Salud Temas-Especiales

Basta ya de arsénico y otras sustancias tóxicas en los alimentos para bebés

El primer alimento sólido de muchos bebés es el cereal de arroz. Es un alimento básico de la infancia, comúnmente recomendado por los pediatras. Y a menudo se envenena, al menos un poco. Los estudios han encontrado que muchas marcas contienen cantidades medibles de arsénico inorgánico, el tipo más tóxico.

No es solo arroz: un estudio de agosto de 2018 realizado por Consumer Reports probó 50 alimentos hechos para bebés y niños pequeños, incluidas marcas orgánicas y no orgánicas como Gerber, Earth’s Best, Beech-Nut y otras etiquetas populares, y encontró evidencia de una carga al menos peligrosa de metal en cada producto. Quince de los 50 contenían suficientes contaminantes para representar un riesgo potencial para la salud de un niño que come una porción o menos al día.

Los metales pesados ​​pueden afectar el desarrollo cognitivo en los niños, que están especialmente en riesgo debido a su tamaño más pequeño y la tendencia a absorber más de estas sustancias que los adultos. Se ha encontrado que el arsénico inorgánico en el agua potable reduce los puntajes de CI de los niños de cinco a seis puntos. Y a medida que los metales pesados ​​se acumulan en el cuerpo con el tiempo, pueden aumentar el riesgo de cáncer, problemas reproductivos, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y problemas cognitivos.

Por supuesto, descubrir que su marca favorita está contaminada no es una razón para entrar en pánico. Es poco probable que los niveles bajos de exposición durante períodos cortos causen efectos devastadores, y los padres deben concentrarse en reducir los niveles generales de estas sustancias tóxicas en la dieta total de sus hijos para limitar los daños.

Los metales pesados están naturalmente en la Tierra y están presentes en el suelo y el agua. Pero los pesticidas, la minería y la contaminación aumentan sus concentraciones, y los procesos agrícolas y de fabricación de alimentos pueden contribuir aún más. Algunos cultivos absorben inevitablemente más metales pesados. El arroz, por ejemplo, absorbe fácilmente arsénico tanto por su particular fisiología como porque a menudo se cultiva en campos inundados de agua, que es una fuente primaria de metal

Los fabricantes de cereales son claramente capaces de mantener los alimentos para bebés libres de venenos: aproximadamente un tercio de los productos que Consumer Reports probó no contenían niveles preocupantes de metales. Las empresas simplemente no toman suficientes medidas de seguridad. “Si la industria puede hacer un mejor trabajo de abastecimiento de alimentos crudos, eso ayudaría [a reducir el peligro]”, dice James Dickerson, director científico de Consumer Reports. “Y luego, si [los fabricantes] consideran la contaminación a través de vías internas (equipos, procesos y contenedores que usan para los alimentos), creo que podemos llegar allí”.

Algunas empresas ya están intentando investigar las fuentes de contaminación en sus productos y reducirlas. Deberían seguir y ser transparentes sobre estos esfuerzos. Pero es muy probable que la mejor oportunidad de cambio real de las compañías de alimentos venga con la regulación.

Actualmente no existen reglas en muchos países sobre niveles aceptables de metales pesados ​​en los alimentos para bebés. En 2012, 2015 y 2017, el Congreso de EE.UU. intentó y no aprobó una legislación que imponga límites al arsénico y al plomo en jugos de frutas y productos de arroz. La FDA propuso emitir nuevos límites en la cantidad de arsénico permitido en el cereal de arroz en 2016 y en el jugo de manzana en 2013, pero ninguna de estas propuestas llegó a buen término. Un informe de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental de marzo de 2018 encontró que la FDA no se ha movido lo suficientemente rápido para establecer las reglas o comunicar el riesgo potencial al público. La agencia necesita establecer objetivos seguros y estrictos, respaldados por estudios científicos, para estas sustancias, idealmente estableciendo puntos de referencia incrementales que disminuyan los niveles permitidos con el tiempo.

Y esto es solo el comienzo. En 2018, un grupo de científicos y expertos en políticas sugirieron una variedad de intervenciones en cada paso del camino de la granja a la mesa. Estos pasos ayudarían a combatir el problema tanto en los EE. UU. Como en el extranjero, especialmente en países en desarrollo donde las sustancias tóxicas en los alimentos para bebés pueden ser devastadoras para los niños que ya sufren de una nutrición deficiente.

Por un lado, los investigadores deben realizar más estudios sobre qué alimentos en nuestra dieta son los principales contribuyentes de los metales pesados ​​y las mejores maneras de reducir la contaminación en cada uno de esos cultivos. Los fabricantes de alimentos pueden realizar pruebas mejores y más frecuentes de sus cultivos de origen, así como sus métodos de fábrica.

Los científicos, los médicos y los gobiernos también pueden comunicar mejor estos riesgos para la salud y las mejores maneras de evitarlos al público. Por ejemplo, cocinar arroz en cantidades abundantes de agua puede ayudar a eliminar contaminantes, y los padres deben alimentar a los bebés con una mayor variedad de cereales en grano en lugar de solo arroz.

Hay muchas maneras de lidiar con este problema. El Congreso, la FDA, la industria alimentaria, los científicos y los médicos deben unirse para hacer frente a una grave amenaza para nuestra población más vulnerable.

Artículo original (en inglés)

Este artículo se publicó originalmente con el título “¿Alimentos tóxicos para bebés? ¿En serio?” en Scientific American 320, 1, 7 (enero de 2019)

doi: 10.1038 / scientificamerican0119-7

Si consideras que nuestro trabajo es importante, podrías apoyarlo y así nos ayudarías mucho a continuar siendo un medio de comunicación independiente. Y ya sabes la importancia de este tipo de medios. Muchas gracias!!!

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario