Política

La brigada ” Plus Ultra”: Ocupantes por Encargo

La Brigada Plus Ultra integrada por tropas españolas y de cuatro países latinoamericanos, reemplaza ya a los marines norteamericanos en la ocupación y el control del área de Diwaniya, en el sur del territorio iraquí. La transferencia de poder se realizó en la antigua Escuela de Medicina, convertida ahora en cuartel militar. Todo un símbolo de la "reconstrucción".

Por Carlos Iaquinandi Castro

La Brigada Plus Ultra integrada por tropas españolas y de cuatro países latinoamericanos, reemplaza ya a los marines norteamericanos en la ocupación y el control del área de Diwaniya, en el sur del territorio iraquí. La transferencia de poder se realizó en la antigua Escuela de Medicina, convertida ahora en cuartel militar. Todo un símbolo de la "reconstrucción".

La Brigada Plus Ultra integrada por tropas españolas y de cuatro países latinoamericanos, reemplaza ya a los marines norteamericanos en la ocupación y el control del área de Diwaniya, en el sur del territorio iraquí. Formaciones solemnes, banderas que van y banderas que vienen, todas ajenas a la tierra que ocupan. La transferencia de poder se realizó en la antigua Escuela de Medicina, convertida ahora en cuartel militar. Todo un símbolo de la "reconstrucción".

El jefe de operaciones del destacamento español, Teniente Coronel González Sánchez Gamboa -a quien un intérprete traducía al árabe- afirmó: "El Ejército, base de cualquier país, está aquí para ayudar, para garantizar la reconstrucción del noble pueblo iraquí, para que tras años de horrores pueda ver un futuro lleno de luz". Frase involuntariamente oportuna si se tiene en cuenta que la población sigue a oscuras porque las tropas norteamericanas se han retirado sin cumplir su compromiso de reponer el sistema eléctrico destruido por sus bombardeos.

Con estos actos formales, la Brigada Plus Ultra y los países implicados asumen una responsabilidad delegada por la coalición ocupante, aunque bajo mando militar polaco, otro gobierno que decidió desde un primer momento apuntarse a la propuesta guerrera de G. Bush. Mil trescientos españoles y 300 dominicanos ocupan la provincia de Al Qadisiya, mientras que el total de 800 militares de El Salvador, Honduras y Nicaragua se despliegan en la pequeña provincia de Nayaf.

O sea, que a pesar de todos los juegos de palabras sobre "misión humanitaria", y "reconstrucciones", los recién llegados reemplazan a los marines norteamericanos en su función fundamental: mantener el control de la población, exigencia que -potencialmente- puede llevar a tener que reprimir a los ciudadanos iraquíes. Los gobiernos norteamericano y británico consiguen así complicidades con las que intentan maquillar la ocupación ajustada a sus propios intereses, como una operación con un cierto aire "internacional".

Reclutando por Centroamérica

Pieza importante en este logro ha sido el jefe del gobierno español, a quien Bush le delega tareas como la de reclutar soldados latinoamericanos o presionar a sus gobiernos. A comienzos de Junio, el subsecretario de Defensa norteamericano Dov Salomon y el ministro español de Defensa Fernando Diez Moreno, viajaron a Centroamérica para entrevistarse con los presidentes y con los titulares de Defensa de Honduras, Nicaragua y El Salvador. Tema central fue ajustar detalles de la participación con efectivos nacionales en la brigada Plus Ultra.

A principios de julio el propio José María Aznar anudó esos compromisos cuando viajó a la Cumbre Centroamericana de jefes de gobierno y dialogó con Enrique Bolaños, Ricardo Maduro, y Francisco Flores, presidentes de Nicaragua, Honduras y El Salvador. A ellos se sumó Hipólito Mejía, por la R.Dominicana. El guatemalteco Portillo adhirió de palabra, pero finalmente eludió enviar tropas. ( Quizás las necesite en su inconstitucional intento de llevar como candidato presidencial al ex dictador General Efraín Ríos Montt ). Costa Rica también apoyó verbalmente, en este caso con el justificable argumento de no tener Ejército.

