Educación Ambiental

Una experiencia de educación ambiental en Tartagal

Hoy no sólo es importante transmitir a los alumnos algunos conocimientos ambientales, sino educarlos para un desarrollo sustentable, promover el cambio de sus conductas y motivarlos para asumir responsabilidades personales y comunitarias referidas al medio ambiente.

Por Virginia Vera

Hoy no sólo es importante transmitir a los alumnos algunos conocimientos ambientales, sino educarlos para un desarrollo sustentable, promover el cambio de sus conductas y motivarlos para asumir responsabilidades personales y comunitarias referidas al medio ambiente.

1. Ambiente, lugar y comunidad como conceptos clave de la educación ambiental
2. El Ramal: una subregión singular del Noroeste argentino
3. La metodología del aprendizaje-servicio en educación ambiental, aplicada regionalmente
4. Una notable respuesta docente: los proyectos educativos solidarios planteados

1. Ambiente, lugar y comunidad como conceptos clave de la educación ambiental

Frente al "olvido del ser en el mundo contemporáneo", el eje de este artículo será "mantenernos en el mundo de la vida", a través de la recuperación de la noción de lugar y de la memoria histórica, con relación a los conceptos de ambiente y comunidad.

La viabilidad de esta propuesta radica en la concreción de proyectos de educación ambiental participativa en función de las realidades comunitarias y con ellas.

Nos impulsó a redactar esta comunicación la experiencia vivida en las Cuartas Jornadas de Comunidad, empresa y medio ambiente, celebradas el 8 de junio en Tartagal (Salta), organizadas por la empresa REFINOR. Allí concretamos un taller titulado "Escuela, ambiente y comunidad", en el que participaron trescientos cincuenta docentes de la subregión del Ramal, en un ámbito de gran participación y encuentro fecundo en términos educativos.

Llegamos desde Buenos Aires con el ánimo de generar más preguntas que respuestas, de proponer otros caminos para realizar nuevos proyectos en sus comunidades educativas que, a su vez se proyecten en el tiempo y el espacio en sus respectivas comunidades locales. No estuvo en nuestro ánimo teorizar ni proponer recetas didácticas, mucho menos imponer ideas.

Participaron docentes de muchos lugares, procedentes de Tartagal, General Mosconi, Campamento Vespucio, Aguaray, Salvador Mazza y áreas rurales. Ellos saben mucho más que nosotros, acerca de los problemas ambientales y de las circunstancias de la realidad social y educativa local. Ellos poseen esos saberes que les permitirán aplicar la metodología del aprendizaje-servicio según sus propias circunstancias y diagnósticos y según el contexto de sus lugares y realidades socioculturales.

Por ello quisimos, reconociendo la identidad del Ramal como subregión de rasgos clave del Noroeste argentino, llevar un mensaje que permita el debate de ideas y prácticas docentes, y la aproximación crítica a algunas propuestas que se concretaron en el libro "Escuela, ambiente y comunidad" 2 para, a su vez, generar nuevas propuestas, aplicadas a las realidades locales.

Nosotros abogamos por un pensamiento complejo frente al pensamiento único, como discurso estructurado y omnipresente que utiliza la razón económica como razón suprema, siendo su condición esencial el predominio de lo económico sobre lo político, lo ambiental, lo geográfico y lo social. Este pensamiento dominante está provocando, sin duda, la génesis de una sociedad cada vez más desigual y ambientalmente degradada.

En la jornada citada se llevó a cabo un debate pluralista sobre la relación escuela, ambiente y comunidad en la región del Ramal. Los problemas ambientales requieren, según nuestro pensamiento, un cambio en los modos de participación comunitaria, de producción y de consumo, así como en la organización social y en los estilos de vida y estos fines orientarán tales debates para generar proyectos participativos entre la escuela y la comunidad.
Hicimos una propuesta con los docentes, que ella sirva para objetivarse y crear una cultura contra el olvido, una cultura para el desarrollo de la comunidad.

