Sin inversiones en energía verde el planeta se acerca a los 1,5°C

Debido a la falta de inversión en energía verde, las temperaturas en el planeta se acercan al punto crítico de los 1,5°C.

La falta de inversión en energía verde ha dejado al mundo frente a un aumento de temperatura de 1,5°C, que los científicos han identificado como un umbral clave en el esfuerzo global para limitar el cambio climático.

En su informe anual sobre la oferta y la demanda mundial de energía limpia, la consultora de energías renovables REN21 explica que el aumento del gasto medioambiental del año pasado no fue suficiente para frenar el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

"Aunque hemos tenido otro año récord en términos de crecimiento de energía renovable, al mismo tiempo la demanda de energía está aumentando y el ritmo de adopción de energía renovable no es suficiente", comentó el director ejecutivo de REN21, Rana Adib.

La actual inversión en energía verde no alcanza

El año pasado, la energía verde global registró un récord de 473 Gigawatt, lo que significa un aumento del 36 % en comparación con 2022 relacionado con el desarrollo continuo de la industria, según Ren21. En total, se asignaron más de 600 mil millones de dólares a energías y combustibles renovables para 2023.

Sin embargo, según REN21, para prevenir el calentamiento global la inversión debe alcanzar alrededor de 1,3 billones de dólares anuales a finales de esta década. La evaluación se basa en los objetivos establecidos en el Acuerdo de París.

"Ni siquiera llegamos al 50 por ciento de lo que se necesita anualmente. Los gobiernos se han comprometido, pero es necesario actuar", dijo Adib.

Además, la inversión en energía renovable está distribuida de manera desigual y en gran medida se pasa por alto a los mercados emergentes que más la necesitan. Según REN21, el 43% de la inversión neta del año pasado se realizó en China, el 20% en Europa y el 15% en Estados Unidos. Mientras tanto, menos del 4% fue a África y Oriente Medio.

Los países pobres pagan más

Esto se debe a que los países pobres tienen que pagar más para garantizar el suministro de energía limpia. Adib dijo que el costo de capital promedio de tales proyectos en los países en desarrollo es de alrededor del 10%, que significa más del doble del costo de capital de la energía renovable en las economías desarrolladas. Este es “el desafío clave que debemos abordar para garantizar la transformación global”, dijo.

Al mismo tiempo, los fondos públicos continúan invirtiendo en combustibles fósiles en forma de subsidios, y alrededor del 20% de la financiación de proyectos energéticos de los países donantes y los bancos multilaterales de desarrollo se destina a combustibles fósiles y energías no renovables, concluyó REN21.

"Hay dinero" para la energía limpia", afirmó Adib. Sin embargo, "las señales económicas y financieras no van en la dirección correcta".

Ecoportal.net

Con información de: https://www.finanzas.com/