Decrecimiento
Capitalismo Economía

Es hora de tomarse en serio el decrecimiento

Los economistas han debatido durante mucho tiempo si podemos hacer crecer nuestras economías para siempre sin destruir el planeta. Existe una variedad de respuestas y una en particular captura la imaginación de un número creciente de personas. Se llama decrecimiento.

La idea del decrecimiento es simple. En lugar de apuntar al crecimiento interminable del PBI, deberíamos considerar lo que realmente importa para el bienestar de las personas y el planeta, al tiempo que apoyamos la igualdad y reconocemos la diversidad de visiones del mundo en todo el mundo.

Un nuevo artículo en Ecological Economics sugiere que es hora de que los científicos y los miembros del público tomen en serio el decrecimiento. El problema ya no es probar los límites del crecimiento verde o buscar medidas alternativas de bienestar. En cambio, es hora de centrarse en aspectos más sutiles, que han recibido poca atención en el pasado.

Es importante garantizar que nuestra transición hacia la sostenibilidad no pierda su significado real. Los investigadores esperan que el uso de «lentes de decrecimiento» pueda ayudarnos a vigilar lo que realmente importa. Sugieren una agenda de investigación que puede ayudar a lograr el cambio necesario, integrando «una pluralidad de géneros, etnias, antecedentes culturales y geográficos».

Ante todo, argumentan los investigadores, debemos comenzar a analizar la relevancia del decrecimiento en los países del Sur Global. La región que antes estaba menos industrializada ahora se está recuperando rápidamente tanto en sus patrones de consumo como en las presiones sobre la naturaleza. Por lo tanto, es hora de que los formuladores de políticas reconsideren críticamente las políticas de desarrollo regional y los índices de bienestar haciéndolos más adecuados a nivel local.


Este cambio está estrechamente vinculado a llevar la discusión sobre el intercambio ecológicamente desigual al nivel internacional. Es importante que en una era de destrucción del ecosistema, el Sur Global no se agote de su rica base de recursos que aún queda por la remuneración a menudo cuestionable.

Se debe dar a las comunidades la oportunidad de decidir cómo llevar sus vidas y qué hacer con sus activos naturales en lugar de simplemente perseguir proyectos de desarrollo a gran escala. Si bien la urbanización rápida a menudo se presenta como un beneficio para las personas y la naturaleza, a menudo está relacionada con la destrucción de los ecosistemas y la pérdida de tradiciones que son cruciales para mantener comunidades vibrantes y prósperas.

Por último, pero no menos importante, los expertos enfatizan que las políticas de desarrollo actuales a menudo conducen a la reproducción de la desigualdad a gran escala. Los valores y la mentalidad son ampliamente reconocidos como factores que configuran nuestras decisiones políticas, por lo que se necesita con urgencia una diversidad más amplia de perspectivas y una mejor igualdad de género. Esto puede ayudar a hacer que nuestras agendas políticas sean más humanas, conscientes y ecológicamente benignas, alineándolas con los límites planetarios.

A medida que las personas en todo el mundo están reconsiderando sus estilos de vida, los cambios en los hábitos de consumo y las iniciativas ecológicas son solo parte de la historia. La reducción de personal, la simplicidad voluntaria, la desaceleración y el replanteamiento de algunas de nuestras actividades económicas podrían, en última instancia, ayudarnos a mejorar con menos.

Por Vitaliy Soloviy. Artículo en inglés


Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Contamos con el apoyo de

Ecosuitcaves

Puedes apoyar nuestro trabajo