaba precisamente, cuando alguien señaló el agotamiento de los dos titulados "grandes partidos tradicionales".

Piqueteros de nuestra historia. ¡Oíd mortales! Los jacobinos porteños Castelli y Moreno, jóvenes ambos, muy jóvenes, y sus gritos. Acusados de subversivos y también de terroristas, por el historialismo oficial, tramposamente santificado, el terrorismo de Estado. Piqueteros como Güemes, Artigas y el Chacho Peñaloza. Y los mapuches y los ranquelinos, esclavizados en la Isla Martín García. "Chinitas" y "chinitos" sirvientes en las casas de "ladies and gentlemen". Y los anarcos de Plaza Lorea, asesinados por el coronel Falcón, aquí, aquí enfrente nomás, en 1910; en el mismo momento en que la burguesía señorial se inclinaba, y le besaba la mano a la Infanta Isabel…

Puesteros argentinos, desde ya acusados de subversivos y de terroristas por los generales Uriburu y Justo. Piqueteros ametrallados desde los aeroplanos, en Paso de los Libres. Piqueteros junto a Jauretche y a otros "forjistas" de 1932. ¡Salud! Salud al Gallego Soto y a los otros piqueteros de Santa Cruz. Y salud a los piqueteros del Frigorífico Lisandro de la Torre, y a los piqueteros del Cordobazo, que ganaron la calle, ese espacio revolucionario.

Dario y Maximiliano, no están solos. Piqueteros asesinados en Avellaneda en el año 2002. Pero también piqueteros en Chiapas, mexicanos. Y los Sin Tierra del Brasil también se suman a este saludo fraternal. Emiliano Zapata -no me olvido- piquetero revolucionario asesinado también por subversivo -y desde ya- por terrorista. Emiliano Zapata. Y Ernesto Guevara, piquetero. Piquetero de la selva boliviana, asesinado por el ejército y por la CIA. Y Rodolfo Walsh, piquetero de la palabra y de la acción. ¡Salud!

El Che piquetero y Rodolfo piquetero, están aquí. Darío y Maximiliano, en buena compañía. Buena compañía. Piquetero y fraternal, contra la historia oficial.

Contra la historia oficial y contra los Haddad, y contra los Grondona, y los pobres diablos Neustadt, "periodistas independientes" así llamados, que escriben con una mano, y la otra en el bolsillo.

Darío y Maximiliano, ¿quiénes son los aliados?: los antepasados, las grandes banderas.
¿Y quiénes están en la vereda de enfrente? La del terrorismo de Estado y su "pichones", con los comisarios y los almirantes y los Alsogaray y los ministros. Los Massera, los Cavallo y los menematos. Y los jueces y los financistas y los verdugos.

¡Que se vayan todos! Que se vayan todos. ¡Que ya mismo se vayan! Porque cuando llegaba la zafra, en una isla del Caribe -en Cuba- se repartían machetes. Y claramente se decía: " abajo, y de un tajo…" , "abajo, y de un tajo…"

Jaime Petras, Castelli, Tosco de Córdoba…Vieron ustedes la fotografía de esa niña de Tucumán, puro hueso y sin carne, ¿la vieron? Es una piquetera. Y el gallego Soto también. Y Sacco y Vanzetti. El Che y Rodolfo. Y María Adelaida y Lorenzo Ismael. Y tantos otros muchachos piqueteros… Lorenzo Ismael y María Adelaida, ¡salud!

Darío y Maximilano, piqueteros de Avellaneda. Como dijo el compañero: esto no es un pésame. Es un desafío.

No están solos, Darío y Maximiliano. Viven entre nosotros, no están muertos. Como dijo alguien: "polvo serán, más polvo enamorado".

Y los del poder, los del poder "trucho", los del otro lado, los del poder falluto, que ya bosteza. Poder abyecto, que no da para más, y se acaba. Y se acaba definitivamente.

¡Que se vayan todos! ¡Que se vayan ya mismo!

Piqueteros de Avellaneda: ¡abajo, y de un tajo!

(Ovación)

Herman Schiller:

¡No nos olvidamos! Y no nos olvidamos de Aurora Cidivino, estudiante de esta Universidad, (aplausos) que fue baleada el 26 de junio, y permanece internada todavía, en terapia intermedia, en el Hospital Fiorito. Aurora nos ha mandado la siguiente carta:

Les escribo desde aquí, la cama del hospital, donde fui gentilmente depositada por la comparsa de azul por reclamar mis derechos constitucionales al trabajo, la educación de mi hijo, la alimentación y la vivienda.

Dos balas, compañeros, no son suficientes. Pronto voy a estar con ustedes. Creo que hoy más que nunca, no debemos claudicar en la lucha. Hoy, más que nunca, debemos ser más solidarios. Hoy, más que nunca, debemos decir ¡basta!

Les escribo hoy, miércoles 3 de julio, lamentando profundamente no poder acompañarlos físicamente, pero creo yo, como los otros 3 compañeros internados, que estaremos con nuestro espíritu y nuestra mente con ustedes.

¡Hasta la victoria siempre!

¡Luchar y resistir!

Aurora.

(aplausos prolongados)

Segunda parte

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

Suscríbete a EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!