Política

¿Quo vadis señora sociedad civil?

El momento histórico da motivos para el pesimismo, el desanimo, la desesperanza y la desmovilización, al ponernos a sopesar las posibilidades de frenar, desviar, limar las asperezas, descarrilar el sistema económico imperante. Sin embargo, hay algunos destellos en el horizonte que dan pauta para un sobrio optimismo.

Por Miguel Pickard

El momento histórico da motivos para el pesimismo, el desanimo, la desesperanza y la desmovilización, al ponernos a sopesar las posibilidades de frenar, desviar, limar las asperezas, descarrilar el sistema económico imperante. Sin embargo, hay algunos destellos en el horizonte que dan pauta para un sobrio optimismo.

Hablar de lo que está haciendo la sociedad civil frente a los tratados de libre comercio, el Area de Libre Comercio de las Américas y el Plan Puebla Panamá, y ahora cada día mas la Organización Mundial de Comercio (OMC), requiere vislumbrar brevemente el camino, o los caminos, que la sociedad civil esta recorriendo, y las visiones de futuro que ella podría tener en este momento. Por tanto aquí no voy a hablar de porque la sociedad civil organizada de izquierda se opone a lo que podríamos llamar la globalización corporativa, o mas genéricamente el sistema económico capitalista, ni tampoco hablare de la amplia y variada gama de actividades que se están realizando como consecuencia de esa oposición, cosas que están a disposición del público en general en la pag. web de CIEPAC y por muchas otras vías. Mas bien quisiera comentar la situación nueva en que nos encontramos, para tratar de enmarcar el que hacer de la sociedad civil y vislumbrar posibles cambios en su actuar.

Estamos hoy ante una situación mundial nueva, y acaso inédita, con la creciente consolidación de lo que podríamos llamar ya no solamente la hegemonía, sino el imperio estadounidense. Creo que hay que ser realistas: el proceso de consolidación del imperio de Estados Unidos, y la imposición unilateral de sus intereses, encierran grandes dificultades para esta sociedad civil organizada. El momento histórico da motivos para el pesimismo, el desanimo, la desesperanza y la desmovilización, al ponernos a sopesar las posibilidades de frenar, desviar, limar las asperezas, descarrilar el sistema económico imperante.

Sin embargo, hay algunos destellos en el horizonte que dan pauta para un sobrio optimismo, y me quisiera referir a ellos porque son fundamentales para la construcción de ese marco de cautelosa esperanza que nos sigue animando, pese a las dificultades.

No creo equivocarme si digo que uno de los motivos mas importantes para el reservado ánimo tiene que ver con la creciente ola de rechazo a las políticas neoliberales y a sus instrumentos que resumimos en tantas siglas (OMC, PPP, TLC, ALCA, FMI, G-8, etc.). Y lo digo porque constatamos a diario en los ámbitos local, nacional, regional e internacional los impactos que las organizaciones sociales y civiles, y los movimientos, están teniendo sobre algunos de los componentes del sistema.

Las invasiones que han efectuado los Estados Unidos, y en particular en Medio Oriente desde que George W. Bush asumió la presidencia, han tenido una repercusión en términos de la movilización coordinada de decenas de millones de personas en todo el mundo, algo que sencillamente no se había visto. Las millones de personas que se manifestaron en las calles el 15 de febrero pasado y en fechas posteriores son el comienzo de un proceso, en las palabras de Phyllis Bennis, investigadora del Instituto de Estudios Políticos en Washington, un movimiento contra el imperio estadounidense. Muchos de los oradores en las manifestaciones ese día coincidieron en lo mismo: la invasión a Irak, y el movimiento antibélico que suscito, ya no tienen que ver solamente con Irak y Medio Oriente y sus riquezas naturales. Se trata nada menos de un movimiento en contra del gobierno de Washington y sus políticas unilaterales. Los argumentos y la justificación detrás de ese movimiento se irán definiendo, cuajando en el medio plazo. Pero los parámetros del movimiento sin duda se ensancharan y cada vez mas se aborda la relación entre el imperio, la guerra y el sistema económico excluyente e injusto. (1)

Para millones ya se han hecho las conexiones inevitables entre Irak y Palestina e Israel; entre el petróleo y Asia Central y la invasión a Afganistán; entre el terrorismo y la política exterior de Estados Unidos; entre las armas nucleares de Corea del Norte y las armas nucleares de Israel; entre el proteccionismo de los países ricos y la desregulación y liberalización que estos imponen a los países pobres; entre la globalización corporativa y los gastos militares; entre los gastos militares de Estados Unidos y los recortes presupuestales en ese mismo país que ya están afectando a escuelas, hospitales, y otros servicios públicos básicos.

En todo caso, lo importante para nosotros como sociedad civil es que para millones de personas en el mundo las conexiones entre los planes del imperio estadounidense y el sistema económico capitalista se están consolidando. Las agendas antibélicas y de justicia económica previsiblemente se unirán, y el movimiento contra la globalización corporativa tendera a crecer. Desde ya uno de los periódicos de mayor influencia en el mundo, el New York Times, ha bautizado al movimiento antibélico la "segunda superpotencia en el mundo".

Otro destello en el horizonte, motivo de cierto ánimo, es lo que parecen ser señales de agotamiento del sistema. Por el momento dejaremos al lado los argumentos ambientales, algunos de los cuales escuchamos en esta Encuentro ayer. Aquí nada mas haremos referencia a las señales mas económicas del agotamiento. El académico Immanuel Wallerstein dice que en el pasado hemos querido ver cualquier crisis de este sistema económico como prueba irrefutable de su colapso inminente.

Para Wallerstein, es metodológicamente esencial para el análisis de cualquier sistema social histórico (como el capitalismo) distinguir entre los ritmos cíclicos, y las tendencias seculares. Estas tendencias seculares delatan que un sistema ya no puede contener sus contradicciones internas y que con el tiempo entrara en una crisis sistémica. Un sistema histórico tiene tres grandes momentos en su vida: primero su génesis, segundo un periodo bastante largo de funcionamiento "normal", o "casi normal" y luego un periodo de crisis terminal. Dice Wallerstein, "creo que un conjunto de tendencias ha llegado hoy a puntos que amenazan el funcionamiento básico del sistema."

Un punto neurálgico para Wallerstein es la tasa de ganancia de las operaciones económicas observadas en periodos largos. Para Wallerstein la tasa de ganancia se ha ido reduciendo progresivamente a lo largo de los 500 anos que ha existido el capitalismo (a pesar de los adelantos tecnológicos), pero que ya ha llegado a un punto critico. "Toda la ofensiva neoliberal de las últimas dos décadas", dice Wallerstein, no es mas que un gigantesco intento de "frenar el incremento en los costos de producción" que están empujando la tasa de ganancia hacia abajo. Tradicionalmente bajar los costos de producción ha significado incursionar en nuevas y menos explotadas áreas del planeta, tanto por el acceso a materias primas de bajo costo, como por el acceso a la mano de obra también de bajo costo que se encuentran en tales áreas. El problema hoy, dice Wallerstein, es que al capitalista ya se le han agotado casi todas esas áreas sin explotar. Ya no estamos ante una crisis cíclica sino posiblemente ante el debilitamiento permanente de uno de los puntales mas importantes de la economía, tal y como funciona hoy. (2)

Crucial en esta discusión sobre el imperio estadounidense es la convicción de que la sociedad civil estadounidense misma, será, tarde o temprano, o posiblemente ya esta siendo, un aliado importante mas para, por un lado, la vinculación de las agendas de paz y de justicia económica que mencionamos antes, y, por otro, para algunas transformaciones importantes en su país. Si bien actualmente tenemos noticias desalentadoras sobre el apoyo que han brindado los estadounidenses a las políticas bélicas de su presidente, son muchos los comentaristas que destacan las diferencias cualitativas y objetivas en la sociedad civil estadounidense hoy, antes y después de la invasión a Irak, con respecto de la situación que prevalecía hace 40 años cuando John F. Kennedy le declaro la guerra al pueblo vietnamita. Segun Noam Chomsky, el grado de oposición a la invasión a Irak, inclusive dentro de la elite, no tiene precedentes en Estados Unidos. Ya no es como en los 60, dice Chomsky, cuando la población tolero una "asesina y destructiva guerra durante años sin protestas visibles. Ya no es cierto. Ahora la única forma de atacar a un enemigo mucho mas débil es a través de la construcción de una inmensa ofensiva propagandística que lo retrate como si estuviera a punto de realizar un genocidio, posiblemente hasta una amenaza a nuestra misma supervivencia, y luego festejar la victoria milagrosa sobre este adversario feroz, a la vez que se cantan loas a los temerarios lideres que nos rescatan justo a tiempo". (3)

