El mundo en alerta por una posible catástrofe nuclear en la central de Zaporiyia

Han aumentado los temores de una posible catástrofe nuclear debido a los recientes recortes de personal por parte de las autoridades rusas que ocupan la central de Zaporiyia que han reducido significativamente el nivel de seguridad de Ucrania.

Rafael Grossi, secretario general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), señaló que la seguridad en la central nuclear de Zaporozhye, en Ucrania, ocupada por Rusia, sigue siendo frágil y temen por una posible catástrofe nuclear.

En cuanto a las reducciones de personal implementadas por las autoridades rusas que ocupan ese lugar, recientemente han provocado una disminución significativamente en el nivel de protección para Ucrania. Zaporizhia es una de las diez centrales nucleares más grandes del mundo.

Grossi, que se encuentra en Kiev, señaló que en su próxima visita a la fábrica, cuando la guerra se acerca a los dos años desde que comenzó, tendrá como objetivo evaluar el impacto de los recientes recortes de personal después de que Rusia negara el acceso a las instalaciones a los empleados de la compañía ucraniana Energoatom.

Razones del escaso número de empleados en la central nuclear de Zaporozhye

catástrofe nuclear
Central nuclear de Zaporozhye

Los motivos de los recortes pueden ser varios. Algunos trabajadores huyeron, muchos no querían quedarse en el territorio ocupado y los que decidieron quedarse no querían trabajar para Rusia. El propósito de esta revisión es evaluar y evitar una posible catástrofe nuclear.

Algunos siguieron trabajando, y mis homólogos rusos me dicen que cada vez contratan a más gente. Así que, es algo que tenemos que comprobar”, dijo Rafel Grossi.

Buscan evitar una catástrofe nuclear

Los seis reactores de la planta han estado fuera de servicio durante casi 18 meses y no producen electricidad, pero aún contienen grandes cantidades de combustible nuclear que es necesario enfriar.

El derrumbamiento de la presa en el mes de junio puso en riesgo el acceso al embalse del que se extraía el agua para la refrigeración.

Para solucionar el problema, la Administración de la central cavó un pozo. “Ahora queremos ver cómo se desarrolla“, dijo Grossi.

El acceso de los expertos residentes de la OIEA a todas las instalaciones industriales sigue siendo limitado, ya que las autoridades rusas niegan las solicitudes de acceso a algunas zonas.

Ecoportal.net

Con información de: https://es.euronews.com/

Recibir Notificaciones OK No gracias