Transgénicos

El algodón Bt Invade el Tercer Mundo

Hoy, las empresas transnacionales tienen cada vez más influencia en el sector algodonero de los países de África Occidental. El Banco Mundial está presionando a sus gobiernos para que privaticen las empresas estatales de algodón. Y con el paquete del Banco Mundial, llega Monsanto a sembrar sus semillas de algodón Bt.

Por REDALT

Hoy, las empresas transnacionales tienen cada vez más influencia en el sector algodonero de los países de África Occidental. El Banco Mundial está presionando a sus gobiernos para que privaticen las empresas estatales de algodón. Y con el paquete del Banco Mundial, llega Monsanto a sembrar sus semillas de algodón Bt.

El algodón Bt ha sido promocionado como el cultivo transgénico más exitoso, especialmente en países del Tercer Mundo, sin embargo hay muchas evidencias de que a pesar de las promesas hechas por las empresas biotecnológicas, la realidad es muy distinta, no sólo porque el comportamiento del cultivo no es óptimo, sino porque el algodón Bt promueve un modelo agrícola que esclaviza a los agricultores a un paquete tecnológico compuesto por semillas patentadas y alto uso de insumos agrícolas y con una producción destinada a la exportación.

El cultivo de algodón, debido a la forma como se lleva a cabo, presenta varios problemas de plagas, las mismas que son controladas con plaguicidas, lo que ha causado serios problemas de salud en los trabajadores algodoneros. Como alternativa se ha desarrollado el llamado algodón Bt. Este es un algodón al que se le ha introducido el gen de una bacteria, Bacillus thuringensis que produce toxinas letales a varios grupos taxonómicos de insectos.


La introducción de estas nuevas variedades, no resuelve el problema de plagas, pues estas son el resultado de malas prácticas agrícolas: monocultivos intensivos, sin rotación, sin descansos, etc

Como sucede con otros cultivos genéticamente modificados, las transnacionales de semillas transgénicas cobran a los agricultores honorarios adicionales por el costo de su tecnología. Estos precios varían de país a país. Por ejemplo. Las semillas Bollgard tienen honorarios adicionales en EE UU de U$S 79 por hectárea. Ese precio en Australia es de U$S 98, en India de U$S 60, en África del Sur U$S 60 y en Argentina de US$ 78. El Bullgard II en Estados Unidos tiene honorarios tecnológicos de U$S 99 por hectárea. Las empresas que producen algodón Bt son: Monsanto (Bollgard y Bollgard II), Dow Agroscience (Widestrike), Sygenta (VIP cotton). Por otro lado, William Dunavant Jr., el director de Dunavant el mayor comerciante del mundo de fibra de algodón opina que el algodón Bt está reduciendo la calidad del algodón estadounidense.

Monsanto, la principal productora de semillas de maíz Bt desea vender sus semillas aun en países que no tienen tradición como productores de algodón, como es el Ecuador, donde ya manifestó su intención de iniciar pruebas de campo. De concretarse la pretensión de Monsanto de llenar al tercer Mundo con sus semillas transgénicas, los países que la adopten tendrán que competir con el algodón de Estados Unidos, cultivo fuertemente subsidiado. De acuerdo a la Farm Service Agency entre los años de 1996 y el 2000 los cultivadores de algodón recibieron 5,5 mil millones de dólares del Gobierno como asistencia de emergencia a la agricultura. Por otro lado, el USDA subsidia al sector a través de programas de préstamos para marketing. Estos programas permiten a los agricultores pagar el préstamo al gobierno por una cantidad menor a la recibida si el precio en el mercado cae. Hay otro subsidio para exportadores y procesadores domésticos para mantener la competitividad del algodón en el mercado mundial.

Un informe del Environmental Working Group llamado "Bumper Crop" revela que en 1999 los agricultores algodoneros recibieron más subsidios que cualquier otro productor en los Estados Unidos.

El Farm Bill del 2002 extendió los programas de apoyo al algodón por otros cinco años. Se incluyen pagos a los agricultores, indistintamente del precio del algodón en el mercado mundial, pagos "counter-cyclical" si el precio del algodón cae por debajo de cierto precio de referencia, y se mantienen los préstamos para marketing. Estados Unidos produce el 36% de las exportaciones de algodón, y en el año 2002 sus agricultores recibieron un subsidio de 3,6 mil millones de dólares.

En junio de este año, el tribunal de resolución de disputas de la OMC tomó una decisión en contra de los subsidios estadounidenses al algodón en una querella presentada por Brasil. La administración de Bush respondió que la mejor manera de abordar el tema de las distorsiones en el comercio mundial agrícola, era a través de negociación, no de litigación, y que Estados Unidos va a apelar. Cuatro países de África Occidental: Benin, Malí, Burkina Faso y Chad lanzaron en la última conferencia Ministerial en Cancún la llamada "iniciativa del algodón", demandando a Estados Unidos y otros países a eliminar los subsidios sobre este cultivo.

Mientras tanto, los agricultores del tercer mundo tendrán que competir con un algodón subsidiado, producido con semillas que los ata a un círculo de deuda y dependencia.

A continuación se analiza algunos ejemplos de cómo se ha introducido este cultivo en tres refines del Tercer Mundo y sus resultados.

AFRICA OCCIDENTAL

Los países de África Occidental han producido tradicionalmente algodón para su dinámico mercado interno, que dio lugar a una próspera industria textil. El colonialismo francés e inglés destruyó esta industria local. Estos países imperiales vieron en el algodón africano una forma de romper con la dependencia que tenían del algodón estadounidense.


La Compañía Francesa de Desarrollo Textil (CFDT) controló la industria algodonera en sus colonias. A través de instituciones de investigación agrícola francesa, introdujeron paquetes productivos que incluían semillas mejoradas, agrotóxicos y otros insumos. Con la independencia, desapareció la CFDT y en cada país se conformó una empresa estatal de algodón.

Hoy, el algodón constituye un el rubro más importante de la economía de estos países. Por ejemplo, en Benin representa el 75% de las exportaciones. En Malí el 50% y en Burkina Faso el 60%.

Hoy, las empresas transnacionales tienen cada vez más influencia en el sector algodonero de los países de África Occidental. El Banco Mundial está presionando a sus gobiernos para que privaticen las empresas estatales de algodón. Y con el paquete del Banco Mundial, llega Monsanto a sembrar sus semillas de algodón Bt.

El algodón Bt introducido en los países de África Occidental tienen incorporado en su genoma información para producir toxinas contra plagas que no representan las principales amenazas para los cultivos de algodón en esta región. El algodón Bt controla en gusano del botón de tabaco (Heliothis virescencens) y el gorgojo rosado del algodón (Pectinophora gossypella), pero no controla otras pestes importantes en la región como el gorgojo del algodón (Helioverpa zea y Helioverpa armiera). Es por eso, los agricultores que usan semillas Bt tienen que seguir usando insecticidas para controlar estas plagas. El algodón Bt tampoco controla insectos succionadores como los áfidos, que pueden producir pérdidas importantes en los cultivos de algodón.

En los tres países africanos, hay programas gubernamentales para reducir el uso de insecticidas, usando solamente métodos novedosos de manejo de los cultivos. En algunos casos se han registrado muy buenos avances en el control de plagas, pero por ejemplo en Malí el programa ha tenido que ser cortado abruptamente por imposiciones del Banco Mundial.

Los países que han aceptado algodón Bt es la región son: Senegal (Bollgard de Monsanto) y pruebas de campo de Sodefitex. Burkina Faso (VIP cotton de Syngenta) y pruebas de campo para INERA, SOFITEX y UNPCB)

Se planea introducir algodón Bt en: Benin, Camerún, Costa de Marfil y Malí. (Nota: en Nigeria se quiere introducir yuca con resistencia al virus del mosaico de la yuca y maíz para producir vitamina A, amabas variedades del IITA).

Las organizaciones de campesinas de África Occidental están luchando en contra de la introducción de variedades transgénicas en sus campos. Ven a estas nuevas semillas como intentos neocoloniales por controlar su agricultura.

En una reunión mantenida en Burkina Faso y financiada por la USAID, la Sra. Pamela Bridgwater del Departamento de asuntos africanos de EE U dijo que ella estaba encargada de promocionarlo cultivos transgénicos en ese país y en otros de África Occidental. Y que el objetivo era incrementar la producción agrícola en esa región donde más de 9millones de personas dependen de la producción de algodón, y donde se encuentran los países más pobres del mundo. Como motivo de esa reunión, grupos anti transgénicos dijeron que "confiar en cultivos transgénicos constituye sólo una solución a corto plazo, A largo plazo, solo nos traerá más dependencia a las corporaciones multinacionales"

INDIA

Varios estudios llevados a cabo en India sobre los resultados que ha dejado la adopción del algodón Bt, dan cuenta de sus fracasos en este país. Se ha reportado por ejemplo que las semillas de algodón Bt no germinaron debido a las sequías en Madhya Pradesh; que son susceptibles a la podredumbre de la raíz en Maharashtra donde se dañaron 30.000 ha. de algodón Bt; o que fueron afectados por el virus de la hoja y que se incrementaron pestes que no son controladas por la toxina Bt. Aún más, que el algodón Bt fue atacado por plagas que debería controlar. Además. algodón Bt tuvo un precio más bajo en el mercado porque produjo capullo más pequeños que los normales.

Los agricultores que sembraron algodón convencional obtuvieron 6.663 más rupias/ha que los que usaron algodón Bt. Los cultivos convencionales fueron productivos por dos meses más que los cultivos Bt, lo que incrementó el rendimiento de su cultivo (6,9 quintales por acre vs. 4,5 quintales por acre).


