Minería

San Juan Discute la Mineria y Moviliza a su Pueblo

Desde el 24 de mayo del corriente, la multinacional minera Barrick Gold y el gobernador de San Juan, José Luis Gioja, apresuran los papeles para la explotación de los yacimientos de Veladero y Pascua Lama. Es la fecha de la primera asamblea de "sanjuaninos auto convocados".

Por Javier Rodríguez Pardo

Desde el 24 de mayo del corriente, la multinacional minera Barrick Gold y el gobernador de San Juan, José Luis Gioja, apresuran los papeles para la explotación de los yacimientos de Veladero y Pascua Lama. Es la fecha de la primera asamblea de "sanjuaninos auto convocados".

Desde el 24 de mayo del corriente, la multinacional minera Barrick Gold y el gobernador de San Juan, José Luis Gioja, apresuran los papeles para la explotación de los yacimientos de Veladero y Pascua Lama. Es la fecha de la primera asamblea de "sanjuaninos auto convocados" decididos a impedir el despojo de sus recursos, la contaminación de sus aguas, la defensa de sus cultivos y la calidad de vida que precisamente no es la que ofrece la minería asociada con la industria química: dinamita a cielo abierto y cóctel de compuestos tóxicos. Y si bien las incipientes protestas no tuvieron alcance nacional, no pasaron inadvertidas para el gobierno provincial que salió a contrarrestar la opinión de un pueblo que exige intervenir en decisiones que le competen y que determinarán su destino.


La prensa nacional difunde la ratificación de los acuerdos binacionales entre Chile y Argentina para poder continuar con Pascua Lama, el yacimiento de oro, plata y cobre que comparten ambas naciones y que ya tiene concluido un túnel de seis kilómetros y medio, a unos 4500 metros sobre el nivel del mar, en la Cordillera de los Andes, para que camiones de gran porte trasladen hacia el Pacífico, rumbo a los países del norte, los minerales del saqueo. Un paquete de leyes, casi todas menemistas, le permiten a la empresa canadiense, de la familia Bush, contar con la estabilidad jurídica y rentable de un negocio que vacía estas montañas, dejando escoria letal a cambio de los minerales críticos y estratégicos que contienen y los espurios negocios del oro.

Mientras se concluyen los acuerdos, el Diario de Cuyo, publica en tapa y tamaño catástrofe que "la Iglesia no avala misas de protesta". La misa previamente autorizada fue prohibida por el arzobispo Alfonso Delgado, oportuna pantalla de la presión política, nacional y provincial. Los encuentros entre Jorge Mayoral, Secretario de Minería de la Nación, y el Cardenal Jorge Bergoglio, no pudieron ocultarse; la catedral cerró sus puertas a la denominada "misa por el agua", popularizada como "misa ecológica".

La respuesta fue inmediata. El pueblo se concentró en las escalinatas de la Catedral después que una caravana de vehículos desfilara por el centro de la capital de San Juan anunciando de este modo, el reemplazo del oficio religioso y un acto contra la explotación minera de Veladero y Pascua Lama. Ese sábado siete de mayo de 2004, más de un millar de sanjuaninos se manifestaron en contra de la decisión eclesiástica y, por supuesto, de la minería inconsulta y de sus gobernantes.

Fuimos tres los oradores que en las escalinatas de la Catedral de San Juan apuntamos hacia un enemigo transoceánico y globalizado que puja por los recursos naturales de los pueblos del sur; excelente oportunidad también para que el pueblo presente y ausente, medios mediante, tuviera un panorama de la gravedad ecológica y el impacto ambiental que se producirá en San Juan y en el país con el advenimiento de las hordas mineras. Los otros dos oradores, el Dr. Rodolfo Mó, presidente de la Federación de Viñateros y Productores Agropecuarios sanjuaninos, y Antonio Canales, periodista y propietario de la emisora de radio AM "Las 40", entendieron de igual modo, aunque no dejaron de cuestionar la decisión de un sector del clero que, en mi opinión, también debe resolver su propia interna. De modo que el acto religioso que se pretendió impedir, concluyó con una protesta mayor, con participación ciudadana cubriendo los medios y una actividad que continuamos de manera militante por toda la provincia de San Juan, denunciando contaminación, estafa y despojo.

