Minería

El Famatina otro hecho consumado

Al Famatina “hay que tocarlo” para eliminar la contaminación y solucionar el tremendo pasivo ambiental acumulado en siglos de explotación sin control, darle el valor como reserva natural, fuente de alimentación y recarga del recurso hídrico, proteger el glaciar y la cuenca hídrica por la contaminación natural y por la contaminación originada por la actividad minera durante toda su historia sin control y sin realizar ninguna remediación del pasivo ambiental.

Por Jorge Eduardo Romero

Al Famatina “hay que tocarlo” para eliminar la contaminación y solucionar el tremendo pasivo ambiental acumulado en siglos de explotación sin control, darle el valor como reserva natural, fuente de alimentación y recarga del recurso hídrico, proteger el glaciar y la cuenca hídrica por la contaminación natural y por la contaminación originada por la actividad minera durante toda su historia sin control y sin realizar ninguna remediación del pasivo ambiental.


El Dr. Ricardo Mercado Luna en su libro La Rioja De Los Hechos Consumados, dice “Así invirtiendo roles, trastrocando valores, difamando y confundiendo, ensalzando el quietismo y la resignación, condenando al tedio y produciendo vaciamiento de optimismo y esperanza, la cultura del hecho consumado no puede ser mas astuta y perversa a la vez”.

Hechos consumados que fueron y son moneda corriente, a partir de la soberbia, el doble discurso, el engaño, la mentira, el gatopardismo, utilizados para mantenerse en el poder, que les permite transformarse en los nuevos ricos, o como acciones electoralistas, que originaron el desencanto y el daño a la Democracia que tanta sangre, dolor y lucha costó al Pueblo.

Zygmunt Bauman en su libro En Busca de la Política, dice “Los políticos prometen modernizar los marcos mundanos de la vida de sus gobernados, pero las promesas auguran solo mas incertidumbre, menos seguridad y una profunda desprotección ante los antojos del destino (y del poder) […] originando el conformismo que tiene un precio y se paga con la moneda en que suele pagarse el precio de la mala política: el sufrimiento humano”.

“El Famatina no se toca”

Es el grito de resistencia de los Pueblos Silenciosos, que nace como dice el Dr. Mercado Luna (ob, cit) “En la toma de conciencia de la intrínseca falsedad de los Hechos Consumados […] La respuesta cultural de no creer en ellos, genera entendimientos e impulsos de rechazo y acicatea la búsqueda de opciones”.

Es el grito repetido por el eco de las montañas, por las injusticias milenarias, por los engaños, a partir del cansancio de los Pueblos, al ver bastardeadas sus esperanzas, son los “impulsos de rechazos” que se transforman en creencias y como dice Bauman (ob, cit) “Las creencias no necesitan ser coherentes para ser creíbles”.

Es por eso que es muy fácil, desprestigiar y descalificar a los pobladores preocupados, con argumentos técnicos, con trampas legales, con el engaño, con ofrecimientos que no serán cumplidos, o directamente “no quieren ver el conflicto y en realidad están trabajando para los sectores mas favorecidos por esta situación” y lo peor creando el miedo, el enfrentamiento y el desgaste.

Transformando esta preocupación real, que es una lucha por la Vida, en un conflicto ideológico o por el desconocimiento y la “ignorancia”del Pueblo, cuando solo están aplicando su experiencia, la observación y sus conocimientos ancestrales, que son reconocidos legalmente en el Principio Precautorio, que es la base legal y técnica, de la preocupación más importante que tiene en este momento la Humanidad, relacionada con la Contaminación y el Cambio Climático.

“La minería responsable”

Es el discurso del poder, de los que tienen el conocimiento, el dinero, que están organizados en Cámaras poderosas, que pueden sacar solicitadas en todos los medios, (como la del 7 de junio de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros) y ser recibidos por los gobernantes y apoyados con “Políticas de Estado”.

Que afirman con el convencimiento de una “creencia”. “La minería es una actividad indispensable para el desarrollo civilizado de la vida humana. Hoy mas que nunca la minería sigue siendo la madre de industrias como la construcción, la medicina, la metalurgia, el turismo, la tecnología, el agro, la potabilizacion del agua y un sin fin de actividades que benefician nuestra vida, pero además es una oportunidad única para un País como el nuestro que necesita desarrollar responsablemente sus recursos. Quizás Usted no lo sepa, pero esta es la única actividad en nuestro país regida por una legislación ambiental especifica y sumamente exigente (Ley Ambiental Minera)” y también dice […] “¿Será porque no se entiende que la minería moderna, la que esta naciendo en la Argentina, hoy cuenta con resguardos y garantías superadoras de errores y problemas del pasado?”.

A partir de esto nos preguntamos, la legislación ambiental por ser “sumamente exigente”, ¿es que no se cumple o no es controlada como corresponde? Y los “errores y problemas del pasado” ¿es la contaminación y los pasivos ambientales que tenemos?

