Educación Ambiental

Vacas y Ovnis en Argentina – Medios de Comunicación al servicio de la desinformación

Al borde de lo sobrenatural lo que más sorprende es la palabra del Director de CENASA (Centro Nacional de Servicios de Diagnóstico en Salud Animal) que nos toma desprevenidos al asegurar `se trata de unos hombres que le están haciendo esos cortes a las vacas no se sabe con qué motivos´. Tal vez ´unos hombres´ deberían pedirle la renuncia.

Por Tito Rodriguez

Al borde de lo sobrenatural lo que más sorprende es la palabra del Director de CENASA (Centro Nacional de Servicios de Diagnóstico en Salud Animal) que nos toma desprevenidos al asegurar "se trata de unos hombres que le están haciendo esos cortes a las vacas no se sabe con qué motivos". Tal vez "unos hombres" deberían pedirle la renuncia.

Les pido disculpas si por un momento me salgo de mi tema y me sumo, confundido, a las notas subrealistas de la televisión argentina.

Todo parece indicar que los objetos voladores no identificados han estado paseando por distintos lugares de nuestro país recogiendo muestras de algunos animales. Se plantean incógnitas realmente alucinantes ¿por qué no hay huellas ni de personas ni de vehículos? ¿por qué sólo algunas partes del animal? ¿por qué los animales no se pudren?

Los medios han tratado de explicar estos episodios en base a los reportajes a diferentes personajes entre ellos: cuidadores de campos, veterinarios, supuestos entendidos y, obviamente gente que describe luces azules y bultos que se menean. Nadie parece saber a ciencia cierta de qué se trata. Pero ante la duda se decoran las notas con la música de Los Expedientes "X" y se habla de "extraños cortes".

La realidad es mucho más terrenal:

Los ataques se deben a la Véspula Germánica, más conocida como "Chaqueta amarilla" o Avispa Alemana. Esta extraña avispa ataca los frutos y se alimenta robando miel de panales de abejas. Pero cuando llegan los primeros fríos intensos y ante la falta de miel, se convierte en carnívora.

Ataca a animales muertos o enfermos (esta avispa no sólo pica, también muerde) pero como no puede penetrar el grueso cuero de las vacas, ataca en forma masiva las ubres, el ano, la lengua, los ojos. Muchos lugareños se preguntaban ¿por qué un solo ojo? La respuesta es sencilla, la vaca cayó apoyando el otro en la tierra. Las miles de micro mordidas hacen ver a la carne cortada como cauterizada.

En muchos casos al escoger como víctima a animales muertos (que en muchos casos mueren ya que al estar enfermos no resisten las bajas temperaturas) es normal que estos no sangren. Las avispas no dejan huellas en la tierra ni en el pasto. Y los animales no se descomponen rápidamente ya que, justamente llegó una ola de frío intenso.

Las avispas cuando atacan liberan Ferhormonas, eso le indica a otros animales que van a atacar y ni los rapaces se acercan. Los ataques cesan abruptamente, con las próximas heladas todas las avispas mueren dejando a la reina enterrada incubando los huevos de futuras generaciones.

Lo que es realmente extraño es que estos pequeños insectos no son para nada desconocidos en nuestro país. El I.N.T.A. los viene estudiando desde la década del 80, cuando llegaron procedentes de Chile adonde a su vez habían llegado procedentes de Alemania. Incluso los Doctores Juan Corley, Paola D´Adamo, Mariana Lozada y Paula Sackmann consiguieron elaborar un cebo que el INTA vende en dosis experimentales a $ 3.- y da muy buenos resultados.

LA PALABRA OFICIAL

Al borde de lo sobrenatural lo que más sorprende es la palabra del Director de CENASA (Centro Nacional de Servicios de Diagnóstico en Salud Animal) que nos toma desprevenidos al asegurar "se trata de unos hombres que le están haciendo esos cortes a las vacas no se sabe con qué motivos"

Sin duda se trata de hombres en auto por que en dos días se desplazaron entre La Pampa y Entre Ríos y después a Uruguay. Tal vez al director del CENASA se le rompió el teléfono y no pudo comunicarse con el INTA antes de hablar ante los medios. O tal vez quería dejarnos una cosa en claro: Los directores de los entes nacionales son puestos políticos y no tienen ni deben saber nada al respecto, incluso a la hora de informar por los medios a la población que paga sus sueldos.

Tal vez "unos hombres" deberían pedirle la renuncia.

LA CULPA DE TODO ES DE BATISTUTA

Tal vez los medios estén vendiendo el "fenómeno ovni" que ya se sabe que es muy lucrativo o tal vez estén tratando de mantener ocupada a la opinión pública. Lo cierto es que si Batistuta hubiera metido un par de goles más nosotros nunca nos hubiéramos enterado (como pasó en años anteriores) de la existencia de las vacas muertas.

Los medios pueden disparar un mecanismo de anti información provocado por la falta de noticias. Lo mismo pasó el año pasado con los ataques de tiburón en la Florida, nos mostraban que los tiburones se habían vuelto locos, invadían las costas y parecían querer comerse todo. Esto sonaba raro sobre todo para los que sabían que se estaba dentro del marco estadístico de todos los años y ante las mismas agrupaciones de escualos de siempre.

Casualmente ningún tiburón volvió a atacar después del 11 de setiembre.

Les adjunto, más abajo, un trabajo del INTA que me hizo llegar el Dr. Omar Sánchez, médico de nuestra escuela sobre como detener el avance de la avispa alemana, cosa en la que debería estar interiorizándose el Director del CENASA.

Este mail no fue escrito por una persona que descree de los ovnis si no por una persona cansada de tanta estupidez televisiva, de tanto cuento mal vendido. Por el contrario, cada vez que recorro la Patagonia, por las noches, suelo elevar la vista al cielo, buscando un indicio. Una luz que indique que hay alguien más ahí, alguien con la inteligencia suficiente para llegar a nosotros antes que nosotros a ellos, no veo la forma de que llegaran hasta aquí para robarse las ubres de una vaca.

Una inteligencia superior, una luz que nos ilumine y tal vez hasta nos regale algo de conocimiento entre medio de tanta insólita, estúpida y avergonzante mediocridad.

* Tito Rodriguez
Director Instituto Argentino de Buceo
iabuceo@satlink.com

———————————————–

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Mediante la colocación de cebos tóxicos y la destrucción puntual de sus nidos los expertos de la estación local del INTA han logrado reducir la abundancia de avispas chaqueta amarilla, especialmente molestas durante la temporada veraniega.

La inquietud que provocó la proliferación de "chaquetas amarillas" en ambientes urbanos durante los últimos años motivó que los científicos del INTA comenzaran a elaborar un proyecto de control de la plaga.

Finalmente, el equipo formado por Juan Corley, Paola D"Adamo, Mariana Lozada y Paula Sackmann, consiguió elaborar un cebo que el INTA vende en dosis experimentales a 3 pesos, y produce muy buenos resultados.
La población local y los turistas manifiestan su asombro y preocupación al verse acosados mientras desarrollan actividades al aire libre, y denuncian especialmente la predilección de las avispas por el asado, lo que le valió el mote de "abejas carnívoras".

Las consultas médicas referidas a la picadura de avispas se incrementaron también en los últimos tiempos, y aunque los investigadores reconocen que habrá que convivir con ellas, ya están en condiciones de limitar el desarrollo de sus colonias mediante métodos de control científico.

Estos voraces insectos, que se alimentan de frutas, néctar de flores y proteínas de origen animal, ingresaron al país en 1980 de manera accidental y hoy sus colonias se extienden desde San Juan y el sur de Buenos Aires hasta Santa Cruz, entre la cordillera y la costa.

La presencia de estas avispas ocasiona desde hace años un fuerte impacto en las plantaciones de fruta fina, en las colonias de abejas y en la apicultura, pese a que está poco desarrollada en la zona.

Los científicos desmienten la teoría de que estas avispas hayan sido importadas para combatir a los tábanos y a las tijeretas y aceptan que pueden picar a personas y animales -sobre todo en heridas expuestas- para proveerse de proteínas con las que alimentan a sus larvas, dado que las obreras no las pueden digerir.

Se supone que la especie es originaria de Europa -su nombre científico es vespula germanica-, de allí llegó a los Estados Unidos y en algún barco carguero desde San Francisco a Valparaíso.

