Hormigas cortadoras
Imagen de fantasylife en Pixabay
agrotóxicos Suelos TEMAS

Atraer insectos a las trampas puede ayudar a reducir el uso de insecticidas

Un insecticida se utiliza para controlar plagas dañinas que de otro modo podrían devastar los cultivos. El problema, por supuesto, es que a menudo el uso de insecticidas tiene graves costos ambientales.

Al rociar generosamente insecticidas dañinos en sus cultivos, los agricultores pueden diezmar especies, incluidos polinizadores clave como las abejas, y devastar ecosistemas frágiles. Peor aún: el viento y el agua de lluvia a menudo transportan sustancias químicas peligrosas más allá de las granjas, haciendo sentir sus efectos a gran distancia.

Un equipo de químicos e ingenieros químicos de las universidades de Bath y Sussex ha ideado una forma ingeniosa de limitar el uso de insecticidas. En lugar de rociar cultivos enteros, los agricultores pueden colocar trampas con insecticidas en ciertas áreas para una protección más específica.

Los científicos han hecho esto haciendo uso de las feromonas de las hormigas cortadoras de hojas para atraer estas plagas dañinas a los cebos con insecticida. Las hormigas, que pueden devastar las plantas, liberan sustancias químicas que envían señales a otras hormigas sobre qué camino tomar. Aprovechar el poder de estas feromonas para el control de plagas es un truco ingenioso.

“Las hormigas cortadoras de hojas son las principales especies de plagas de la agricultura y la silvicultura en muchas áreas de los trópicos que causan un daño estimado en $ 8 mil millones cada año a la silvicultura de eucalipto solo en Brasil”, explican los científicos. “Los pesticidas tradicionales a menudo se degradan rápidamente y no son específicos de plagas particulares, lo que resulta en un desperdicio sustancial de productos de control de plagas, contaminación ambiental y efectos nocivos sobre otros insectos”.

Las feromonas podrían ser la solución

Los científicos han creado esponjas moleculares llamadas estructuras organometálicas para absorber las feromonas de alarma de las hormigas cortadoras de hojas antes de soltarlas lentamente para atraer a los insectos a una trampa. También alteraron ciertos químicos para poder ajustar la velocidad a la que se liberan las feromonas para que duren varios meses y no solo días.

“Las feromonas de insectos se han utilizado anteriormente para atraer plagas, pero el problema es que son bastante volátiles, por lo que sus efectos no duran mucho”, explica el profesor Andrew Burrows, jefe del Departamento de Química de la Universidad de Bath. “Nuestras estructuras organometálicas actúan como una especie de esponja donde las feromonas pueden encapsularse en los poros y luego liberarse lentamente con el tiempo”.

Los ensayos de campo de los investigadores en una plantación de eucaliptos en Brasil funcionaron bien, lo que indica que los MOF cargados de feromonas pueden atraer a las hormigas a una trampa.

“Este sistema podría reducir la cantidad de pesticidas rociados en un cultivo y podría ser particularmente útil para cultivos de alto valor en áreas pequeñas”, dice Burrows. “Actualmente estamos analizando una variedad de otros productos químicos mensajeros de insectos, incluidos los que se pueden usar para controlar las especies de plagas de polillas en los huertos de frutas del Reino Unido”.


Por Daniel T. Crors. Artículo en inglés

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario