Invertir en transporte sostenible sería además económico

Tomar medidas rápidas ahora para hacer un cambio hacia el transporte sostenible podría resultar más económico que continuar con la infraestructura existente, en términos de inversiones.

En la Cumbre Mundial de Ministros de Transporte en Leipzig, Alemania, el 24 de mayo, el Foro Internacional de Transporte de la OCDE publicó su informe ITF Transport Outlook 2023. El mensaje principal de este informe fue presentado en la cumbre.

Para el año 2050, todas las medidas de descarbonización existentes implementadas en el transporte terrestre habrán jugado un papel importante en la disminución de las emisiones globales de CO2 en un 3%. El sector del transporte se está quedando muy atrás en la reducción de sus emisiones lo suficiente como para prevenir el cambio climático. Este es un motivo de gran preocupación y debe abordarse lo antes posible.

Tomar medidas radicales para descarbonizar el sector del transporte puede ayudar a reducir las emisiones de CO2 hasta en un 80 % en los próximos 25 años (en comparación con 2019). La rápida implementación es esencial para lograr este ambicioso objetivo.

Cumplir con los objetivos del Acuerdo Climático de París requiere esta drástica disminución de las emisiones del transporte, lo que mantendría las temperaturas globales "muy por debajo" de los 2 grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales.

“Alcanzar este escenario de gran ambición requiere una combinación de políticas complementarias que eviten con éxito la actividad de transporte innecesaria, cambien más viajes del transporte que quema combustible al transporte sin carbono y mejoren la eficiencia del transporte en general”, dijo el Secretario General de la ITF, Young Tae Kim, en presentando el informe.

“Será absolutamente esencial escalar rápidamente tecnologías y combustibles competitivos en costos para mover personas y bienes con muchas, muchas menos emisiones. Podemos hacer todo esto si tomamos medidas más decisivas ahora”.

Ir hacia el transporte sostenible requiere una gran inversión

Para hacer un cambio rápido hacia un transporte con bajas emisiones de carbono o neutral en carbono, se necesita una inversión financiera significativa. A pesar de requerir menos inversión que las políticas actuales, las proyecciones de la ITF muestran que la infraestructura central necesaria para el escenario de Alta Ambición en este informe sería de alrededor del 5%.

“El transporte de mercancías se duplicará aproximadamente en los próximos 25 años si nos mantenemos en el camino actual, y el transporte de pasajeros crecerá un 79 %. Por lo tanto, también tendremos que invertir fuertemente en este escenario para acomodar esta demanda adicional y, por lo que sabemos, probablemente más que si invirtiéramos en un futuro bajo en carbono”, dijo Orla McCarthy, líder de proyecto de ITF Transport Outlook. 2023.

Estas estimaciones tienen en cuenta la inversión de capital esperada para la infraestructura de transporte básica, como vías férreas, carreteras y muelles, que se requiere para satisfacer la demanda futura.El informe también incluye estimaciones de las inversiones que se requieren para ampliar la red de carga eléctrica. Esta edición de ITF Transport Outlook se distingue porque contiene estimaciones de los requisitos de inversión de capital para ambos escenarios, lo que ayuda en el proceso de toma de decisiones.

Este informe describe cinco recomendaciones cruciales para los formuladores de políticas con el fin de ayudarlos a tomar decisiones informadas.:

1. Los gobiernos deben planificar con anticipación y elaborar estrategias sólidas para la movilidad y la infraestructura futuras. En lugar de simplemente responder a la demanda pronosticada, deben adoptar un enfoque activo de "decidir y proporcionar" para la inversión con el objetivo final de lograr objetivos específicos de política pública.

2. Fomentar el cambio hacia el transporte ecológico es fundamental para un entorno sostenible. Para lograr esto, los gobiernos deben establecer metas claras y ambiciosas y brindar el apoyo financiero necesario. Además, la inversión en infraestructura también es de vital importancia para permitir la transición.

3. La implementación de políticas diseñadas específicamente para el cambio de modo y la gestión de la demanda resultará más exitosa. Reducir las distancias de viaje, el número de viajes y promover opciones de transporte más sostenibles, como el transporte público, son estrategias efectivas a seguir en ciudades densamente pobladas. Para reducir la huella de carbono de los viajes de larga distancia, es esencial hacer la transición a vehículos más ecológicos y combustibles más limpios.

4. Los municipios deben evaluar todas las ventajas potenciales de las políticas propuestas. La descarbonización del transporte trae muchos beneficios a la mesa, como una mejor calidad del aire y menores emisiones de carbono. El cambio al transporte urbano basado en energías renovables podría resultar muy ventajoso: puede hacer que la movilidad sea más económica, ayudar a que los servicios sean fácilmente accesibles, reducir los atascos de tráfico, liberar espacio, minimizar potencialmente los contratiempos y reducir los niveles de contaminación del aire.

5. Para reflejar con precisión las externalidades negativas como la contaminación, la congestión y las emisiones asociadas con la conducción de vehículos nuevos, se debe renovar la fiscalidad de los vehículos. Al hacerlo, se garantizará que el costo de estas externalidades no lo asuma la sociedad, sino los individuos que utilizan vehículos motorizados. A medida que los vehículos se alejan de los motores de combustión, los impuestos sobre el combustible serán cada vez menos efectivos. Para evitar un déficit de ingresos y asegurarse de que el tráfico se mantenga en movimiento, la tarificación vial y el cobro por congestión pueden ser excelentes alternativas.

Con información de The International Transport Forum