En primera instancia nos referimos a la noción de lugar no sólo como una colección de objetos observables, sino como un recipiente de significados. El lugar está ligado a la experiencia individual, al sentido de pertenencia, a la localización concreta. Se trata de una localización geográfica pero también de una experiencia humana. Sobre él cargamos ciertos valores, es el horizonte cotidiano que tiene sentido de pertenencia e identidad.

Son lugares, en escala mayor, las regiones porque organizan el espacio y constituyen centros de significación y de contigüidad histórica.

En la actualidad, estas cualidades han dejado de ser referentes de identidad y de cohesión social. Se ha perdido el lugar con sentido comunitario. Y la consecuencia es que muchas poblaciones han dejado de ser comunidades.

Esto es lo que queremos, en definitiva, recuperar con los proyectos de aprendizaje-servicio

El lugar corresponde a los procesos de democratización, a la participación ciudadana, al reconocimiento de los derechos humanos, al desarrollo sustentable.

Lo contrario es el despedazamiento del tejido social a través del agravamiento de las desigualdades, la precarización de las mayorías poblacionales y la destrucción de las identidades colectivas.
Se trata, entonces, de repensar cómo pueden articularse de modo creativo y activo las relaciones entre la escuela y la comunidad enfocando específicamente, en este caso, los problemas ambientales.

Nuestra convicción radica en que el espacio local construye la comunidad, a través de lazos afectivos, profundos, participativos que otorgan estabilidad a los actores sociales. En sentido contrario, las fuertes tensiones procedentes de las crisis de identidad como la que sufre hoy nuestro país provoca rupturas en las comunidades.

Una forma de reconstruir la noción de lugar y de comunidad es a través de la educación, mediante proyectos de aprendizaje-servicio y, en este tema, centramos nuestra comunicación. Hoy existen en el mundo y en la Argentina espacios geográficos residuales, también denominados "no lugares" (Augé, 1996, Durán, 1997) 3 , en los que se encuentran los desarraigados, los desempleados, los empobrecidos. Existen en nuestro país múltiples espacios que acogen provisionalmente al desempleo, la pobreza, el deterioro ambiental, condenando a la expatriación, a la urbanización del pobre o a la reclusión y ellos corresponden a la pérdida del vínculo social que se inscribía en un lugar.

Los proyectos que vamos a promover reafirman los vínculos sociales para promover los contactos culturales y estrechar la relación sociedad-naturaleza de manera ambientalmente sostenible.

2. El Ramal: una subregión singular del Noroeste argentino

El Ramal es una subregión del Noroeste argentino, caracterizada por ser un área de frontera organizada territorialmente con el tendido del ferrocarril en la primera década del siglo XX. Se trata de una subregión integrada por valles tropicales y subtropicales enmarcados por las Sierras Subandinas, del oriente de la provincia de Jujuy y del centro-este de Salta.

Es un "área peculiar por sus condiciones de clima y vegetación, sumamente valiosa para el desarrollo de una economía regional, sustitutivo de numerosos productos agrícolas importados" (Chiozza, Aráoz, 1982)4

Con relación a sus condiciones ambientales este espacio geográfico se caracteriza por su biodiversidad: la selva Tucumano-Oranense enclavada en el dominio chaqueño, con su clímax en las laderas de 1000 a 2000 m de altura, piso que recibe el mayor impacto de las lluvias orográficas. Se trata de la masa arbórea más densa de la Argentina, que incluye especies tales como el urundel, el palo blanco, la tipa, etc. Por encima de los 2000 m aparece el bosque de alisos y queñoas.

La subregión es también un relicto faunístico y un ámbito en el que se ha producido un proceso de agriculturización significativo a través de la implantación de los cultivos de caña de azúcar, soja, porotos, y otros múltiples frutos tropicales, algunos, recientemente, para el consumo local como el mango, las paltas y la papaya.

La economía regional se ha estructurado a partir del desarrollo de la madera, la agricultura y los hidrocarburos (el petróleo ha tendido oleoductos y levantado destilerías).

La relación naturaleza-sociedad ha gestado en esta singular porción del solar argentino un abigarrado mosaico de actividades humanas que, sin embargo no han redundado en procesos de desarrollo integrales y sustentables para la población que se mantiene en situación de pobreza.

Necesidades básicas insatisfechas. Octubre 2001. INDEC.

Espacio geográfico Pobreza más indigencia 5 Jujuy-Palpalá 57,3 Salta 52,9 Promedio del país 38,3
El proceso de agriculturización6 en el valle del río San Francisco -provincias de Salta y Jujuy- ha generado graves impactos ambientales, entre ellos:
La deforestación en gran escala a través de la tala rasa, que no deja corredores de selva nativa para las especies faunísticas, ni impedimento alguno para los procesos de erosión hídrica y eólica de los frágiles suelos regionales. No existen cortinas forestales en las grandes plantaciones y la selva relictual a la vera del camino troncal está deteriorada por la "entresaca" que realiza la población local para uso doméstico debido a la ausencia del tendido de redes de gas (en un área en la que se cuenta con un superávit notable de tales recursos naturales). Es posible ver cómo los domingos, la familia y, especialmente, los niños, adolescentes y ancianos se dedican a extraer leña que transportan en pequeños carros, en bicicleta o sobre sus hombros con el consiguiente riesgo vial.
La agriculturización masiva del valle se inició hace 10 años y en 1998-99 en algunas zonas comienza el reemplazo del algodón por el poroto y la soja. Este último cultivo es altamente erosionante de los suelos, si no se toman los recaudos para implementar una agricultura sustentable.

Uno de los grandes impactos ambientales de la implantación de grandes extensiones de caña de azúcar (desde la localidad de Urundel hasta San Pedro de Jujuy -corredor de 100 km de longitud), es la presencia de vientos que antes la selva y el bosque reducían en su acción devastadora. En la época primaveral se aprecia una capa de polvo suspendida en el área debido a las quemazones de las hojas de la caña. A partir de setiembre no se alcanzan a ver los cerros con los consiguientes impactos en la salud de la población, especialmente relativos a las vías respiratorias.

En épocas pasadas el cultivo se realizaba de manera más sustentable. Se utilizaba el machete para sacar la hoja seca de la caña. Las familias que realizaban los trabajos agrícolas eran más numerosas en el área. Actualmente se quedan seis meses para la época de la zafra y luego siguen su camino itinerante como población golondrina hacia los oasis cuyanos y del Alto Valle del río Negro.

La máquina cosechadora realiza dos cortes: uno al ras del tallo y otro por debajo del penacho verde de la planta, extrayendo la caña pelada. Debido a la acción del fuego la caña se torna más débil y, en consecuencia, se logra un mayor rendimiento.

En el Ramal fue levantado el servicio ferroviario que estructuraba funcionalmente la región reemplazándolo por el transporte automotor (camiones para el transporte de los frutos regionales, camiones cisterna para los productos derivados del petróleo). Sin embargo, las vías aún subsisten y son usadas ocasionalmente en época de lluvias para el transporte de productos del petróleo. Este es un ejemplo de mala organización territorial, ausencia de planificación ambiental y de una economía de carácter especulativa. El impacto ambiental del reemplazo de la circulación ferroviaria se verifica en la contaminación del aire, en el éxodo rural, la concentración de la población en ciudades, la pérdida de actividad productiva de los pequeños productores y la presencia de pueblos fantasmas.

Disminución de la población rural (INDEC)
1991 2001
Jujuy 94176 89923
Salta 182052 181020

Los incendios masivos que se aprecian en el paisaje a través del humo desde Tucumán hasta el Ramal generan impactos ambientales paisajísticos, en la seguridad vial y también en la generación de dióxido de carbono en la atmósfera con el consecuente incremento del efecto invernadero.

En el suelo laterítico del valle se aprecian cárcavas y grietas de origen pluvial que producen aluviones en épocas de lluvias intensas que a veces dejan intransitables las rutas y hacen peligrar la vida de las poblaciones allí asentadas. Esto significa imprevisión en términos de riesgos naturales y desprotección de las poblaciones locales.

3. La metodología del aprendizaje-servicio en educación ambiental, aplicada regionalmente

La educación no escapa al impacto de esta crisis ambiental planetaria, pero sus enfoques críticos e innovadores actuales permiten que nuevos contenidos se hayan incluido en las aulas y en la demanda de los alumnos y que, por ello, haya nuevas oportunidades para actuar frente a la crisis.

Tanto la educación ambiental como el aprendizaje-servicio son propuestas que pueden cumplir un importante papel ante esa crisis en sus distintas escalas, especialmente en la escala local. Es por ello que se intenta aquí mostrar sus aspectos de articulación e integración.

Las confluencias conceptuales de la educación ambiental y el aprendizaje-servicio se advierten si las planteamos como sigue:

· La EA es un proceso de concientización y promoción sociales para la resolución de problemas ambientales en pos del desarrollo sustentable, dirigido a todos los sectores de la población, incluyendo el sistema educativo formal, el no formal y la comunidad toda.

· El aprendizaje-servicio es una metodología educativa que promueve la solidaridad como contenido curricular y la realización de experiencias de aprendizaje que a partir de la escuela se proyectan hacia la demanda social de las comunidades.7

A partir de estas conceptualizaciones se pone de manifiesto que:

· La educación ambiental enfoca problemas ambientales de las comunidades y, por lo tanto, incentiva la aplicación de la metodología del aprendizaje-servicio.

· El aprendizaje-servicio, a través de su metodología permite que los alumnos aprendan mejor mediante la integración de los contenidos educativos con las acciones solidarias que se realizan en la comunidad, frente a una necesidad real de la sociedad. De esta manera, mejora la calidad educativa de las experiencias de educación ambiental que siempre están relacionadas con una demanda socioambiental.

Para aplicar la metodología del aprendizaje-servicio en educación ambiental las actividades solidarias que se realicen en la comunidad educativa deberían promover la solución comunitaria de los problemas ambientales.

La educación geográfica es un componente tanto del aprendizaje servicio como de la educación ambiental. Se sitúa como un puente entre las dos propuestas y permite mejor integración.

La educación ambiental y el aprendizaje-servicio confluyen en una serie de principios generales que deberían estar siempre subyacentes en la concepción de sus proyectos y experiencias. Estos principios se refieren a distintos conceptos que las sustentan y a los fundamentos de sus respectivas prácticas educativas.

Los conceptos mencionados son:

Ø Solidaridad
Ø Comunidad
Ø Complejidad e interdisciplinariedad
Ø Sustentabilidad
Ø Actividad o experiencia
Ø Orientación hacia los valores
Ø Proyecto

¿Cómo se enseña la educación ambiental integrada al aprendizaje-servicio?

Tradicionalmente, la educación ambiental ha cumplido el papel de "educación de campo" o de "estudios de la naturaleza", y por muchos años ocupó una parte poco importante en el curriculum. La sensibilización creciente sobre el problema de la sustentabilidad influyó significativamente en la educación ambiental, haciéndola más compleja y demostrando sus vínculos con los problemas sociales, económicos, culturales y tecnológicos. El problema es, entonces, cómo lograr una "masa crítica" de población sensible a los problemas ambientales. Hoy no sólo es importante transmitir a los alumnos algunos conocimientos ambientales, sino educarlos para un desarrollo sustentable, promover el cambio de sus conductas y motivarlos para asumir responsabilidades personales y comunitarias referidas al medio ambiente.

El desafío requiere compromiso personal, motivación, pensamiento crítico y destrezas necesarias para identificar y formular problemas. Ello se logra mediante un aprendizaje interdisciplinario y a través de la investigación escolar, para que los estudiantes tengan la oportunidad de distinguir los problemas ambientales en su complejidad y no simplificar sus relaciones causales.

La cualidad de incluir las preocupaciones sociales que implica la relación naturaleza-sociedad, permite que los estudiantes desarrollen capacidades complejas, como iniciativa, participación, independencia y responsabilidad.

La investigación-acción sirve de herramienta para la reflexión y la evaluación constructiva. Aprender a actuar de manera inteligente y reflexiva en el medio ambiente no es tanto un proceso de acumular información sobre él y aplicarla. Implica, sobre todo, aprender a delimitar y resolver problemas prácticos que uno percibe al interactuar con el medio ambiente.

Aspectos curriculares

En este apartado se intentará promover y profundizar la inserción y el desarrollo curriculares como uno de los aspectos centrales del aprendizaje en las experiencias educativas solidarias.
El aprendizaje-servicio valoriza el curriculum académico de los estudiantes y debe estar insertado en él. Asimismo, la educación ambiental se funda en los contenidos curriculares con un enfoque interdisciplinario.

En la integración aprendizaje-servicio y educación ambiental, los contenidos curriculares deben ser abiertos, flexibles, renovables y un marco, no una sujeción, ni un "código imperativo".8

Esta recomendación de flexibilidad es imprescindible para la selección de los contenidos del proyecto.

La dimensión ambiental se ha insertado ampliamente en lo que se quiere enseñar y tanto los libros de texto como todo otro tipo de materiales didácticos refleja esa difusión cultural de lo ambiental.

A pesar de lo señalado, es posible notar el déficit de un conocimiento profundo sobre los problemas ambientales. En realidad se revela un conocimiento somero, más bien declarativo y muy activista en los aspectos didácticos sobre los problemas ambientales nacionales, pero no una formación que culmine en acciones comunitarias preventivas o activas en pro de solucionarlos. En contrapartida, se advierte el hecho positivo de que día a día aumenta la participación ciudadana a través de foros, actividades comunitarias, clubes, bibliotecas populares, fundaciones, etc. Sin embargo, con esto no basta ante la urgencia y profundidad de los problemas.

5. Una notable respuesta docente: proyectos educativos solidarios locales

En la Jornada Comunidad, Empresa y Medio Ambiente se propuso a los docentes el planteo de proyectos de integración de la educación ambiental y el aprendizaje-servicio. La metodología tuvo una gran aceptación, dando lugar a numerosos y creativos proyectos locales.
A continuación se resumen algunas de las propuestas.

– Ecoleños

Existen en la zona varios aserraderos que generan gran cantidad de aserrín, constituyendo un residuo que en la mayoría de los casos es quemado a cielo abierto. La propuesta es la utilización por parte de los alumnos del aserrín como materia prima para, mediante la compactación y agregado de distintos elementos, elaborar leños. Asimismo deberán hacer investigaciones y ensayos para mejorar el poder calórico. Estos leños tendrán como destinatarios a los hogares más necesitados de la comunidad. Posteriormente podrá generar un microemprendimiento productivo.

– Recuperación de la memoria indígena La incorporación en el pasado de gran parte de la comunidad chané (wichis) en las actividades productivas de la zona, principalmente en la actividad petrolera (ex YPF) hizo que la mayoría abandonara el trabajo artesanal, provocando la interrupción de la transmisión cultural de las distintas técnicas utilizadas.
Mediante este proyecto se pretende recuperar estos conocimientos y llevarlos a la práctica a través de microemprendimientos productivos de las distintas artesanías de la comunidad chané.

– Tratamiento de aguas domésticas y erradicación de pozos contaminantes.

La población no cuenta con servicio de cloacas y la mayoría de las aguas domésticas son arrojadas a la vía pública. En las cercanías de la escuela existe un pozo donde se depositan gran parte de estas aguas, con el consiguiente peligro para la comunidad escolar.
El proyecto propone alejar el pozo de depósito mediante la construcción de canales y realizar un trabajo de investigación para el tratamiento de estas aguas mediante procesos naturales.

– Alimentación

La desnutrición infantil es un problema acuciante en la zona. El proyecto propone incentivar el consumo de soja (cultivo regional) para mejorar la incorporación de proteínas en la dieta de los niños, mediante campañas de información e instruyendo sobre distintas formas de preparación.

– Defensa y previsión ante el riesgo ambiental de aluviones.

La intensa deforestación, producida por la explotación indiscriminada de los recursos forestales autóctonos, pone a la región frente a un grave riesgo ambiental de aluviones, particularmente en los faldeos de las montañas.

El proyecto propone la realización de una campaña alertando a la población sobre la necesidad de reforestar y medidas de prevención frente al riesgo de aluviones. También en la escuela se realizará un trabajo de recopilación y análisis de las leyes ambientales nacionales, provinciales y municipales y el alcance de su cumplimiento. En caso de incumplimiento se propiciará un proceso de participación comunitaria para reclamar a las autoridades.

– Salud ambiental

En la zona existe una gran cantidad de enfermedades, muchas de ellas ya endémicas, debido su posición geográfica (zona subtropical) y al gran deterioro socio-ambiental.
Dentro de las enfermedades de mayor riesgo se encuentra el dengue, endémica en la zona de Tartagal.
La escuela ha realizado una campaña interna de prevención y propone a través de un proyecto de aprendizaje-servicio llegar a toda la comunidad. Una de las actividades propuestas es la puesta de una obra de títeres realizados por los alumnos. También se incluirán en la campaña otras enfermedades preocupantes en la zona como rabia, filariasis, etc.

– Puesta en marcha del comedor escolar

La escuela cuenta con un comedor nuevo con las instalaciones completas pero no puede brindar el servicio por falta de recursos económicos.
La propuesta consiste en la implementación de una huerta orgánica y granja comunitaria para abastecer a la escuela y a las familias más necesitadas. Podrán surgir de estas actividades distintos microemprendimientos.

– Reciclado de plástico

La basura constituye un grave problema ambiental.
Este proyecto propone realizar una campaña de recolección de envases descartables de plástico y, en conexión con un microemprendimiento local en Gral. Mosconi, realizar su comercialización. Los recursos obtenidos se utilizarían para la construcción del tinglado del gimnasio de la escuela, que se constituiría en un espacio para toda la comunidad.

– Otros proyectos presentados

Recuperación de espacios verdes urbanos.
Erradicación de microbasurales urbanos
Reforestación en zonas cercanas a la escuela

Como es posible apreciar la intensidad y la claridad de las propuestas docentes elaboradas en una hora de taller, fueron muy destacables, lo que evidencia el grado de participación y compromiso de los maestros y profesores presentes en el Seminario.
2Durán, Diana. Escuela, ambiente y comunidad. Manual de Capacitación docente. Fundación Educambiente. Programa Escuela y Comunidad. Ministerio de Educación de la Nación. Buenos Aires. 2001.
3Augé, Marc. El sentido de los otros. Paidós. Buenos Aires. 1996.
Durán, Diana. Geografía y transformación curricular. Lugar Editorial. Buenos Aires. 1997.
4Chiozza, Elena. Fernando Aráoz. El Ramal. En Chiozza, Elena. El país de los Argentinos. Centro Editor de América Latina. Buenos Aires. 1982.
5Pobreza: nivel de gasto total por per mensual en el cual un individuo alcanza el mínimo diario de calorías.
Línea de indigencia o extrema pobreza: nivel de gasto de los alimentos per mensual en el cual un individuo alcanza el mínimo diario de calorías. (INDEC; 2001)
6Agriculturización: proceso de introducción masiva de la agricultura en reemplazo del ecosistema natural.
7 Argentina Ministerio de Educación. Programa Nacional Escuela y Comunidad 1. Guía para emprender un proyecto de Aprendizaje-Servicio. 2000
8 Bourdieu, Pierre, Capital cultural, escuela y espacio social. México. Siglo XXI Editores. 2000.

* Diana Durán, Lic. En Geografía de la Universidad del Salvador. Ex Investigadora del CONICET. Profesora de la Universidad CAECE y de la Escuela de Medicina del Hospital Italiano. Coordinadora de Proyectos de la Fundación Educambiente. Virginia Vera. Lic. En Biología de la Universidad de Buenos Aires. Coordinadora de Proyectos de la Fundación Educambiente. Docente del nivel medio y superior.

Etiquetas
Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

PROMOS ECOPORTAL – NATURA

Posts más compartidos