Pero también hay que decir que la Actividad Minera es un negocio y todo aquel que la realiza, quiere ganar dinero con el menor costo posible y las condiciones más favorables, no solo geológicas y mineras sino también legales, financieras, impositivas, sin restricciones y con el menor control, en el aprovechamiento de los recursos auxiliares como el agua o la forma de la disposición de los residuos.

Esto lo lograron en los 90 con la apertura minera, exigida por el Consenso de Washington, por lo tanto todo lo instrumentado, fue para beneficio de las multinacionales que se “dignaron a invertir”, todo esto fue apoyado al transformarse en una creencia para lograr el crecimiento de los pueblos del interior y de esta forma eliminar la pobreza y estar en el primer mundo, los mismos que la apoyaron en los noventa, ahora las critican, pero solo en los momentos electorales, por que continua el apoyo total con mas entrega y beneficios, sin el control ambiental precautorio, y los pasivos ambientales originados, quedan como trampas. Se cumple el dicho “no tiene la culpa él chancho sino quien le da de comer” Hay alguna duda que el poder político lo permitió y lo permite para el beneficio de unos pocos iluminados.

La búsqueda de opciones

La cultura de la Resistencia “acicatea la búsqueda de opciones” para esto es necesario el conocimiento, que es la comprensión de que es lo que hace que las cosas sean como son; según Pierre Bourdieu (citado por Bauman en su libro) el conocimiento puede ser usado de dos formas, el “uso cínico” y el “uso clínico”, cínicamente es pensando,”ya que el mundo es como es, pensare una estrategia que me permita explotar sus reglas para mi provecho, sin considerar si es justo o injusto, agradable o no”. Clínicamente “es cuando el conocimiento puede ayudarnos a combatir mas efectivamente todo aquello que consideramos incorrecto, dañino o nocivo para nuestro sentido moral”.


El conocimiento no determina el modo en que se lo utiliza, la elección es nuestra, esta bien marcado el uso que le da cada uno.

El Famatina no se toca, “es el impulso de rechazo”, el grito que une para enfrentar el poder autoritario, el que permite crear conciencia del uso cínico del conocimiento y del poder, a partir del doble discurso, de las mentiras piadosas, de los espejitos de colores, que compran la vanidad, pero no la conciencia, que crean ilusiones de progreso y son trampas de muerte, resignación y mas pobreza.

Cuando este grito, se transforma en un dogma, y toda otra visión del problema, significa la traición, sé esta perdiendo la posibilidad que “acicatea la búsqueda de opciones”.

Y una opción para la minería que necesitamos en nuestra Provincia para aprovechar los recursos que existen en su territorio es aceptar lo que esta mal, diferenciar el negocio minero con el negociado al que nos habían acostumbrado, reconocer que la minería es una actividad impactante, que deben realizarse todos los estudios no para cumplir con una ley, sino para impedir los impactos negativos, definir el uso del agua, las condiciones de explotación y la remediación de los pasivos ambientales, tomar conciencia y realizar una “minería responsable” logrando la aceptación social, a partir de los beneficios reales que dejan en la región y no que continúen actuando para favorecer situaciones electoralistas y de clientelismo.

Aceptar que la minería origina crecimiento a partir de su actividad, y no el desarrollo sustentable que es obligación del Estado, al aplicar políticas acordes donde el beneficiario sea la comunidad, es por eso que se debe rever el tema de las regalías para que los aportes sean acordes a las ganancias reales, sin eliminar el negocio para el que invierte y de esta forma aprovechar los importantes recursos que tiene La Provincia a partir de reglas de juego claras y controlables.

En cuanto al Famatina “hay que tocarlo” para eliminar la contaminación y solucionar el tremendo pasivo ambiental acumulado en siglos de explotación sin control, darle el valor como reserva natural, fuente de alimentación y recarga del recurso hídrico, proteger el glaciar y la cuenca hídrica por la contaminación natural a partir de las mineralizaciones de arseniuros y sulfuros existentes, y por la contaminación originada por la actividad minera durante toda su historia sin control y sin realizar ninguna remediación del pasivo ambiental.

Hay que entender y terminar con las “maquinas de impedir” que al final terminan beneficiando a los que queremos combatir, por que ellos ya hicieron sus ganancias, aparecen como victimas y hasta son recompensados, mientras que los problemas, la contaminación, el envenenamiento del ambiente, la muerte latente y silenciosa a partir de los residuos lo reciben las comunidades.

Al Famatina hay que tocarlo, con el conocimiento y las inversiones necesarias, para eliminar la contaminación existente, la remediación del pasivo ambiental, la protección como fuente de alimentación hídrica. Que se transforme en un ejemplo del desarrollo sustentable y de Vida, de lucha de los Pueblos silenciosos, como un grito de resistencia, solicitado por el Dr. Mercado Luna, para eliminar definitivamente los Hechos Consumados. www.ecoportal.net

Jorge Eduardo Romero es Geólogo – La Rioja, República Argentina.

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

PROMOS ECOPORTAL – NATURA

Posts más compartidos