Reconocen a las abejas como sujeto de derecho y a los mayas como sus guardianes

La justicia en el estado de Campeche, México, ha tomado una decisión importante al otorgar la suspensión definitiva a las actividades que han causado la muerte de abejas en comunidades mayas del municipio de Hopelchén. Además, destaca el reconocimiento otorgado a las abejas como sujetos con derechos y a las comunidades mayas como sus guardianas.

Las organizaciones Alianza Maya por las Abejas Kabnalo'on y el Colectivo de Comunidades Mayas de los Chenes realizaron el anuncio a través de un comunicado a la prensa.

El día 20 de mayo reciente, líderes de diferentes comunidades mayas en Hopelchén llevaron a cabo una presentación legal llamada "juicio de amparo". Esta acción se llevó a cabo debido a las serias omisiones por parte de los gobiernos federal, estatal y municipal. Dichas omisiones han resultado en la muerte masiva de millones de abejas en la región, como consecuencia directa de la deforestación excesiva que se ha llevado a cabo y el uso excesivo de agrotóxicos. La decisión es válida hasta que se culmine el juicio de amparo.

Sin respuestas

La determinación se dirige a los actos y omisiones que se reclaman a las autoridades responsables de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), al presidente de México y a la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios.

Uno de los puntos destacados en la reclamación es la falta de respuesta por parte de las autoridades gubernamentales ante numerosas solicitudes, denuncias y peticiones para establecer medidas de protección a las abejas en relación con la deforestación y el uso indiscriminado de agrotóxicos. Es importante destacar la necesidad de implementar una política ambiental que proteja a las abejas y aborde el preocupante problema de su mortalidad y disminución en las colmenas.

Los apicultores y apicultoras mayas presentaron una solicitud ante el tribunal para suspender cualquier autorización, concesión o asignación de proyectos de infraestructura a gran escala que puedan tener impactos socioecológicos negativos sobre el patrimonio biocultural en el municipio de Hopelchén, incluyendo la suspensión de desmontes y fumigaciones. 

Para garantizar la protección del medio ambiente, las autoridades encargadas deben tomar todas las medidas necesarias para prevenir o reducir cualquier tipo de riesgo.

Causa de la suspensión

Las comunidades han obtenido una suspensión definitiva gracias a la presentación de pruebas contundentes durante el juicio. Estas pruebas demuestran un aumento significativo en la mortalidad de las abejas en la región, causado por las fumigaciones y la deforestación.

En el contexto mencionado, es importante resaltar que existen investigaciones realizadas por instituciones federales y centros de investigación que respaldan la problemática en relación al uso de pesticidas, como el fipronil. Es relevante destacar que este pesticida está prohibido en 36 países, incluyendo la Unión Europea, es uno de los principales causantes, aunque no el único, del envenenamiento de las abejas.

Hopelchén es uno de los municipios más afectados por la deforestación en México. A pesar de las denuncias presentadas ante la Profepa, esta institución ha incumplido con su responsabilidad de investigar y sancionar este fenómeno preocupante, sostienen las organizaciones. 

Abejas, sujeto de derecho

Es importante recordar que la suspensión se lleva a cabo como resultado de una demanda legal en busca de reconocer a las abejas como seres con derechos y a las comunidades mayas como sus guardianas. Esto implicaría la implementación de medidas conjuntas con estas comunidades para proteger y preservar su bienestar y para construir políticas públicas con una lógica ecocéntrica y desde la mirada de las comunidades y en ejercicio de su libre determinación y autonomía. 

Expertos apuntan que las abejas y los polinizadores desempeñan un papel crucial en la economía regional. La apicultura es una de las actividades principales y una importante fuente de ingresos para muchas comunidades mayas en la Península de Yucatán, sino que tiene un alto valor cultural para el Pueblo Maya por ser una práctica prehispánica. 

“Declarar judicialmente a las abejas como sujetos de derechos y a los pueblos mayas como sus guardianes, abriría la puerta para construir, desde una perspectiva ecocéntrica, un nuevo paradigma en donde el respeto al patrimonio biocultural sea el eje de la política pública en la región”, defienden. 

Con información de avispa.org