Desarrollo Sustentable

PERU: Planta de fraccionamiento de Gas de Camisea debe instalarse

Paracas, la mayor Reserva Marina del Perú quedará seriamente dañada si se aprueba la construcción de la Planta de Fraccionamiento de Gas en Playa Lobería - Provincia de Pisco (dentro de la Zona de Amortiguamiento de la Reserva Nacional Paracas).

Por Hernán Guillén Florián

Paracas, la mayor Reserva Marina del Perú quedará seriamente dañada si se aprueba la construcción de la Planta de Fraccionamiento de Gas en Playa Lobería – Provincia de Pisco (dentro de la Zona de Amortiguamiento de la Reserva Nacional Paracas).

Paracas, la mayor Reserva Marina del Perú quedará seriamente dañada si se aprueba la construcción de la Planta de Fraccionamiento de Gas en Playa Lobería – Provincia de Pisco (dentro de la Zona de Amortiguamiento de la Reserva Nacional Paracas).
El gas de camisea está siendo promocionado como un combustible "ecológico" o "alternativo" pero se habla muy poco de los 550 millones de barriles de "LIQUIDOS DE GAS" que se producen junto con el gas. Esto significa que nuestro Mar de Paracas soportará diariamente el paso de 30 000 barriles de combustible líquido por día + 120 millones de pies cúbicos de gas / día a ser fraccionados y transportados a través del gasoducto y poliductos para su exportación o consumo local. La exportación de este gas requerirá la construcción de 3 kilómetros de tuberías submarinas en plena bahía Paracas además de gigantescas plataformas y muelles de carga y descarga. La planta de fraccionamiento del gas y de los "líquidos de gas" requerirá diversas instalaciones marinas para recibir a cientos de buques de gran calado que arribarán a las costas para cargar el gas y sus derivados.

La cercanía y disponibilidad del gas generará una demanda de terrenos adyacentes a la "Planta de fraccionamiento" para la instalación de fábricas harineras, centrales de energía, industrias de plásticos, insumos, cemento, petroquímicas o siderúrgicas…. Hasta la fecha ya son cerca de 100 industrias "interesadas" en captar este gas de "primera mano". Este "boom" convertirá a Playa Lobería (hábitat de Lobos marinos, Aves guaneras, Nutrias, Pingüinos de Humboldt e Ictiofauna ) en un POLO PETRO-QUÍMICO e INDUSTRIAL de nefastas consecuencias para la preservación de nuestra mayor Reserva Marina fuente de biodiversidad, alimento y trabajo.

El Turismo que visita la Reserva Paracas y las islas Loberas genera actualmente millones de dólares de ingresos y miles de empleos sostenibles directos e indirectos. Esta actividad quedaría seriamente afectada al producirse las actividades petroquímicas y sus ya cotidianos DERRAMES de crudo y de aceites, roturas de tuberías, eliminación de DESECHOS TOXICOS y eventuales incendios o explosiones.

Pero el gas de camisea no es más que una pieza dentro de una inmensa red multinacional de gasoductos que están atravesando Bosques primarios, Comunidades nativas, Ríos, montañas, Reservas Ecológicas y Ecosistemas marinos en todo el mundo. Como ya es sabido el consorcio argentino Plus Petrol produjo en octubre del 2000 una de las catástrofes ambientales más lamentables en la Amazonía peruana al derramar 5.500 barriles de petróleo en el río Marañón en Loreto, afectando a cientos de pobladores nativos y pescadores y contaminando nuestra mayor Reserva Amazónica: Pacaya Samiria. Lamentablemente como ya es sabido los criterios aplicados por estas corporaciones multinacionales son siempre económicos y cuentan con la venia del Ministerio de Energía y Minas e INRENA.