Realizamos innumerables charlas recorriendo la Provincia de San Juan; con decenas de emisoras que a regañadientes abren las llaves de sus micrófonos, y alguno que otro canal de televisión. En cambio, los medios oficiales no ofrecen espacio alguno e impiden el debate público. Las radios de Buenos Aires se fueron haciendo eco y algunas veces transmitimos en cadena, tal el caso de La Isla de Buenos Aires y Las 40 de San Juan, y muchas otras a las que nos referiremos más adelante, como La Tribu, Radio El Mundo ("Defensores Ambientalistas" y "Mate Amargo") o Eco Red ("Argentinos a las cosas"), y en especial La Nave de la periodista Liliana López Foresi, quien realiza una verdadera cruzada para exponer el tema en debate público, informando en directo durante muchas mañanas acerca de la problemática minera sanjuanina, en comunicación con nosotros desde San Juan.

En la Federación de Viñateros y Productores Agropecuarios, que preside el escribano Rodolfo Mó, sostuvimos tres horas de riquísimo debate. La asociación en pleno acompaña la gesta contra la minería a tajo abierto y el uso de químicos, con la declaración de que "El agua vale más que el oro". Con sus camionetas también pudimos desplazarnos compartiendo el mismo espacio y la misma esperanza: todos juntos podemos. En la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de San Juan, recorrimos buena parte de sus cátedras merced al entusiasmo de alumnos y profesores. El miércoles 11 de agosto unos ciento cuarenta alumnos que cursan historia con el profesor Chango Llánez, nos hicieron vivir uno de los momentos más bellos de nuestra actividad: formular ideas, intercambiar propuestas y la esperanza común, derribando utopías. Nadie dejó su asiento durante las tres horas que duró nuestra exposición.


En Filosofía y Letras y en Ciencias Exactas, Físicas y Naturales sucedió otro tanto. Los medios que mantienen el tema minero en el debate son muy pocos; se destacan los nombres de radio Nacional de San Juan y de Jáchal; radio Universidad; 100.1 de San Juan; Frontera de Calingasta y Barreal; Vox, de Jáchal, Cosmos, Norte, Alas, y a ratos LV5 de San Juan, entre otras, que se suman a la ya mencionada "AM Las 40" del periodista Antonio Canales, que mantiene de manera permanente una verdadera cruzada sobre la contaminación minera y, esporádicamente, los canales de televisión 2 y 4 de san Juan y los dos de Jáchal, algunos de sus programas periodísticos y de noticias. En todas las ocasiones exigimos un debate público con funcionarios y empresas del sector, que por lo visto rehuyen. Y si bien buena parte de los medios acompañan, los masivos aún están en deuda. En este sentido, debemos reivindicar a quienes no aceptan sobornos y nos ayudan a contrarrestar la desinformación que provoca el periodismo de mayor audiencia. Tal el caso de mi conferencia en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de San Juan, propuesta por el decanato y organizada por los centros de estudiantes y el personal de esa casa de estudios. Al momento de comenzar, el responsable de Extensión Universitaria anuncia que debe dar una "noticia ingrata": el canal 8, televisora de aire de San Juan, había colocado "cartones" anunciando la suspensión de la conferencia, indicándole a la gente que no concurriera. La medida no tuvo efecto, la sala -a pleno- nunca estuvo tan concurrida -en opinión de sus gestores y después de la proyección de la película Choropampa, se produjo un debate inolvidable. La contaminación minera en Perú involucra a dos de las más grandes transnacionales, la Newmont y la Barrick Gold, que por entonces anunciaba la explotación de mina Pierina.

La participación estudiantil en San Juan es para destacar. En Ciencias Sociales estuvimos ante ciento cuarenta alumnos; igual número en la cátedra de Historia, y el récord fue en Ciencias exactas, Físicas y Naturales, en el aula mayor de su segundo piso que no pudo contener la convocatoria. Aquí insistimos con el discurso iniciado en la Facultad de Filosofía: "Las Invasiones Mineras 500 Años Después", en tres temas: La fragilidad del ecosistema, la estafa minera y vienen por el oro y todos los recursos naturales. Fue también nuestro mayor desafío, por tratarse de la facultad que gradúa geólogos y mineros, y sin embargo obtuvimos una de las mayores y más emocionantes respuestas de los estudiantes sanjuaninos, que allí mismo comenzaron a organizarse contra la contaminación, la corrupción y el saqueo.

