Ojo de elefante
ECO-NOTICIAS

COVID-19 ofrece una oportunidad para los elefantes

Por primera vez en la memoria reciente, el mundo se ha ralentizado y la humanidad tiene la oportunidad de reflexionar sobre la forma en que hemos estado haciendo las cosas y cómo podemos mejorar en el futuro, tanto para los humanos como para la vida silvestre.

Las reservas naturales y los negocios que ofrecen experiencias con la vida silvestre normalmente estarían en auge en esta época del año, pero no ahora. La pandemia de COVID-19 ha creado una pausa sin precedentes para la industria de viajes en particular.

Trunks & Leaves , nuestra organización sin fines de lucro enfocada en la conservación de los elefantes asiáticos, cree que el turismo de vida silvestre es impulsado en gran parte por el amor de la gente por los animales y, cuando se realiza de manera responsable, puede brindar enormes beneficios al financiar el mantenimiento de áreas protegidas y apoyar los medios de vida mientras paga la conservación y el mantenimiento de especies en peligro de extinción bajo el cuidado humano que no pueden ser liberadas a la naturaleza.

Sin embargo, si se hace mal, también puede contribuir a la desaparición de una especie, especialmente cuando se trata del elefante asiático muy querido pero a menudo explotado.

Se cree que los elefantes asiáticos suman entre 40.000 y 50.000 en todo el mundo, lo que significa que están 10 veces más amenazados que sus homólogos africanos. Cuando la mayoría de la gente piensa en elefantes asiáticos, piensa en países como Tailandia donde es posible ver e incluso interactuar con los animales de cerca en entornos bastante controlados. Otros pueden pensar en lugares como India y Sri Lanka, donde los elefantes salvajes se encuentran entre los grandes atractivos de los parques nacionales.

Pero, ¿cuáles son las mejores formas de ver a los elefantes en estos entornos? ¿Qué significa realmente ser responsable?

Lamentablemente, ha faltado una orientación directa. Además, si bien hay muchas organizaciones de defensa centradas en el bienestar de los elefantes en cautiverio, pocas han abordado los problemas de conservación que plantea el turismo. Nuestras pautas de Experiencias éticas con elefantes buscan brindar respuestas a estas preguntas frecuentes y alentar a los viajeros y a las compañías de viajes a tomar decisiones responsables.

Los peligros de las experiencias prácticas

Se ha convertido en un sueño de muchas personas tocar, bañar y alimentar a los elefantes. Si bien estas experiencias a menudo se consideran que “cambian la vida”, pocas personas consideran los impactos que pueden tener en los elefantes mismos.

En situaciones en las que los elefantes en cautiverio tienen la oportunidad de mezclarse con elefantes salvajes (por ejemplo, para la reproducción), el contacto con visitantes y cuidadores humanos que tienen contacto con los visitantes crea una oportunidad para la transferencia de nuevas enfermedades y patógenos que podrían infectar y diezmar fácilmente al elefante salvaje.

Los terneros jóvenes, especialmente los que se originaron en la naturaleza pero quedaron huérfanos, tienen más posibilidades de ser rehabilitados y devueltos a la naturaleza. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que los elefantes asiáticos bebés no podrán volverse completamente independientes en la naturaleza si están muy socializados con los humanos.

Las experiencias prácticas con crías de elefante, como la alimentación con biberón y el juego con humanos, significa que nunca se podrán soltar.

Tales situaciones también crean una demanda perpetua de bebés y, por lo tanto, de elefantes en cautiverio , lo que incentiva la cría continua de elefantes para una vida de servidumbre.

Los elefantes bebés eventualmente crecen y pueden vivir más de 60 años. Mientras haya demanda de bebés, esto continuará perpetuando una industria que se beneficia de los elefantes en cautiverio con el pretexto de servir al bienestar animal.

Más importante aún, dado que las poblaciones de elefantes cautivos hasta la fecha no son viables, surge la pregunta de cómo estas instalaciones y la industria en su conjunto pueden sobrevivir sin un influjo periódico de poblaciones silvestres.

Alimentar a los animales salvajes intensifica los conflictos entre humanos y elefantes

Todos los elefantes, salvajes o cautivos, deben verse a distancia con una clara separación entre personas y animales. Se debe permitir que los animales se comporten de forma natural sin guía o dirección humana en beneficio de los turistas.

Algunas personas sienten la tentación de alimentar a los animales, atrayéndolos más para las fotografías. Este acto aparentemente inofensivo en realidad puede ser extremadamente perjudicial para su salud y seguridad. Alimentar a los elefantes salvajes los anima a volverse dependientes de las dádivas humanas. Los alimentos ricos en calorías con los que se alimentan, a menudo dulces como frutas, pueden ser mucho más preferibles al follaje natural.

Como resultado, algunos animales se vuelven una molestia, obstruyendo deliberadamente el tráfico en las carreteras para exigir comida a los transeúntes. Otros podrían eventualmente convertirse en asaltantes de cultivos u hogares, intensificando severamente los conflictos entre humanos y elefantes y obligando a las autoridades a implementar medidas de control que finalmente dañan al animal.

Los peligros de las redes sociales

En esta era digital, las redes sociales son cada vez más influyentes y poderosas. Una sola foto puede inspirar a las personas a agregar un destino o una experiencia a su lista de deseos. Desafortunadamente, se ha vuelto una práctica demasiado común que las personas manipulen sus imágenes, por ejemplo, editando vallas o barreras en sus fotos con elefantes, haciendo que parezca que están más cerca del animal.

Esto es especialmente problemático con personas que tienen muchos seguidores, como influencers y bloggers. Estas fotos virales que crean expectativas poco realistas tienen el poder de inspirar a otros a participar en actividades peligrosas e irresponsables, como acercarse a pie a un elefante salvaje. Si un encuentro tan cercano resulta en la lesión o la muerte de una persona, es probable que las autoridades también se vean obligadas a destruir al animal.

Tenemos la oportunidad de utilizar esta pausa sin precedentes en el turismo para trabajar hacia un futuro mejor para los elefantes. Cuando las fronteras se vuelvan a abrir y los viajes se reanuden, Trunks & Leaves espera inspirar y empoderar a las personas para que tomen decisiones responsables y éticas en el futuro.

Por Shermin de Silva. Artículo en inglés

Acerca del Autor

Ricardo Natalichio

Nació en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina (1969). Estudios sobre Desarrollo Sustentable, Marketing, Liderazgo de ONGs de Desarrollo, Derechos Humanos, Ciencias Económicas, Literatura, Counseling, y Apoyo a grupos en Situación de Vulnerabilidad.
Desde fines de 1999 se desempeña como Director del Portal de ecología social EcoPortal.net www.ecoportal.net

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Ricardo Natalichio

Nació en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina (1969). Estudios sobre Desarrollo Sustentable...