Exijamos que el consorcio PlusPetrol – Techint ubique su Planta de Fraccionamiento LEJOS de la Bahía de Paracas. Exijamos también la reubicación de las plantas de harina de pescado fuera de la Bahía de Paracas. El caso de la planta de fideos Lucchetti ubicada en la Zona de Amortiguamiento de los Humedales Pantanos de Villa (Lima) es una lección aprendida que debe tenerse en cuenta.

La preservación de la Biodiversidad Marina de Paracas debe estar por encima de intereses económicos particulares. Finalmente el gas y sus derivados se agotarán… el dinero recaudado también se acabará… y la riqueza pesquera y eco-turística sostenibles desaparecerán… … Aún estamos a tiempo de evitar una catástrofe ambiental evidente y previsible. .

Anexos:

Corre riesgo la Reserva Natural de Paracas en PerúEnrique Flor Zapler

La zona de amortiguamiento de la reserva natural peruana de Paracas fue elegida por la empresa que explotará el gas del yacimiento de Camisea para un obrador, cuyo estudio de impacto ambiental fue observado por el Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA). El consorcio energético encabezado por la empresa argentina Pluspetrol Corporation construirá una planta de fraccionamiento del gas de Camisea en la playa Lobería, ubicada dentro del área de amortiguamiento de la Reserva Nacional de Paracas, de acuerdo con documentos que esa compañía tramita ante las entidades gubernamentales.

La planta incluye la habilitación de cuatro tuberías submarinas de unos tres kilómetros de longitud para abastecer, mar adentro, a embarcaciones de alto tonelaje. El costo de la inversión es de aproximadamente 150 millones de dólares. Según el proyecto, la fábrica ocupará 44 hectáreas dentro de un predio mayor de 260 hectáreas. El terreno fue comprado a unos 800 mil dólares a Carlos Llerena Godoy, antes de que asumiera el cargo de teniente alcalde de Paracas.

La obra ha generado opiniones divididas entre la población de los distritos de Pisco, San Andrés y el propio Paracas. Entrevistas hechas a un grupo de autoridades y pobladores indican que, de un lado, la principal preocupación de la comunidad es el riesgo que representaría este tipo de instalaciones cercanas a un ecosistema tan sensible como el de Paracas. De otro lado, se especula con que esta inversión generaría expectativas de trabajo para los pobladores locales, y algo menos creíble, que "la obra implica el acceso seguro a energía limpia y económica, como es el gas".

La opción económicamente viable

Un estudio de prefactibilidad elaborado por una consultora privada para Pluspetrol señala que entre las alternativas para construir la planta de fraccionamiento se seleccionó solo cinco de 14 playas inicialmente consideradas. Estas son: Centinela, Pampa Clarita, Silencio, Camacho y Lobería.

Técnicos de la Municipalidad Provincial de Pisco explicaron que el fuerte oleaje de las tres primeras playas exigiría que el consorcio argentino deba invertir en la construcción de espigones que regulen la dinámica marina, además del dragado.

En el caso de Camacho, el anclado de una embarcación tendría que efectuarse a más de seis kilómetros de la playa. A esa distancia los buques recién encontrarían la profundidad mínima de 15 metros que necesitan para fondear y cargar el gas.

Según los técnicos edilicios, a esto se suma que, en las cuatro alternativas iniciales el consorcio tendría que invertir, además, en la habilitación de infraestructura básica como carreteras, agua potable y energía eléctrica. De ahí que, de acuerdo con ese análisis, la opción económicamente viable para la empresa es el área de amortiguamiento de Paracas.

Daniel Guerra, adscrito a la gerencia general de Pluspetrol, negó que la elección de la playa Lobería obedeciera a un supuesto ahorro. Aseguró que los motivos por los cuales descartaron otras alternativas fueron técnicos (inestabilidad de suelos), de seguridad (playas muy abiertas frente a un tsunami) y de mayor riesgo ambiental.

