agroecología, soberanía alimentaria, campesinos, alimentos, agricultura, mercado, agroquímicos, herbicidas, desarrollo rural
agroecología

Agroecología o barbarie

La agri­cul­tu­ra y el sis­te­ma ali­men­ta­rio ac­tual en su to­ta­li­dad es­tán en cri­sis. Si bien re­co­no­ce­mos, que des­de el pun­to de vis­ta pro­duc­ti­vo, los prin­ci­pa­les cul­ti­vos del mun­do han te­ni­do un cre­ci­mien­to ex­pan­si­vo des­de la in­cur­sión de la Re­vo­lu­ción Ver­de, esto se lo­gró a cos­ta de un au­men­to de las ex­ter­na­li­da­des (da­ños so­cio­am­bien­ta­les), las que jus­tamen­te los pro­pios pro­mo­to­res de la mis­ma- in­ten­ta­ron dar­les una cuan­tía me­nor o con­si­de­rar­las sólo par­cial­men­te.

Ade­más, la agri­cul­tu­ra in­dus­trial ha ve­ni­do in­ten­si­fi­can­do el uso de in­su­mos ex­ter­nos y el con­su­mo de ener­gía que la lle­vó a un gi­gan­tis­mo ru­ral con­cen­tra­do en la pro­duc­ti­vi­dad por uni­dad de área pero sin acep­tar los efec­tos so­cia­les y am­bien­ta­les que ge­ne­ró mu­chas ve­ces esta in­cor­po­ra­ción tec­no­ló­gi­ca a ul­tran­za.  Es una agri­cul­tu­ra ener­gí­vo­ra, in­via­ble en un mun­do ame­na­za­do por el cam­bio cli­má­ti­co.

La ex­pan­sión de esta agri­cul­tu­ra in­dus­trial es el prin­ci­pal fac­tor de cam­bio de uso del sue­lo y un apor­tan­te re­le­van­te de agro­quí­mi­cos y fer­ti­li­zan­tes sin­té­ti­cos. La Re­vo­lu­ción Ver­de – una pri­me­ra olea­da de esta es­ca­la­da glo­bal que arran­có lue­go de la se­gun­da gue­rra mun­dial – inun­dó al mun­do con agro­quí­mi­cos y fer­ti­li­zan­tes sin­té­ti­cos y sen­tó los ci­mien­tos de una se­gun­da re­vo­lu­ción a fi­na­les del si­glo pa­sa­do.

La “Bio­re­vo­lu­ción” o Se­gun­da Re­vo­lu­ción Ver­de, nos pone por un lado fren­te a es­pa­cios con­cen­tra­dos de po­der da­dos por las mul­ti­na­cio­na­les de los agro­quí­mi­cos y por el otro fren­te a las me­ga­em­pre­sas de se­mi­llas. A ello de­be­mos agre­gar el cre­cien­te rol que las mul­ti­na­cio­na­les de los ali­men­tos re­tie­nen en un mer­ca­do cada día más con­cen­tra­do.

Ya con la Pri­ma­ve­ra Si­len­cio­sa, la cien­tí­fi­ca nor­te­ame­ri­ca­na Ra­chel Car­son ad­ver­tía so­bre los se­rios im­pac­tos en el am­bien­te y la sa­lud hu­ma­na de los agro­tó­xi­cos. En el pro­pio New York Ti­mes de Ju­lio de 1962 – ¡y an­tes de la pro­pia sa­li­da del li­bro! de Car­son – des­ta­ca­ba que la in­dus­tria quí­mi­ca “se le­van­ta­ba en ar­mas” con­tra Car­son e in­ten­ta­ba fa­laz­men­te des­acre­di­tar sus ar­gu­men­tos.

