Salud

De nada sirve un fármaco de última generación si la gente no puede comer, según experta

La investigación en plantas tiene menos recursos económicos que la biomedicina, pero la sociedad "debe entender que de nada nos sirve un fármaco de última generación para luchar contra la arterioesclerosis o contra el cáncer si la gente no puede comer", ha asegurado a Efe la catedrática Carmen Fenoll.

400 científicos de varios países se reúnen desde mañana, domingo, en Toledo para poner en común y debatir acerca de los últimos avances en el funcionamiento de las plantas y cómo trasladarlos a la agricultura, la alimentación, los biocombustibles o la lucha contra el cambio climático.

La catedrática de la Facultad de Ciencias Ambientales y Bioquímica de la Universidad de Castilla-La Mancha Carmen Fenoll preside el XIV Congreso Europeo de Fisiología Vegetal, organizado por las sociedades española y portuguesa de Fisiología Vegetal y que se prolongará hasta el miércoles 17.

En una entrevista con Efe, la profesora Fenoll ha subrayado que el “empeño” de los científicos es conocer cómo funcionan las plantas para aplicarlo a cuestiones prácticas, pero partiendo de una premisa fundamental: que la vida existe en el planeta porque hay plantas, que transforman la energía que llega del sol en materia viva a partir de la cual se producen alimentos.

“Los humanos nos consideramos muy importantes, pero somos un porcentaje ridículo de todo lo vivo que hay en el planeta”, ha explicado la profesora que ha enumerado que las plantas no solo suministran el oxígeno que respiramos, sino los alimentos que consumimos, los combustibles y muchísimos otros elementos utilizados en medicina, repostería, cosmética o vestido.

Ahí radica la importancia de la investigación en plantas, un campo en el que “estamos en una posición inmejorable para dar un salto hacia adelante” porque la comunidad científica de esta área es dinámica y colaboradora, comparte estrategias y tiene “muchísimos conocimientos y herramientas”.

Fenoll ha reconocido que necesitan entusiasmar a jóvenes investigadores, a quienes “trabajar con plantas parece menos atractivo que trabajar con células madre para luchar contra el cáncer”, y decirles que hoy las tecnologías más punteras se aplican “de forma rutinaria” en plantas.

“Es un campo con un potencial enorme y la recompensa, si tienes éxito en las investigaciones, son aplicaciones que pueden salvar a la humanidad”.

En este momento, la Tierra produce suficiente alimento para toda la humanidad -otra cosa es que por problemas “políticos y de distribución” no todas las personas pueden comer-, pero todos los estudios advierten de que en 2050 probablemente habrá 10.000 millones de habitantes y la agricultura actual no será capaz de producir todos los alimentos necesarios.

A esto se añade que en muchas regiones caerá la producción por el cambio climático, las altas temperaturas y la sequía.

Por tanto, es “fundamental” la investigación en plantas para entender los mecanismos que utilizan para adaptarse al cambio climático y para aumentar la productividad de la agricultura actual, ya que casi toda la tierra cultivable del planeta ya está en explotación y aumentar esta superficie de suelo supondría destruir ecosistemas.

Con motivo de este Congreso el lunes por la tarde habrá una conferencia abierta al público sobre cambio climático y producción mundial de alimentos a cargo de dos ponentes de prestigio internacional, el vicepresidente del Panel Intergubernamental de la ONU para el Cambio Climático, José Manuel Moreno, y el presidente de la European Plant Science Organization (EPSO), José Pío Beltrán.

Un aspecto relacionado con lo anterior es la ingeniería genética y los alimentos transgénicos, ante lo cual la catedrática ha afirmado que la comunidad científica avala “casi unánimemente” el uso “responsable y controlado” de la ingeniería genética para mejorar las plantas y hacer que el arroz, la patata o el maíz, por ejemplo, acumulen más vitaminas o minerales.

“Es un debate muy candente en algunos países de la Unión Europea, pero en otros países desarrollados no es un gran debate”, ha reflexionado esta investigadora, que defiende utilizar “todas” las tecnologías disponibles “de modo seguro y responsable”.

No comparte el planteamiento de “prescindir voluntariamente de algunas tecnologías” que, por otro lado, “han demostrado su valor y su gran potencia” porque grandes extensiones de cultivos transgénicos se plantaron hace ya 18 años.

También ha afirmado que la ingeniería genética de primera generación era “más burda”, pero la actual es “de altísima precisión”, como lo demuestra que el editado de genomas acaba de recibir el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica.

En cuanto al Congreso que se inaugura mañana, Fenoll ha subrayado la presencia de numerosas científicas -”este campo está lleno de excelentísimas investigadoras”, recalca- y muchos participantes de menos de treinta años además de investigadores de primer nivel.

Habrá una sesión especialmente dedicada a la investigación en empresas.

Ecoportal.net

EFEVerde

http://www.efeverde.com

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

PROMOS ECOPORTAL – NATURA

Posts más compartidos