Para la U.E. la nuclear es energía verde. ¿Y los residuos?

En julio, la Unión Europea calificó la energía nuclear como una fuente de energía verde, allanando el camino para una mayor inversión en la industria. Pero a medida que más países consideran la adopción generalizada de la energía nuclear como una solución a la actual crisis energética, un obstáculo importante es la gestión y eliminación de los desechos de los reactores nucleares.

La producción de energía nuclear conduce a la generación de material radiactivo. Si no se gestionan o eliminan adecuadamente, estos residuos pueden dañar la salud humana y el medio ambiente. De acuerdo con la taxonomía sostenible de la UE, la energía nuclear solo puede clasificarse como una fuente de energía verde de transición si, entre otros requisitos, los países pueden certificar la eliminación segura de los desechos radiactivos de los reactores nucleares.

Actualmente, la mayor parte del combustible usado se almacena de forma segura en unidades de almacenamiento en seco en tierra en las centrales nucleares. Sin embargo, no existe una solución permanente y las capacidades de almacenamiento actuales no serán sostenibles si la energía atómica se amplía en las próximas décadas.

Las unidades de almacenamiento en tierra también presentan riesgos en caso de accidentes o conflictos. 

Más recientemente, Rusia se apoderó de la planta de energía nuclear en Zaporizhzhya y la usó como base militar para disparar contra los ucranianos. Lo hicieron “sabiendo que ellos [Ucrania] no pueden y no devolverán el fuego porque podrían golpear accidentalmente un reactor nuclear o desechos altamente radiactivos almacenados”, declaró el secretario de Estado de EE.UU, Antony Blinken.

Para eliminar tales amenazas y encontrar una solución permanente, es imperativo desarrollar e invertir en nuevas tecnologías. Se necesitará la cooperación internacional para impulsar esta innovación y evitar cuellos de botella en la aprobación de nuevos proyectos nucleares.

La inversión en soluciones para el almacenamiento permanente de residuos nucleares se ha descuidado anteriormente. Si bien la industria ha innovado para crear reactores nucleares más seguros y más pequeños, “la parte final del ciclo del combustible (la gestión, reutilización o reciclaje del combustible nuclear gastado) ha sido ignorada en gran medida como un punto focal para la innovación en la industria” afirma la experta en energía Michelle Brechtelsbauer.

Sin embargo, tanto para el reciclaje como para la eliminación permanente, la industria nuclear tiene soluciones potenciales en el horizonte que podrían lograrse con la inversión adecuada.

La mayor parte del material del combustible usado se puede reciclar. 

Según la Asociación Nuclear Mundial, aproximadamente el 97% de los desechos nucleares pueden usarse como combustible en ciertos reactores. El reciclaje de desechos nucleares se centra en la extracción de plutonio y uranio, que posteriormente se pueden mezclar con uranio fresco y convertirlos en nuevas barras de combustible que pueden producir energía.

En Francia, por ejemplo, alrededor del 17% de la electricidad nuclear se produce con combustible reciclado. Por el contrario, Estados Unidos, el mayor productor mundial de energía nuclear, no recicla ningún desecho nuclear, citando altos costos y la posible proliferación de armas nucleares.

El combustible usado también se puede reciclar para otros fines. La empresa emergente estadounidense Curio , por ejemplo, ha desarrollado recientemente un proceso químico para convertir los desechos nucleares en productos utilizables, como isótopos que pueden generar los ingredientes necesarios para producir fuentes de energía para misiones espaciales y baterías.

Curio afirma que este proceso puede reducir la cantidad de desechos radiactivos a menos del 4 por ciento del total inicial. La inversión en este tipo de proyectos puede reducir drásticamente la cantidad de desechos nucleares que deben eliminarse a largo plazo.

Un ciclo sostenible del combustible nuclear

Para crear un ciclo sostenible del combustible nuclear, los gobiernos también pueden desempeñar un papel al incentivar nuevas centrales eléctricas que utilicen combustible reciclado y al eliminar los trámites burocráticos para las instalaciones de reprocesamiento nuclear. Las preocupaciones existentes pueden abordarse mediante la colaboración con países como Francia y Japón que ya están reciclando de manera segura los desechos nucleares.

La eliminación permanente de desechos nucleares también debe estar en la agenda. Una solución ampliamente acordada es el uso de depósitos subterráneos de desechos nucleares, seleccionados en función de su geología. Se considera una forma segura de mantener los materiales radiactivos alejados de las personas sin afectar negativamente al medio ambiente.

A pesar del consenso sobre la seguridad de este método, solo Finlandia ha dado luz verde a una ubicación para un repositorio. Con la nueva etiqueta verde, los países con una potencia nuclear significativa pueden trabajar juntos para compartir investigaciones sobre almacenamiento subterráneo y trabajar hacia un estándar regulatorio armonizado.

Los países de la UE también pueden desarrollar repositorios nucleares regionales y compartidos, que serían rentables, sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.

Ahora que la energía nuclear ha recibido un nuevo impulso, la industria debe aprovechar este impulso para lograr una transición europea ordenada que abandone los combustibles fósiles. Para que esto suceda, el problema de los desechos de la industria nuclear debe abordarse rápidamente mediante una mayor inversión en innovación y una cooperación interestatal coordinada.

Por Timur Tillyaev, empresario e inversor internacional. Sus intereses comerciales incluyen energías renovables, finanzas, logística, salud y tecnología.

Por Sustainability Times. Artículo en inglés

Recibir Notificaciones OK No gracias