Capitalismo

El canario de la mina

Paco Puche compara en este artículo la figura del canario que se usaba en las minas para alertar de la presencia de gases nocivos para la salud con el papel como canarios de mina que interpretan miles de personas de todo el mundo que han sido expuestos a agentes químicos, materiales como el amianto o han tomado determinadas hormonas con prescripción médica con terribles consecuencias para el organismo. Según Puche, estas muestran dejan claro que el sistema actual “resulta inviable”.

Algo ronda nuestros territorios: La Ronda Colombia 2010

Como predijo Hubbert, hace varias décadas, estamos ante el pico del petróleo, y cómo adictos, países y empresas continuarán con la desaforada búsqueda de petróleo no importa si esto se hace en los polos, los fondos marinos, los parques naturales, los santuarios indígenas, las reservas forestales, los humedales o, la selva amazónica. Aquí no interesa nada, ni el cambio climático, ni el terrible deterioro ambiental, ni las implicaciones sobre pueblos y culturas, la única consideración es continuar obteniendo hidrocarburos para sustentar este sistema capitalista que se nutre de estos, no importa si con eso se perjudica al resto de la humanidad.

Palabras del Presidente Evo Morales, en la Cumbre del Cambio Climático

Algunas intervenciones de hermanos presidentes del mundo solamente tratan de los efectos y no de las causas del cambio climático. Lamento mucho decir, cobardemente no queremos tocar las causas de la destrucción del medioambiente en el planeta tierra. La tierra o el planeta tierra, o la Madre Tierra o la naturaleza existen y existirá sin el ser humano, pero el ser humano no puede vivir sin el planeta tierra. Y por eso, yo quiero decirles queridos presidentes, tenemos la obligación de cómo liberar a la Madre Tierra del capitalismo, cómo acabar o eliminar la esclavitud de la Madre Tierra.

Libre Comercio y Desarrollo Urbano: se está imponiendo el Desarrollo Urbano del capitalismo salvaje

Todos los pueblos del mundo, no solo el de Colombia, se están empobreciendo con el libre comercio. En el desarrollo urbano se exacerban las desigualdades. El capitalismo, y planteémoslo desde ya para el desarrollo de la ciudad, tiende a exacerbar la segregación. La ciudad es por definición un hecho cultural fuertemente segregado, de grandes desigualdades, y si el desarrollo urbano se les deja más suelto a las fuerzas del mercado, con mayor razón se segrega.

El ecologismo de los pobres, veinte años después: India, México y Perú

Desde el punto de vista de los pobres, podemos interpretar el desarrollo del capitalismo (o del sistema de mercado generalizado) como una Raubwirtschaft o economía de rapiña continuada y creciente para impulsar la acumulación de capital y cubrir los gastos de los ricos. Entendidos así, los movimientos sociales de los pobres a menudo tienen un contenido ecológico (quizás sólo implícito), al intentar resguardar los recursos naturales fuera de la economía crematística, mercantil, bajo control comunitario.

Caminos y agentes del saqueo en América Latina

Nos encontramos actualmente en un momento de crisis sistémica del capitalismo. Si bien el carácter sistémico de la crisis muestra la insustentabilidad civilizatoria del capitalismo, ni lo elimina de manera natural, ni le impide buscar su recomposición. El capitalismo se defiende y se reconstruye permanentemente a través del diseño de un conjunto de estrategias integrales, multidimensionales, que se despliegan planetariamente, entre las que se encuentran los megaproyectos de reordenamiento territorial, que son necesariamente también de reordenamiento político, como el de la Integración de la Infraestructura Regional de Sudamérica, IIRSA.

Soberanía alimentaria: algo se mueve en Europa

La Política Agraria Común (PAC), en el marco de la Unión Europea (UE), y la regulación agraria de la Organización Mundial del Comercio (OMC) son un buen ejemplo del proceso de globalización agroalimentaria al servicio de los intereses de la agroindustria y de las instituciones que las amparan. Unas políticas que anteponen el afán de lucro corporativo a las necesidades alimenticias de la población y a una producción local y respetuosa con el medio ambiente.

La economía del abrazo

“La idea de un mercado que se regula a sí mismo era una idea puramente utópica. Una institución como ésta no podía existir de forma duradera sin aniquilar la sustancia humana y la naturaleza de la sociedad, sin destruir al hombre y sin transformar su ecosistema en un desierto”, dejó dicho Polanyi en su célebre obra La gran transformación publicada en 1944, en la que explicaba el derrumbe del capitalismo decimonónico y los trágicos acontecimientos de la primera mitad del siglo XX.

