Salud

Las bacterias que viven en tu intestino podrían explicar tu estado de ánimo

¿A veces te sientes triste sin ninguna razón aparente? ¿Te ataca el desánimo aunque las cosas ese día no hayan ido particularmente mal? ¿O de repente te sientes con mucha energía y vitalidad? Algunos científicos están buscando la explicación a estos cambios de humor, así como a la aparición de ciertos trastornos del estado de ánimo y el control de los impulsos, en un lugar que podríamos catalogar como un poco extraño o, cuanto menos, inusual: nuestro intestino.

El intestino, nuestro segundo “cerebro”

Después de cinco décadas de investigación, los científicos han llegado a la conclusión de que existe un segundo cerebro, y se encuentra en nuestro intestino. De hecho, el sistema nervioso entérico involucra tanto el aparato digestivo como el sistema nervioso autónomo ya que ambos trabajan en conjunto e intervienen en la regulación de nuestras emociones y comportamientos.

La puesta en marcha del Proyecto de Microbioma Humano representó un gran impulso para comprender mejor qué hacen los microorganismos que viven en nuestro intestino. De hecho, muy pronto los investigadores comenzaron a sospechar que las bacterias del intestino no solo se encargan de metabolizar los alimentos y producir vitaminas.

Descubrieron que esas bacterias producen una gran cantidad de sustancias químicas similares a las que usan las neuronas para comunicarse, como la dopamina, la serotonina y el GABA. De hecho, hoy se conoce que aproximadamente el 50% de la dopamina y una gran cantidad de la serotonina, se originan en el intestino.

Por tanto, no es extraño que diferentes estudios hayan encontrado una correlación entre los trastornos intestinales y problemas como la depresión mayor y la ansiedad patológica. Por ejemplo, en 2014 investigadores noruegos analizaron a 37 personas diagnosticadas con depresión y a 18 personas sanas, y descubrieron que cierta bacteria intestinal era más común en las personas deprimidas.

Otra investigación publicada en la revista Cell desveló una relación entre un tipo de bacteria y algunos comportamientos típicos del autismo. En este caso los investigadores descubrieron que las bacteroides fragilis podían corregir la permeabilidad intestinal, cambiaban la composición del microbioma y aliviaban síntomas como las obsesiones y las conductas repetitivas. Vale aclarar que el estudio fue desarrollado en ratones pero los investigadores piensan que es un paso más para diseñar nuevos fármacos, menos invasivos, que puedan aliviar los trastornos psicológicos y psiquiátricos.

Tu sexto sentido podría hablarte a través del intestino

La conexión entre el intestino y el cerebro existe desde el mismo momento en que nacemos y es probable que desempeñe un papel importante en la formación de las conexiones neuronales y que incluso llegue a influir en la memoria y los estados de ánimo ya que incide directamente sobre la amígdala y el hipocampo, dos estructuras vinculadas con las emociones primarias, la memoria y el aprendizaje.

De hecho, hace poco los científicos descubrieron que el cerebro no se encuentra tan aislado como pensaban. Existen evidencias de que algunas bacterias beneficiosas se las ingenian para traspasar la barrera hematoencefálica. Un estudio publicado en 2011 desveló que algunos de estos microorganismos tienen una especie de nervio sensorial que transmite impulsos al nervio vago y a las estructuras más antiguas del cerebro, que es precisamente donde se generan las emociones básicas. Estos organismos han recibido el nombre de “psicobióticos”.

Por supuesto, este segundo “cerebro” no es racional, pero podemos utilizarlo a nuestro favor si aprendemos a decodificar las señales que nos envía. De hecho, es el responsable de que sintamos “mariposas” revoloteando en el estómago cuando estamos enamorados o de esa sensación de “nudo en el estómago” cuando tenemos que lidiar con una situación que nos agobia. El sistema nervioso entérico nos proporciona una primera reacción emocional, básica e intensa, que nos indica una fuerte preferencia. Por tanto, quizá la próxima vez, deberías prestarle más atención a lo que tiene que decir.

Ecoportal.net

Muhimu

http://muhimu.es/

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario