Economía

Cuando tenga la tierra

Una de las cuestiones planteadas por el Foro Nacional es la de facilitar los mecanismos que permitan discutir una Reforma Agraria Integrada, lo que se refiere,no solo a la resolución de la problemática del uso y tenencia de la tierra en la Argentina, sino al necesario apoyo y promoción especial de la agricultura familiar, el fomento de la colonización del país y el desarrollo del territorio, el reconocimiento de la tierra como bien social, la accesibilidad y permanencia de los jóvenes en la misma, temas de logística, infraestructura, facilitación de procesos de capacitación y tecnologías apropiadas para los productores y condiciones regionales especiales, extensión y por supuesto un permanente acceso a la educación formal e informal.

Por Walter Pengue

Una de las cuestiones planteadas por el Foro Nacional es la de facilitar los mecanismos que permitan discutir una Reforma Agraria Integrada, lo que se refiere,no solo a la resolución de la problemática del uso y tenencia de la tierra en la Argentina, sino al necesario apoyo y promoción especial de la agricultura familiar, el fomento de la colonización del país y el desarrollo del territorio, el reconocimiento de la tierra como bien social, la accesibilidad y permanencia de los jóvenes en la misma, temas de logística, infraestructura, facilitación de procesos de capacitación y tecnologías apropiadas para los productores y condiciones regionales especiales, extensión y por supuesto un permanente acceso a la educación formal e informal.


“Cuidemos la sementera, bendigamos los campos fecundos; pero donde el arado rompe el surco, abramos una escuela”

José Ingenieros, Las Fuerzas Morales

Con una superficie de 2.766.890 Km2 (sin contabilizar la propia Antártida e Islas del Sur) y una población de 39.540.000, Argentina ocupa el octavo lugar en el mundo por su territorio, pero el puesto numero 200 ! por su densidad poblacional (14 habitantes/Km2) (UNTACD, 2005), siendo por tanto, además de por “la escasez” llamativa de personas y la mala distribución de esta (prácticamente en las grandes ciudades), un gran territorio vacío y no planificado, en términos de desarrollo y gestión geopolítica nacional.

Un territorio que, por lo que puede verse en una primera ojeada, esta hoy, más que siempre, de remate. Esta ha sido y es la bandera que de uno y otro lado se erige para referirse a la posibilidad que tienen los sectores capitalizados, del exterior y de nuestro mundo local, de apropiación de bienes ambientales hoy exclusivamente presentados como mercancía de cambio. Por supuesto que el primer recurso involucrado es el suelo, lo que conlleva cuestiones territoriales y de accesibilidad a otros recursos naturales no menos importantes por encima y debajo de este, como el agua, la biodiversidad, minerales, petróleo u hasta el propio espacio vital.

La revaloración de la tierra para la producción agropecuaria, no solo en América Latina sino en las naciones desarrolladas viene en aumento en los últimos tiempos, si bien las relaciones relativas de precios y accesibilidad en unos y otros, son marcadamente diferentes.

La demanda por materias primas, su valor creciente en los mercados internacionales, la restricción en el uso de la tierra y el ordenamiento del propio territorio en los países supradesarrollados, y el alto costo del recurso, hace que los capitales globales miren con entusiasmo a aquellos espacios que se abren fácilmente a sus posibilidades.

Una hectárea de suelo productivo cuesta en promedio en la Unión Europea alrededor de u$s 25.000 (con cifras mas altas en Alemania, Austria u Holanda) o unos u$s 12.500 en los EE.UU. dependiendo de la zona (The Washington Times, 2005). Mientras tanto en la Europa del Este, países como Polonia, Hungría, Bulgaria, Republica Checa o Eslovenia poseen extensas y buenas tierras agrícolas a valores que son prácticamente un 10 % de estos precios. Sin embargo, estos países tienen prohibido, desde hace años, el acceso a extranjeros para su compra (Dunn, Norman, 2002). Allí los extranjeros pueden arrendar tierra para producción pero no pueden adquirirla. Solo lo hacen, de forma restringida luego de 12 años de residencia. En el vecino Chile, la ley de extranjería aplica un concepto similar a la adquisición de grandes extensiones por extranjeros (si bien hoy enfrentan una problemática similar en sus distritos del sur con compras de campos por magnates extranjeros, cuestionados por las organizaciones sociales del vecino país).

Valores muy diferentes se manejan en países como el Uruguay donde una hectárea de buena tierra agrícola cuesta entre 1.800 a 3.000 dólares, o que en los Cerrados brasileños (dependiendo de su productividad) llegan a los 1.000 y en los mejores campos de Argentina (Zona Núcleo) alcanzan los 6.000 a 7.000 o aun mas y creciendo rápidamente (Cuadro N 1).

Por supuesto que la demanda por nuevas tierras no se circunscribe a las áreas convencionales, sino que como sucede en el caso de la Argentina, el proceso de pampeanización (es decir, la imposición del modelo agrícola industrial pampeano a eco regiones que no son Pampa, como el Chaco, la Mesopotamia o el Monte) se expande al estilo ricardiano y ejerce una fuerte presión no solo sobre el territorio, sino especialmente sobre las comunidades de pequeños agricultores, propietarios veinteañales, campesinos o pueblos originarios, que reciben presiones de toda índole para abandonar sus campos. Es por eso que los conflictos sociales en parajes rurales alejados (el interior profundo) para el habitante ciudadano, dan cuenta incluso en alguna prensa nacional, de estas reacciones sociales de campesinos desplazados por topadoras y desmontes de empresarios interesados o del propio poder político local. La lucha de los indígenas en el Chaco es solo una muestra del rosario de demandas no resueltas en todo el país, como informa el abogado Walter Zanuttini del Instituto del Aborigen Chaqueño (IDACH), refiriéndose a la huelga de hambre que estos llevaron por 32 días en la sede de gobierno de esa provincia en su incansable lucha por su tierra y comunidades.

Cuadro N 1. Precios en aumento en la Pampa Húmeda (en u$s/ha)

Por tipo de Suelo y Destino productivo 2001 2005 Aumento Diferencia en el precio (en %)
Campos de Cría u$s 500 u$s 900 80 %
Campos de Engorde u$s 1.400 u$s 2.500 79 %
Campos trigueros u$s 1.200 u$s 2.000 62 %
Campos en Zona Núcleo u$s 3.500 u$s 6.000 71 %
Mixtos u$s 1.800 u$s 3.300 83 %

Fuente: Reporte Inmobiliario. Ámbito Financiero. “Los campos valen ya hasta 80 % mas que en la convertibilidad”. Agosto 14, 2005.

Por ello se ha instalado, en algunos sectores de la sociedad argentina, pero no aun en buena parte de su gobierno (con alguna excepción, solo desde la novel y ya rápidamente vilipendiada desde los sectores del poder, Subsecretaria de Tierras de la Nación), la voz de alerta respecto a una situación que no solo involucra una nueva forma de acceso al territorio y su utilización, inédita hasta para los propios ojos de los compradores de los países “desarrollados”. La Extranjerización del territorio argentino es hoy una de estas preocupaciones que, de cara a la consulta social, indica que el 90 % de los argentinos no quiere que la tierra se venda a extranjeros, sin ninguna restricción (Encuesta citada por Maria Seoane, 2005).

