Ballena azul
ECO-NOTICIAS Internacionales

50 años después de la masacre, las ballenas azules regresan a Georgia del Sur

Cuando la ballena azul antártica, el animal más grande y ruidoso del planeta, fue casi aniquilada por la caza de ballenas azules hace 50 años, las aguas alrededor de Georgia del Sur se quedaron en silencio.

Veinte años dedicados a estudios de ballenas, desde barcos frente a la isla subantártica entre 1998 y 2018 dieron como resultado un sólo avistamiento de ballena azul. Pero una expedición de ballenas este año y el análisis de un equipo de investigación internacional dieron como resultado 58 avistamientos de ballenas azules y numerosas detecciones acústicas, lo que genera esperanzas de que el mamífero en peligro crítico finalmente se recupere, cinco décadas después de la prohibición de la caza de ballenas.

“No sabemos muy bien por qué las ballenas azules han tardado tanto en regresar”, dijo Susannah Calderan, de la Asociación Escocesa de Ciencias Marinas y autora principal de un estudio en la revista Endangered Species Research . “Puede ser que tantas de ellas murieran en Georgia del Sur que hubo una pérdida de memoria cultural en la población, de que el área era un lugar de forrajeo y que recién ahora se está redescubriendo”.

Las ballenas azules abundaban en Georgia del Sur antes de que la caza industrial de ballenas, establecida en la isla en 1904, matara a 42,698 de los animales allí. La mayoría de estas ballenas fueron sacrificadas antes de mediados de la década de 1930, pero a pesar de la protección legal en la década de 1960, la caza ilegal continuó hasta principios de la década de 1970.

La nueva investigación

Los datos acústicos y de avistamientos se recopilaron de las aguas notoriamente tormentosas alrededor de Georgia del Sur en expediciones dirigidas por el Servicio Antártico Británico, la Expedición de Circunnavegación Antártica del Instituto Polar Suizo y el gobierno de Georgia del Sur, con fondos de grupos como los Amigos de la Isla Georgia del Sur.

Además de buscar ballenas, los investigadores utilizaron dispositivos de escucha para detectar las fuertes llamadas de baja frecuencia de las ballenas, que llegan a alcanzar hasta 188 decibeles, a largas distancias. El equipo también compiló registros de avistamientos de ballenas reportados al Museo de Georgia del Sur por marineros y pasajeros de barcos turísticos, y fotos de ballenas azules, que permiten identificar animales individuales.

En total, se han fotografiado 41 ballenas azules diferentes de Georgia del Sur entre 2011 y 2020, ninguna de las cuales coincide con las 517 ballenas del catálogo fotográfico actual de ballenas azules antárticas.

Otra investigación reciente ha demostrado que las ballenas jorobadas también están regresando a la región .

La Dra. Jennifer Jackson, del British Antarctic Survey, quien dirigió la expedición de ballenas de 2020, dijo: “Este es un descubrimiento emocionante y un paso adelante realmente positivo para la conservación de la ballena azul antártica. Con las aguas de Georgia del Sur designadas como área marina protegida por el gobierno de Georgia del Sur y las Islas Sandwich del Sur, esperamos que este aumento en el número de ballenas azules sea una señal de lo que vendrá y que nuestra investigación pueda continuar contribuyendo a la gestión eficaz de la zona”.


Por Patrick Barkham. Artículo en inglés

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario