Economía

¿Qué vas a cenar esta noche?

La respuesta de más de mil millones de persona puede ser “nada”. La causa es una: esto es el capitalismo. Capitalismo es igual a más de mil personas hambrientas. Capitalismo duro, neoliberalismo salvaje, el sistema que domina globalmente y genera toda la inequidad y la injusticia en la distribución de las riquezas. Debe venir una decidida respuesta de acción y resistencia contra el maldito poder que lleva adelante este genocidio lento, planificado y constante. Han decidido que pueden prescindir de una buena parte de la humanidad y no sé si podremos evitarlo, pero al menos se debe intentar.

Por Diana Cordero

La respuesta de más de mil millones de persona puede ser “nada”. La causa es una: esto es el capitalismo. Capitalismo es igual a más de mil personas hambrientas. Capitalismo duro, neoliberalismo salvaje, el sistema que domina globalmente y genera toda la inequidad y la injusticia en la distribución de las riquezas. Debe venir una decidida respuesta de acción y resistencia contra el maldito poder que lleva adelante este genocidio lento, planificado y constante. Han decidido que pueden prescindir de una buena parte de la humanidad y no sé si podremos evitarlo, pero al menos se debe intentar.


El menú de hoy

¿Humor negro? No, entrar de lleno en la responsabilidad personal y colectiva porque la cifra de hambrientos y hambrientas crece a cada paso.

Si lográsemos lanzar esa pregunta, absurda, ingenua o pretenciosa, las cifras oficiales nos indican que la respuesta de más de mil millones de persona puede ser “nada”.

Si escuchamos esto y seguimos nuestra vida como si nada ocurriera, se evidencia lo evidente: somos partícipes del genocidio.

Ante una noticia como la de que la sexta parte de la población del mundo pasa hambre, no hay justificaciones, excusas, explicaciones ni retórica posible: la mayor parte de la gente consiente y admite seguir “ignorando”, seguir siendo cómplice.

Mucho de lo que no se dice

Podemos elegir si creemos o no los motivos que se aducen. ¿Que los precios de los alimentos suben por las sequías? ¿Por la reducción de las zonas de sembradío? ¿Que trepó el desempleo y hay mas pobres?

Vamos, la causa es una, con múltiples aspectos que la complejizan, pero es una: esto es el capitalismo. Capitalismo es igual a más de mil personas hambrientas.

Capitalismo duro, neoliberalismo salvaje, el sistema que domina globalmente y genera toda la inequidad y la injusticia en la distribución de las riquezas, avalado por una cultura del egoísmo que se radicaliza cotidianamente a través de los aparatos ideológicos del estado.

Cuesta escindirse de las imágenes que no aparecen acompañando la noticia. O que aparecen y se han normalizado. Las imágenes de una niña, un niño, una mujer, un hombre que están hambrientos. Esa cifra, enorme, inconmensurable, implica que muchas otras personas hoy no tienen garantizado el derecho más elemental que es el del acceso a los alimentos. En suma, el derecho a la vida.

La noticia enumera una lista de causas para la hambruna y no enumera muchas otras. No dice llanamente que este sistema se sostiene con el hambre y la pobreza de una gran parte de los habitantes del mundo. Solo puede haber capitalismo si miles de personas no tienen que comer. No hay políticas estratégicas para avanzar en este genocidio porque sencillamente, de hacerlo no se sostiene el sistema capitalista.

La perversión del alza de los alimentos -producto de la acción impune de las trasnacionales, el monopolio por las riquezas de la tierra, los gigantescos latifundios, las grandes cadenas de distribución alimenticia y los híper y supermercados que comercializan los productos básicos- es inherente al funcionamiento del sistema capitalista global.

La hipocresía de organismos como las Naciones Unidas, la FAO, la OEA, la OMS, grandes aliadas y sostenedoras del actual estado de cosas, dilapidan fortunas en el “como si” de los encuentros en los que dicen elaborar estrategias para remediar este “terrible problema”, es decir, la hambruna de más de mil personas tratada como una entelequia.

¿Que propone el poder? ¿Qué proponemos?

El reservorio espiritual del mundo, el gran papa Benedicto, declaró que ésta es una realidad absolutamente inaceptable (1) y que la crisis económica debería ser considerada una oportunidad para cambiarla. En estos días, se publicará su encíclica sobre economía y globalización. En todo caso, deberemos estar alertas ante la aparición de este documento que nos dé claves de cómo la iglesia piensa afrontar este “flagelo”.

