Transgénicos

El TLC un Asunto que nos Concierne a Todos

Como en algunos casos puede ser difícil obligar a cumplir las normas de propiedad intelectual, las empresas están impulsando la utilización de semillas estériles que se auto eliminan luego de la primera cosecha. Son la expresión de la perversión del concepto de semilla que entraña la perpetuación de la vida.

Por Ana Lucía Bravo

Como en algunos casos puede ser difícil obligar a cumplir las normas de propiedad intelectual, las empresas están impulsando la utilización de semillas estériles que se auto eliminan luego de la primera cosecha. Son la expresión de la perversión del concepto de semilla que entraña la perpetuación de la vida.

Imaginemos entonces el almuerzo de hoy: locro de papas con aguacate y tostado; arroz, menestra de fréjol, carne, maduro frito y jugo de babaco. Estos y otros productos están diariamente en nuestra mesa pero usualmente no pensamos en su origen, su producción, en los agricultores que los cultivaron.

Desde el inicio mismo de la agricultura, hace aproximadamente 10.000 o 12.000 años, los agricultores campesinos e indígenas han tenido ésta labor. Nuestros alimentos son el resultado de su trabajo, innovación y conocimiento. Es gracias a ellos que obtenemos el aguacate, el maíz, la papa del almuerzo, pues seleccionan las semillas, siembran, cuidan los cultivos y lo transportan al mercado.


Ahora imaginemos que pasaría si los alimentos de nuestro almuerzo fuesen propiedad privada de una transnacional que tiene la potestad de controlar el acceso y la circulación de las semillas. Este es el escenario que nos promete el TLC pues el capítulo de propiedad intelectual permitirá a las corporaciones transnacionales tener el monopolio de las semillas a través de patentes que las convierte en dueñas de las semillas y obligan a los agricultores a comprarlas para cada cosecha y pagar regalías cada vez que las adquieren. La propiedad intelectual restringen los derechos de los agricultores de preservar, conservar, utilizar y vender libremente las semillas, y los convierte en ilegales, penados incluso con cárcel.

La Monsanto, una de las grandes empresas productoras de agrotóxicos y transgénicos, señala en los "contratos" que acompañan las semillas que el agricultor:

– Debe usar la semilla de soya que contiene el gen Roundup Ready para una sola cosecha.
– No puede guardar cualquiera de las semillas producidas provenientes de las semillas compradas con el propósito de usarlas como simiente o venderla a otra persona para ese mismo uso.
– Tiene la obligación de utilizar como herbicida, únicamente el glifosato de la marca de Roundup o cualquier otro autorizado por Monsanto.

Si el agricultor viola cualquiera de las condiciones del contrato éste se cancelará inmediatamente y perderá el derecho de obtener licencia en el futuro. Además, en el caso de cualquier transferencia de semilla de soya que contenga el gene Roundup Ready el cultivador pagará una multa más honorarios y gastos del abogado. Monsanto además adquiere la potestad de inspeccionar el terreno del agricultor plantado con soya por los siguientes tres años. Los términos del contrato obligan no sólo al agricultor sino que tendrán plena validez y efecto sobre los herederos representantes personales y sucesores; en cambio, los derechos del cultivador aquí estipulados no serán de otra manera transferibles o asignables sin el consentimiento escrito y expreso de Monsanto. Para asegurarse, la transnacional contrata investigadores privados, más conocidos como "policía genética", que verifica que las semillas patentadas están siendo usadas "legalmente".

Un caso muy conocido es el del agricultor canadiense Percy Schmeiser, quien cultivó por más de 40 años colza convencional y fue acusado de infringir la patente de la Monsanto. Luego de siete años de juicio, la Corte Suprema de Canadá falló en contra del agricultor, señalando que no importaba como llegaron las semillas patentadas a su terreno (pudo haber sido el viento, los insectos, los zapatos del vecino) sino que estaban ahí y eran propiedad de la Monsanto. La Corte señaló también que a pesar de que en ese país no se reconocen patentes sobre plantas, si se pueden patentar genes, y como el gen es parte de la planta, entonces habría algo así como una: ¡extensión de la patente! Esta decisión judicial sentó un precedente nefasto, que todos somos potencialmente culpables.

Cabe preguntarse que va a pasar con los hermanos indígenas de México, cuyas variedades tradicionales de maíz han sido contaminadas con maíz transgénico importado de Estados Unidos (gracias al Tratado de Libre Comercio entre estos países). Algunas están contaminadas hasta con tres tipos de variedades patentadas.


La respuesta viene por partes, por lo pronto en México ya están apareciendo carteles que advierten que las semillas patentadas son de propiedad de la empresa, luego empezaran a cobrarles "por el uso de la tecnología".