A pesar de esta máquina propagandística, los estadounidenses se han movilizado como en ningún momento previo de su historia, según Ted Lewis de Global Exchange, en una ponencia que dio hace pocas semanas aquí en San Cristóbal con motivos del Foro de Militarización. Como ejemplo, a pesar de que su marcha contra la guerra fue expresamente prohibida por las autoridades de la Cd. de Nueva York, un millón de personas se manifestaron en sus calles el 15 de febrero. (4)

A las encuestas de opinión publica en Estados Unidos que dan un amplio respaldo a Bush hay que restarles el factor "pavor" que tiene el pueblo estadounidense, dice Chomsky, que es real, pero obviamente manipulado. Si se pudiera extraer de las encuestas el factor miedo, es la opinión del lingüista que el apoyo de los estadounidenses a la invasión caería a los bajísimos niveles que tiene en otros países.

Otro motivo de reflexión viene desde una perspectiva distinta, pero apunta a lo mismo. Walden Bello, de la ONG filipina "Focus on the Global South", dice que existen señales de una posible "sobre extensión" del imperio estadounidense y las aparentes manifestaciones de fuerza podrían estar delatando una debilidad estratégica, en especial en el plano económico. Bello menciona algunos indicadores clave que pudieran señalar tal sobre extensión del imperio:

–Si Washington es incapaz de crear un nuevo orden en Irak, con cimientos seguros para su régimen colonial.
–Si es incapaz de establecer un régimen pro estadounidense fuera de Kabul en Afganistán.

–Si, aun con todo el apoyo irrestricto que Estados Unidos le ha dado a Israel, este no resulta eficaz para aplastar la intifada del pueblo palestino.
–Si se colapsa la Alianza Atlántica que surgió durante la guerra fría, y si surge una nueva alianza centrada en Europa, con Alemania y Paris en su núcleo.
–(Para nosotros de la sociedad civil lo mas importante): Si se fragua un potente movimiento de la sociedad civil global en contra del unilateralismo, el militarismo y la hegemonía económica de Estados Unidos.
–Si los incrementos en el presupuesto militar de Estados Unidos hacen mella en el presupuesto social de ese país (cosa que ya empezó) a tal grado que el pueblo empieza a cuestionar su lógica y necesidad. (5)

Regresando a la región latinoamericana, podemos celebrar las grandes y pequeñas victorias del movimiento contra la globalización corporativa. Quisiera nada mas enumerar algunas de estas victorias en México y el resto de América Latina, sin pretender profundizar en su significado:

1)Una ya mencionada en estas mesas es la victoria de los ejidatarios de Atenco por preservar su patrimonio frente a los planes del gobierno federal de construir el nuevo aeropuerto de la Cd. de México en sus terrenos.
2)Detención de la privatización del Instituto del Seguro Social en El Salvador
3)Coordinación de la sociedad civil en México y Centroamérica que resulto en una concurrida jornada de protesta contra el PPP en toda la región el pasado 12 de Octubre.
4)La renacionalización del sistema de agua potable en Cochabamba, Bolivia, que había sido vendido a la corporación estadounidense Bechtel
5)El cambio en estrategia publicitaria del gobierno mexicano con respecto al PPP, en vista del rechazo que suscito en grandes sectores de la sociedad civil de México y Centroamérica
6)El cambio en la estrategia publicitaria del Plan Milenio en Puebla, un componente local del PPP.
7)La detención por la sociedad civil organizada de un trazo de carretera en las inmediaciones de Xalapa, Veracruz que hubiese pasado por un bosque de niebla, y su reubicación en una zona menos sensible.

Y muchas otros éxitos, victorias, avances de la movilización de la sociedad civil en América Latina, y los pequeños pasos que han tomado organizaciones sociales y civiles, comunidades indígenas, municipios autónomos, e instancias de todo tipo para resistir la imposición del proyecto neoliberal y crear y vivir alternativas.

Los acontecimiento y los intelectuales parecen estarnos indicando entonces que las condiciones objetivas y subjetivas apuntan a cambios importantes en la configuración de la actual "arquitectura económica y política" global. Pero no es suficiente que se presenten las coyunturas del cambio, advierte Wallerstein. Si bien estamos, por primera vez en los 500 anos del sistema capitalista mundial, ante una crisis sistémica real, y en medio de una era de transición, el resultado de todo ello es intrínsecamente incierto. Hay una perspectiva real de un cambio fundamental, que posiblemente sea progresista, pero que no necesariamente resultara así.

Lo que hace falta es una estrategia para ayudar a asegurar que el desenlace de todo este momento de transición sea en efecto progresista. Algunas observaciones.

Una y otra vez ha resultado ser cierto lo que hace casi una década plantearon los zapatistas, llegar al gobierno, sea por el proverbial asalto al palacio, o por la vía de las elecciones, no es y no puede ser el objetivo. Y no porque los progresistas, una vez instalados en el gobierno, traicionen sus ideales o se vendan. Semejante idea es "analiticamente estéril y políticamente desmovilizante", según el mismo Wallerstein. Es evidente por el caso muy presente y actual de Lula en Brasil que no hay margen en la cumbre del gobierno para cambios bruscos de timón. Como dijo Sergio Antonio Gorgen, fundador del Movimiento Sin Tierra en Brasil:

La izquierda tuvo un enorme avance con Lula, pero no va a poder hacer las grandes transformaciones que prometió al principio; su espacio de maniobra es pequeño. Esa es la paradoja: tenemos el gobierno, pero no el poder. No nos hacemos ilusión sobre eso…La democracia en el neoliberalismo es una fantasía. Aunque elijamos presidente, quien decide es el Banco Mundial y las grandes transnacionales. Por eso, el MST busca construir un control popular sobre el poder nacional. No se trata de ocupar el gobierno para hacer las mismas cosas que los otros han hecho siempre. Nuestra propuesta es construir espacios de decisión controlados democráticamente por la población. Esto es lo que planteamos movimientos como el MST o los indígenas de Chiapas: proponemos alternativas democráticas y una resistencia organizada contra un modelo económico que deja fuera a los pobres. Ese es el desafió que enfrentamos ahora." (6)

Otro tarea que parece irrefutable es la formación de alianzas tácticas y estratégicas con fuerzas e instancias nuevas para algunos sectores de la sociedad civil. Por ejemplo Bennis pone en el centro de las múltiples fuerzas que conforman el nuevo internacionalismo contra el imperio a las Naciones Unidas y, en particular, la defensa y promoción de la Carta de las Naciones Unidas. Tomara tiempo, dice Bennis, para generar una agenda unificada de este movimiento mundial por la paz y la justicia. Y los puntos de la agenda tendrán que abordar el desarme universal, la justicia económica, el internacionalismo y el papel central de las Naciones Unidas. Significa, dice Bennis, la apropiación de Naciones Unidas como organismo nuestro, como parte de la movilización global por la paz, y el empoderamiento de la ONU como un sustituto legitimo del imperio estadounidense que buscamos desempoderar.

¿Que nos queda entonces? En términos muy amplios, la sociedad civil organizada avanza en la integración de las agendas a favor de la justicia económica y la paz. Las herramientas para ello pueden parecer limitadas, por ejemplo, la difusión mediante talleres, platicas, capacitación, la organización, la movilización, el encuentro, la manifestación, pero han tenido efectos positivos, en especial a la luz del ingenio de los sectores populares por darles nuevo brillo y vida. La búsqueda de alternativas tiene su génesis en estos mecanismos o herramientas.

Si puedo ahora citar a un compañero de trabajo, Gustavo Castro,

De cualquier modo, ¿cual es la alternativa? Nos preguntamos muchos mas de los que creemos. ¿El neoliberalismo reforzado? ¿socialismo democrático? ¿el centro izquierda?, ¿la derecha o extrema derecha modernizada? ¿el terrorismo de Estado o los gobiernos autoritarios? ¿los político-militares? O lo que surja de participar todos y todas democráticamente para transitar a un modelo de desarrollo incluyente. Solo participando en este proceso, en este caminar con la sociedad global, lo podremos encontrar. Y es que las luchas contra la globalización generan esperanzas y sus propias propuestas encaminadas a deslegitimar el sistema y el circuito que alimenta a la globalización del modelo neoliberal; a construir convergencias de luchas antisistémicas y formular alternativas y nuevas expresiones políticas, de alianzas coyunturales, estratégicas y orgánicas…Todo este conjunto de demandas se configuran en eventos multisectoriales, multiclasistas, multiétnicos, multinacionales y multitemáticos por todo el mundo. Y el reto esta en reconstruir [a] largo plazo, la utopía, la sociedad que queremos en beneficio de todas y todos. La tierra, la ecología, el trabajo, la agricultura y la educación que sonamos. También el mediano plazo hay que trazarlo construyendo procesos y generando movilización y resistencia frente al capitalismo. Y el inmediato plazo que son las alternativas ahora de sobrevivencia, de búsquedas, de experimentación de nuevos caminos, de alternativas viables y posibles hoy según la coyuntura regional en el contexto mundial. En este caminar hay una gran riqueza de la sociedad global…(7)

Entonces ¿grandes cambio en el caminar, el accionar de la sociedad civil organizada de izquierda? Requerimos un análisis frío del momento particular que vivimos, de los posibles cambios estructurales y de paradigmas que podrán concretarse en algún plazo imposible de prever, de posibles alianzas nuevas que tendremos que hacer. Como resume Chomsky, "una mirada realista al mundo da una respuesta incierta. Hay muchas razones que nos animan, pero hay un largo y arduo camino adelante

Nota : (Una versión ligeramente diferente del siguiente texto se leyó en el 1er Encuentro internacional sobre desarrollo e integración regional en el sur de México y Centroamérica, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, 6 de junio, 2003. Las ponencias del Encuentro se encuentra en www.ecosur.mx/desarollo ).

Referencias:

(1)Bennis, Phyllis, "Going Global: Building a Movement Against Empire", disponible en el sitio web de Foreign Policy in Focus, www.fpif.org/papers/justice2003.html
(2) Wallerstein, Immanuel, "A Left Politics for the 21st Century? or, Theory and Praxis Once Again", Centro Fernand Braudel, 1999, disponible en http://www.transformaties.org/bibliotheek/wallersteinleftpol.htm
(3) Chomsky, Noam, "Confronting the Empire, 1 de febrero, 2003, disponible en www.znet.org.
(4) Lewis, Ted, "El movimiento antibelico en Estados Unidos", disponible en http://www.laneta.apc.org/sclc/desmilitarizacion/index.html
(5) Bello, Walden, "The Crisis of the WTO and the Crisis of the Globalist Project", documento presentado durante la Asamblea Hemisferica y Global contra el ALCA y la OMC, Ciudad de Mexico, 12-13 de mayo, 2003.
(6) Ramirez Cuevas, Jesus, "Con Lula no nos hacemos ilusiones, entrevista con Sergio Antonio Gorgen, fundador del Movimiento de los Sin Tierra de Brasil", Suplemento Masiosare, La Jornada, 18 de mayo, 2003.
(7) Castro, Gustavo, "La agenda social mundial contra la globalizacion neoliberal", CIEPAC, 2001, disponible en http://www.ciepac.org/bulletins/200-300/bolec252.htm

* Miguel Pickard17 de junio de 2003 – CIEPAC; CHIAPAS,
MEXICO – http://www.ciepac.org

Etiquetas
Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

PROMOS ECOPORTAL – NATURA

Posts más compartidos