Después el Gral. Richard Myers, Jefe del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos, hizo una breve gira por los países implicados con el detalle de que en El Salvador vaticinó que los soldados de ese país se desempeñarían "de manera soberbia". Y concluyó con una inquietante promesa: "oraré para que sus miembros regresen sanos con sus familiares".

En Nicaragua, aprovechó para decirle a Bolaños que para hacer la faena completa, debía destruír varios cientos de misiles tierra-aire que conserva su ejército, "no sea que vayan a parar a manos de terroristas". Bolaños actuando más como un funcionario norteamericano de segundo nivel que como responsable de un país presuntamente soberano, se apresuró a decir que sí, o al menos eso fué lo que luego proclamó el Gral. Myers sin que nadie lo desmintiera. Ante posteriores críticas de la oposición sandinista, Bolaños dijo que su sí se limitaba a que se estudiaría esa posibilidad.

"Si me quedara callado me sentiría culpable".

En la Dominicana, el coordinador de la Pastoral Juvenil de la Iglesia Católica envió una carta pública a los 300 soldados dominicanos antes de que salieran para Irak. "Decir que ustedes van a una misión de reconstrucción del pueblo de Irak es un eufemismo. Ustedes van con su presencia a legalizar, e incluso a dar apoyo, a una acción bélica, así como suena". "Me duele, sobre todo, que ustedes sean jóvenes, porque es a los jóvenes que someten a este tipo de atentado físico y moral, utilizándolos como conejillos de Indias", escribió el sacerdote Luis Rosario. Y añadió: "si me quedara callado en medio de tanto silencio, me sentiría culpable ante un compromiso innegociable que tengo a favor de la paz."

En Honduras, la propuesta tuvo el voto de 66 diputados, la mayoría del oficialista Partido Nacional. Votaron en contra 62 legisladores quienes afirmaron que "no tenían porqué legitimar como país, el genocidio norteamericano y británico en Irak". El primer grupo de 123 soldados de Honduras, partió en un vuelo fletado desde Palmerola, que es una base militar norteamericana situada a 70 kms. de la capital, Tegucigalpa.

En El Salvador, el partido de gobierno Alianza Republicana Nacionalista, ARENA, fue determinante para que la propuesta de enviar tropas a Irak saliera adelante. A los votos de estos diputados se sumaron los de la Democracia Cristiana y el partido Conciliación Nacional.

La oposición del Frente Farabundo Martí votó en contra. El presidente Flores no escatimó esfuerzos para cumplir las directivas de la Casa Blanca. Triste papel para el gobernante de un país donde continúan las privatizaciones, se dolarizó la moneda nacional, faltan tierras para los campesinos y sigue en aumento la pobreza de la que intentan escapar miles de ciudadanos a través de una dolorosa y constante migración. Uno de cada cuatro salvadoreños vive en EE.UU. y el 14% de los ingresos del país proviene de las remesas de los inmigrantes.

En el parlamento nicaraguense, la propuesta de Bolaños de enviar dos grupos militares de 115 hombres cada uno se aprobó con el voto favorable de su propia bancada y de los diputados que responden al ex-presidente Arnoldo Alemán, actualmente en la cárcel imputado en varias causas de fraude y robo de bienes estatales en provecho propio. El diputado sandinista Nelson Artola – presidente de la Comisión Legislativa de Derechos Humanos – sostuvo que en el fondo y como aliado de Estados Unidos, lo que pretende Bolaños es legitimar la invasión a Irak.

¿ Quienes pagarán la intervención ?

En los cuatro países latinoamericanos hay una gran confusión sobre el coste total de la operación, el origen de los fondos, los seguros que cubren a los soldados implicados y las retribuciones que recibirán mientras estén cumpliendo la misión en Irak. En principio, se afirmó que la "invitación" a participar incluía que Estados Unidos se hacía cargo de los costes. Pero no hubo información oficial y transparente al respecto y los debates parlamentarios tampoco han aclarado estas cuestiones. Organizaciones populares y movimientos sociales, temen que todo o parte del dinero salga de las arcas del Estado.

