Los yogures populares son comida chatarra

Ya dejaron de ser productos lácteos naturales para pasar a ser alimentos altamente procesados y llenos de azúcar Un nuevo informe publicado por Michele Simon, abogada de salud pública en Reglas de Comida y Bebida, encuentra que los productos lácteos lejos de ser “naturales”, son altamente procesados al igual que los alimentos chatarra. En el informe titulado “Encubrimiento: Cómo la industria y el gobierno promueven alimentos lácteos chatarra”, Simon cuestiona a los productos lácteos que son cada vez más populares, diciendo “que sean o no lácteos esenciales para la dieta”, no lo son, porque a yogures y quesos procesados se los llena con azúcar, y se los incluye en las categorías de “productos lácteos saludables”.

Plaguicidas en la leche materna

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) de Argentina realizó un estudio a madres que habían dado a luz en las maternidades del área metropolitana de Buenos Aires (Hospital Materno Infantil Ramón Sardá de la Ciudad de Buenos Aires, Hospital Posadas de Haedo y Maternidad Santa Rosa de Vicente López). Encontró niveles de plaguicidas en la leche materna un 15% superior a los autorizados en el Código Alimentario Argentino. Estos residuos, además de alterar la calidad nutricional de la leche, causan trastornos en la salud y el desarrollo de los bebés.

¿Qué sabes de la leche?

A pesar de la creencia general la leche animal no es adecuada para el consumo humano. Puede provocar numerosas patologías. Y no ayuda a fortalecer los huesos; en Estados Unidos, el mayor consumidor mundial de leche, es donde hay más casos de osteoporosis. Al contrario, la leche animal nos acidifica y desmineraliza pudiéndonos provocar osteoporosis. De hecho las mujeres vegetarianas que no toman leche tienen un 18% de pérdida de hueso mientras las omnívoras padecen una pérdida ósea del 35%. En cuanto a los niños lactantes sépase que éstos asimilan bien la caseína de la leche materna pero no la de la leche de vaca. Ésta puede inflamar el organismo y ser causa de intolerancias y alergias. Además está constatado que los niños que toman varios vasos de leche al día tienen sus arterias en peores condiciones que los que no la toman. Sin olvidar que la leche de vaca contiene 59 tipos diferentes de hormonas que pueden ser causa de muy diversas enfermedades degenerativas. Es hora de que sepa: el consumo de leche -y sus derivados -se ha relacionado ya con la anemia ferropénica, la artritis reumatoidea, la osteoartritis, el asma, el autismo, las cataratas, la colitis ulcerosa, la diabetes mellitus tipo i, los dolores abdominales, la enfermedad de crohn, las patologías coronarias, la esclerosis múltiple, el estreñimiento, la fatiga crónica, las fístulas y fisuras anales, la incontinencia urinaria o eneruresis, las migrañas, los problemas de oídos y garganta, la sinusitis, las reacciones alérgicas, el sangrado gastrointestinal, el síndrome de mala absorción, los trastornos del sueño, las úlceras pépticas, la acidosis, la preeclampsia, la dificultad de aprendizaje en niños, la infertilidad femenina, los linfomas y los cánceres de estómago, mama, ovarios, páncreas, próstata, pulmón y testículos.

Te tengo una noticia: si tienes leche!

Algunas de las frases que más tristeza y frustración me da escuchar (o leer, si estoy en las redes sociales) son las siguientes: “tuve que darle leche artificial a mi bebe los primeros días ya que yo “no tenía leche””, “no tengo suficiente leche”, “nunca me “bajo” la leche”, “fulanita no pudo amamantar porque no tuvo leche”, “la leche se fue” entre otras por el estilo.

Buena leche y mala leche

En todos los capítulos de la historia de las grandes corporaciones en que nos adentremos, ya sea el agua, la tierra, las semillas, las patentes de la vida o la leche: hay un intento de controlar (de monopolizar en lo posible) los grandes recursos que sustentan a la humanidad y que tienen la categoría inequívoca de bienes comunes. Con la leche y los productos derivados de ella está ocurriendo en estos momentos. La llegada del necesario ecosocialismo ha de venir en bicicleta, de la mano de los pobres y con buena leche.

La leche en manos de la gente

La leche es crucial para el sustento y la salud de la gente. La cadena láctea popular, independiente, es abastecida por vendedores en pequeño que colectan leche de campesinos, dueños de unos cuantos animales lecheros. Tales sistemas de “leche popular” están en competencia directa con las ambiciones de las grandes compañías de lácteos, como Nestlé y otras, que quieren apoderarse de toda la cadena lechera — de los establos a los mercados.