"Hoy se presentan reclamos, ciertas opiniones que no están a favor de nuestro proyecto. Pero lo cierto es que nadie se preocupa de la bahía, la cual está contaminada", comentó. Las tuberías del megaproyecto de Camisea son desembarcadas y ubicadas en la playa Atenas, dentro de la reserva, para trasladarlas hacia el Cusco.

Estudio de impacto observado

La empresa contratada por Pluspetrol para elaborar el estudio de impacto ambiental de la planta es la firma Enviromental Resources Management.

En la sesión de la Comisión de Ambiente y Ecología del Congreso realizada el 18 de marzo pasado, el jefe del Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA), César Alvarez, dijo que el proyecto que Pluspetrol pretende instalar al lado de la Reserva Nacional de Paracas había sido cuestionado por el organismo.
Tal como consta en la transcripción de esa sesión parlamentaria, el congresista Luis Humberto Flores (Perú Posible) le dijo a Alvarez que "el Inrena es muy proclive a aprobar estudios de impacto ambiental así por así (…) ahí está el caso Lucchetti", por el conflicto con la empresa chilena que finalmente dejó el sitio de su planta junto a un humedal, en Lima, luego de innumerables ajetreos políticos.

Ante esa intervención, Álvarez respondió que, por ejemplo, "el proyecto de Camisea lo hemos observado". Una fuente gubernamental confirmó que fueron 65 los puntos observados, algunos de ellos relacionados al supuesto riesgo de impacto al mar de Paracas.

Once trillones de pies cúbicos

La riqueza del gas de Camisea fue descubierta a mediados de los 80. En 1996, el Estado a través de Petro-Perú firmó con la empresa Shell un contrato de evaluación y desarrollo de los campos de Camisea, ubicados en la cuenca selvática del Ucayali. Dos años después la transnacional optó por no continuar con el segundo período del contrato.

En mayo de 1999, el Comité Especial del Proyecto Camisea convocó una licitación para explotar el lote 88 de Camisea. En febrero del 2000, el gobierno dio la buena pro al consorcio integrado por Pluspetrol, Hunt Oil, SK Corporation y Tecpetrol.

La licencia otorgada al consorcio permite la explotación de esta riqueza por 40 años. Las reservas de Camisea ascienden a 11 trillones de pies cúbicos de gas natural y 600 millones de barriles de "líquidos asociados".

El Globo-Energías Limpias, Ambiente y Normalización – Argentina Domingo 15 de junio 2003 http://ambienteyenergia.com/htms/notas/nota_1296.htm

Modificaron tipo de terreno para construir planta en Paracas

Hasta septiembre del año pasado el área donde se está construyendo la planta de fraccionamiento del gas de la empresa argentina Pluspetrol, concesionaria del Proyecto Camisea, estaba destinada a expansión urbana.
Un informe del programa ‘A las 11 con Hildebranth’ revela que una ordenanza municipal convirtió la playa Lobería en zona para industria pesada y contaminante. Al establecer la nueva calidad del terreno Pluspetrol compró el área (260 hectáreas). El vendedor de ese entonces, Carlos Godoy, es el actual teniente alcalde de la municipalidad de Paracas, la misma comuna que concedió la licencia de construcción a la empresa.

El actual alcalde de Pisco que en 1982 diseñó el plan director de Paracas, aseguró que revisará el cambio de zonificación que realizó su antecesor. Como se sabe el Ministerio de Energía y Minas aprobó el estudio de Impacto Ambiental presentado por Pluspetrol para instalar su planta de fraccionamiento del gas de Camisea pero éste aún no había sido aprobado totalmente por el Instituto Nacional de Recursos Naturales (Inrena).

Todas las observaciones hechas a la infraestructura en tierra (la planta de fraccionamiento) fueron absueltas, lo que quedó pendiente fueron las observaciones a las instalaciones en el mar (tuberías submarinas y plataforma de carga). Pluspetrol deberá poner a consideración del Inrena y del MEMi la aprobación de la tecnología que se utilizará durante la instalación de tuberías marinas.

