Derechos Humanos

Informe Misión de Verificación “Impactos en Ecuador de las fumigaciones realizadas en el Putumayo dentro del Plan Colombia” – EcoPortal.net

La permanente preocupación por los efectos nocivos de las fumigaciones con glifosato y sus efectos en territorio fronterizo ecuatoriano, convocó a diversas organizaciones a realizar una misión de verificación de las afectaciones en poblaciones de Colombia y Ecuador

Por Organizaciones Ecuatorianas

La permanente preocupación por los efectos nocivos de las fumigaciones con glifosato y sus efectos en territorio fronterizo ecuatoriano, convocó a diversas organizaciones a realizar una misión de verificación de las afectaciones en poblaciones de Colombia y Ecuador  

Resumen Ejecutivo

La permanente preocupación por los efectos nocivos de las fumigaciones con glifosato y sus efectos en territorio fronterizo ecuatoriano, convocó a diversas organizaciones a realizar una misión de verificación de las afectaciones en poblaciones de Colombia y Ecuador, en la franja del río San Miguel; sectores Aguas Blancas, La Pedregosa, Nueva Granada y Los Cristales, en Colombia; Chone 2 y Puerto Nuevo, en Ecuador. (ver mapa). Los resultados de dicha verificación son los siguientes:

· El nuevo periodo de fumigaciones contra cultivos de uso ilícito iniciado el 28 de julio en el departamento de Putumayo, en Colombia, y la zona fronteriza, en Ecuador, ha generado severos impactos en la salud de la población, en sus cultivos, animales y formas de vida.

· El trabajo realizado por el equipo multidisciplinario e interinstitucional a la zona de frontera y la determinación de las distancias con GPS de los puntos donde se efectuaron fumigaciones hasta el río San Miguel, permite corroborar que NO se han respetado los pedidos de la Chancillería Ecuatoriana ni la del Embajador de Ecuador en Colombia, en torno al establecimiento de una zona de amortiguamiento de las fumigaciones, que implican la no fumigación en un perímetro de 8 a 10 km del río San Miguel (límite binacional), para dentro del territorio colombiano.
Al respecto, se corroboró que las fumigaciones están afectando el territorio ecuatoriano. En algunos casos, se está fumigando hasta la orilla del río San Miguel, violando los aviones el espacio aéreo ecuatoriano. Además, por efecto de la deriva aérea de los químicos se está ocasionado un perjuicio grave en la forma de vida de la población fronteriza ecuatoriana.

·Los análisis médicos realizados, permiten relacionar la sintomatología descrita por la población con la que se produce por inactivación de la colinesterasa, que es el efecto de los organofosforados. Se produce una sobre estimulación del Sistema Nervioso Central que causa: dolor de cabeza, mareos, nauseas, vómitos, dolor de estómago y debilidad. A estos síntomas les acompañan otros que son más específicos del Round Up Ultra caracterizado por ser fuertemente irritante de ojos y piel.

· Los análisis de sangre practicados a pobladores de la zona de frontera nos ponen en alerta ante el riesgo de que se está fumigando sobre una población que tiene unos niveles de fragilidad cromosómica 17 veces por encima de lo normal. Esta situación plantea el interrogante sobre la incidencia de las fumigaciones recientes en el incremento de las aberraciones cromosómicas detectadas o si bien se deben a otros factores, aún por determinar, pero que puedan influir negativamente sobre una población ya en riesgo. Esta situación es sumamente delicada, pues la fragilidad cromosómica implica una mayor facilidad para la aparición de cáncer, mutaciones, malformaciones y abortos.

· La denuncia de habitantes de la zona de haber visto dos tipos diferentes de fumigaciones (una de líquido blanco y otras de polvo café), nos llevó a analizar muestras de plantas para descartar, que a pesar de las prohibiciones existentes, se estuviera utilizando el agente biológico Fusarium oxysporum; ante lo cual se estaría frente a la utilización de agentes biológicos calificados como armas biológicas, lo que evidentemente tendría graves implicaciones a nivel internacional. Aunque las limitaciones para el análisis técnico de detección, no permitieron determinar la especie, se encontró la presencia del género Fusarium en todas las muestras tomadas, tanto de raíces, hojas y suelos.

· Los daños en los cultivos de autosubsistencia y destinados para el mercado, en su totalidad o en un porcentaje muy elevado, han afectado a la población de esta región, llevándole a la crisis alimentaria y al desplazamiento forzoso. Estas poblaciones, no están recibiendo apoyo en salud, ni indemnizaciones para poder recuperar las pérdidas ocasionadas.

1.- Antecedentes

Las fumigaciones aéreas, dentro del marco del Plan Colombia, comenzaron oficialmente en el departamento del Putumayo el 22 de diciembre del 2000. Hasta el 28 de enero del 2001 se fumigaron alrededor de 29.000 hectáreas; durante el 2001 se fumigaron 94.000 has, según la embajada de EEUU en Colombia. La Administración norteamericana planea ampliar el área de fumigación a 150.000 has durante el 2002 y a 200.000 has para el 2003, lo que exacerbará los impactos socio- ambientales y a la salud humana de las poblaciones de frontera.

1.a. La fórmula química utilizada

Aunque ha sido imposible confirmar cuál es la mezcla química que está siendo rociada, de acuerdo con los parámetros técnicos del Consejo Nacional de Estupefacientes para las fumigaciones aéreas sobre cultivos ilícitos[1], se aplican las siguientes cantidades en la mezcla:

Carga del avión Carga del avión 1137 -1705 litros
Descarga efectiva (de Roundup Ultra, con 43.9% de glifosato) 23.4 litros/hectárea
(30 a 50 gotas/cm2)
10.3 L/ha de glifosato
Depósito de mezcla 0.4 – 0.7 mm3/cm2 40 – 70 litros/ha

La mezcla utilizada contiene: 44% de Roundup Ultra, mientras que la etiqueta de uso en los Estados Unidos para Roundup Ultra permite concentraciones de 1,6% a 7,7% para la mayoría de los usos y, como máximo, una concentración del 29%. La etiqueta de EEUU indica que en la mayor parte de las condiciones, la aplicación aérea no deberá exceder de 1 litro (quart) por acre del producto formulado. En Colombia, la tasa corresponde a casi 4,5 veces esa cantidad.[2]

Si se considera que un avión de 300 galones (1.137 litros) deposita 40 L/ha de la mezcla, con una descarga efectiva de 23,4 L/ha de Roundup Ultra, esta descarga equivale a 10,3 L/ha de glifosato en forma de sal IPA. Esto significa que el glifosato se aplica en concentraciones del 26%, y no al 1% recomendado en Estados Unidos para aplicaciones terrestres, con equipos de protección y dirigido a las malezas agrícolas. A esta situación se añade que el Cosmo Flux 411F, cuadriplica la acción biológica del glifosato.

1.b. Efectos de las fumigaciones en Colombia en el 2001

Las fumigaciones realizadas en Colombia ocasionaron gran polémica, dadas las numerosas denuncias de daños a cultivos lícitos, ganado y, especialmente, a la salud de la población que habita las zonas colindantes a las áreas de fumigación.

En el Municipio Valle del Guamuez, fronterizo con Ecuador se reportó un consolidado de impactos por fumigaciones que registraba 1.551 personas afectadas en su salud, 3.174 hectáreas de cultivos lícitos destruidos y 55.045 animales afectados o muertos repartidos en 44 veredas.

Este informe, elaborado por la inspección de policía[3] recoge daños a cultivos y animales desglosados de la siguiente forma:

Daños a cultivos y animales en el Valle del
Guamuez (Colombia)- 2001
Cultivos Has % Animales %
Potrero 1.308 41.0% Peces 34.150 62.0%
Plátano 229 7.2% Gallinas 8.632 15.7%
Maíz 188 5.9% Vacas 1.038 1.9%
Yuca 163 5.1% Cuyes 980 1.8%
Frutales 138 4.3% Patos 365 0.6%
Otros 1.148 36.0% Caballos 155 0.3%
Otros 9.725 17.7%
Total 3174 100% 55.045

1.c. Efectos en Ecuador de las fumigaciones de Colombia en el 2001

En octubre del 2000 la prensa recogía los primeros impactos a la salud en Mataje (Esmeraldas) asociados a las fumigaciones efectuadas en el departamento de Nariño, con 44 personas enfermas después de la primera fumigación.(El Comercio, Quito, 22/10/00)

En enero El Comercio se hacía eco de los impactos en la provincia de Sucumbíos por las fumigaciones de diciembre. (El Comercio, Quito, 12/01/01)

las demandas de campesinos de las parroquias de General Farfán, Nueva Meses más tarde, 188 campesinos de diferentes comunidades presentaron una denuncia a la Defensoría del Pueblo de Lago Agrio; trámite que pasó a la Defensoría de Quito donde se congeló su avance. En esta denuncia se recogían Loja, Pacayacu, Dureno y Tarapoa. La demanda recogía las siguientes pérdidas:

Daños a los cultivos y
animales en Sucumbíos (Ecuador)– 2001

Cultivos

N° hectáreas dañadas

Porcentaje

Animales

N° animales muertos

Porcentaje

Café 1.215 47.4% Peces 6.355 53.7%
Potrero 785 30.6% Gallinas 4.681 39.6%
Plátanos 182 7.1% Chanchos 315 2.7%
Arroz 103 4.0% Vacas 188 1.6%
Maíz 87 3.4% Cuyes 117 1.0%
Cacao 79 3.1% Patos 73 0.6%
Frutales 53 2.0% Perros 49 0.4%
Yuca 51 2.0% Caballos 43 0.4%
total 2.560 Total 11.828

A pesar de las ingentes pérdidas para la agricultura familiar y doméstica, ninguna autoridad se ha desplazado a las zonas para comprobar "in situ" los daños reportados en dicha denuncia.

1.d. Efectos de las fumigaciones en Colombia en el 2002

La segunda etapa de fumigaciones comenzó el pasado 28 de julio del 2002. Pese al corto tiempo transcurrido, las denuncias ya se acumulan en las instancias respectivas:

– La Alcaldía de Puerto Asís[4] denuncia que desde el 11 de agosto de este año el municipio fue fumigado "afectando a más de 2.254 familias (de 58 veredas), algunas de ellas beneficiarias del Programa de Erradicación Manual.

– Un reporte de Agroamazonía[5] con fecha 23 de septiembre de 2002, describe como han sido afectados los cultivos de Palmito en el Valle del Guamuez, Puerto Asís, y Orito. De 32 cultivadores de palmito con 54.8 hectáreas sembradas, reportan daños de 43.8 has, lo que equivale a un 80% del área cultivada.

– La Defensoría del Pueblo de Colombia[6] el 9 de octubre afirma que: "3.9.5 Adicionalmente a las anteriores denuncias, en el departamento se han presentado quejas por la afectación a la salud de sus pobladores, ocasionadas, presuntamente, por las fumigaciones.

En el reporte de la Subdirección de Salud Pública del Departamento del Putumayo sobre efectos de las fumigaciones en varios municipios de ese ente territorial informó que "(…) 4.883 (85%) de las 5.929 personas relacionadas en los formatos de quejas e interrogadas por los funcionarios de la Unidad de Asistencia Técnica de Orito y procedentes el 46,4% de las 282 veredas que conforman los tres municipios, refirieron síntomas atribuidos a la fumigación. Los síntomas estuvieron relacionados con problemas respiratorios 29% (964), gastrointestinales 26,4% (876), dérmicos 15,8% (524), psicológicos 1,9% (64), fiebre 15,5% (516), malestar general 5,4% (179), mareos 4,1% (32) y otros 0,9% (29)". Agrega este informe que en el Hospital de la Hormiga se presentó "un incremento estadísticamente significativo para eventos de fiebre, diarrea, dolor abdominal, infección respiratoria aguda e infecciones de piel". Concluye el informe: "se requiere un sistema de vigilancia epidemiológica para intoxicaciones agudas causadas por plaguicidas y un sistema de vigilancia nutricional"[7].

Segunda parte.

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

Suscríbete a EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!