Pueblos Indígenas

Chol Chol y la Expansión Forestal

El caso de Chol Chol, localidad con una población mayoritariamente mapuche y que se encuentra sobre actividades productivas en lo que se denomina “estado de transición”, sin embargo, se perciben distintas políticas de sectores públicos y privados, de fomentar la forestación de especies exóticas de pino y eucaliptus.

Por Alfredo Seguel

El caso de Chol Chol, localidad con una población mayoritariamente mapuche y que se encuentra sobre actividades productivas en lo que se denomina “estado de transición”, sin embargo, se perciben distintas políticas de sectores públicos y privados, de fomentar la forestación de especies exóticas de pino y eucaliptus.

El presente artículo ha querido centrar la atención en el caso de Chol Chol, localidad con una población mayoritariamente mapuche y que se encuentra sobre actividades productivas en lo que se denomina “estado de transición”, esto, porque principalmente en las comunidades rurales mantienen como subsistencia la agricultura tradicional, sin embargo, se percibe ante las distintas políticas que se han adoptado en este último tiempo por sectores públicos y privados, de fomentar la forestación de especies exóticas de pino y eucaliptus en comunidades y sectores campesinos.

Asimismo, especial interés es la posición de resistencia que adopta al respecto la organización territorial Mapuche Wajontu Coj Coj Mapu frente al modelo forestal y las propuestas productivas generadas por esta organización que consideran “sustentables” como alternativas en favor de la economía de las familias rurales de Chol Chol.


Al respecto, varias zonas rurales de esta localidad, no han estado exentas de graves conflictos por disputas territoriales entre comunidades mapuche y empresas forestales.

Antecedentes de la localidad de Chol Chol

Chol chol durante el 2004 fue declarada comuna en la provincia de Cautín, Región de la Araucanía, que comprendía parte de la comuna de Nueva Imperial

Su territorio es de 350 km2 que se restaría a los 1.160 km2. de la comuna de Nueva Imperial, de la que se segrega.

Se estima, según el marco de referencia otorgado por el proyecto de Ley que lo convirtió en comuna, que entre el 80 y 90 % sería la población Mapuche de la nueva comuna de Chol Chol. ubicado a 21 Km. al noroeste de Nueva Imperial, a 29 km de Temuco, y a unos 20 kilómetros de la comuna de Galvarino, localidades con las que mantiene límites geográficos comunales.

La principal actividad económica de la región es la silvoagropecuaria, destacando los cultivos tradicionales de cereales como trigo, avena, la papa, hortalizas. Pero, la principal etiqueta que tiene esta localidad es por la producción de leguminosas.

Del mismo modo, la actividad forestal ha experimentado un gran incremento en los últimos años, referido a la plantación y cosecha de pino y eucalipto. Se estima, que entre un 25 a 30 % de los suelos cholcholinos estarían forestados.

Las principales empresas forestales que mantienen patrimonio en esta localidad, son Bosques Cautín, Forestal Mininco, Forestal Millalemu y el empresario Jaime Muro Cuadra.

Chol Chol forma parte del cordón cordillera Nahuelbuta, cuya línea conecta a una serie de localidades con zonas consolidadas en forestación.

Justamente, los principales sectores forestados en Chol Chol se ubican en el cordón Nahuelbuta, tales como Deuco, Repucuca, malalche, Huamaqui, Cautinche, San José.

En los sectores Valle no existen mayormente zonas continuas de forestación, pero su presencia está distribuida en varios lugares, tales como Coigue, Dollinco, Rapahue, Renaco, conoco, huillincura, entre otros.

Uno de los mayores problemas que enfrenta esta localidades y sus sectores ruraleses la falta de agua en temporadas de sequía para centenares de familias entre el verano y comienzos de otoño, el que es atribuido a los impactos que estarían generando las plantaciones forestales por la succión que hacen a las napas subterráneas principalmente en zonas montañosas del cordón nahuelbuta.

Antecedentes de la organización Wajontu Coj Coj Mapu

Wajontu Coj Coj Mapu se constituye como una organización territorial mapuche, tras un largo proceso de encuentro y reuniones de lonko y dirigentes de comunidades del área territorial de Chol Chol, iniciado el 24 de julio de 2002.

Ésta surge ante la preocupación por estructurar una organización comunitaria que se presente como un interlocutor válido ante las instituciones chilenas públicas y privadas, con el fin de establecer con ellas relaciones horizontales de colaboración y apoyo a la gestión por la solución a los problemas de las comunidades. Todo esto, a partir de los principios básicos de la identidad como Pueblo para desarrollar un trabajo por el desarrollo económico, social y cultural de las mismas, en base al establecimiento de relaciones en igualdad de derechos y participación en la construcción e implementación de medidas y políticas sociales comunales y regionales.

La conforman representantes de unas 45 comunidades del área territorial de Chol Chol, designándose 15 delegados representantes del meli wixan mapu: pikun mapu, puel mapu, wiji mapu, bafken mapu., para quienes, según establece su fundación, deben fundamentar su trabajo en el kimvn y rakizuam (conocimiento y pensamiento) mapuche.

Actualmente, Wajontu coj coj Mapu es presidida por Juan Painemal. como secretario Pablo Marimán, quienes a su vez, integran en representación de la organización, la Coordinación de organizaciones e identidades territoriales Mapuche en Chile y que reúne a diversos referentes mapuche de diversas regiones.

Principales Objetivos de la Organización Wajontu Coj Coj Mapu

En su trabajo, Wajontu Coj Coj Mapu se propone las siguientes metas:

-Promover el desarrollo social, económico y cultural en el área territorial Chol-Chol desde las comunidades mapuche.

-Promover el desarrollo de la agricultura, poniendo énfasis en los cultivos orgánicos y en la preservación de los cultivos tradicionales.

-Promover los derechos humanos individuales y colectivos, mapuche y no mapuche, su conocimiento y el uso de las herramientas jurídicas en pro de su cumplimiento.

-Promover la recuperación y el desarrollo de la educación propia del Pueblo Mapuche y su idioma en forma oral y escrita.

-Establecer convenios con Universidades, ONGs, organismos públicos y privados, nacionales y extranjeros sobre áreas tales como desarrollo económico, agricultura, educación, salud, medioambiente, gestión territorial, desarrollo social y derechos humanos, cultura, arte, etc., en las área técnica, tecnológica y científica.

-Gestionar y desarrollar programas de capacitación en las áreas mencionadas.

-Gestionar y ejecutar proyectos de desarrollo e investigación en las áreas mencionadas.

-Lograr la coordinación de las políticas públicas en el área territorial de Chol Chol.

-Procurar en el corto plazo la consecución de un espacio físico (casa oficina) para Wajontu Coj Coj Mapu.

Fomento Forestal y Conflictos de tierras en Chol Chol

Un hecho de gran envergadura en relación al fomento forestal fue el ocurrido el 14 de agosto del año 2002, oportunidad, en que en una actividad “privada” de la Corporación de los empresarios forestales CORMA, fue acompañada por autoridades de gobierno, encabezado por el intendente Ramiro Pizarro, quienes hicieron entrega material de miles de plantas de eucaliptus a campesinos y comuneros mapuche de la zona rural de Chol Chol, con el fin de fomentar dicha actividad en las comunidades, hecho que habla por si mismo de los intereses de introducir fuertemente estas plantaciones en dicha localidad.

Sin embargo, Chol Chol en los últimos años ha sido escenario de serios conflictos entre comunidades mapuche y empresas forestales, con la intervención permanente de fuerzas policiales y situaciones de duro enfrentamiento.

Durante el 2001, ocurrieron varios conflictos de impacto en la opinión pública. Algunos de los predios en disputa, son:

Fundo "El Trigal", de la empresa Forestal Mininco S.A. reivindicado por las comunidades "Anselmo Quintriqueo" y "Juan Nahuelpi", del sector Repocura, localidad de Chol Chol, comuna de Nueva Imperial, con una demanda de 1.500 hectáreas.

Fundo "El Porvenir", de unas 250 hás. Del empresario Jaime Muro Cuadra. Reivindicado por la comunidad "Agustín Chihuaicura", del sector cuyinco,

Pero el último grave conflicto por disputas de tierra, tiene que ver con el mismo empresario Jaime Muro.

Muro, durante el año 2004, está exigiendo judicialmente o por la fuerza pública el lanzamiento de la familia Mapuche Curinao, del lugar Coihue en la localidad de Chol Chol.

De acuerdo a los antecedentes recabados la familia Curinao, encabezada por Segundo Esteban Curinao Nahuel, reside con su vivienda en el lugar hace 38 años en una superficie de 4 hás aproximadas. Sin embargo, el empresario forestal ha interpuesto una serie de acciones legales en contra del comunero bajo la validación de títulos de propiedad que el demandante ha presentado.

La situación es grave, debido a que esta familia tiene plazo vencido para abandonar el lugar el que expiró el 17 de marzo del 2004, pudiendo hacerse inminente su desalojo en cualquier momento, con un lanzamiento que llevaría la orden de ir destinado a sus bienes, dependencias, parientes y allegados.

Curinao Nahuel forma parte de la comunidad Ramón Painemal, por lo que han consignado la atención y reacción de los integrantes de esta, ya que dichos terrenos siempre han sido considerado parte de la comunidad. El dirigente de la comunidad y presidente de la organización territorial de Chol Chol, wajontu coj coj mapa, Juan Painemal, sostuvo “este es un hecho de gran magnitud, ya que dicho empresario usurpa terrenos que les pertenece a la comunidades y para más, intenta ahora lanzar por la fuerza a esta familia Mapuche que integra nuestra comunidad. Nadie, absolutamente nadie se está haciendo responsable ante este problema”. Juan Painemal aseguró que la familia afectada cuenta con pleno respaldo de la comunidad y de la organización y que no permitirán que la familia Curinao sea desalojada de “sus tierras”.

El empresario Jaime Muro mantiene en las proximidades de las comunidades una superficie de 200 hectáreas con plantaciones de pino, terrenos que siempre han sido reclamados por las comunidades aledañas, hecho que podría generar en cualquier momento movilizaciones de las comunidades en defensa de la familia afectada y de sus terrenos.

El caso de Rupukura: Forestal Mininco y el salto Kelen Kelen

Otro conflicto, que es emblemático en el sector, es el que ocurre en Rupukura, cordón del Nahuelbuta, El conflicto se genera producto de la instalación de la Empresa Forestal Mininco al interior de un espacio ecológico, de bosque nativo y de una salto de agua y de lugar ceremonial que reclama la comunidad Nahuelpi. Actualmente este lugar se encuentra rodeado de pinos de la empresa forestal.


El despojo de estas tierras, se remonta a más de 30 años, donde pasó a manos de un Sr. de apellido Hidalgo, para luego, en los últimos años, transferirlo a la empresa forestal Mininco.

Para la cosmovisión Mapuche, cada lugar tiene su espíritu, su dueño, están llamados los menoko, los wigkul, los xayenko, que se identifican en este lugar con concentración de fuerzas, más aún ha sido un espacio histórico ceremonial Mapuche en el salto de agua llamado Kelen Kelen, así lo entienden las familias mapuche que habitan el lugar.

La empresa Forestal Mininco cerró el lugar con alambres y cercos y custodia permanentemente el sector con guardias y perros.

El caso se conoció en a fines del 90 y principios del 2000 cuando la comunidad inició un proceso llamado de “Recuperación”. Posteriormente, se señala que también asumieron un proceso de la revitalización del uso religioso del lugar a través de la realización de rogativas con apoyo de autoridades originarias mapuche.

En el lugar se articulo en su momento un comité de pequeños agricultores (todos Mapuche) bajo la Asociación Mapuche Wenteche del sector Rupukura Chol- Chol, la que ha realizado varias acciones para recuperar el lugar, quienes consideran dicho espacio como un lugar sagrado y que actualmente se está destruyendo con los monocultivos de la forestal. Sin embargo, en medio del proceso de recuperación, han existido desalojos por fuerzas policiales, arrojando varios detenidos. Incluso, aún, con varios años del conflicto, existen 3 comuneros mapuche del lugar que están en una situación judicial pendiente por esta acción.

En el año 2002 se reorganizó la demanda de recuperación con el apoyo del Observatorio latinoamericano de conflictos ambientales, OLCA, presentando una solicitud formal a la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena, CONADI para un estudio jurídico de las tierras del área y que este organismo ofrezca una solución para acceder al salto de agua y en definitiva recuperar la tierra legalmente. Según información recabada, un funcionario CONADI informó que conversó con la empresa (no hay constancia de esto, es lo que señaló un subdirector) pero hasta la fecha no ha ocurrido ningún cambio.

También, paralelamente se ha involucrado PROMAP (Programa Mapuche de Salud, del Servicio de Salud Araucanía Sur), quienes hicieron un registro y a su vez- aprovechar de ayudar a reunir la información necesaria del valor histórico y ecológico que ese lugar tiene, para fundamentar cualquier propuesta o trámite de recuperación.

El conflicto no ha tenido solución y se acusa que forestal Mininco nunca tuvo una disposición a solucionar este problema, por el contrario, mientras para la gente mapuche el problema es la pérdida de un lugar que ancestralmente ha sido cultural, ceremonial, espiritual mapuche, para la forestal el problema es la invasión y ocupación ilegal de su propiedad privada, lo que generó los desalojos y acciones represivas.

Propuestas alternativas al modelo forestal desde la perspectiva mapuche

La organización Wajontu coj coj Mapu, elabora diversas propuestas productivas y económicas desde la mirada Mapuche, una de ellas, como una alternativa, para, según dijeron, contribuir al freno de la expansión de plantaciones forestales, es la recuperación de la especie nativa en extinción, Quillay, con grandes expectativas y cualidades, de acuerdo a sus gestores.

Quillay, Quillaja saponaria Es un hermoso árbol siempreverde de hasta 15 m de alto, cuyo tronco llega a medir un metro de diámetro. La corteza, de color gris ceniciento, es muy rica en saponina.

El fruto del quillay es una cápsula formada por cinco folículos estrellados que permanecen en el árbol, secos y abiertos, durante mucho tiempo. Las semillas, aladas y numerosas en cada folículo, se diseminan con el viento y son de fácil germinación.

Para Pablo Huaiquilao, Ingeniero forestal y dirigente Mapuche de la agrupación Konapewman, y Sylvie Fosselle, Ingeniera Forestal Belga, quien asesora esta iniciativa, señalaron que previamente se han realizado algunos estudios cuyos resultados hoy se están tratando de aplicar en la zona territorial de Chol Chol a través de la organización Wajontu Coj Coj Mapu y que anteriormente habían sido realizado de manera piloto en una comunidad de Galvarino, con grandes logros, donde el quillay se alternó con árboles frutales y frenó la erosión, dando grandes posibilidades para mantener la agricultura tradicional, posibilitar la apicultura y permitir la extracción de saponina con gran oferta en el mercado.

Huaiquilao y Fosselle, señalan la importancia del Quillay en la cultura Mapuche (tinturas en la textilería, lavado de lanas, control de plagas, medicinal, etc.), agregando que dicho árbol nativo se encuentra muy escaso en la región, ya que fue arrasado.

Además de estas cualidades, los dirigentes de la organización WajontuCoj Coj Mapu, señalan que su recuperación obedece a un ámbito político para dar freno a la expansión forestal, ofreciendo una nueva alternativa productiva, sustentable y cultural a las familias Mapuche y que su adaptación es perfecta a cualquier zona del territorio mapuche, por ser de aquí.

“Se trazó una gráfica en detalle, por años, sobre los beneficios del Quillay, comparativamente con especies exóticas y se perfiló las grandes posibilidades y expectativas económicas con el manejo de esta especie nativa”, indicaron Fosselle y Huaiquilao.

Para la organización, las posibilidades para mantener la agroforestería y el freno a la erosión de las tierras es una gran oportunidad para introducir en sus comunidades. A su vez, Huaiquilao y Fosselle recalcan que el quillay por sus ricas flores son una gran fuente de donde las abejas extraen el néctar de donde sale la miel, que ofrece largamente esta posibilidad. Al respecto, recabamos como información que la oferta apícola para el mapuche puede estar compuesta por una multiplicidad de productos derivados de las abejas que incluyen la miel (a granel y envasada), el polen (seco o fresco) y propóleos (a granel o envasados). Del mismo modo de abejas reinas, jalea real, paquetes de abejas y apitoxina (veneno de abeja), Es interesante destacar que el rango por colmena al año es de 30-80 kilos de miel, 2-4 kilos de polen, 150-300 gramos de propóleo y 200-500 gramos de jalea real.

Otra gran posibilidad rentable de este árbol, es la extracción de saponina, necesaria para la elaboración de shampoo, jabón, detergente. Asimismo, muchas vacunas actuales – animales y humanas- contienen saponina, el compuesto activo del quillay.

En este caso, el producto natural actúa como un amplificador de la señal de alarma para gestar la respuesta inmunológica

El quillay no sólo sirve como detergente, insecticida de polillas, espumantes de bebidas. Ahora se emplea en la agricultura, la agroquímica, la industria alimenticia, entre otras posibilidades.

La saponina, contiene una molécula con capacidad de espumar en solución acuosa y permeabilizar las membranas celulares de las pestes o las paredes celulares de los vegetales.

Además, tiene la ventaja de ofrecer alta estabilidad al calor, las sales y los ácidos. Por eso, las acciones de la saponina son innumerables y curiosas. Huaiquilao nos señala al respecto: “por ejemplo, en Corea se comercializa una nueva bebida con saponina chilena para balancear el colesterol”.-

Lo mejor de todo, es que no es necesario la tala de esta especie, por el contrario, obtiene la materia prima mediante un nuevo proceso sustentable, con el tratamiento de su corteza, sin la necesidad de destruir el árbol, que puede ya entregar estos beneficios a partir del 10º año. (las cosechas de pino por ejemplo se hacen en un periodo de tiempo entre 15 a 20 años).

Otros estudios, también han hallado que la saponina facilita una conversión más eficiente de los nutrientes – dependiendo de los alimentos que consumen- , con los cual crecen más rápido los animales y en especial para la avicultura y para más, entrega grandes alternativas a la agricultura orgánica.

Por todo esto, para la organización wajontu coj coj Mapuche, el quillay y la extracción de saponina presenta un gran oferta y una excelente posibilidad rentable, sustentable y cultural para los Mapuche que debe trabajarse. –EcoPortal.net

* Por Alfredo Seguel
http://www.mapuexpress.net/

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

Te invito

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Posts más compartidos