Publicaciones como "La Séptima" y "De Ingenios" merecen destacarse. Los otros medios de mayor circulación, en manos del oficialismo gobernante, a penas responden con tibias y sospechosas notas sobre la cuestión minera en la región cuyana. Mientras tanto, es notorio el esfuerzo de "Sanjuaninos Auto convocados" editando los boletines informativos que se reparten gratuitamente en reuniones, actos y movilizaciones. De igual modo, la Federación de Viñateros y Productores Agropecuarios de San Juan difunde su posición a través de folletos y con la compaginación de videos que relatan casos de contaminación minera. También movilizan sus camionetas que suelen circular con la leyenda "el agua vale más que el oro".
Los sanjuaninos pagan el transporte de la energía que consumirá Barrick Gold

Cuesta creerlo pero es cierto. En las facturas de luz que emite Energía San Juan S.A. , se puede leer el item "Fondo para la línea de interconexión de 500 KV, que no es otra cosa que "la línea minera" de energía, reconocida incluso por el oficialismo gobernante. Se trata de un tendido que une Mendoza con Tucumán, en una primera parte, y para ello habrán de empalmar Paramillo y San Jorge, San Juan capital, Jáchal, Gualcamayo, Villa Unión y Nonogasta. Continúa por Chilecito y Aimogasta en la provincia de La Rioja, y entra en Belén, Agua Rica, Alumbrera y Andalgalá en Catamarca. Un mapa que produce escalofríos, porque la "línea minera" se extiende a Barreal y Pachón, lugares de próximos emprendimientos mineros y donde fuimos invitados a exponer en reuniones con la Junta Vecinal. No son los únicos, Cosposo, Guaimallán, Rodeo, Veladero y Pascua Lama, completan el plan inicial de energía para las empresas mineras. La vergüenza continuará con más de treinta proyectos de extracción mineral a tajo abierto y sopa química, que penden sobre la cabeza del pueblo cuyano, en las altas cumbres de la Cordillera de los Andes.

Por lo pronto, el pueblo sanjuanino ya está pagando en las boletas de luz la siniestra imposición de un gobierno que lo obliga a costear el transporte de la energía hasta los yacimientos de las multinacionales y terminará pagando también el consumo de energía. Una nueva forma de piratería negociada con el FMI y la deuda externa del país. Eso está claro. Menem entregó el país privatizando sus mejores empresas, y ahora le toca el turno a sus recursos naturales a través de otro gobierno tan continuista como aquél, que aplica incluso toda la batería legislativa que instalaron el ex presidente riojano y Bush padre. El tendido eléctrico habrá de recorrer la ruta 40 y de allí saldrán breves conexiones hacia la montaña, hasta el mismo yacimiento de Veladero y Pascua Lama, hacia las plantas de extracción, trituración y procesado. Las monedas que obtiene el país (3% de canon), se diluyen al restar los compromisos que le restituyen al inversionista todos sus costos operativos e impuestos a las ganancias, entre otros. Veladero dejaría escasos ciento cincuenta millones de pesos (cincuenta millones de dólares) al cabo de 16 años, pero al pagarle la "línea minera", ese dinero y mucho más, retorna a las arcas de Barrick Gold.

Una vez más, como se pretendía con el Cordón Esquel, el pueblo no sólo pierde sus recursos, sino que encima paga para que lo despojen y siembren su Cordillera con el mayor cóctel químico a disposición del hombre que, como afirma la Universidad de Alemania, "se trata de la sociedad letal de dos industrias, la química y la minera", refiriéndose a la magnitud de compuestos químicos a que recurre esta tecnología extractiva. San Juan insiste con que el agua vale más que el oro, y pregona que si cada sanjuanino aportara un peso con cuarenta centavos por mes, durante el tiempo que tardará la Barrick en derribar el cerro Penélope y otras montañas, obtendría el mismo importe que ofrecen las ridículas regalías que mencionamos en este informe. Hoy esta propuesta provoca mayor indignación popular, cada vez que el vecino procede a juntar el dinero para pagar la boleta de la luz. Y pudimos comprobar en los debates, al recorrer la provincia, que la "línea minera" podría servir para otro proyecto de país que no es precisamente el que proponen las cúpulas gobernantes, las transnacionales, el FMI y el Banco Mundial.

