Política

Justicia Yankee. Por Miguel Coppa

Sus atrocidades son errores tácticos. Sus asesinatos son aplicación de la justicia. Sus guerras y amenazas de guerra son pasos necesarios para liberar a la humanidad del terrorismo. Pero... ¿Quién va a liberar a la humanidad de ellos?

Por Miguel Coppa

Sus atrocidades son errores tácticos. Sus asesinatos son aplicación de la justicia. Sus guerras y amenazas de guerra son pasos necesarios para liberar a la humanidad del terrorismo.Pero… ¿Quién va a liberar a la humanidad de ellos?

En Guantánamo hay 598 presos supuestamente terroristas. Al menos eso dicen Bush y los suyos, porque nadie sabe exactamente quién hay allí, no lo permiten Bush y los suyos, quienes saltándose a la torera todas las leyes existentes sobre prisioneros de guerra, se inventaron sus propias leyes para destruir física y moralmente a estos seres humanos, porque, a pesar de lo que digan sobre ellos, siguen siendo seres humanos.

Pero Bush también se ha autorizado a sí mismo a decidir sobre quienes son o no seres humanos. Se ha autoproclamado "dios", con decisión sobre la vida y la muerte, aunque eso ya le venía de atrás, de su época como adicto a la silla eléctrica.

En Guantánamo los prisioneros de guerra intentan suicidarse por cualquier medio posible. No soportan la "vida" en aquel lugar. En realidad a nadie le importa lo que viven, ni tampoco si se suicidan. En realidad Bush y los suyos quieren que mueran lentamente, despacio, saboreando cada paso hacia el final, disfrutando de su agonía.

Entienden que es el justo precio por lo que dicen que han hecho, o sea, lo del 11-S. Aunque ya hay muchas voces que dicen que no fueron ellos, que los terroristas están dentro de casa, cerca de Bush, al lado de Bush.
Mientras, Bush y lo suyos siguen preparando campañas de guerra. Tienen sed de sangre, aunque ellos le llaman "libertad duradera".

A este paso convertirán el mundo en campos de concentración, con la bandera de la "libertad" yankee ondeando al viento, un viento que arrastrará olor a muerte y también los lamentos desesperados de los prisioneros de la justicia yankee, quienes buscarán la muerte para liberarse de sus heroicos carceleros.

Y el mundo observa todo eso y se calla. Los aliados se callan, el propio pueblo americano se calla.
EE.UU. quiere imponer en el mundo un sistema policial que haría morir de envidia a las SS o la Gestapo de Hitler.

EE.UU. quiere combatir el terrorismo con el terror, con la represión. Todos somos ya "supuestos" terroristas. Ellos no, ellos actúan en nombre de la justicia, de la libertad, de la dignidad humana. Ellos son los "salvadores" de la humanidad.

Sus atrocidades son errores tácticos. Sus asesinatos son aplicación de la justicia. Sus guerras y amenazas de guerra son pasos necesarios para liberar a la humanidad del terrorismo.
Pero… ¿Quién va a liberar a la humanidad de ellos?
¿Cuántas víctimas ocasiona el terrorismo en el mundo y cuántas la maquinaria de guerra yankee?
Estamos ante la declaración de principios fascistas más absoluta de la historia de la humanidad.

Si la razón y el sentido común no se impone en los aliados europeos y se oponen frontalmente a los planes de Bush y los suyos, el mundo se verá inmerso en la represión más brutal de la historia.
Pero, es bastante dudoso que los ciudadanos del mundo se queden con los brazos cruzados ante tal recorte de libertades.

En EE.UU., por ejemplo, ya han nacido colectivos que han declarado su absoluta oposición a los métodos y planes del Gobierno, los antiglobalización del mundo, una fuerza creciente y cada vez más poderosa han declarado la guerra a tales pretensiones.

Nunca la humanidad vivió momento tan delicado a nivel global.
Están en juego las libertades y los derechos humanos. Está en juego la independencia política de las naciones, porque dar carta blanca a Bush supone bajarse los pantalones ante sus obsesiones y sus manías.

Lo que pasa en Guantánamo debería de servir de referencia sobre lo que puede pasar en todo el mundo, porque el planeta entero se puede convertir en un campo de concentración vigilado por los perros guardianes de Bush, con una silla eléctrica que no para de funcionar mientras el "emperador" lee la Biblia y escucha atentamente las instrucciones de su padre.

Si se permite que Bush ataque Irak, ya no hay vuelta atrás.

*Por Miguel Coppa
Director Revista FUSION ( www.revistafusion.com )

Etiquetas
Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

PROMOS ECOPORTAL – NATURA

Posts más compartidos