Política

“Los logros de la Revolución Ecosocialista en Venezuela”

Surgida a finales del siglo XX, la praxis del Ecosocialismo es una respuesta democrática, ideológica y conservacionista, que ataca la gran impunidad ambiental que se padece en todo el Mundo, debido al canibalismo corporativo que NO se cansa de irrumpir, explotar y rentabilizar toda la nobleza de la Pachamama, a cambio de recibir toda la sangre del dinero ecocida.

Por Carlos Fermin

El Ecosocialismo, se define como la doctrina política que respeta los recursos de la Naturaleza, con el fin de aprovecharlos en el desarrollo endógeno de la colectividad. El uso racional de las potencialidades “verdes” que atesora la geografía de cada país, permite la creación de proyectos socio-económicos, que amparan un futuro realmente sustentable y sostenible para todos los habitantes.

Surgida a finales del siglo XX, la praxis del Ecosocialismo es una respuesta democrática, ideológica y conservacionista, que ataca la gran impunidad ambiental que se padece en todo el Mundo, debido al canibalismo corporativo que NO se cansa de irrumpir, explotar y rentabilizar toda la nobleza de la Pachamama, a cambio de recibir toda la sangre del dinero ecocida. De allí, que se busca replantear la interacción del Hombre con el Medio, pues debe existir un marco de corresponsabilidad social entre los gobiernos, los organismos públicos, privados y la ciudadanía. Así, es posible crear estrategias mancomunadas que generen fuentes de empleo y mejoren la calidad de vida en las personas, quienes operan como agentes de cambio dentro de sus comunidades.

Precisamente, el país sureño de Venezuela, es un referente a escala global en la práctica del Ecosocialismo, gracias a un modelo político de inclusión social, que aparte de reivindicar los derechos de su gente, también se preocupa en estimar a nuestra querida y olvidada Madre Tierra. El valor humanista que caracteriza al proceso revolucionario, aflora un clima de mayor tolerancia, respeto y sana convivencia entre todos. A continuación, explicaremos los aciertos que una sistemática educación ambiental, un oportuno marco legal y la puesta en marcha de proyectos socio-ambientales, vienen fomentando cambios positivos en el territorio criollo.

Sin duda, que la Misión “Árbol”, impulsada en Venezuela desde el año 2006, se ha convertido en el principal frente de ataque ecológico, para establecer una verdadera política ambiental en la población. Surgida como una iniciativa que buscaba reforestar áreas boscosas por la tala indiscriminada de árboles, se transformó en un proyecto integral que insta a crear conciencia en las personas, sobre los deberes y derechos intrínsecos a nuestra relación con la Naturaleza. Para tal fin, se promueve: la siembra de plantas, la recolección de semillas, el saneamiento de ríos y quebradas, la limpieza de áreas verdes, la realización de jornadas masivas de reciclaje y charlas conservacionistas a nivel nacional.


Llamada oficialmente “Árbol Misión Socialista”, busca que los habitantes ejerzan el rol protagónico en la diaria interacción con el Medio Ambiente; siendo la piedra angular en que radica su éxito. Lo afirmamos, pues los Consejos Comunales que se organizan en cada municipio, ciudad y parroquia del país, trabajan en mancomunidad con el fin de resolver las problemáticas ambientales que se susciten, y así canalizarlas en propuestas de avance que los organismos del Estado, deberán adaptar en proyectos futuros. El activismo ecológico presente en la sinergia de las calles venezolanas, minimiza los delitos que atentan contra los recursos naturales y propicia un entorno de vida mucho más agradable.

Un aspecto que distingue a la Misión Árbol, es la inyección de valores que sean de provecho en la cotidianidad de los pueblos. De hecho, su accionar va más allá de las comunidades, ya que el mensaje optimista ha tocado las aulas de los jóvenes en sus colegios, la puerta laboral de los oficinistas y hasta la mente de los privados de libertad, quienes se encuentran recluidos en Centros Penitenciarios de Venezuela. Como un mecanismo de reinserción social, los presos tienen la oportunidad de participar en campañas sistemáticas, que incluyen: sembrar árboles en los alrededores del reclusorio, pintar paredes para colocar frases ambientalistas, realizar objetos artesanales y reciclados que se regalan a sus familiares o se ponen a la venta en bazares comunales efectuados dentro de las instalaciones del penal. Esas actividades, permiten que los reos aprendan de valores, que evocan la solidaridad, la paciencia, la esperanza y la empatía, en el labro de ayudarlos a reflexionar sobre los errores que cometieron en el pasado.

Con sus más de 6 años en la lucha ambiental, la Misión Árbol espera sembrar 7 millones de plantas en el 2013 y tener en buenas condiciones un total de 7,400 hectáreas de la geografía venezolana. Además, se recolectarán 12,000 kilos de semillas, priorizando a las plantas que se hallan en peligro de extinción, que tengan interés científico y buscando las condiciones de suelo idóneas para sembrarlas. En la actualidad, existen más de 4,500 Comités Conservacionistas que junto al Ministerio del Poder Popular para el Ambiente (Minamb), se distribuyen en áreas específicas del país y activan el “Plan Integral”, que es la alternativa ecológica ciudadana para proteger a la biodiversidad.

En paralelo, la Misión “Agro Venezuela”, se viene edificando como una respuesta ecosocialista para que los productores agrícolas y las cooperativas, tengan los insumos, las semillas y las máquinas requeridas al trabajar las tierras, que por derecho les pertenecen. No olvidemos, que las trasnacionales siempre están al acecho de expropiar las potencialidades naturales de naciones ajenas, con el fin de seguir saqueando la pureza de la Pachamama. Sin embargo, en Venezuela se estableció un modelo de producción social lleno de conciencia ambiental, que siembra la esperanza de un futuro ecológico. A su vez, la Misión Agro Venezuela impulsa la creación de viveros frutales y ornamentales en gran cantidad de estados venezolanos, permitiendo que las personas adquieran plantas sin ningún costo, al realizar Ferias en zonas de gran concurrencia del país.

Por otro lado, la Misión “Luciérnaga”, combate el abuso del consumo eléctrico que se padece en el tricolor patrio. Lamentablemente, a muchos venezolanos NO les interesa poner en práctica la Eficiencia Energética. El problema de los continuos apagones, es causado por la indiferencia, que nace del capricho, la ignorancia o la terquedad, en jamás apagar un aire acondicionado, siempre prender luces artificiales y nunca desenchufar los aparatos electrónicos. Desde el año 2010, la mencionada Misión ha sustituido millones de bombillas incandescentes por luces fluorescentes compactas de bajo consumo. También, junto a voceros de los Consejos Comunales y las Brigadas Ambientalistas, se ejecutan visitas “casa por casa”, para que la gente aprenda del uso racional de la energía.

En razón de un desarrollo sostenible y sustentable para todos, el Programa “Sembrando Luz”, gestiona proyectos que sean amigables con la Tierra, gracias al empleo de fuentes de energías renovables que garanticen contar con una Venezuela “limpia” y sin agentes contaminantes. Como parte de una política de diversificación energética, se pretende que poblaciones indígenas, rurales o fronterizas que no disponen de servicios básicos como la electricidad o el agua potable, puedan tener un libre acceso a esos vitales recursos, instalando paneles que aprovechan la energía solar y tecnologías que potabilizan el agua para el consumo humano. Así, los habitantes mejoran su calidad de Vida y reconocen el gran valor de la Ecología Social. Desde el año 2005, se han instalado más de 4000 mil sistemas fotovoltaicos en beneficio de la población venezolana.

En ese sentido, la “Gran Misión Eléctrica”, que arrancó en abril del 2013, busca garantizar el suministro de energía en todo el país, evitando los repentinos cortes y fallas de voltaje, que se producen por el sabotaje confeso de personas inescrupulosas. El objetivo, es resguardar las instalaciones de las plantas de generación eléctrica, mediante un plan cívico-militar diseñado para que el pueblo bien organizado y los funcionarios castrenses, trabajen a favor de las comunidades y así eclipsar cualquier artimaña de sectores neoliberales. Si deseamos afianzar la seguridad y eficiencia energética, hay que estimar un proyecto de transferencia tecnológica solar, entre las naciones de Hungría, China y Venezuela, que potenciará el despertar ecosocialista en la gente.

De igual manera, el Proyecto “Ser Lago”, es una iniciativa de educación ambiental impulsada por el Minamb, para que los jóvenes de colegios públicos y privados, obtengan una conciencia ecológica integral sobre el aprovechamiento sustentable de los recursos que se localizan en la Cuenca del “Lago de Maracaibo”. Lo importante, es que por primera vez se busca que todos los involucrados en la problemática (habitantes, pescadores, estudiantes, políticos, empleados de empresas petroleras, ambientalistas), vayan a las instituciones y debatan abiertamente los temas socio-ambientales que se padecen. Con ello, se logra que la infancia empiece a tener una conducta proactiva en defender el equilibrio de los ecosistemas y reparar los daños ocasionados por el sector industrial.

En cuanto a los instrumentos legales, en Venezuela se cuenta con la “Ley Orgánica del Ambiente” (2006) y la reforma a la “Ley Penal del Ambiente” (2011), que dictan la normativa jurídica para tipificar los delitos ambientales y castigar a quienes los cometan. El pago de unidades tributarias, la privación de libertad y el tener que participar en campañas de sensibilización ecológica, son algunas de las sentencias que los delincuentes deberán acatar. También, aparece la “Ley para la Protección de la Fauna Doméstica, Libre y en Cautiverio” (2010), que sanciona los casos de crueldad animal, tristemente presentes en el país y que ameritan reprendas oportunas para los individuos. A su vez, la “Ley de Gestión de la Diversidad Biológica” y la “Ley de Bosques y Gestión Forestal”, son estatutos legales que junto al monitoreo constante del Instituto Nacional de Parques (Inparques), obligan al respeto por la flora y fauna venezolana.

Mientras que el vital líquido tiene su aliado legal en la “Ley del Agua”, en vigencia desde el año 2007 y que lo considera un bien de dominio público no privatizable, visto como un derecho universal que aunque en muchos países es fuente de guerra, en Venezuela es sinonimia de respeto a la Vida y a la dignificación de los pueblos. Vale aclarar, que cualquier abuso ambiental, sea por despilfarro del agua, tala de árboles, maltrato a las mascotas, venta de fauna exótica o atropellos similares, pueden ser denunciados a través del 0 800 Ambiente (26243683), que es una línea telefónica gratuita, para que usted denuncie oportunamente y a cualquier hora del día, el delito que sospeche o se haya presenciado.

Los desafíos ecológicos en Venezuela, se centran en prohibir los eventos de extrema crueldad animal, como las Corridas de Toros y los Circos. También, se deben masificar en las calles los contenedores de basura, que por medio de colores las personas identifican en qué recipiente van a desechar los residuos orgánicos e inorgánicos. Es clave replantear los contenidos audiovisuales que trasmiten los medios privados de TV, pues sus programas inundan de antivalores a los venezolanos y destruyen la salud mental de la gente. Sólo así, la bondad de la Madre Tierra, se podrá seguir reflejando en las manos del Ecosocialismo.Ecoportal.net

http://ekologia.com.ar/

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

Te invito

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Lo mas visto