Si bien el proceso de extranjerización inicia en su última etapa desde hace unos treinta años, es a partir de los noventa en que el rol del Estado se debilita y por otro lado se ponen en venta tanto los bienes de este, como grandes porciones de inmuebles rurales. Los guarismos (faltos de sistematizar desde ningún organismo del Estado Nacional, (es decir, no sabemos ni permitimos saber, en manos de “quien”, con nombre y apellido, esta la tierra en Argentina) de instituciones sociales, dan cuenta que prácticamente unas 17.000.000 de hectáreas, están en manos de capitales foráneos y que un doble de estas estarían en venta u ofrecidas tanto aquí como en el extranjero (vasta solo recorrer las paginas de periódicos europeos como El País de España o las numerosas paginas Web de las inmobiliarias que ofrecen tierras en Argentina). En todas las provincias es posible identificar la misma problemática: 500.000 hectáreas vendidas en Mendoza a capitales malayos y 800.000 mas en posible venta, 40.000 has en San Luis a grupos italianos en la zona del dique Las Carretas, 2.000.000 de has en venta en San Juan, 100.000 enajenas a un grupo holandés en Catamarca, 1.400.000 mas entre Formosa, Chaco y Corrientes, 130.000 en Santa Fe, 100.000 en Entre Ríos, 2.400.000 en Salta, 100.000 de bosques en Ushuaia y Tierra del Fuego, 172.000 has en Misiones a grupos chilenos que se suman a las ya archicomentadas superficies compradas por grupos económicos como los de Bennetton, Lewis, Tompkins, Turner, Soros, Nettis Impianti y tantos otros. Todas adquiridas bajo el resguardo de la normativa legal argentina actual y a los precios de mercado.

De mercado Sin embargo, a veces los precios de compra y venta posterior de campos alcanzan el estado de la ridiculez. En la provincia del Chaco, Raúl P. Vallejos, de UPCN y del Instituto de la Colonización informa de manera profundamente documentada, los valores absurdos en que se han comprado y luego vendido tierras de la provincia. O acaso no es inédito para el valor de la tierra (en la parte del mundo donde uno este) que el Estado venda a 0,03 pesos y luego esa misma parcela se comercialice a $ 200.000 o bien perciba por la venta un poco mas, unos 1,14 $ y se revenda a $ 2.203.988, como resalta Vallejos. En las propias zonas de fronteras se siguen vendiendo tierras casi sin parar. Entre 1997 y 2004 (según datos de la propia Secretaria de Seguridad Interior) (el único organismo del Estado que guarda un registro precario de las ventas) se vendieron a extranjeros 1.266.323 has entre sociedades y personas físicas, solo en estas áreas tan sensitivas de 150 Km. de ancho en el perímetro de nuestro territorio.

Pero, la cuestión de la tierra y su extranjerización es solo una parte si se quiere menor, de un problema de un espacio desordenado y que tiene a la concentración, como la otra cara de este Jano territorial. De un análisis del Censo Agropecuario Nacional 2002 es posible estimar que poco menos que 1000 personas o grupos económicos (936) cuentan con 35.515.000 hectáreas (prácticamente un promedio de 35.000!¡ cada uno) (Buzzi, E, 2005) mientras que en el otro extremo 137.021 agricultores poseen solamente 2.288.000 (solo 16 hectáreas, que en varios lugares del país no alcanzan, la mínima unidad de escala) (Pengue, W.A., 2005).

Prácticamente desde el Grito de Alcorta (la primera gran huelga y demanda agraria y que diera origen a la Federación Agraria Argentina) la cuestión de la tierra se sigue dividiendo entre las mismas familias “patricias”. De las 35 familias tradicionales que en el censo del año 1913 concentraban la mayor parte de las tierras, 30 siguen siendo aun grandes propietarios, si bien algunos de ellos, tienen menores superficies. En una de las provincias que más aportan a la renta de la Región Pampeana, como la de Santa Fe, la situación es similar. Los 17 principales terratenientes son propietarios de 617.000 hectáreas y los 6.133 agricultores mas pequeños tienen 158.000. El ejemplo de la provincia patagónica de Santa Cruz, es también por lo demás elocuente en términos de concentración de tierras. Sobre 19.841.000 hectáreas, los 269 principales propietarios poseen 11.490.000. Pero la historia se repite prácticamente en todo el territorio. Los establecimientos agropecuarios disminuyen en cantidad y aumentan en superficie. Otra provincia productora, Entre Ríos, en 1969 tenía 37.800 agricultores. Dos décadas después eran 27.132 y en 2002, habían quebrado más de 5000. Las provincias de “Catamarca, Mendoza y San Juan son donde se constata una distribución mas desigual. En ellas, el 10 % de las explotaciones más grandes concentra el 90 % de las tierras rurales. Le siguen las provincias de Río Negro, Santiago del Estero, Corrientes, Jujuy, Salta, La Rioja y San Juan que presentan niveles de concentración productiva superiores al 63 %” (Conferencia Episcopal Argentina, 2006). En la presentación del libro “Una tierra para todos” (Oficina de Prensa, Conferencia Episcopal Argentina, 2006) se coincidió en que la tierra “ no es un bien de mercado, sino un bien social” y que “ una concepción utilitarista de la propiedad fue generando en nuestro país un fuerte proceso de concentración”.