Dos años después de introducido el algodón Bt en Andhra Pradesh (AP) – India, la Coalición de AP por la Defensa de la Diversidad, hizo un análisis de si la propaganda hecha por la industria biotecnológica para promover sus semillas eran verdaderas. Las aseveraciones de la industria son:

Los cultivos Bt reducen considerablemente el uso de insecticidas
Los costos de producción se van a reducir significativamente
Las ganancias de los agricultores van a aumentar

El estudio se hizo con unos 164 agricultores. Los dos investigadores a cargo del estudio, Abdul Qayum y Kiran Sakkhari monitorearon los campos casi diariamente durante el período de cultivo del algodón Aunque campaña 2003 2004 contó con el clima ideal para que la producción de algodón sea óptima, los investigadores encontraron que:

No hubo una reducción dramática entre los cultivos convencionales y los cultivos Bt en términode reducción de insecticidas (la reducción total de plaguicidas fue de apenas el 12% en las variedades Bt)
El costos del cultivo Btfue más alto (las semillas Bt costaron 230% más que las convencionales, y la inversión total de los cultivos Bt fueron un 8% más altos)
Ya que los productores tuvieron que pagar un precio más alto por las semillas Bt, los agricultores que usaron semillas convencionales reportaron mayores ganancias que aquellos que usaron semillas Bt (los productores de algodón Bt tuvieron ganancias netas de un 9% por debajo de otros productores)

Encontraron además que entre agricultores pequeños y medianos, no hubo diferencias significativas en términos de rendimiento entre los que usaron semillas Bt con otros productores de algodón.

Para la Coalición de AP por la Defensa de la Diversidad es preocupante la gran propaganda que se ha creado en torno a las semillas de algodón Bt por la industria, lo que contrasta directamente con sus investigaciones.

A pesar de estas experiencias negativas el gobierno de la India ha aprobado otra variedad de algodón Bt para ser cultivada en la región central y sur de la India.12 nuevas variedades de algodón Bt han sido aprobadas para su cultivo comercial y para producción de semillas, y se han permitido nuevos capos experimentales en el norte del país.

En de un panel establecido por el gobierno de Gujarat (bajo la Dirección de Agricultura – sección semillas oleaginosas), que llegó a la conclusión de que el algodón Bt no se puede cultivar y debería ser prohibida.

INDONESIA

En diciembre del 2003, el Ministro de Agricultura de Indonesia anunció que Monsanto ha salido del sur de Salawasi. La empresa dijo que el negocio de semillas de algodón ya no era un negocio rentable, luego de dos años de haber iniciado su trabajo en esa región de Indonesia, donde trabajó por dos años a través de su subsidiaria PT Monagro Kimia.

Como en otros lugares, la empresa dijo que con estas semillas los agricultores usarían menos pesticidas. La realidad fue muy diferente. El primer año, el gobierno decidió monitorear el comportamiento de estos cultivos antes de decidir si se permitiría su uso a nivel comercial. Ese año hubo sequía que ocasionó una explosión de poblaciones de peste en cientos de Ha. de algodón Bt, pero no en cultivos que usaron otras variedades.

Es decir, que en lugar de usar menos plaguicidas, los agricultores que adoptaron las semillas Bt tuvieron que usar más cantidad de insecticidas en diferentes mezclas. Por otro lado, las semillas de algodón Bt tenían resistencia a pestes que no constituían un problema significativo en Indonesia.

El rendimiento del algodón Bt tampoco fue muy bajo. Por tal motivo, muchos campesinos quemaron sus cultivos, así como sus contratos con Monsanto.

Monsanto hablaba de que los rendimientos serían de entre 4 a 7 toneladas por Ha. pero el promedio fue de 1,1 toneladas por ha., y el 74% del total de las áreas plantadas produjo menos de 1 Tonelada por Ha. En algunos casos los rendimientos fueron de 70 a 120 g por hectárea. Un 70% de los agricultores no pudieron pagar sus deudas después del primer año, lo que envolvió a los agricultores en un círculo de deudas.

La empresa Branita Sandhini, una subsidiaria de la subsidiaria de Monsanto en Indonesia vendía las semillas con un paquete de fertilizantes con esquemas de crédito y se encargaba de comprar la cosecha. Luego de que los agricultores habían comprado las semillas y firmado contratos con la empresa, esta subió los precios de las semillas de forma unilateral (de 40.000 rupias/kg. subió a 80.00 rupias/ko). Adicionalmente, en un inicio la empresa compraba el algodón a 2.600 rupias/kg. Pero luego bajó el precio a 2200 rupias/kg.

A pesar de ello, el gobierno otorgó el permiso de comercialización de las semillas por otro año, con resultados similares.

Dos años más tarde, la empresa abandona la región sin que se haga responsable del daño que ha causado en la economía de los pequeños productores de algodón.

Fuentes:
Broken Promises. Lim Li Ching. ISIS. 2004
DID BT COTTON FAIL A.P. AGAIN IN 2003-2004?. Results of a growing season. Coalición de AP por la Defensa de la Diversidad.
GM cotton set to invade West Africa. Time to act. GRAIN . Junio 2004.
West Africa Leader have "come a long way" in unsderstanding agbiotech. Junio 2004.

BOLETIN 91- RED POR UNA AMERICA LATINA LIBRE DE TRANSGENICOS

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

Te invito

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Posts más compartidos