La se­gui­di­lla de in­ves­ti­ga­do­res per­se­gui­dos, lle­ga­ría has­ta nues­tros días, en con­tra de otros cien­tí­fi­cos que fren­te a una se­gun­da olea­da de quí­mi­cos como el gli­fo­sa­to, el glu­fo­si­na­to y un va­ria­do cóc­tel quí­mi­co – más nue­vas se­mi­llas trans­gé­ni­cas (siem­pre vin­cu­la­das a agro­quí­mi­cos con un fuer­te ses­go me­ra­men­te co­mer­cial) –  aler­ta­ban de los po­si­bles da­ños.

Pero ya más de vein­te años des­pués de la li­be­ra­ción de los pri­me­ros even­tos trans­gé­ni­cos re­sis­ten­tes a her­bi­ci­das, algo está cam­bian­do. La po­de­ro­sa in­dus­tria agro­quí­mi­ca cae de bru­ces por don­de más le due­le: el obli­ga­do pago de mul­ti­mi­llo­na­rios jui­cios per­di­dos. Es que las ex­ter­na­li­da­des co­mien­zan a cuan­ti­fi­car­se a tra­vés de es­tu­dios y re­sul­ta­dos de la cien­cia in­de­pen­dien­te.

Más cien­cia y más con­cien­cia

agroecología, soberanía alimentaria, campesinos, alimentos, agricultura, mercado, agroquímicos, herbicidas, desarrollo rural

Son va­ria­dos los gru­pos que co­mien­zan a dar vi­si­bi­li­dad a los in­tan­gi­bles del fa­lli­do mo­de­lo ru­ral. Un re­cien­te In­for­me Pre­li­mi­nar del TEEB (ONU Am­bien­te 2015) re­por­ta que los cos­tos a la sa­lud, que po­drían pro­du­cir los agro­quí­mi­cos que ac­túan como dis­rrup­to­res en­dó­cri­nos al­can­za­rían los 157 mil mi­llo­nes de dó­la­res al año (dis­cri­mi­na­dos en 132 mil mi­llo­nes por efec­tos neu­ro­ló­gi­cos (in­clui­dos ADHD), muer­tes pre­ma­tu­ras, 6 mil mi­llo­nes, des­ór­de­nes re­pro­duc­ti­vos mas­cu­li­nos, 4 mil mi­llo­nes de dó­la­res y  obe­si­dad y dia­be­tes, 15 mil mi­llo­nes).

Y los cos­tos de toda esta agroin­dus­tria son aún más enor­mes. La Alian­za Glo­bal por el Fu­tu­ro de la Co­mi­da y el Pa­nel de Ex­per­tos so­bre Sis­te­mas Ali­men­ta­rios Sos­te­ni­bles (2019) lo han pues­to tam­bién en nú­me­ros: mor­bi­li­dad ocu­pa­cio­nal 250 mil mi­llo­nes de dó­la­res (en EE.UU.), dia­be­tes, 673 mil mi­llo­nes (glo­ba­les), in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria/​malnu­tri­ción 3.500 mil mi­llo­nes, obe­si­dad 760 mil mi­llo­nes y las ci­fras si­guen.

Des­de el TEEB, un or­ga­nis­mo que cuan­ti­fi­ca los im­pac­tos en la agri­cul­tu­ra y el am­bien­te, co­mien­zan a po­ner­se ade­más so­bre la mesa, el va­lor de im­pac­tos e in­tan­gi­bles de esta agri­cul­tu­ra (Sand­hu et al 2019).

El mun­do, co­mien­za a ob­ser­var que cuan­do este mo­de­lo agroin­dus­trial ago­ta­do co­mien­za a in­cluir tam­bién en sus cos­tos las ex­ter­na­li­da­des pro­du­ci­das, ya no es ni tan efi­cien­te ni tan pro­duc­ti­vo. Y se hace evi­den­te que debe cam­biar.

Y por el lado de la de­man­da, una so­cie­dad in­for­ma­da y cre­cien­te no sólo aler­ta so­bre los im­pac­tos de los agro­quí­mi­cos uti­li­za­dos sino tam­bién por los ul­tra­pro­ce­sa­dos (con ele­va­dos con­te­ni­dos de sal, azú­car o gra­sas) y que pre­lu­dian una pró­xi­ma pan­de­mia ali­men­ta­ria.

Es­tos úl­ti­mos, lla­ma­dos OC­NIs (Ob­je­tos Co­mes­ti­bles No Iden­ti­fi­ca­dos) por la re­co­no­ci­da nu­tri­cio­nis­ta ar­gen­ti­na, Mir­yan Gor­ban, no per­mi­ten re­co­no­cer con cla­ri­dad lo que se está con­su­mien­do. Otra re­le­van­te cien­tí­fi­ca, la pri­ma­tó­lo­ga bri­tá­ni­ca Jane Goo­dall, nos aler­ta­ba so­bre los agro­quí­mi­cos pre­gun­tán­do­se “¿en qué mo­men­to de nues­tra his­to­ria como es­pe­cie, nos pa­re­ció que se­ría una bue­na idea, pro­du­cir nues­tros ali­men­tos con ve­ne­nos…?

Los ali­men­tos ul­tra­pro­ce­sa­dos con al­tos con­te­ni­dos de sa­les, gra­sas y azu­ca­res, tam­bién tie­nen sus cos­tos en Amé­ri­ca La­ti­na. Los da­tos por las muer­tes pro­vo­ca­das por obe­si­dad se­gún la FAO, tres de cua­tro muer­tes en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be son cau­sa­das por en­fer­me­da­des no trans­mi­si­bles ge­ne­ra­das por el so­bre­pe­so y obe­si­dad ta­les como en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, cán­cer y dia­be­tes.

Paí­ses como Ar­gen­ti­na, Chi­le o Mé­xi­co es­tán en­tre los más afec­ta­dos. En Chi­le, el 80 por cien­to de las muer­tes son por esta cau­sa. La FAO ex­pli­ca que in­de­pen­dien­te­men­te de su ni­vel de desa­rro­llo, la ma­yo­ría de los paí­ses tie­nen al­gún gra­do de malnu­tri­ción por ex­ce­so: casi 2000 mi­llo­nes de per­so­nas se ven afec­ta­das.

Nue­vas al­ter­na­ti­vas pro­duc­ti­vas es­tán aho­ra mis­mo so­bre la mesa: for­mas de pro­du­cir ali­men­tos de bue­na ca­li­dad nu­tri­cio­nal, ac­ce­so de pre­cios jus­tos y ami­ga­bles con el am­bien­te y la so­cie­dad al no uti­li­zar ni agro­quí­mi­cos ni fer­ti­li­zan­tes sin­té­ti­cos, es­ca­lan rá­pi­da­men­te de lo lo­cal a lo re­gio­nal y de lo re­gio­nal, a lo mun­dial.

Se ne­ce­si­ta trans­for­ma­ción de los sis­te­mas pro­duc­ti­vos

Hoy en día la agroe­co­lo­gía como nue­va ofer­ta no sólo tec­no­ló­gi­ca sino ami­ga­ble so­cial y am­bien­tal­men­te vie­ne a re­sol­ver los se­rios pro­ble­mas crea­dos por la agri­cul­tu­ra in­dus­trial. La So­cie­dad Cien­tí­fi­ca La­ti­noa­me­ri­ca­na de Agroe­co­lo­gía (SO­CLA), un emer­gen­te cien­tí­fi­co apor­ta­ti­vo en co­no­ci­mien­tos ha­cia los cam­pe­si­nos y la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar, vie­ne mos­tran­do su enor­me po­ten­cial téc­ni­co para re­sol­ver des­de los pro­ble­mas de la pro­duc­ción has­ta el con­su­mo.

Des­de los mo­vi­mien­tos so­cia­les en Amé­ri­ca La­ti­na se de­man­da por otra agri­cul­tu­ra: “Agroe­co­lo­gía o Bar­ba­rie” nos di­cen. Y es así, apo­yan y de­man­dan a la cien­cia por una am­plia­ción y de­di­ca­ción más cons­pi­cua por sis­te­mas agro­nó­mi­cos que ges­tio­nen sos­te­ni­ble­men­te a la na­tu­ra­le­za y ex­trai­gan sus fru­tos con ex­ter­na­li­da­des mí­ni­mas.

La po­bla­ción aler­ta­ba so­bre el cóc­tel quí­mi­co con el que se la cu­brió du­ran­te dé­ca­das, hoy en día de­man­da por una trans­for­ma­ción des­de la base. El “Mo­vi­mien­to de Pue­blos Fu­mi­ga­dos” un co­lec­ti­vo pú­bli­co que pro­po­ne una trans­for­ma­ción de los sis­te­mas pro­duc­ti­vos, una eli­mi­na­ción de la car­ga de agro­tó­xi­cos y una pro­mo­ción de sis­te­mas ba­sa­dos en la agroe­co­lo­gía cre­ce reac­ti­va­men­te fren­te a la ame­na­za de una agri­cul­tu­ra in­dus­trial que poca aten­ción ha lle­va­do a sus pro­pios im­pac­tos.

Es evi­den­te que en dis­tin­tas es­ca­las, una par­te del mun­do está de­man­dan­do por un cam­bio des­de la base. Son mu­chos los que van in­clu­so más allá, y pro­po­nen un vi­ra­je de todo el mo­de­lo agroin­dus­trial. Y da­das las enor­mes pre­sio­nes ya iden­ti­fi­ca­das en toda la ca­de­na, se bus­ca una trans­for­ma­ción de fon­do que vaya fi­nal­men­te ha­cia un sis­te­ma eco­agroa­li­men­ta­rio.

Esto es, un nue­vo mo­de­lo ru­ral, que in­te­gran­do a la agroe­co­lo­gía, la na­tu­ra­le­za y la so­cie­dad bajo un ci­clo más sos­te­ni­ble, pue­da con­fron­tar con da­tos con­tun­den­tes y al­ter­na­ti­vas reales, a esta ali­caí­da agri­cul­tu­ra in­dus­trial, que tie­ne sus días con­ta­dos.

Ecoportal.net

Fuente

Acerca del Autor

Walter Pengue

Ingeniero Agrónomo (con especialización en Fitotecnia (Mejoramiento Genético Vegetal) (UBA) y Magíster en Políticas Ambientales y Territoriales de la Universidad de Buenos Aires, UBA, Argentina.
Doctor en Agroecología, Sociología y Desarrollo Rural (Universidad de Córdoba, España, UE). Director del Programa de Posgrado en Actualización en Economía Ecológica. Coordinador del Área en el GEPAMA, FADU, UBA. Subdirector del GEPAMA, ISU, FADU. UBA (dedicación simple). Ha realizado estancias postdoctorales en Tromso (Noruega) y Christchurch (Nueva Zelanda).
Profesor Titular (por concurso) del Area de Ecología, línea Economía Ecológica, Universidad Nacional de General Sarmiento. Instituto del Conurbano (dedicación completa).
Miembro Científico del Panel Internacional de los Recursos (Resource Panel) del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP/PNUMA) y Cochair del Grupo Suelos Global (2009-2016)
Es Miembro del IPBES - Intergovernmental science-policy Platform on Biodiversity and Ecosystem Services (IPBES) y del IPBES Americas.
Desde 2016, es miembro del Comité Ejecutivo del TEEB, The Economy of Ecosystem and Biodiversity, Agriculture & Food.
También forma parte de la CADES, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Argentina.
En 2016, es nombrado Académico de Número, de la ACADEMIA ARGENTINA DE CIENCIAS DEL AMBIENTE. Walter Pengue, ha sido uno de los miembros fundadores de la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología, SOCLA, una de las sociedades científicas más relevantes en el impulso de la Agroecología, en las escalas nacional, latinoamericana y global, cuyo fundador fuera el relevante agroecólogo, Miguel Altieri.

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Walter Pengue

Ingeniero Agrónomo (con especialización en Fitotecnia (Mejoramiento Genético Vegetal) (UBA) y...