Startup de geoingeniería recibe duras críticas

La startup Make Sunsets dice que ha comenzado la geoingeniería a pequeña escala, con partículas de sulfato inyectadas en la estratosfera para desviar los rayos solares y reducir el calentamiento global del sol. Eso provocó nuevas conversaciones sobre cuándo y si tales intervenciones deberían implementarse para combatir el cambio climático.

Luke Iseman y Andrew Song, fundadores de Make Sunsets, dicen que ya completaron dos vuelos de prueba para crear pequeñas nubes con las partículas. Make Sunsets también está vendiendo "créditos de enfriamiento" de US$ 10 para apoyar futuras misiones en la atmósfera, con miras a generar ingresos y aumentar la entrega de partículas que bloquean el sol a través de globos reutilizables.

La compañía afirma que un gramo de partículas liberadas compradas a través del crédito compensará el efecto de calentamiento de una tonelada de carbono durante un año. Las “nubes” fabricadas permanecen en la atmósfera entre seis meses y tres años, según la latitud en la que se liberan y la altura a la que llegan a la atmósfera.

Iseman y Song mantuvieron su proyecto relativamente en silencio hasta el sábado, cuando MIT Technology Review publicó un artículo sobre sus avances y, de manera más crítica, las dimensiones éticas y las preocupaciones científicas y geopolíticas que rodean sus acciones.

Geoingeniería poco seria

Algunos expertos ven a Make Sunsets como un esfuerzo poco serio diseñado para suscitar controversias sobre la geoingeniería, mientras que otros recitaron una letanía de objeciones al despliegue de nubes de partículas sin supervisión ni control, y actuando fuera de la comunidad científica mundial.

“El comportamiento de la compañía juega con los temores de larga data de que un actor 'pícaro' sin un conocimiento particular de la ciencia atmosférica o las implicaciones de la tecnología podría optar unilateralmente por la geoingeniería del clima”, escribe el autor James Temple, “sin ningún tipo de consenso en torno a si está bien hacerlo, o cuál debería ser la temperatura promedio global apropiada.

“Eso se debe a que es relativamente barato y técnicamente simple de hacer, al menos de una manera tosca”, agregó.

Sin embargo, los científicos aún no saben qué sucederá si las técnicas de gestión de la radiación solar (SRM) se implementan a escala. Expertos como David Keith y sus colegas de la Universidad de Harvard estudian ingeniería solar y aerosoles, y Alemania y el Reino Unido se encuentran entre otras naciones occidentales donde los científicos estudian las técnicas.

Mientras Estados Unidos y otros países desarrollados están aprobando fondos para la investigación, a los científicos del Sur Global les preocupa que la geoingeniería solar pueda tener consecuencias económicas, ambientales y de salud para miles de millones de personas sin el consenso de sus líderes. Temple señala que fue desde México que Make Sunsets lanzó sus pruebas, sin ningún compromiso público ni escrutinio científico.

Degrees

La Iniciativa DEGREES , con sede en Londres, es una organización que trabaja para garantizar la equidad y el acceso a la investigación sobre el manejo de la radiación solar para científicos de Kenia, Bangladesh, Filipinas y otros países preocupados por cómo la geoingeniería podría afectar la agricultura o empeorar los desastres naturales.

Pero la iniciativa Make Sunsets no parece preocupada por el consenso, al menos en esta etapa.

“Desde que salió el artículo de MIT Technology Review, nos han asombrado y divertido las respuestas”, publicó la compañía en su cuenta de Twitter el lunes. “A los simpatizantes y científicos que creen en nosotros, gracias”.

Por Lauren Fagan. Artículo en inglés