En estos términos se discute hoy en la provincia de San Juan, en la universidad, en cuanta conferencia y charla estuvimos, en los medios de difusión, en alguna cátedra, colegio o junta vecinal, por cada uno de estos pueblos cuyanos, no hay otro tema que no sea el rechazo más categórico al veneno minero y al saqueo de que está siendo objeto el pueblo. Un sistema de extracción que hemos definido como "a lo bestia": pulveriza montañas a pura dinamita, revienta glaciares, destruye vegas, contamina acuíferos, pueblos y cultivos. Para dejarnos luego escombreras, drenajes ácidos y desolación, sin poder rescatar un sólo pueblo que con la minería haya pasado la raya de pobreza: donde no llega el ojo humano, llega el cianuro que atrapa hasta un 98% de oro diseminado en las rocas. Un solo anillo de oro, inferior a una onza, se obtiene de tres toneladas de roca, pero deja veinte toneladas de escombros. La rentabilidad es posible de esta manera.
Qué a nadie se le ocurra pensar en otro sistema de extracción o que hay otras formas para obtener el mineral, sin contaminación y con impacto ambiental mínimo. Los otros sistemas no son rentables. Si sacar el oro pudiera costar más o igual que su valor en el mercado, la respuesta imperial es: "no hay oro".


La Movilización de Jáchal, trescientos metros de apretada marcha Jáchal (24.000 habitantes) vivió el miércoles 18 de agosto, su primera movilización exigiendo el cese de la explotación minera de Veladero y Lama (Pascua es chilena). Desde el histórico 24 de mayo (ver boletín fundacional de los auto convocados) y después de las asambleas de Jáchal, el pueblo decidió marchar y concentrarse en su plaza central, glorioso sitio de históricas puebladas.

Con la Federación de Viñateros y Productores Agropecuarios de San Juan, dirigimos nuestros discursos en defensa del agua, de los cultivos, del suelo sanjuanino y de los recursos naturales, con expresa referencia al saqueo al que nos someten las multinacionales como la Barrick, a cambio de mayor pobreza.
La marcha de Jáchal transcurrió a los gritos de que el "agua vale más que el oro" y sólo se detuvo en las puertas de cuatro emblemáticos lugares: INTA, Recursos Hídricos, OSSE (Obras Sanitarias Sociedad del Estado de San Juan), y en el hotel San Martín donde pernoctaban ejecutivos de la empresa minera Barrick Gold. En cada uno de esos cuatro sitios hicieron uso de la palabra el dirigente viñatero Rodolfo Mó, el Chango Yanson, reconocido productor de Calingasta y el periodista propietario de la radio Las 40 de la ciudad de San Juan, Antonio Canales; en la última etapa me tocó a mi enviarle un mensaje a la Barrick Gold mediante los huéspedes circunstanciales del hotel, con más de un millar de voces de fondo, indicándoles un sólo camino, el de la frontera. "¡Qué se vayan!" fue la expresión final del pueblo movilizado. Fue una noche muy fría y pensamos que podía conspirar con el destino final de los actos. Mucha gente salió de sus casas aplaudiendo al paso de la columna que se extendía a lo largo de tres cuadras, lo que nos hace suponer que muchos más participarán de próximas protestas. El párroco de Jáchal, más solidario que el arzobispo que censuró la misa en la Catedral, no dudó en prestarnos el megáfono, muy útil durante la marcha.

