represa
Imagen de Thomas B. en Pixabay
ECO-NOTICIAS Internacionales

Entre un tercio y la mitad del agua dulce usada en el planeta, es ‘robada’

Cambio climático, agricultura intensiva, desperdicio innecesario, contaminación a escala industrial. Estas son algunas de las principales causas que plantean graves amenazas a las fuentes de agua dulce en gran parte del planeta.

También podemos añadir otro: robo.

Entre un tercio y la mitad del agua dulce del planeta utilizada por las personas es robada, es decir, extraída ilegalmente por empresas y personas por igual, según los autores de un nuevo artículo . La cantidad que se toma de esta manera ilegalmente asciende a grandes cantidades cada día.

El fenómeno no es nuevo, por supuesto. A lo largo de la historia, la gente ha tomado recursos naturales, incluida el agua, que no eran suyos por derecho a tomar, sin embargo, la magnitud del problema puede ser un gran impacto.

El robo de agua tampoco se limita a áreas particulares. “La escasez de agua continua ocurre en todos los continentes, cada vez más agravada por el cambio climático”, escriben los autores. A medida que las fuentes de agua dulce se agotan cada vez más, la escala del robo se acelera en todo el planeta.

Para medir el alcance del problema, los investigadores examinaron tres casos de uso inadecuado del agua para cultivos agrícolas: marihuana en California en los Estados Unidos, fresas en España y algodón en Australia. Los tres cultivos requieren un cultivo intensivo en agua.

Lo que los investigadores encontraron como un tema común en estos tres casos diferentes en tres continentes diferentes es que el robo de agua tiene sentido económico para los cultivadores, especialmente durante períodos como las sequías cuando el agua dulce es más escasa de lo habitual.

La razón es que una regulación laxa y una aplicación débil facilitan la apropiación desenfrenada de agua dulce para el cultivo agrícola, que representa alrededor del 70% del uso mundial de agua dulce.

“Nuestros hallazgos sugieren que si bien los individuos y las empresas pueden ser responsables del acto de robo, el fenómeno refleja un fracaso sistemático de los arreglos (políticos, legales, institucionales, etc.)”, señalan los expertos. “Además, cuando los reguladores no comprenden el valor del agua, las sanciones prescritas inadecuadas aumentan el riesgo de robo”.

En otras palabras, incluso cuando los culpables son capturados, las sanciones no son lo suficientemente severas como para disuadir el robo de agua. La solución radica en tratar el agua dulce como un recurso natural valioso cuyo robo conlleva severas sanciones económicas. De esa manera, una disuasión legal, si se aplica, puede servir para proteger las fuentes de agua dulce de nuevos robos a gran escala.

“Al abordar los posibles impulsores del robo a escala individual, podemos prevenir daños irreversibles a todos los usuarios del agua”, argumentan los científicos. “Los estudios de caso respaldan claramente la importancia de una supervisión del cumplimiento y la aplicación de la ley con recursos suficientes (financieros y humanos), especialmente en las partes más remotas de los sistemas de entrega, para aumentar la probabilidad de detección y enjuiciamiento como un importante factor de reducción de robos”.

Artículo en inglés

Acerca del Autor

Ricardo Natalichio

Estudios sobre Desarrollo Sustentable, Marketing, Liderazgo de ONGs de Desarrollo, Derechos Humanos, Economía, Literatura, Counseling, y Apoyo a grupos en Situación de Vulnerabilidad.
Desde fines de 1999 se desempeña como Director del Portal de ecología social EcoPortal.net www.ecoportal.net

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Ricardo Natalichio

Estudios sobre Desarrollo Sustentable, Marketing, Liderazgo de ONGs de Desarrollo, Derechos...