El plazo de entrega de esa información será -a más tardar- a fines de mayo, antes de proceder a desarrollar la ingeniería en detalle. Con la aprobación preliminar otorgada, Pluspetrol inició la construcción de la planta de fraccionamiento cuya inversión supera los 100 millones de dólares, mientras resuelve los vacíos que resuelven las observaciones pendientes a las instalaciones marinas.

Algunos analistas consultados por el programa periodístico estimaron que este es un primer paso para que el proyecto se concrete en su totalidad porque si el estudio del ambiente marino determina que hay un impacto importante, no se pensaría en pedir a la compañía retirarse del lugar o abandonar el proyecto cuando ya ha iniciado la construcción.

RAII/El comercio peru
http://www.elcomercioperu.com.pe/Online/Html/2003-04-29/OnlNacional2499.html
Condicionan explotación de gas de Camisea a requisitos ambientales

La Dirección General de Asuntos Ambientales del Ministerio de Energía y Minas informó hoy que condicionó la instalación de una planta de fraccionamiento de gas natural en una zona cercana a la Reserva Nacional de Paracas al cumplimiento de una serie de requisitos de protección ambiental.
Lima (EFE).- El director general de Asuntos Ambientales, Julio Bonelli, confirmó en rueda de prensa con corresponsales extranjeros que la empresa argentina Pluspetrol no podrá ejecutar las obras bajo el mar de la playa Lobería, a unos 285 kilómetros al sur de Lima, hasta no contar con la aprobación definitiva del estudio de impacto ambiental.

En caso de que Pluspetrol no cumpla con los requisitos en los plazos previstos, ”la empresa corre el riesgo de no construir la planta” de fraccionamiento y transporte del gas natural al sureste de Lima, dijo Bonelli.
De acuerdo a una resolución emitida la semana pasada, la empresa debe garantizar la protección del ecosistema marino de la bahía de Paracas, donde se encuentra la playa Lobería, con la utilización de una tecnología que reduzca el impacto ambiental durante la construcción y operación de las cuatro tuberías que cargarán los derivados del gas a barcos de gran tonelaje.

El plazo para entregar esa información es a fines del mes de Mayo.
Asimismo, la firma debe constituir una ”garantía ambiental” a través de un seguro para el caso de que se produzca algún evento que afecte la diversidad biológica y personal a cargo de la reserva nacional.
Entre otros documentos, el ministerio solicita un estudio de corrientes y olas en el área del proyecto, vecina a un conjunto de islas con abundante fauna marina, también un plan de contingencia y estudios de fondo marino.
Bonelli explicó que su oficina aprobó la construcción en tierra de la planta, pero también bajo la condición de que presenten un estudio paisajístico para atenuar el impacto visual en la zona, visitada por miles de turistas durante todo el año.

Pluspetrol tiene planeado levantar una planta de fraccionamiento para producir butano, propano, nafta y diesel con el gas natural que atravesará los andes peruanos antes de llegar a sus instalaciones en la costa del Océano Pacífico.

Desde la planta, los derivados del gas serán transportados a naves de gran tonelaje a través de unas tuberías de cinco kilómetros, a una profundidad de 15 metros, para mantener los 45 grados bajo cero que requieren para mantener su estado líquido.

El gas de Camisea representa la mayor reserva energética del Perú, descubierta hace 20 años, con una capacidad de 11 trillones de pies cúbicos de gas natural y 600 millones de barriles de líquidos asociados. La explotación del gas natural permitirá que Perú pase de neto importador a exportador energético, señaló Bonelli.

El medio ambiente en internet – Argentina Fuente: El Comercio (Perú) – abril 2003
http://www.eco2site.com/news/Abril/gas.asp

* Hernán Guillén FloriánLima, junio 2003E-mail: apuvenus33@yahoo.com

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

PROMOS ECOPORTAL – NATURA

Posts más compartidos