Termas de Pismanta

Los pueblos del Departamento de Iglesia permiten un juego entretenido al recorrerlos. Empotrados a los pies de la Cordillera de los Andes sanjuaninos, ofrecen el atractivo de su cercanía, como si alguna vez hubiera habido cierta disputa que los haya separado caprichosamente. Unos tras otro, después de dejar atrás Talacasto, aparecen Bella Vista, Iglesia, Zonda, Las Flores, Villa los Perales, Cuesta del Viento (y su dique), Rodeo y Pismanta, nuestro destino en la ocasión: el hotel Termas de Pismanta. Allí, a 2010 metros sobre el nivel del mar, el agua surgente volcánica a 48º C produce el milagro de la naturaleza por su poder curativo. Cientos de pacientes, disfrazados de turistas, tratan en las mágicas aguas de Pismanta, sus afecciones de la piel, alergias, reumatismo, artrosis y enfermedades relacionadas con el sistema termorregulador del organismo humano.

Los baños reciben el agua de la fuente principal entre 38 y 44º C y jarras con agua, apta para beber, están siempre al alcance del visitante por sus propiedades terapéuticas, incluso ayuda a combatir los peligros de la hipertensión arterial. Las aguas ofrecen una batería de compuestos químicos naturales como los silicatos de aluminio y de sodio, los sulfatos de calcio, de magnesia y de sodio; el cloruro de sodio y los bicarbonatos de hierro, de sodio y de litio, entre los de mayor incidencia.

El hotel Termas de Pismanta funciona como un oasis reparador, controlado y administrado por sus propios empleados, (suman treinta), se esmeran por el mínimo detalle, además de reinvertir las utilidades en mejores servicios que se pueden apreciar en todas las áreas. La gastronomía goza de un prestigio del que se sirve la propia Barrick encargando sus viandas.

Fui invitado a Pismanta para brindar una de nuestras charlas sobre las "invasiones mineras". En cambio recibí otra extraordinaria enseñanza: a cuatro y cinco mil metro de altura, en plena Cordillera, opera la Barrick Gold -como ya sabemos- con Veladero y Pascua Lama. A cinco kilómetros de estos yacimientos, en Despoblado, brotan aguas termales a 80 º C. Son las mismas que recibe Pismanta a 48º C. Toda la región es volcánica y por todos lados asciende humeante vapor de la tierra. Insistimos: las rocas auríferas que van a dinamitar están a cinco kilómetros de las mismas aguas que recibe Pismanta. Muestras de laboratorio vinculan ambas surgentes y toda la región pertenece a la Reserva de Biosfera de San Guillermo, estatus concedido por la UNESCO (qué el lector saque sus propias conclusiones). Pues bien, la gestión de dos conocidos abogados laboralistas, Reinaldo Echavarría y Carlos Bula, impulsó la oportuna ley provincial 7410 que otorga la concesión directa a la Cooperativa Cacique Pismanta.

Nunca más acertado el nombre del heroico cacique Huarpe, hijo del histórico Angualasto. Es que en 1650, un gringo que apareció por la región gritó "¡ORO!" y Pismanta respondió con ¡"RESISTIREMOS"; y así fue, cumplió hasta morir. El hotel es la primera reconquista después de aquél descubrimiento "dorado", donde miles sucumbieron, otros padecieron la esclavitud que precedió a la muerte, y los sobrevivientes, los menos, levantaron Cosquimbo en Chile. Todos habían formado parte del pueblo que conducía el cacique Pismanta, inmolado en defensa de sus hermanos, exterminados por los legionarios del oro.

Hoy también la Barrick viene por el oro pero pretende el hotel Termas de Pismanta. En una "carta abierta al pueblo de San Juan, los integrantes de la Cooperativa Cacique Pismanta, denuncian el atropello ilegal del que están siendo víctimas merced -según documentan- "al Ministerio de la Producción y Desarrollo, y a la Secretaría de Turismo", porque "una serie de actos tienen como fin despojar a la Cooperativa Cacique Pismanta de la administración del hotel y de los legítimos derechos que hemos adquirido con nuestro esfuerzo y entrega para recuperar, sanear, salvar y mejorar una empresa que hace dos años estaba en concurso, en deuda, y a punto de cerrar sus puertas. El atropello gubernamental se inició con una campaña de desprestigio para confundir a la opinión pública…"

La realidad que no expresa el documento que suscriben los trabajadores del hotel, adherido al Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas, es que tanto el Gobierno de San Juan, de José Luis Gioja, como la Barrick Gold, necesitan el manejo completo del lugar ante la ulterior contaminación tóxica de las aguas debido -como dijimos- a la mega explotación de los yacimientos mineros, aguas arriba. Hay más de 38 proyectos como el de Veladero, en las cumbres de San Juan, esperando turno de explotación y cualquier derrame como el de Bajo la Alumbrera, en Catamarca, cuyos derrames y drenajes contaminaron Termas de Río Hondo, en Santiago del Estero, contaría -de producirse el hecho- con el silencio cómplice de quienes son empresarios y gobernantes, y jamás el daño tomaría estado público. Pero hay más. Este capítulo cierra con un rumor que es reguero de comentarios por todo San Juan: la ciudad minera de la Barrick a 4.500 metros sobre el nivel del mar, con sus dos mil obreros (Veladero y Pascua – Lama) anclados en la Cordillera de los Andes, parece requerir de un casino para esparcimiento y placer; el Hotel Termas de Pismanta cumplirá el doble propósito, en caso de pasar a manos de la Barrick: un casino para recuperar los sueldos de los trabajadores mineros y un burdel que haga más soportables el "mal de altura" y la soledad.
Barreal y Calingasta

El Departamento de Calingasta (8.000 habitantes) podría despertar cualquier codicia si nos atenemos al texto enciclopédico que anuncia 33.000 km2 y "minas de oro, plata y cobre", aunque el epílogo sea otro: "Calingasta vivió y murió por la minería", sentencia que nos transmitió un agricultor del pueblo.

Ver Calingasta es conocer el mayor alegato contra la minería. En realidad, hay que corregir las cifras: quedan menos de 6.000 habitantes; 2.000 abandonaron la miseria y las escombreras que dejó la minería en pleno centro del pueblo, totalmente contaminado con las sulfateras de aluminio, inmensos montículos de escoria que impiden ver la Cordillera o, en todo caso, ofrecen el peor de los contrastes. Nada más agobiante que ese paisaje negruzco de imponentes montículos de estériles, por donde se nos ocurra girar la vista. Calingasta toda es pura escombrera. Es el ejemplo evidente de lo que deja la minería a su paso, mayor miseria y desierto. Hablar aquí de remediación, significa construir otro pueblo. En el actual conviven dos posiciones: quienes esperan el advenimiento de empresas mineras para conseguir trabajo y rápida actividad comercial, y la otra mitad, la opinión de los productores agropecuarios que aún piensan recuperar la región para la manzana, los nogales, la alfalfa y las plantas aromáticas.

En cambio Barreal, villa de descanso y de producción agropecuaria, no ofrece dudas acerca de qué calidad de vida pretende, que no pasa por la que ofrece la minería. El paisaje de Barreal tampoco es el de las sulfateras y sus habitantes imploran que su destino no sea el de su vecina Calingasta. En ambos pueblos, no quieren escuchar que los casos de diarrea y los cuadros gastrointestinales aumentan peligrosamente en la época estival, cuando bajan los "relaves" al río San Juan. Pero cuando los médicos Mercedes Muñoz y César Sánchez manifiestan aumento de un 28 % de cáncer en trabajadores de la minería de Calingasta, la mayoría con enfermedades gastrointestinales severas, el silencio oficial se transforma en persecución o "nombramientos" rechazados. En estos distritos, el tema minero actualiza antiguas historias no superadas. Todos recuerdan que Castaño era una mina de capitales ingleses y que se retiraron por la gran contaminación que emitieron al romperse los diques de cola. Pensar en esta minería al mismo tiempo que en cultivos de menta, pétalos de rosa, orégano y muchas otras especias o aromáticas, tradicional sostén de la economía local, invita a descubrir dónde está la compatibilidad de ambos recursos. Suelo y agua tienen el mismo origen y no permiten un destino tan opuesto. Lo cierto es que en aquellos sitios donde no hay minería, como en Barreal, sufren pensando que aguas arriba ya están anunciando nuevas plantas mineras de oro, plata y cobre, a tajo abierto, con cianuro de sodio, ácido clorhídrico, sulfúrico, soda cáustica y cuanto químico se precise.

En Barreal dimos una charla acerca del perjuicio que ya produjeron las mineras. El salón de la Unión Vecinal, a pleno, permitió un debate ejemplar. Del intercambio participó el vicepresidente de la Cámara Minera de San Juan, que lógicamente defendía al sector, además de ser propietario de una calera, lo que produjo cierta polémica. Es que el estroncio, un metal que descompone el agua a temperatura ordinaria, había contaminado las napas de Catamarca debido a la explotación que se lleva a cabo en Bajo la Alumbrera. El estroncio llegó a la mina catamarqueña en la cal procedente de San Juan. Al escurrir el agua envenenada, la villa turística santiagueña de Termas de Río Hondo recibió un fuerte impacto al contaminarse su cuenca lacustre, pero mucho antes fue dejando el tendal y toda la vida fluvial yace inerte en la superficie de los cauces. El ejecutivo minero no atinaba a respondernos cuando fundamentamos el origen del estroncio, y como respuesta expuso el ejemplo chileno asegurando que en el país trasandino "conviven minería y producción agrícola". Esta respuesta nos obligó as pasar la película sobre los relaves chilenos en la Bahía de Chañaral: el silencio posterior fue lapidario. El dirigente también dijo desconocer estos "accidentes" e intentó una defensa de la tecnología moderna que se aplica actualmente en minería. Se le respondió que los derrames en Bajo La Alumbrera son actuales y están ocurriendo en este mismo instante, contaminando tres provincias: Catamarca, Tucumán y Santiago del estero, y que la forma de parar el ácido sulfúrico y la movilización de metales pesados en sus acuíferos es cerrando la planta e invirtiendo tiempo y dinero para limpiar ríos y suelo. Los presentes concluyeron con un rechazo absoluto a toda explotación minera en la Cordillera de los Andes y que cesen los trabajos de la Barrick Gold.

Bajo La Alumbrera, apuntes para tener en cuenta

Al agregar cal en el proceso de cianuración para lixiviar y obtener el oro, se mantiene el PH alto (básico), de lo contrario un PH (ácido) lo transforma en ácido cianhídrico, altamente contaminante, muy venenoso. Esta "trampa" química no garantiza buenos resultados.

Héctor Oscar Nievas, ingeniero químico, ex funcionario de área ambiental del gobierno de Catamarca, fiscalizaba Bajo La Alumbrera cuando descubre contaminación con estroncio, pero no su origen. Después de cierto tiempo resuelve la incógnita "al observar a un camión sanjuanino descargando cal en la planta minera. Allí confirma la presencia y el origen del estroncio en la cal".

Más de 20 pobladores de la zona del Vis Vis, distrito andalgalense de Amanao, accionan contra Mina Alumbrera, mediante una demanda civil, de igual modo que la familia Flores (Juana Rosalinda y Manuel Horacio Salas) que vivía dos kilómetros abajo del dique de colas de la mina y deciden huir -literalmente- de sus tierras. El daño está probado. La minera "descubrió" la filtración tóxica ante el cúmulo de denuncias e intentó resolverla con una estación de retrobombeo, con el objeto de hacer retornar los sucesivos e imparables derrames ácidos. El suelo, de abundantes sulfatos, combinado con el hidrógeno del agua, se convierte en ácido sulfúrico. Pero es tal la acción sinérgica que una verdadera sopa de compuestos químicos concluyen desfilando por los acuíferos de las tres provincias contaminadas. La provincia de Santiago del Estero demanda a Minera Alumbrera por la contaminación del lago de las Termas de Río Hondo y la cuenca del río Dulce. Mientras tanto, el gobernador tucumano, José Alperovich, ordena a su Fiscal de Estado "el inicio de acciones legales contra la empresa minera por contaminar con Cromo y Cobre la cuenca del río Salim". El fiscal tucumano, Antonio Estofán, aseguró que "la existencia del perjuicio ambiental está comprobada y aceptada por la firma; lo que queda por determinar es la magnitud del daño -dice el fiscal- para que se traduzca en el monto indemnizatorio" (sic).