Es decir, cual será la radical propuesta que vendrá desde el vaticano. Eso si, deberá ser diferente de la que realizara en ocasión de la publicación del documento «El hambre en el mundo. Un desafío para todos: el desarrollo solidario», presentado por Juan Pablo II en el año 1996, del cual copiamos el siguiente párrafo:

"La reflexión se inspira específicamente en el Evangelio y en la enseñanza social de la Iglesia. No se trata aquí, el problema coyuntural; no se concentra en estadísticas sobre la situación actual o el número de personas que están en peligro de morir de hambre; tampoco en datos con el porcentaje de subalimentados o sobre las regiones más amenazadas y las acciones económicas que se han de prever. Inspirado por la misión pastoral de la Iglesia, este documento se propone ser un llamamiento insistente a sus miembros y a toda la humanidad, pues la Iglesia es "experta en humanidad ", y esto la impulsa a extender necesariamente su misión religiosa a los diversos campos en los cuales hombres y mujeres desarrollan sus actividades en busca de la felicidad, aunque siempre relativa, posible en este mundo" (2)

Hasta el momento, a 13 años del documento, los resultados son elocuentes. También lo son los acuerdos, cumbres y demás que han realizado los organismos internacionales en pos de encarar este horror, enmascarado discursivamente bajo el término de “problemática alimentaria”.

Tiene lógica, tanto el riquísimo estado vaticano con profundos intereses económicos a nivel internacional(3), como la FAO que sigue sosteniendo que el hambre es un “problema tecnológico” que debe ser solucionado con más inversión en biotecnología y la ingeniería genética, terminan aliándose directa o indirectamente a las transnacionales como Monsanto (propietaria del 90% de la superficie transgénica sembrada a nivel mundial) o Syngenta, cuyos objetivos distan mucho de ser la resolución del hambre que padecen en el mundo millones de seres humanos.

La organización Vía Campesina ya había publicado en el año 2004, un documento en el cual expresaba su preocupación y alerta ante las posturas de la FAO y su alianza con las empresas de transgénicos.(4) En estos días, otro trabajo de Vía Campesina – Argentina, reafirma lo que muchos conocemos: “en la actualidad se producen suficientes alimentos para alimentar a toda la población mundial. El problema no es de producción de alimentos, sino de cómo se producen, quien los produce, como se distribuyen y como se tiene acceso a los mismos”.

Nos encontramos en una de las instancias más crueles del neoliberalismo. La sociedad ha sido cooptada. La hegemonía de la ideología dominante ha penetrado muy hondo en todas las capas del pensamiento, hasta transformarse en único discurso.

La imparable acción de los grupos económicos solo genera mayor inequidad y aumenta el número de personas que día a día se sumergen en la más desesperante miseria. Los medios acompañan este devenir revistiendo esta realidad oprobiosa con titulares escondidos, al margen de lo que consideran la “información relevante”.


Hoy seguramente no ha sido tema de esos “otros” miles de millones de personas, el hambre de la sexta parte de la humanidad. Tampoco los medios capitalistas se han encargado de remarcar esa información. Esta ha quedado rápidamente sumergida y apagada con los resultados deportivos, las noticias locales o las ofertas de espectáculos para el fin de semana.

Pero esas personas están con hambre. Esas personas hoy o mañana no tendrán que comer. Muchas de esas personas morirán, seguramente por enfermedades prevenibles, en especial niños y niñas de las zonas más pobres del planeta, donde el capitalismo sigue (y seguirá) haciendo estragos.

Esas personas, repito, hoy o mañana no tendrán que comer.

No es suficiente lo que podemos hacer quienes llevamos adelante la contrainformación frente al impresionante poderío de los medios de comunicación capitalistas. La mera denuncia llega a unos pocos y no logra revertir esta situación injusta y lacerante.

Se imponen entonces, acciones militantes que no solo desnuden las hipocresías y denuncien la complicidad de amplios sectores sociales -cuyo modo de funcionamiento se rige por los parámetros cuasi uniformes de individualismo y egoísmo- sino que generen conciencia y sumen voluntades para un cambio social.

Se necesitan estrategias y prácticas claras, precisas e inteligentes por parte de los sectores que estamos de este otro lado. Mientras no las encontremos seguirá creciendo la cantidad de personas que no comen cada día, corriendo el riesgo de que aún nosotros lleguemos a normalizar este espanto.

