Así son los sofás sostenibles que tanto éxito tienen hoy en día

No hay que echar la vista demasiado atrás para dar con una época en la que la sociedad no procuraba por el bienestar del planeta, sino solo por el suyo propio. Afortunadamente, la situación ha cambiado de manera considerable a lo largo de los últimos años. El cambio climático es uno de los principales factores que han abierto los ojos de tantos ciudadanos.

Sea cual sea el motivo que te lleve a ti también a querer cuidar el planeta, hay numerosas acciones que puedes llevar a cabo para tal fin. Una de ellas consiste en recurrir a los muebles que son sostenibles.

Hoy profundizaremos en unos de ellos: los sofás. En pleno 2023, existe la posibilidad de comprar dichos muebles en tiendas físicas como Sofassimo y en comercios electrónicos. En ambos casos, los usuarios cuando se fijan en un modelo consultan varios aspectos que consideran importantes, entre los que destacan aquellos que hacen referencia a la sostenibilidad.

Si todos los factores que guardan relación con el ecologismo les convencen al cien por cien, no dudan en llevar a cabo la adquisición del sofá. Pero, ¿a qué aspectos nos referimos? Vamos a verlos a continuación, averiguando concretamente cómo son los sofás sostenibles que registran muchas ventas a nivel nacional.

Fabricados con madera proveniente de bosques sostenibles

Atrás quedan los tiempos en los que comprar muebles de madera suponía renunciar al compromiso medioambiental. Hoy en día, son numerosas las empresas fabricantes de muebles que, a la hora de darles forma, hacen uso de madera que proviene de bosques sostenibles.

Cuando hablamos de este tipo de bosques, nos referimos a zonas repletas de árboles que se gestionan con criterios ecológicos. Es decir, la naturaleza no sufre a medio y largo plazo las consecuencias de la acción del ser humano.

Los sofás que mayores ventas consiguen en los tiempos actuales son aquellos que cuentan con una de las siguientes etiquetas: PEFC o FSC. Básicamente son certificados que determinan que la madera ha sido obtenida de bosques como los que acabamos de describir.

Conviene destacar que estos bosques están en pleno auge no solo gracias al sector de los muebles y sobre todo al de los sofás. Ello también es fruto del ámbito de la construcción, en el que la madera sostenible adquiere una gran relevancia por ser un aislante natural muy eficiente en términos energéticos.

Tanto las fundas como los rellenos se componen de materiales reciclados

Seguimos hablando brevemente de la madera para introducir la siguiente característica de la que también presumen los sofás sostenibles. Y es que dicho material es uno de los más fáciles de reciclar, lo cual es debido a que está muy presente en la naturaleza.

Así pues, ahora que hemos mencionado el término ‘reciclar’, llega el momento de abordar dos partes del sofá que son muy importantes y que son elaboradas basándose en esta filosofía tan beneficiosa para el ecosistema. La primera de ellas son las fundas.

Diversos materiales reciclados están presentes en estos elementos que sirven para mantener el tapizado en un estado óptimo. Al contar con un origen sostenible, quienes dan al estado del planeta la importancia que merece, se muestran satisfechos por haber tomado la decisión.

Exactamente lo mismo sucede al averiguar que los rellenos también están hechos de materiales reciclados. ¿Recuerdas que antes hemos hablado de unos certificados? En lo que respecta al reciclaje de materiales, también existen varios que se detallan en las etiquetas de los sofás.

Así pues, si tú también estás interesado en un sofá sostenible, es importante que antes de tramitar la compra consultes la etiqueta para cerciorarte de que cuenta con un mayor o menor porcentaje de materiales reciclados. Si la cifra es elevada, sabrás que estarás ante una alternativa idónea para ti.

Cómodos a más no poder

Las alternativas sostenibles que están triunfando a día de hoy son aquellas que no solo son respetuosas con el ecosistema, sino que adicionalmente ofrecen un resultado igual o incluso mejor si lo comparamos con el del resto de productos. Es precisamente el caso de los sofás fabricados por empresas que tienen un fuerte compromiso ecológico, tal como demuestra su altísimo nivel de comodidad.

Si los sofás sostenibles no fueran confortables, sus ventas no serían tan numerosas. Sin embargo, desde el primer momento los usuarios notan una gran sensación de comodidad no solo al sentarse, sino también en caso de que opten por tumbarse. No hay nada mejor que echarse una siesta en un sofá sostenible.

El respaldo, las orejas y todas las partes que conforman los sofás destacan por su comodidad. Aun así, es aconsejable ir presencialmente a una tienda física para probar in situ aquellos modelos que te interesen. Así acertarás en la compra, la cual se traducirá en que aportes tu granito de arena en lo que respecta a cuidar el medio ambiente.