En Nicaragua, por ejemplo, denuncian que no llegó la ayuda prometida por Estados Unidos y que con los aportes del presupuesto nacional solo han sido asegurados "algunos" militares. Según el jefe del Ejército – Javier Carrión – , a los soldados se les prometió seguro de vida y una retribución que vá desde un mínimo de 400 a un máximo de 2.800 dólares mensuales. En Tegucigalpa, los familiares de los soldados hondureños reclaman que a ellos se les pagarán 150 dólares al mes. Mientras, el coronel retirado Roberto Mendoza Garay afirma que los militares hondureños estarán en constante peligro porque no son avalados por las Naciones Unidas; es una tropa -añade – que servirá de apoyo al ejército de Estados Unidos".

Lo cierto es que la presión norteamericana y española sobre los gobiernos latinoamericanos ha obtenido una magra cosecha. Promesas y amenazas han sido utilizadas una vez más para conseguir las implicaciones de cuartro gobiernos. Cuatro obedientes mandatarios que saben que llevarse bien con la Casa Blanca es bueno… para ellos. Y desarrollan políticas que aumentan la miseria y la marginación de sus ciudadanos y favorecen a las transnacionales. Han pretendido disfrazar este patético papel de "comparsa" en la ocupación militar del territorio iraquí, con evocaciones patrióticas y flamear de banderas y pendones. Han intentado exaltar el orgullo nacional de que "sus tropas" sean requeridas en una misión internacional. Pero las palabras no dan de comer, ni tapan la miseria, ni solucionan la gravísima situación social de la que son directos responsables. "Las grandes potencias han aprovechado la debilidad de los países centroamericanos para fortalecer sus intereses", afirmó Giovanni Contreras, periodista del diario La Hora de Guatemala. Y añadió: "Por eso se han valido de sus ejércitos para utilizarlos como piezas o peones de otros mandos".

¿ Qué reconstrucción ?

En España, José María Aznar ha rehusado en cuatro oportunidades dar explicaciones en el Parlamento sobre su papel de "ayudante de campo" del presidente Bush. Sus frases pronunciadas desde la tranquilidad de actos partidarios, cenas o ruedas de prensa, se limitan a seguir la estela que marca la Casa Blanca. Habla de "reconstrucción y pacificación" de Irak. Desoye todos los reclamos sobre las mentiras que ampararon "la guerra " declarada en las Azores y las críticas al verdadero papel que juega el gobierno español en esta trama de intereses. Mientras tanto, los hechos dan la razón a los cientos de miles de manifestantes que durante semanas se manifestaron contrarios a la invasión. Un funcionario británico reconoce que la capacidad de ataque en 45 minutos que le atribuían a Sadam Husein no era con armas de destrucción masiva sino con "Fusiles automáticos y morteros". Parece una broma, pero es cierto. Estados Unidos se apropió del petróleo iraquí y lo utiliza para pagar la reconstrucción de lo que destruyeron sus bombardeos. Pero dice que no alcanza y España convocará una reunión de "países donantes" para que "todos pongan". Las Naciones Unidas continúan con su triste papel, apareciendo en escena cuando Bush lo necesita o poniendo sus propias víctimas cuando se convierte en blanco de las iras de los ocupados. Grandes empresas norteamericanas, entre ellas las vinculadas con el vicepresidente Dick Cheney, ganarán miles de millones con las obras de reconstrucción en territorio iraquí. La verdadera "reconstrucción" será la de un sector de la economía privada norteamericana. Mientras tanto la población iraquí sigue careciendo de servicios esenciales como luz y teléfono en gran parte del país. La estructura sanitaria está desbaratada y el único aporte para su débil mejora proviene de organizaciones y misiones humanitarias.

¿ Que pacificación ?

A último momento, el gobierno español decidió reemplazar el previsto envío de vehículos de exploración VEC por carros de combate Centauro dotados con un cañón de 105/52 mms. de calibre. De tal modo, refuerzan notablemente la potencia de fuego de la brigada "pacificadora". El Secretario español de Defensa y comisionado del gobierno para Irak, Fernando Diez Moreno, dijo que con estos cambios no sabe cuál será el coste final de la operación para las finanzas de su país. Avanzó una estimación de 120 millones de euros hasta el 30 de diciembre próximo.. Fuentes de Defensa señalaron que es probable que la cifra se aproxime a 150 millones.

En los últimos días, las escasas filmaciones disponibles han mostrado en algunas televisiones europeas, las imágenes de las tropas norteamericanas realizando espectaculares operativos represivos en barrios populares de ciudades iraquíes. Rostros de pánico de mujeres y niños. Hombres de toda edad y condición a los que se saca a empujones de sus viviendas y se les ata las manos con bridas de plástico y luego se les conduce en camiones con rumbo desconocido. Blindados entrando por las calles polvorientas de los poblados, helicopteros volando a poca altura con sus amenazantes ametralladoras e infantes entrando con violencia en humildes viviendas esgrimiendo toda su parafernalia bélica. <strong>Una de piratas</strong>El ministerio de Defensa hondureño, dispuso llamar Batallón Xatruch al grupo expedicionario enviado a Irak. Curiosa ironía, si se tiene en cuenta que la designación recuerda al general hondureño Florencio Xatruch, de ascendencia catalana, que en 1857 fue elegido para encabezar una fuerza integrada por tropas centroamericanas que actuaron solidariamente como ejército de la Patria Grande para defender la soberanía de Nicaragua y enfrentar a los piratas del filibustero norteamericano William Walker. Xatruch combatió con su pequeño ejército a este precursor de la política norteamericana en América Latina. Walker fue finalmente derrotado en el puerto de Trujillo, en el caribe hondureño. Antes de ser fusilado el pirata norteamericano pidió un sacerdote y dejó sus últimas palabras : "La guerra que le hice a Honduras, por insinuación de ciertas personas de Roatán, era injusta. Aquellos que me acompañaron no tienen la culpa. Yo soy el único culpable. Le pido perdón al Pueblo. Recibo la muerte con resignación. Desearía que fuera para bien de la humanidad!". Aquellos piratas norteamericanos, al menos terminaron arrepentidos y reconociendo sus fechorías.Una pena que hayan tenido tanta descendencia.<strong>* Carlos Iaquinandi Castro</strong><strong>Redacción de SERPAL</strong><strong>Servicio de Prensa Alternativa.</strong></paragraph

Una de piratas

El ministerio de Defensa hondureño, dispuso llamar Batallón Xatruch al grupo expedicionario enviado a Irak. Curiosa ironía, si se tiene en cuenta que la designación recuerda al general hondureño Florencio Xatruch, de ascendencia catalana, que en 1857 fue elegido para encabezar una fuerza integrada por tropas centroamericanas que actuaron solidariamente como ejército de la Patria Grande para defender la soberanía de Nicaragua y enfrentar a los piratas del filibustero norteamericano William Walker. Xatruch combatió con su pequeño ejército a este precursor de la política norteamericana en América Latina. Walker fue finalmente derrotado en el puerto de Trujillo, en el caribe hondureño. Antes de ser fusilado el pirata norteamericano pidió un sacerdote y dejó sus últimas palabras : "La guerra que le hice a Honduras, por insinuación de ciertas personas de Roatán, era injusta. Aquellos que me acompañaron no tienen la culpa. Yo soy el único culpable. Le pido perdón al Pueblo. Recibo la muerte con resignación. Desearía que fuera para bien de la humanidad!".

Aquellos piratas norteamericanos, al menos terminaron arrepentidos y reconociendo sus fechorías.
Una pena que hayan tenido tanta descendencia.

* Carlos Iaquinandi Castro
Redacción de SERPAL
Servicio de Prensa Alternativa.

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

PROMOS ECOPORTAL – NATURA

Posts más compartidos