Es un absurdo llevado al límite. Primero, utilizaron las variedades tradicionales de semillas para hacer sus "inventos" (en realidad no inventan nada: en el caso de los transgénicos por ejemplo cuando se trata de patentar son nuevas pero cuando se trata de demostrar la inocuidad, son equivalentes a las convencionales); luego las patentaron, usurpando el conocimiento milenario y el derecho de libre uso que todos tenemos; después contaminaron deliberadamente las semillas tradicionales que aún están en manos de los campesinos; y finalmente los culpan de usar "ilegalmente" las semillas de la Monsanto.

Las normas de propiedad intelectual, no solo declaran un culpable, sino que fijan los mecanismos para obligarle a pagar. Por si fuera poco, los derechos de las patentes sobre semillas, también se extienden a la cosecha. Si un agricultor siembra semillas sin el pago de las regalías correspondientes a la empresa que dice ser dueña de la semilla, puede perder los derechos sobre su cosecha y los productos derivados de ella.

En Argentina por ejemplo, la Monsanto ha amenazado con exigir el pago de las regalías en los puertos de desembarque de las exportaciones. Me explico, Monsanto en Argentina no ha podido patentar su soya transgénica porque la Ley de semillas de ese país no lo permite, el negocio inicial de la Monsanto era vender el agrotóxico que acompaña la semilla. Sin embargo, la patente del agrotóxico caduco en el año 2000 y la Monsanto sintió que estaba siendo perjudicada y decidió exigir el pago de regalías por las semillas. Para presionar, amenazó con irse de la Argentina, luego el gobierno proponía la creación de un proyecto de ley de "regalías globales" que contempla la creación de un "fondo fiduciario" con aportes de los productores, para pagar derechos a los proveedores de semillas.

Finalmente, anunció que como Argentina exporta esa soya en forma de pasta o aceite a Europa y en Europa si está patentada la soya RR, cobrará ahí las regalías cuando lleguen los cargamentos. Al final es un buen negocio, Argentina exporta más de 30 millones de toneladas de soya anualmente, sí solo le pagan un dólar por tonelada, la Monsanto estaría recibiendo: ¡30 millones de dólares sin haber hecho nada!

Como esta opción de cobro está algo demorada, la Monsanto anunció que está pensando en un arbitraje internacional, de esos que ya conocemos en Ecuador por los casos de las petroleras Occidental y Chevron – Texaco, que de aprobarse el TLC se convertiría en el mecanismo para solucionar las controversias comerciales.

Como en algunos casos puede ser difícil obligar a cumplir las normas de propiedad intelectual, las empresas están impulsando la utilización de semillas estériles que se auto eliminan luego de la primera cosecha. Son la expresión de la perversión del concepto de semilla que entraña la perpetuación de la vida.

La pretensión del control total empujó a una de las empresas a solicitar una patente de la floración, no porque la inventó, claro está sino porque sus investigadores aislaron ese gen específico. Y aquí sí se completa el panorama, vamos a tener que pagar cuando las plantas florezcan.

Y si los agricultores pagan por las semillas, por la floración, si las semillas son estériles, si usted es culpable porque su jardín se contaminó ¿qué tendremos que hacer cuando estas diez transnacionales logren tener el control de nuestra alimentación? ¿Qué pasa si luego deciden no vendernos más fréjol para nuestra menestra porque tienen un excedente de soya, de esa con la que alimentan el ganado?

Sí, eso ocurre, dejaríamos de ejercer su derecho a la alimentación, dejarían de tener la libertad de escoger lo que van a comer en su almuerzo. El slogan de la Monsanto es "semillas, alimentación, esperanza", suena bien, casi convincente pero esa empresa es la que proporcionó el agente naranja en la segunda guerra mundial, es la que persigue a los agricultores en Estados Unidos y Canadá, es la que produce más del 90% de transgénicos en el mundo, y la que vende el veneno con el que se fumigan desde avionetas las plantaciones de coca en la frontera colombo-ecuatoriana provocando estragos en la salud de los campesinos.

Estas son las pretensiones de las transnacionales: monopolizar las semillas, la agricultura y la alimentación, el TLC es un mecanismo para institucionalizarlas y darles carácter legal. Por lo tanto, si se firma y se ratifica, habría que olvidarse de las variedades de maíz y otros productos andinos que son parte de nuestra identidad y aprontarse para una dieta importada. La propiedad intelectual se apoderará de nuestra comida, y ni siquiera seremos dueños/as de nuestro almuerzo.

* Ana Lucía Bravo
Acción Ecológica

Estos artículos también podrían interesarte

Busca en EcoPortal

Te invito

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!