Y aquí volvemos a los errores de siempre, porque no hay dinero capaz de remediar semejante colapso ambiental, puesto que a las vidas humanas, a su economía, habrá que sumarle la cadena trófica de disímiles ecosistemas: en cordillera, meseta y litoral. Las fotos no pueden cuantificar la mortandad de peces que flotan inertes sobre los ríos cubriendo toda su superficie, y que significa menos del 1% de la diversidad biológica destruida. A todo esto, continúan los drenajes, la empresa minera sigue operando y la planta de retrobombeo es mudo testigo de la incapacidad, de la negligencia y soberbia del hombre, que ve hundirse el Titanic y abre el cofre de la indemnización, pretendiendo resarcir lo que es imposible de calcular. El nivel de sulfatos en la cuenca del río Vis Vis – Amanao permite suponer una comunicación hidráulica con el dique de colas, imposible de resolver si no se para la explotación minera definitivamente. En opinión del ingeniero Héctor Oscar Nievas, "el dique de colas se halla sobre un terreno permeable, fisurado, con fracturas y fallas geológicas". Estas observaciones nos permiten ir al tema de fondo: el diseño de la planta.

Discurso minero

El ingeniero en minas, Carlos Rudoldh (70 años) fue jefe del Instituto de Investigaciones Mineras, titular de la Cátedra de Tratamiento de Minerales y decano de la facultad durante el "Proceso de Reorganización Nacional"; de reconocido prestigio académico en San Juan y con extenso currículo laboral en el área de la minería. El 19 de agosto del corriente expuso sobre la explotación minera de los yacimientos Veladero y Pascua Lama, en el club Andino Mercedario de San Juan, ante unas treinta personas, entre las que se destacó el arzobispo Alfonso Delgado.

Su esforzada objetividad no pudo ocultar definiciones que respaldan planes y proyectos de la minería en todas sus formas, y las técnicas y el proyecto Barrick Gold, en particular. Algunas respuestas fueron significativas: "Siempre priorizamos el Estudio de Impacto ambiental"; "si realmente es Reserva de Biosfera, el proyecto de los complejos Veladero y pascua Lama no debe llevarse a cabo"; "si la legislación vigente lo autoriza, la extracción debe hacerse"; "hay un estudio de impacto ambiental que lo aprueba"; "la tecnología actual no produce daño", y contó el ejemplar caso de una mina en Vancouver, Canadá. Las preguntas intentaron saber de qué forma se compatibiliza su exposición con el informe de impacto ambiental de la Barrick, el desvío de los ríos Potrerillos, Las Taguas y otros afluentes, la creación de dos enormes lagunas, el uso de las aguas, el arsénico natural en las rocas del lugar y la eutrofización cultural que deberá sumarse, la destrucción de vegas y glaciares, todo a 4.500 metros sobre el nivel del mar, paradigma de ambas cuencas, la del Pacífico y la del Atlántico, entre otros muchos interrogantes vinculados con los drenajes ácidos y el uso del cianuro.

Las respuestas no pudieron tranquilizar al exiguo auditorio y, cerca del final, se produjo el siguiente intercambio:
– ¿Es cierto que usted diseñó el proyecto Bajo La Alumbrera?
– Sí, así es. Yo diseñé Bajo La Alumbrera.
– Debe saber, insistí de inmediato, que en estos momentos Mina Alumbrera es demandada por familias de Andalgalá y por los estados provinciales santiagueño y tucumano, debido a la contaminación gravísima de los cursos de agua que…
– ¡Nosotros les dijimos que iba a pasar eso! -me interrumpe bruscamente el ingeniero Rudoldh- tras lo cual se hizo un profundo silencio y nos quedamos con las ganas de continuar con las explicaciones al intervenir los organizadores y dar por concluida la conferencia y el debate. El arzobispo de San Juan, monseñor Delgado, se retiró minutos antes, previendo tal vez este final o imaginando que el lugar no era adecuado, después de haber prohibido en la Catedral la "misa por el agua".

San Juan, agosto 2004 – Sanjuaninos Autoconvocados No A La Mina

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

Te invito

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!