Dice Susana García, diputada nacional (2006) “en los viejos tiempos la agricultura estaba casi inexorablemente ligada con los chacareros arrendatarios; luego, por vía de legislación agraria, estos fueron desapareciendo…Desde 1955 predominan los propietarios, pero en los últimos años se produjo un proceso inverso, a partir de la modificación de la Ley 13.246 de Arrendamientos. La ley primitiva sólo permitía contratar por una sola cosecha, pero con la modificación el contrato puede renovarse indefinidamente. El INTA señala que la tierra arrendada abarca el 50% de la superficie con granos y aporta el 65% de la producción de éstos” y es aquí donde se produce ahora una doble presión sobre los pequeños y medianos productores. Por una parte los dueños de grandes porciones de territorio arrendan a los pequeños, la porción que les falta para poder alcanzar la escala mínima que estos necesitan para producir y sostenerse. El parasitismo agrario del gran propietario en la Argentina, no es ni fue, la excepción, sino la regla. Según datos del INTA y otras instituciones estatales y privadas que publica el Instituto Agrario de Asistencia Jurídica y Contable del Distrito VI de Federación Agraria, para la campaña 2002/2003 sobre los cuatro cultivos principales (soja, trigo, maíz y girasol) dan cuenta de una siembra de 24.416.000 hectáreas con una producción de 66.100.000 por un valor de 33.544,5 millones de pesos. De ese total, alrededor de 21.158 millones son producidos por contratistas. Si consideramos que en promedio estos pagan como mínimo un 40 % de la cosecha podemos arribar a la siguiente conclusión: los dueños de la tierra reciben, sin producirla, alrededor de 10.063,5 millones de pesos (unos 3.000 millones de dólares) sin incurrir en los riesgos a los que se ven expuestos los productores y por el solo hecho de ser los poseedores de esos enormes volúmenes de territorio.

Por el otro lado, las viejas leyes de arrendamiento que en realidad se habían dictado en parte para proteger al arrendatario (que era la parte mas débil) hoy prácticamente ya no tienen importancia, porque son los grandes fondos o pooles de siembra los que imponen condiciones al propietario, especialmente al pequeño y mediano.

Los “sin tierra de Argentina” manejan un negocio millonario diversificando riesgos pero no la producción, que se circunscribe por ahora al negocio granario (especialmente soja y maíz). Casos paradigmáticos como los de El Tejar o grupos agrícola financieros como el de Los Grobo que arrienda miles de hectáreas por año, son la muestra para algunos del nuevo paradigma rural con grupos empresarios que concentran capital, capacidad financiera, fideicomisos agropecuarios y de gestión y una escala de producción e integración agroindustrial totalmente novedosa. Riqueza y “desarrollo nacional”. Un poco lejos. Solo el 3 por ciento de estos grandes productores concentran el 70 por ciento de la producción de soja argentina (Buzzi, E, 2006), la vedette de la agricultura argentina.

 


Quizás sea demasiado liviano asumir que “la Patagonia es argentina solo por casualidad” (Sánchez, Gonzalo, 2006), ya que podríamos llegar a considerar con un abordaje simplista esto mismo, para todo el territorio del país, cuando ello es algo mucho mas complejo y se refiere al camino de cómo cada pueblo construye sus propias realidades, especialmente uno, como el argentino, que no puede olvidar que ha bajado literalmente de los barcos en su mayoría. Sin embargo, entre quienes así fueron arribando desde hace mas de 200 años y quienes hoy bajan de sus aviones privados sobre los grandes campos patagónicos, hay caminos y estilos de vida totalmente disímiles.

 

Incluso algunos excéntricos magnates, compran y luego pretenden obsequiar al Estado, tierras para la creación de nuevos Parques Nacionales, pero por supuesto, bajo ciertas condiciones. Altruismo que quizás no tengamos derecho a cuestionar pero si revisar si esa actitud, da nuevamente, derechos. Y esto no es así. Son acaso el Estado Argentino y las numerosas y prestigiosas entidades científicas, sociales, ambientalistas, ecólogos reconocidos a nivel mundial u organismos específicos como nuestros Parques Nacionales tan incapaces de decidir, administrar, gestionar e identificar prioridades de orden territorial?, que se debe apelar a iniciativas privadas y fondos externos tanto de magnates como de ONGs que operan como multinacionales, para lograr cumplir funciones que son de obligación propias. Se hace muy difícil imaginar al Perito Francisco P. Moreno, agradeciendo estas iniciativas y sugerencias.

Los derechos soberanos de una nación no se pueden confundir con las decisiones personales o de grupos de interés del exterior, sean del color conservacionista que este tenga. Las condiciones de uso, ordenamiento, discusión social y aprovechamiento ambiental sobre el uso del territorio es atingente exclusivamente a la sociedad argentina y solo a ella. Pretender abrir la idea a otras propuestas, es solo otra forma de extranjerización, no del territorio esta vez, sino de los cabezas.

Por supuesto que hoy en día las formas de apropiación de los recursos no se circunscriben a su control y pertenencia en términos de dominio. Los recursos naturales son tomados también y sobreexplotados vía el sistema internacional de precios (véase por ejemplo el caso de las commodities) que determina qué, como y cuanto se extrae de un determinado bien, o vía la huella ecológica de las naciones mas poderosas o por la utilización o uso (a costo cero) del espacio vital, agua y suelos o bien por la exportación de bienes no valuados como los nutrientes o el “agua virtual” (deuda ecológica) (Pengue, W.A., 2006).

En el año 2002, por falta de tratamiento parlamentario cayo una primera intención de promulgar una legislación especifica, presentada por la Federación Agraria Argentina y algunos diputados nacionales para poner en orden la cuestión de la problemática de la extranjerización de la tierra. El proyecto no avanzo porque la Cámara de Diputados no se intereso en dar su apoyo siquiera a la discusión.

Sin embargo desde la sociedad persiste el reclamo hacia el Estado por ordenar el territorio, que a medida que no se regule, prometerá problemas a futuro, seguramente crecientes. Como afirmaba el Dr. Ricardo Dagotto (2006), en un reciente Seminario en Buenos Aires, una legislación de esta índole debería considerar mínimamente cuestiones que involucren claramente una restricción a las personas físicas extranjeras para acceder a los inmuebles rurales, su limitación a una unidad económica de producción, la identificación clara de quien compra y quien vende, la extensión y limitación de la superficie adquirida en las comunas (no mayor a un cuarto de la superficie rural), el origen de los fondos y la capacidad patrimonial, un registro nominal de los inmuebles rurales en la Argentina y quien controlara y hará efectivo este seguimiento desde por supuesto, el Estado.

Más compleja aun, es la cuestión de cómo resolver el tema de la concentración de la tierra y el capital en el campo argentino. Tanto los organismos internacionales (BM, FMI, organismos de UN como FAO) comienzan a discutir (igualmente, con fuertes criticas de las organizaciones campesinas) al igual que los cultos religiosos (Etchegaray, Nguyen Van Thuan y Martin, 1997) la cuestión de una reforma agraria. Y por casa? Argentina se debe aun, en un marco democrático y seguramente, con vehemencia, pero respetuoso de las necesidades que ya no pueden seguir acallándose. Los pequeños y medianos productores, los campesinos lo han expuesto públicamente en 2004 y lo han reiterado hace poco mas de un mes en un encuentro de prácticamente 2000 representantes que resumieron las demandas de 250.000 familias rurales (Plenario Nacional, 2006). Una de las cuestiones presentadas allí al Secretario de Agricultura de la Nación y elevadas al presidente Kirchner, fue la de facilitar los mecanismos que permitan discutir una Reforma Agraria Integrada, lo que se refiere, según los representantes del Foro Nacional, no solo a la resolución de la problemática del uso y tenencia de la tierra en la Argentina, sino al necesario apoyo y promoción especial de la agricultura familiar, el fomento de la colonización del país y el desarrollo del territorio, el reconocimiento de la tierra como bien social, la accesibilidad y permanencia de los jóvenes en la misma, temas de logística, infraestructura, facilitación de procesos de capacitación y tecnologías apropiadas para los productores y condiciones regionales especiales, extensión y por supuesto un permanente acceso a la educación formal e informal.

En rigor entonces, esta es una discusión aun más importante sobre un país y su territorio, que Argentina se debe aun y le adeuda a las generaciones futuras, de cara a su Segundo Centenario.www.EcoPortal.net

* Dr. Ing.Agr. Walter A. Pengue -Universidad de Buenos Aires – www.gepama.com.ar/pengue

Bibliografía

Buzzi, Eduardo et al. La tierra. Para que, para quienes, para cuantos. Federación Agraria Argentina. Buenos Aires. 2005

Conferencia Episcopal Argentina. Una tierra para todos. Buenos Aires, 2006.

Conferencia Episcopal Argentina. Oficina de Prensa. http://www.cea.org.ar/07-prensa/libro_tierra_para_todos.htm

Dagotto, Ricardo. La problemática de la Extranjerización de la tierra y los recursos naturales en la Argentina. Cuestiones legales y necesidad de una legislación acorde. Seminario Buenos Aires. GEPAMA FAA Fundación Boll. 2006.

Dunn, Norman. Eastern Europe keeps a tight hold on local land ownership. AgMed. Inc. 2002

Etchegaray, Roger, Francois-Xavier Nguyen Van Thuan y Diarmuid Martin. Para una mejor distribución de la tierra. El reto de la reforma agraria. Pontificio Consejo “Justicia y Paz”. Roma, 1997.

García, Susana. El Estado y la tierra en la Argentina. Instancias actuales y proyecciones futuras. Que hace el poder legislativo?. Seminario Extranjerización de la tierra y los Recursos Naturales en la Argentina. Fundación Boll. CCC.FAA.GEPAMA, Buenos Aires, 2006.

Naciones Unidas. UNTACD Handbook of Statistics. TD/STAT.30. Versión Digital. 2005

Pengue, W. A. Agricultura industrial y transnacionalizacion en América Latina. PNUMA. Red Formación Ambiental para América Latina. México y Buenos Aires, 2005.

Pengue, W.A. “Agua virtual”, agronegocio sojero y cuestiones económico ambientales futuras…en prensa. Fronteras 5. FADU. UBA. Setiembre. Buenos Aires, 2006.

Plenario Nacional de la Agricultura Familiar. Segundo Foro. Agosto 17 y 18 de Agosto. Buenos Aires. 2006.

Sánchez, Gonzalo. La Patagonia vendida. Los nuevos dueños de la tierra. Colección Historia Urgente. Editorial Marea. Buenos Aires, 2006.

Seoane, Maria et al. La invasión silenciosa. Cada vez más extranjeros son dueños de costas y fronteras. Suplemento Zona. Diario Clarín. Buenos Aires. 2005.

The Washington Times. Farmland in Maryland among priciest in U.S. Agosto 19, 2005.

* Canción popular argentina. Autores: Daniel Toro y Ariel Petrocelli.

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

PROMOS ECOPORTAL – NATURA

Posts más compartidos