Una invasión de robots podría reducir las emisiones del transporte

Las ciudades de todo el mundo están comenzando a utilizar vehículos autónomos y robots de reparto para reducir las emisiones del transporte. Al mismo tiempo, el cambio climático es una de las preocupaciones más apremiantes que enfrenta la comunidad global hoy en día, ya que el transporte juega un papel importante en las emisiones de carbono.

Al juntar las dos tendencias, muchos científicos, ingenieros y legisladores creen que los robots de reparto y otros vehículos autónomos pueden ser la clave para reducir las emisiones. Sin embargo, esta estrategia puede tener algunos desafíos que superar antes de que pueda generalizarse.

Los robots de entrega aumentaron en popularidad durante la pandemia de Covid-19, cuando más personas ordenaron alimentos y bienes para la entrega que nunca. Las empresas y los repartidores no tenían los recursos ni el personal para satisfacer la demanda en muchas áreas. Las empresas de robótica e ingeniería respondieron lanzando servicios de entrega impulsados ​​por vehículos autónomos. Los robots ofrecieron la solución perfecta en ese momento, ya que también minimizaron la exposición al Covid-19.

Este es un giro interesante de los acontecimientos para los vehículos autónomos, en particular los robots de reparto. La ciudad de San Francisco prohibió los robots de reparto en sus aceras en 2017. Sin embargo, unos años más tarde, Pensilvania se encuentra entre una docena de estados de EE.UU que han legalizado formalmente los robots de reparto en las vías públicas a partir de 2021. Pensilvania clasificó a los robots como peatones en lugar que los vehículos.

Esto indica el impacto a largo plazo que tendrá la pandemia de Covid-19 en los robots de entrega. Se han mantenido populares incluso después de los cierres masivos. Son convenientes y eficientes, y pueden ser fundamentales para reducir las emisiones de carbono. Hay algunas razones clave para esto.

¿Pueden los robots ayudar a reducir las emisiones?

Una de las mayores ventajas que tienen los robots de reparto sobre los automóviles o las furgonetas de reparto es su consumo de energía significativamente menor. Estos robots son mucho más pequeños que un vehículo normal y funcionan con electricidad en lugar de gasolina. Su uso reduce drásticamente las emisiones de carbono del transporte.

Los estudios realizados por la EPA muestran que el transporte representó el 29 % de las emisiones de carbono de EE. UU. a partir de 2019. Más personas trabajan desde casa y compran en línea, y la demanda de servicios de entrega seguirá creciendo en los próximos años. Los robots autónomos que funcionan con baterías podrían hacer mella en la cantidad de emisiones creadas por el aumento en el transporte de entrega.

Detrás de escena, la forma en que se programan y operan los robots de entrega autónomos podría reducir aún más sus necesidades de energía. Conducen y navegan utilizando algoritmos de inteligencia artificial, que trazan las rutas más eficientes que el robot puede tomar para llegar a su destino.

Incluso si usa las mismas carreteras que un vehículo de reparto con un conductor humano, completará sus entregas de manera mucho más eficiente. Como resultado, podrían competir con las camionetas de reparto de tamaño completo, haciendo numerosos recorridos pequeños alrededor de las comunidades en lugar de uno grande.

Es posible que los robots de reparto no reemplacen por completo a los vehículos convencionales, pero pueden reducir significativamente la cantidad de tiempo que esos automóviles tienen que pasar en la carretera.

Los estudios han encontrado que varios métodos de entrega autónomos, incluidos los rovers de carreteras y aceras y los drones aéreos, son más eficientes que sus contrapartes convencionales en todos los ámbitos. Los sistemas de transporte eléctricos eficientes y efectivos serán cruciales para reducir las emisiones de carbono en los años y décadas venideros.

Los desafíos permanecen

Sin embargo, todavía existen algunos desafíos potenciales que los robots de entrega pueden enfrentar. La prohibición de robots de San Francisco es un ejemplo perfecto de las preocupaciones de seguridad que muchos todavía tienen. Un senador de Michigan compartió un escepticismo similar en una entrevista con WIRED sobre el tema en 2020, y mencionó el peligro que representan los robots si funcionan mal en el trabajo.

Además, los robots de reparto no son lo mismo que las furgonetas de reparto autónomas. Tienen una capacidad de carga bastante baja, lo que limita la cantidad y el tipo de entregas que pueden completar.

Presumiblemente, los robots deben permanecer dentro de un cierto radio de un centro o estación de carga, por lo que también están limitados en su alcance potencial. Esto podría hacer que la adopción sea lenta, especialmente en áreas más alejadas de las principales ciudades.

También vale la pena señalar que incluso si los propios robots de entrega funcionan con electricidad, la fuente de esa energía puede no ser ecológica. Estos robots deben funcionar con electricidad limpia para ser neutrales en carbono y maximizar la reducción de emisiones; por ejemplo, tal vez sus estaciones de carga podrían funcionar con paneles solares.

Esta es una preocupación central que deberá abordarse a medida que crezca su uso. Sin embargo, la clave para abordar el cambio climático radica en las nuevas tecnologías que empoderan a las personas para vivir una vida más ecológica.

La robótica es uno de los muchos ejemplos que tienen el potencial de curar el medio ambiente y evitar que las emisiones causen más daños. Los robots de reparto pueden parecer un concepto sacado directamente de la ciencia ficción, pero ya están deambulando por las calles.

Estos robots podrían allanar el camino para una nueva generación de vehículos eléctricos autónomos que transformen por completo la forma en que la humanidad piensa en el transporte y su impacto en las emisiones de carbono.

Por Abril Miller. Artículo en inglés

Deja un comentario