Este es un llamado, un alerta, un sacudón a la conciencia, para resistir el intento de ocultar, minimizar o distraer los temas fundamentales.

La solidaridad no se demuestra participando en las colectas de la iglesia sino comprometiéndonos en la lucha anticapitalista.

Detrás de la pregunta: ¿Que vas a cenar esta noche? Debe venir una decidida respuesta de acción y resistencia contra el maldito poder que lleva adelante este genocidio lento, planificado y constante. Han decidido que pueden prescindir de una buena parte de la humanidad y no sé si podremos evitarlo, pero al menos se debe intentar.

La noticia en los diarios (Agencias)

Trágico récord: las personas con hambre en el mundo ya superan los mil millones

19:11 Se debe a la crisis internacional que rebajó los ingresos e incrementó el desempleo entre los más pobres, según reveló la FAO, dependiente de la OEA. La cifra representa la sexta parte de la población del planeta. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) informó a través de un comunicado que más de mil millones de personas en el mundo sufren hambre a diario. La cifra, que impresiona, representa la sexta parte de la población mundial.

Según informaron, el incremento del número se debe, en parte, a la crisis internacional que ha rebajado los ingresos e incrementado el desempleo entre los más pobres. La FAO estima que este año habrá un 11% más de hambrientos.

"Una peligrosa mezcla entre la ralentización económica mundial combinada con los altos precios de los alimentos ha empujado a unos 100 millones más de personas al hambre crónica y la pobreza", declaró el director general de la FAO, Jacques Diouf.

"Esta crisis silenciosa del hambre es un serio riesgo para la paz y seguridad en el mundo", dijo el funcionario. Además, abogó por "forjar de manera urgente un amplio consenso sobre la total y rápida erradicación del hambre en el mundo y tomar las acciones necesarias".

Según el funcionario, lo ideal sería dar a los países pobres las herramientas para mejorar su producción agrícola y su productividad, porque para la mayoría de las naciones pobres este sector es esencial para superar ese déficit.

Por su parte, el presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), Kanayo F. Nwanze, destacó que "para la mayoría de los países en desarrollo, no hay duda de que invertir en los pequeños agricultores es la mejor red de seguridad sustentable, particularmente durante una época de crisis económica global".

La FAO constata que tras los avances logrados en los 80′ y principios de los 90′, el hambre ha ido en aumento lento pero persistente. El número de personas hambrientas aumentó entre 1995-97 y 2004-06 en todas las regiones menos en Latinoamérica y el Caribe.

El informe, presentado en Roma, destaca que la mayor parte de quienes pasan hambre viven en países en desarrollo. En Asia y el Pacífico se estima que hay 642 millones de hambrientos crónicos, frente a 265 millones en el África subsahariana; 53 millones en Latinoamérica y el Caribe; 42 millones en Cercano Oriente y norte de África y 15 millones en los países desarrollados. www.ecoportal.net

Diana Cordero . Latinoamericana. Feminista radical, antiimperialista, activista de derechos humanos y del movimiento LGBT. Integrante del Colectivo de Lesbianas Feministas Josefa Camejo.

Página web: www.insurrectasypunto.org

Publicado por http://www.kaosenlared.net

Notas:

(1) http://es.noticias.yahoo.com/11/20090614/twl-eur-gen-papa-hambre-1be00ca.html

(2)http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/corunum(…)

(3) El Vaticano: La Empresa Religiosa Más Rentable de la Historia de la Humanidad.
El Vaticano cuenta con cuantiosas propiedades e instrumentos financieros dentro de Italia como en el extranjero. Podrían mencionarse países como Inglaterra, Francia, Estados Unidos, Portugal, Suiza, Colombia donde el interés capitalista del Vaticano está rindiendo ganancias. En el libro “Los billones del Vaticano” de Avro Manhattan señala que el Vaticano tiene grandes inversiones con los Rothschil de Inglaterra, Francia y EE.UU., el Banco Hambrosiano y el Credit Suisse de Londres y Suiza. En EE.UU. tiene inversiones en el Banco Morgan, Chase-Manhathan, Frist National Bank de Nueva York, Bankers Trust Company y otros. http://www.aporrea.org/tiburon/a34955.html

[4] ¿FAO ha sido tomado por Monsanto, Syngenta y otros intereses corporativos? Vía Campesina, http://www.ecoportal.net/content/view/full/29646 21/05/2004

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

PROMOS ECOPORTAL – NATURA

Posts más compartidos