Política

El Pueblo Paraguayo Frente a la Deuda Externa

Antes del Foro Social Mundial se realizó en Porto Alegre la Asamblea Continental de la red Jubileo Sur-Américas, donde participo Mercedes Canese quien concedió esta entrevista. Mercedes Canese, 28 años, paraguaya, trabaja asesorando diversas organizaciones sociales.

Por Cristiano Morsolin

Antes del Foro Social Mundial se realizó en Porto Alegre la Asamblea Continental de la red Jubileo Sur-Américas, donde participo Mercedes Canese quien concedió esta entrevista. Mercedes Canese, 28 años, paraguaya, trabaja asesorando diversas organizaciones sociales.

Entrevista a Mercedes Canese durante el Foro Social Mundial

Antes del Foro Social Mundial se realizó en Porto Alegre la Asamblea Continental de la red Jubileo Sur-Américas (www.jubileesouth.org), donde participo Mercedes Canese quien me concedió esta entrevista.

Mercedes Canese, 28 años, paraguaya, trabaja asesorando diversas organizaciones sociales, entre ellas, el Foro Popular por la Energía, organización que a su vez articula organizaciones de todo el país por una tarifa social para la energía eléctrica y contra la deuda de Itaipú (empresa hidroeléctrica paraguayo brasileña) con Eletrobras (Empresa Eléctrica brasileña). Además milita en una comisión vecinal que se llama TAVA MBA’E (del pueblo, en guaraní) donde se trabaja el tema de economía solidaria, entre otros. Es profesora en la Universidad Nacional de Asunción.


Pregunta (P):
¿Nos puede delinear la situación de las organizaciones sociales que se encuentran en Paraguay?

Respuesta (R):
Paraguay esta viviendo un momento de crisis aguda como probablemente no se ha conocido en muchos años de historia. El avance de los cultivos de soja esta aumentando, mas aún la desigual distribución de la tierra, provocando el desplazamiento de los campesinos que abandonan sus tierras por pérdidas de sus fuentes de trabajo (la soja mecanizada reemplaza a otros cultivos de mano de obra intensiva y a los bosques) y por la contaminación de sus cultivos de autoconsumo y fuentes de agua con agrotóxicos.

Por ello, las organizaciones campesinas articuladas con las demás organizaciones sociales en el Frente Nacional por la Vida y la Soberanía han exigido el cese del uso de agrotóxicos, tierras para campesinos, reactivación productiva, tarifa social, entre otros puntos. Similares reclamos ha realizado la Federación Nacional Campesina. Todos estos reclamos son bastantes antiguos, por lo que el año pasado todas las organizaciones determinaron reforzar los reclamos realizando numerosas ocupaciones de latifundios improductivos.

El gobierno ha respondido a estas acciones con violentas desocupaciones, con quemas de ranchos y enseres, destrucción de cultivos, numerosos heridos y presos sin tratamiento médico ni debido proceso. En total, alcanzaron más de 700 presos.

Las organizaciones sociales se movilizaron en diciembre lanzando la campana “ navidad sin campesinos presos”. Esta campana dio resultado y prácticamente todos los presos fueron liberados. Sin embargo, los procesos siguen adelante y hasta ahora el gobierno no ha dado ninguna respuesta concreta a los principales reclamos: basta de uso de agrotóxico y tierras para los campesinos.

(P): En este contexto, ¿cómo la problemática de la deuda externa influye en los procesos sociales?

R: Paraguay tiene una problemática particular de deuda. Su deuda externa es de 2,4 mil millones de US$. Es muy inferior a la deuda que posee con ambas represas binacionales, Itaipú y Yacyreta, deuda que no figura como deuda externa por no contar con el aval del Banco Central y alcanza 14,0 mil millones de US$ para Paraguay (dueña en un 50% de las binacionales).

Esta deuda debe ser entendida como una estrategia geopolítica muy intrincada, llevada a cabo por los grandes países vecinos de Paraguay: Argentina y Brasil, con el fin de frenar su desarrollo productivo y mantener la relación de dependencia que existe desde la post-guerra de la Triple Alianza (Brasil, Argentina y Uruguay contra el Paraguay, 1865 a 1870). De la misma forma que los imperios utilizan la deuda externa como mecanismo de extracción acelerada de capital de los países pobres a los países ricos, los sub-imperios de Argentina y Brasil extraen capital de Paraguay con todas las consecuencias que ello acarrea. Una clara consecuencia es el elevado costo de la energía eléctrica para la población y para la producción, una contradicción injustificable considerando que Paraguay es el único país con excedentes de energía eléctrica (le sobra energía) de la región. Por eso, ha sido un logro muy importante de las organizaciones sociales poder relacionar la necesidad de una tarifa social para la energía con la cancelación de la deuda de las binacionales, especialmente Itaipú.

Que la gente del pueblo pueda entender este concepto ha sido fundamental en la lucha. Desde el 2003 las movilizaciones incluyeron manifestaciones frente a la Embajada de Brasil y se han enviado muchas cartas a Lula sobre la deuda de Itaipú con Eletrobras.

Como un logro destacado se ha obtenido la ampliación de la tarifa social, pero hasta ahora, ninguna reducción de la deuda.

P: En esta perspectiva de soberanía y autodeterminación de los pueblos, puede analizar la deuda histórica inicial y la actual.

R: La pregunta es muy interesante pues la deuda histórica tiene los mismos orígenes en cuanto a las razones de Estado que las motivaron. El Paraguay, hasta antes de la Guerra de la Triple Alianza, era un país que se autoabastecía y rechazaba ofertas de endeudamiento por parte del Imperio del momento, Inglaterra. Aún así, el país consiguió la industrialización de su producción de algodón, la fundición de hierro que fabricaba todas las herramientas, incluso armas de guerra y la adquisición de tecnología de punta y técnicos extranjeros sin endeudarse. En cambio, sus vecinos ya estaban altamente endeudados con la Corona Británica. Como consecuencia de la guerra, el Paraguay adquiere sus primeras deudas externas, para pagar sus deudas de guerra, que entre paréntesis significaron la pérdida de grandes extensiones de territorio que pasaron a pertenecer a Brasil y Argentina, el genocidio del 60% de su población y la presencia de un ejército de ocupación por 7 años en territorio paraguayo. También con posterioridad se privatizan las tierras, que eran casi todas públicas y desde entonces tenemos miles de campesinos sin tierra. La misma política de anexión de Paraguay a sus grandes vecinos rige actualmente, digamos que sólo más en términos diplomáticos que de guerra, determinando altas tasas usurarias en los préstamos que concedieron Argentina y Brasil para la construcción de las binacionales. Actualmente, Brasil nuevamente ofrece su financiamiento para la mejora vial (lo que facilitará la extracción más acelerada de nuestros recursos).El Paraguay antes de la Guerra de la Triple Alianza logró consolidar su soberanía e independencia. De la misma forma, se debe pelear por la segunda independencia del Paraguay, sobre las bases de la equidad, pues es evidente que no podemos compararnos con nuestros dos grandes vecinos, y por tanto debemos contar con condiciones especiales que nos igualen, y en esto es fundamental la lucha del pueblo y ejercer su autodeterminación porque desde 1870 hasta ahora, los gobiernos no han sido más que títeres de Brasil y Argentina.


P: Desde esta perspectiva de lucha por la anulación de la deuda, ¿cuales comentarios enfatiza respecto al proceso latinoamericano que esta articulando la red Jubileo Sur-Américas, con respecto a la reciente Asamblea continental en Porto Alegre?

R: La experiencia de la Asamblea de Jubileo Sur ha sido muy importante; como Foro Popular por la Energía han participado dos dirigentes de base: Damián Acevedo, dirigente del Bañado Sur (zona inundable de Asunción donde viven mas de 5 mil familias) y Gladys Cabanas, de Caacupe, representando a familias campesinas afectadas por el elevado precio de la energía eléctrica. También participaron dos mujeres dirigentes de base de dos organizaciones de Paraguay: CONAMURI (Coordinadora Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas) y la ONAC (Organización Nacional Campesina). Que sean dirigentes de base los que participen ha sido fundamental, pues en la Asamblea de Jubileo Sur se ha analizado la situación de la deuda de todos los países del Sur, las luchas llevadas a cabo y en especial los fundamentos que nos convierten en acreedores, no deudores, de las deudas históricas, sociales y ecológicas. Todos estos elementos son muy útiles para que los dirigentes puedan realizar un buen trabajo de base, en que la gente pueda reconocer que nuestra realidad sobre la deuda no es muy distinta a la de los otros países del sur y que también en Paraguay somos acreedores. Para solo dar el ejemplo de las represas binacionales, ellas han provocado la destrucción de miles de hectáreas de bosques y tierras fértiles y el desplazamiento de miles de personas, lo cual se prevé compensar con royalties y compensaciones. Sin embargo, no alcanza de ninguna forma para resarcir el daño ocasionado.

También la Asamblea de Jubileo Sur ha servido para reconocernos semejantes pero no iguales, pues cada país tiene realidades diferentes que vuelven los problemas diversos pero con un fondo común. La problemática de deuda varía de país a país pero los supuestos “acreedores” del Norte del Mundo, -y agregaría, de los grandes países del Sur – tienen los mismo objetivos: la acelerada extracción de capitales robados a nuestros pueblos aumentando así la pobreza y la exclusión…

P: ¿Cómo considera el Foro Social Mundial?

R: El Foro Social Mundial ha sido un gran y algo desordenado encuentro de miles de organizaciones e individuos de todo el mundo, especialmente de América Latina. En relación a los temas de interés para nuestras organizaciones, el FSM ha aportado muchos elementos interesantes y como todos los años ha servido para informar y analizar temas que no se dan a conocer para los medios de comunicación convencional, como la misma deuda externa, los trabajos de las organizaciones sociales por los derechos humanos, los conflictos de Oriente Medio desde la perspectiva del oriente medio, la lucha por la tierra, la economía solidaria, el gobierno de Venezuela frente a la hegemonía imperial de EEUU, y mucho más. Estos elementos y documentos que ha aportado el FSM servirán para realizar muchos trabajos en Paraguay y con una mayor perspectiva, una visión más global del mundo y con más esperanza, pues somos muchos los que luchamos por un mundo diferente, más solidario, más equitativo.

También ha sido muy enriquecedora la participación de grandes pensadores del mundo que han acercado su visión al FSM aportando mucha claridad. Como crítica, la infraestructura del FSM ha sido muy precaria, los audífonos casi no funcionaron y los participantes que no hablaban portugués se han sentido excluidos de casi todo el proceso del foro.

También fue muy sentida la falta de agua potable gratuita para los participantes.

P: ¿Cuales desafíos identifica para avanzar en la lucha en Paraguay?

R: El principal desafío contra la deuda es popularizar los conceptos que hemos analizado en la Asamblea de Jubileo Sur: la deuda es una causa que impide tener acceso a salud, educación, energía eléctrica; somos acreedores de la deuda histórica, social y ecológica, no deudores; la deuda es ilegitima, NO DEBEMOS, NO PAGAMOS. www.EcoPortal.net

* Cristiano Morsolin, educador-periodista italiano y operador de redes internacionales.
Co-fundador del Observatorio Independiente sobre la Región Andina SELVAS.
Porto Alegre, 1.2.2005

Estos artículos también podrían interesarte

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

Posts más compartidos