Hechizos políticos tras el desatino financiero: los engañosos “brotes verdes” de la economía mundial. Por qué la recuperación no será inmediata

Entre grandes sustos y pequeños alivios, la economía mundial traquetea en medio del vado, sin lograr atravesar las agitadas aguas de la crisis para internarse en terreno seguro. Dos trayectorias divergentes se dibujan con claridad: la de los acróbatas de las finanzas, que no abandonan sus trucos, y la de los asalariados, sumergidos en la recesión. Un año después de la quiebra del banco Lehman Brothers, ni unos ni otros se toman demasiado en serio los anuncios de “regulación”. Como si nada hubiese pasado, el capitalismo retoma su loca carrera.

Después del siglo XX: un mundo en transición

La “globalización neoliberal”, según Eric Hobsbawm, supone una mudanza económica, política y cultural del mundo en el siglo XXI. Un período de transición, un período en el que se acreciente la desigualdad, donde el desarrollo económico afecta a los países de manera asimétrica. Análisis con el sello del autor que plantea que el poder económico tendrá una orientación asiática y la crisis medioambiental no estará cerca de solucionarse.

Humanidad = Sociedad civil. Una aproximación a su relación con el cambio climático

Mientras la información se quede como una noticia, un reporte sobre algo ajeno, el problema no solo persistirá (por el simple hecho de que no se hace nada de manera global, porque lo global está dirigido por el modo de producción capitalista). Es necesario que la sociedad civil se asuma como el destinatario y beneficiario (público o privado) de los bienes y servicios que como mercancías del modo de producción capitalista el Estado y las Empresas proveen.

Réquiem por AVINA

Hasta aquí el certificado de defunción de una suerte de Avina, aquella que ha pretendido dominar, confundir, y desactivar los movimientos sociales, vincular líderes de la sociedad civil con líderes del empresariado para realizar negocios inclusivos con los pobres y “pintar” de verde al capitalismo, para hacerlo más opaco y llevadero a los colectivos crecientemente damnificados por su irrefrenable codicia. Que, deberíamos saberlo, el capitalismo solo cede aquello que le es arrebatado por los trabajadores o por los ciudadanos. Las empresas (capitalistas) son miopes por naturaleza: su objetivo es ganar dinero inmediato, no arreglar el futuro del planeta.

Los movimientos sociales en mesoamérica ante la crisis del capitalismo

Supongamos que no lucháramos contra el capitalismo. Tarde o temprano el sistema igualmente colapsaría ya sea desde el punto de vista ambiental, financiero o social. El modo de extracción de los recursos y la acumulación de capital no son sustentables en sí mismos lo que llevaría a un agotamiento tal que los recursos del planeta no darán para más. Esto pareciera una invitación a cruzar los brazos y esperar su colapso. No. No es así. Con mayor razón nos lanza a buscar acabarlo antes de que nos acabe, antes de que nos deje sin nada sobre qué construir otra vida que garantice la felicidad para toda la humanidad.

Ecología política española: Retos teóricos y perspectivas prácticas

La ecología política —y principalmente a partir de los años sesenta— introduce ante la finitud del planeta el concepto de supervivencia humana y cuestiona directamente el sentido de las sociedades industriales modernas y de la cultura occidental desarrollista: ¿cómo? ¿para qué?, ¿por qué estamos produciendo? Evidentemente este antiproductivismo es un cuestionamiento a las teorías (neo)clásicas dominantes y un ataque estructural al sistema capitalista basado en la acumulación, el fetichismo de las mercancías y la explotación del trabajo asalariado.

¿Qué vas a cenar esta noche?

La respuesta de más de mil millones de persona puede ser “nada”. La causa es una: esto es el capitalismo. Capitalismo es igual a más de mil personas hambrientas. Capitalismo duro, neoliberalismo salvaje, el sistema que domina globalmente y genera toda la inequidad y la injusticia en la distribución de las riquezas. Debe venir una decidida respuesta de acción y resistencia contra el maldito poder que lleva adelante este genocidio lento, planificado y constante. Han decidido que pueden prescindir de una buena parte de la humanidad y no sé si podremos evitarlo, pero al menos se debe intentar.