Política

Matanza por Dinero de Especies en Peligro: Entre Bush y una Lobotomía

Una lobotomía es la única cosa que separa a la gente que vive en un país gobernado por George W. Bush y el sosiego. Las palabras han perdido todo significado. La iniciativa de Bosques Sanos significa talar árboles. Seguridad Doméstica significa el derecho a espiarnos. La iniciativa de Aire Limpio no significa nada.

Por Christopher Brauchli

Una lobotomía es la única cosa que separa a la gente que vive en un país gobernado por George W. Bush y el sosiego. Las palabras han perdido todo significado. La iniciativa de Bosques Sanos significa talar árboles. Seguridad Doméstica significa el derecho a espiarnos. La iniciativa de Aire Limpio no significa nada.
 

Érase un frío y brillante día de Abril y los relojes daban las trece.
George Orwell, 1984

Una lobotomía es la única cosa que separa a la gente que vive en un país gobernado por George W. Bush y el sosiego. Las palabras han perdido todo significado.

La iniciativa de Bosques Sanos significa talar árboles. Seguridad Doméstica significa el derecho a espiarnos. La iniciativa de Aire Limpio no significa nada.

El 28 de Agosto la Agencia de Protección Ambiental (EPA) anunció que 20 por ciento de los costos de sustitución del sistema de producción de una planta industrial serían considerados como mantenimiento rutinario, evitando así los hasta entonces existentes requisitos para la instalación de controles contra la contaminación. El nuevo reglamento tiene efecto sobre 17.000 instalaciones y ahorrará billones de dólares a las compañías petroleras y otras empresas de servicios, los cuales de otra forma hubiesen debido emplear para reducir la contaminación.
En el 2001, Christie Whitman, Administrador Ambiental, le envió un memorando al Vicepresidente Dick Cheney acerca de los cambios que para ese momento eran sólo propuestas. Ella dijo que si la administración se comprometía a cambiar las reglas: "Los acuerdos (de los juicios existentes sobre la aplicación de los reglamentos) se retardarían o cesarían. Eso será también contra productivo. Pagaremos un precio político terrible si socavamos o nos retiramos de los casos sancionados. Será difícil refutar la acusación de que hemos decidido no hacer cumplir la Ley de Aire Limpio." El Sr. Bush no tiene ese problema.

Cuando [Bush] visitó la planta de carbón Detroit Edison en Monroe, Michigan, aprobó el nuevo reglamento de la EPA diciendo: "Tiene sentido cambiar estos reglamentos: Tiene sentido para el ambiente de trabajo, tiene sentido para la protección del ambiente en el lugar de trabajo." [Bush] tiene suerte de no vivir en ese ambiente. De acuerdo con la EPA la planta de Monroe continuará emitiendo 102.700 toneladas de dióxido de sulfuro hasta el 2016. Bajo la política anterior, eso se hubiese reducido a 10.000 toneladas por año.

La falacia de los comentarios del Sr. Bush acerca de la nueva política, cuya sustancia contradice su veracidad, palidece cuando se examina la más reciente propuesta. Es una política que elimina la protección a las especies en peligro en todo el mundo (que ha estado en vigor durante casi 30 años) a fin de proteger a las especies en peligro en todo el mundo. El 12 de Octubre de 2003 se informó que la administración se propone permitir de nuevo a cazadores, circos y a la industria de mascotas, matar, capturar y/o importar animales en peligro de extinción en algunas partes del mundo. Al hacer esto, dice la administración, estaremos protegiendo a esas especies de la extinción.

Bajo los nuevos reglamentos se le permitirá a los cazadores de trofeos norteamericanos matar, entre otros a la cabra salvaje de Pakistán y al cocodrilo de Morelet, una especie de agua dulce cuya piel es codiciada por los importadores norteamericanos de cuero. Se les permitirá capturar el elefante asiático de la India y del Sureste de Asia que, según los zoológicos y circos norteamericanos, se sentirán mucho más felices viviendo en este país que en su hábitat nativo.

La propuesta ha sido muy bien estudiada. La administración ha descubierto que los países pobres carecen de incentivos para la protección de las especies en peligro. Al enviar circos, zoológicos y cazadores norteamericanos que generosamente pagarán por el privilegio de matar y capturar especies en peligro, esos países estarán en posición de aceptar el dinero y emplearlo para el cuidado de cualesquiera especies en peligro que queden vivas después del saqueo auspiciado por Bush.

Ignorando el hecho de que la Ley ha sido reiterada y exactamente interpretada desde 1973 como prohibición de la clase de actividades que la administración permite ahora. David Smith, diputado asistente al secretario del Departamento de Interior para la Pesca, Vida Salvaje y Parques dijo: "Creo que la naturaleza de la bestia (no de las especies en peligro) es tal que hay críticos que van a alegar algún motivo ulterior." Tiene razón. Adam Roberts es uno de esos críticos.

El Sr. Roberts está asociado como investigador del Instituto sin fines de lucro para el Bienestar del Animal, grupo que aboga por las especies en peligro. Al comentar la propuesta dijo: "Decidir que la explotación de la fauna y la flora salvajes se hace teniendo en mente el mejor de los intereses de ésta, es un precedente muy peligroso." Al declarar lo que todo el mundo, excepto quienes trabajan para Bus, consideraría obvio, dijo: "El incentivo para matar o capturar a los animales salvajes surgirá tan pronto se le ponga precio a sus cabezas. En el mismo momento en que la gente sepa que les será muy fácil matar, exportar y beneficiarse de la vida salvaje, lo harán."

El Club Safari Internacional, por lo contrario, apoya los nuevos reglamentos. También apoya a los políticos republicanos. En la elección del año 2000 donó a los políticos $274.000, 86 por ciento de esta suma dirigida a los republicanos. Esta no es la única propuesta hecha por la administración para cuidar de las especies en peligro.

En Agosto, el Servicio de Pesca y Flora y Fauna Salvajes propuso una excepción a la Ley de Conservación de Pájaros Salvajes aprobada durante la administración de George Bush I en 1992. La excepción permitirá la importación del loro amazónico de pecho azul de Argentina. Los loros se venden por cientos de dólares cada uno. De ser aprobada, se permitirá la recolección de diez pichones de cinco nidos por cada 250 acres de su hábitat. Gracias a las tarifas de exportación, cada lote de 250 acre producirá entre $400 y $800 para ayudar a mantener a los loros restantes. El dinero puede ser utilizado para cosas como la construcción de pajareras para los pájaros que queden.

Con una lobotomía nada de lo anterior caería de sorpresa. Sin la lobotomía, sería peor que sorprendente. Sería aterrador

  * Por Christopher Brauchli
Tomado de CounterPunch
Traducido por Margott Allais
25 de Octubre de 2003

Estos artículos también podrían interesarte

Busca en EcoPortal

Te invito

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Lo mas visto