El origen engañoso de las etiquetas “naturales” en los alimentos

Un estudio del USDA ha revelado que las etiquetas ‘naturales’ en los envases de alimentos generalmente no resisten el escrutinio. Los consumidores pueden ser engañados sobre lo que están comprando, lo que lleva a una experiencia insegura e insatisfactoria.

Los productos apilados en los estantes de los supermercados compiten por la atención de los clientes. Las empresas confían en gran medida en el embalaje y el etiquetado para atraer y persuadir a los compradores potenciales de que compren sus productos. Es evidente a partir de los patrones de compra de los clientes en los Estados Unidos que el empaque tiene una influencia decisiva en sus decisiones de compra de productos. Los productores de alimentos son plenamente conscientes de esto y se aseguran de ajustar sus envases en consecuencia. El diseño del empaque del producto es importante, pero la información incluida en las etiquetas es igualmente importante.

Muchos consumidores prefieren productos naturales

Louis Biscotti, jefe de los servicios de alimentos y bebidas de Marcum, cree que las empresas utilizaron la actualización de la etiqueta de información nutricional de 2020 de la FDA para mejorar sus oportunidades de ventas. “Las empresas de F&B [alimentos y bebidas] están descubriendo que pueden usar esas etiquetas y otros bienes raíces en sus empaques para proporcionar información nutricional y de otro tipo para impulsar el crecimiento. La información en la etiqueta de la FDA y lo que empaque en su etiqueta y empaque pueden ser ingredientes importantes para impulsar las ventas”. 

Ha mencionado que 3 de cada 10 estadounidenses prefieren invertir en productos sostenibles. Además, las características de “etiqueta limpia” como USDA orgánico se pueden utilizar para atraer a más compradores, sin OMG, sin ingredientes artificiales o libre de conservantes. Pero se genera confusión en los consumidores con las etiquetas “naturales”

El etiquetado puede proporcionar información útil sobre los alimentos. Puede ayudar a determinar si el producto es orgánico, libre de antibióticos, etc., según los estándares establecidos por organizaciones como el USDA. La exactitud de estas afirmaciones debe ser verdadera para un resultado exitoso.

Cuando se trata de “natural”, las cosas se ponen confusas

Un informe del Servicio de Investigación Económica del USDA examinó recientemente la frecuencia de las afirmaciones “naturales” en los envases de alimentos y los resultados son bastante interesantes.

Los proveedores de alimentos pueden usar la etiqueta que afirma que el alimento es “natural” a un costo relativamente bajo porque las agencias reguladoras consideran que no se agregó nada artificial y que el producto se procesó mínimamente”, explican los autores. Frases asertivas como “totalmente natural”, “100% natural” y “hecho con ingredientes naturales” no están definidas en las regulaciones del Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria (FSIS) del USDA. El USDA y el FSIS deben certificar que no se incluyen ingredientes ni colorantes artificiales durante el proceso de producción de productos alimenticios con declaraciones especiales. Este es el único requisito que debe cumplirse antes de poder vender los alimentos y el producto no puede alterarse sustancialmente a través del proceso de producción.

Puede ser beneficioso tener una idea de cómo algo debe verse “natural”, pero a veces puede ser difícil entender lo que esperan los clientes. “Ni las decisiones políticas de la FDA ni del USDA abordan los beneficios para la salud o los métodos de producción agrícola que los consumidores podrían atribuir a los alimentos etiquetados como naturales“, describen los autores. “Las definiciones no abordan la salud humana, el uso de pesticidas sintéticos, organismos genéticamente modificados, hormonas , o antibióticos en la producción agrícola y ganadera”.

La confusión de los consumidores acerca del concepto “natural” en los alimentos

Se han realizado numerosos estudios que demuestran una fuerte creencia de que los productos etiquetados como “naturales” ofrecen mayores ventajas de las que realmente ofrecen. Muchos consumidores asumen erróneamente los beneficios para la salud y el medio ambiente de los alimentos etiquetados como “naturales”. El informe cita, entre otros, lo siguiente:

  • Una encuesta de 2017 reveló que las personas tenían la idea errónea de que los productos etiquetados como “naturales” contenían un 18 % menos de calorías en comparación con otros alimentos.
  • Un estudio de 2010 mostró que el público en general asociaba las palabras ‘totalmente natural’ en los productos cárnicos a sin antibióticos ni hormonas utilizados en la crianza de los animales y que fueron alimentados con pasto (al aire libre).
  • Una amplia encuesta realizada en 2022 reveló que el 86 % de los encuestados que compraron productos etiquetados como naturales durante el último año lo hicieron porque significaba que los estándares de bienestar animal eran más altos que el promedio. La mayoría de los consumidores estaban dispuestos a pagar más por algo con una etiqueta “verde”, ya que sugería que el producto se había fabricado en condiciones más ecológicas.
  • Según una encuesta realizada en 2022, alrededor del 59 % de los compradores que optaron por productos que velaban por el bienestar animal también eligieron alimentos etiquetados como naturales porque pensaron que significaba estándares de seguridad más altos para los animales.

Otra investigación indicó que los consumidores generalmente creían que los productos orgánicos certificados por el USDA eran similares a los etiquetados como ‘naturales’. Como tal, estaban dispuestos a pagar un precio más alto por ellos. Otra, reveló que los consumidores están dispuestos a invertir hasta un 20 % más en productos que lleven la etiqueta “natural”.

El impacto de estos conceptos erróneos sobre las etiquetas “naturales”

Inicialmente, puede parecer injusto que los fabricantes de alimentos utilicen sus tácticas de marketing para aumentar los precios. Los consumidores terminan son engañados y obtienen algo diferente de lo que esperaban.

Un problema preocupante es el daño que esto tiene sobre los productores de alimentos que han cumplido los criterios para etiquetas más estrictas, como la agricultura orgánica o el bienestar animal. Estos son estándares que están funcionando con éxito. Los agricultores y cultivadores que realmente producen los alimentos naturales certificados a menudo se encuentran en desventaja en el mercado, especialmente frente a aquellos que se benefician del término “natural” sin tener que hacer nada de trabajo. Los consumidores parecen no ser conscientes de esta desigualdad y tratan a ambos tipos por igual.

El problema económico que plantean las etiquetas naturales es que los consumidores podrían estar pagando más por los atributos del producto que no reciben, mientras que los productores de productos con esos atributos pierden ventas”, escriben los autores. “Como consecuencia, cualquier beneficio de administración ambiental y de salud que podría haberse obtenido de los consumidores que eligieron productos que coincidían con sus preferencias podría perderse”.

Ecoportal.net

Con información de: https://www.treehugger.com/

Recibir Notificaciones OK No gracias