El primer avistaje en Argentina se produjo en 1980 en Andacollo, situada a unos 60 kilómetros al oeste de Chos Malal y a 30 de la frontera con Chile, y sorprendió la velocidad con que se expandió por toda la región. Un año después se habían establecido desde Aluminé hasta Epuyén, invadiendo tres provincias.

El impacto mayor lo ocasionan en la apicultura, porque en otoño decrece la actividad de las abejas, en tanto que las avispas aceleran la suya. En ese tiempo alimentan a sus reinas antes de la hibernación y atacan las colmenas para matar las abejas y comerse la miel. La avispa no acumula alimentos. La obrera se alimenta y provee a sus reinas y zánganos, los que a veces regurgitan parte de las proteínas que sí pueden digerir.

Abejas y tijeretas forman parte de la dieta de reinas y zánganos, y la fruta fina sufre también la depredación de las chaquetas amarillas, y los recolectores sus picaduras, siempre como respuesta a un estímulo o contacto.

"Cuando la densidad de chaquetas es muy grande dejan el carozo de cereza colgando del árbol", ejemplificó una experta, y también comentó sobre las graves consecuencias que puede acarrear un ataque masivo a un ser humano.

Los investigadores apuntan a conocer en profundidad al insecto y establecer un control a nivel regional, sin pensar por ahora en erradicarlo.

Cómo "tratar" los nidos

Los nidos subterráneos son más fáciles de eliminar, inundándolos con gasoil u otro combustible y tapando la entrada, pero los aéreos o los construidos dentro de una casa requieren mayores precauciones. Al inyectar un insecticida pueden buscar otras salidas e introducirse en la vivienda, por eso es más recomendable el cebo del INTA, usándolo correctamente.

En otoño, cuando el alimento natural escasea, las avispas se vuelven más molestas. A diferencia de las abejas, estas avispas que muerden y pican sobreviven a las picaduras, porque tienen aguijón liso. Para tranquilidad de los vecinos, los investigadores aseguran que las colonias mueren en invierno y sólo las reinas sobreviven. Al comienzo de la primavera siguiente comenzarán a formar las nuevas colonias y en ese momento deben tratar de localizar los nidos y destruirlos con combustible o veneno.

Características de la plaga

El aspecto de la chaqueta es similar al de la abeja y aunque su cuerpo es de color amarillo y negro usualmente se las confunde. Los nidos o colonias de hasta 4 mil individuos son construidos por una reina fundadora, fecundada en otoño que sobrevive al invierno bajo la corteza de un árbol u otro sitio protegido. Esos nidos, subterráneos o aéreos, son construidos en una pasta celulosa que las avispas elaboran con fibras vegetales. Los hacen en huecos o madrigueras ya construidos, o en paredes o altillos.

Las chaquetas amarillas se alimentan con carbohidratos, proteínas y agua. Los primeros los obtienen de mieladas y frutos maduros en descomposición, y las proteínas las incorporan al predar sobre invertebrados o restos, y atacando agresivamente colmenas de abejas y ganado doméstico que presente heridas. Sus hábitos necrófagos las hacen cohabitar con los humanos en áreas urbanas, alimentándose con desperdicios o comida desprotegida, y pueden llegar a morder a personas.

Los expertos señalan a la apicultura como la actividad más perjudicada por las chaquetas amarillas y en segundo lugar a la fruticultura, pero en Bariloche afectan de manera especial al turismo, porque constituyen una molestia para actividades al aire libre y pueden ocasionar serias picaduras, con graves consecuencias en personas alérgicas. En los asados al aire libre se aconseja prestar atención a lo que se lleva a la boca, porque suelen posarse sobre los alimentos y no se espantan con facilidad. El ganado resulta afectado por la plaga, dado que las chaquetas atacan a animales heridos, en el momento de la parición o durante el ordeñe.

Enviado por:
Jorge Silvio Garber

* Los artículos firmados son de responsabilidad de los autores. EcoPortal.net puede o no coincidir con los conceptos u opiniones emitidas.
Suscríbase al Boletín semanal y reciba las econoticias por e-mail: suscribe@ecoportal.net

Etiquetas
Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

Te invito

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!