Eco-Noticias Europa

Estudio: los datos falsos sobre emisiones cuestan a los países de la UE 10 000 millones de euros en impuestos perdidos en 2016

emisiones, co2, coches, autos, gases

Once países de la UE se perdieron más de 10.000 millones de euros en impuestos en 2016 solo debido a la brecha entre la cantidad de CO2 que emiten los coches en la carretera en comparación con su rendimiento en las pruebas de laboratorio.

Un nuevo informe que será publicado mañana por el grupo Verdes / Alianza Libre Europea (EFA) en el Parlamento Europeo, visto por BusinessGreen, ha encontrado que la recaudación de impuestos en al menos 11 países europeos habría sido mucho mayor si las pruebas de emisiones hubieran forzado a los fabricantes de automóviles para revelar cifras de contaminación más precisas.

Los impuestos a los vehículos en gran parte del bloque varían en función de las emisiones como parte de un esfuerzo para incentivar a los automovilistas a cambiar a modelos más limpios. Como tal, argumenta el informe, los modelos que no lograron cumplir con los ahorros de emisiones prometidos pudieron calificar para bandas de impuestos más bajos de lo que merecían.

Entre 2010 y 2016, el déficit fiscal en los 11 países de la UE analizados – Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Luxemburgo, los Países Bajos, España, Suecia y el Reino Unido – que resultó de los resultados de pruebas engañosas ascendió a € 40 -50 mil millones, con € 10 mil millones perdido solo en 2016.

El déficit fiscal se debe principalmente a los procedimientos de prueba utilizados para regular los niveles de contaminación de los automóviles de pasajeros, concluye el informe.

Hasta septiembre de 2017, los automóviles vendidos en la UE debían someterse a las pruebas de homologación de tipo del Nuevo Circuito Europeo de Conducción (NEDC), realizadas en condiciones de laboratorio.

Pero tras un gran escándalo en 2015 en el que se descubrió que el fabricante alemán VW había equipado los automóviles con dispositivos de derrota para engañar las pruebas, y se descubrió que otros automóviles tenían emisiones mucho mayores del mundo real de lo que sugerían las pruebas oficiales, la UE se vio obligada a pasar a un procedimiento de prueba más estricto conocido como el procedimiento de prueba de vehículos ligeros armonizados en todo el mundo (WLTP).

Ahora parece que el régimen de prueba laxer que estaba vigente antes de 2017 no solo ha resultado en mayores niveles de contaminación atmosférica en muchas ciudades europeas de lo esperado, sino que también ha costado a los países de la UE miles de millones de dólares en impuestos perdidos.

La investigación sugiere que el Reino Unido fue uno de los mayores perdedores, con pérdidas impositivas de 8 billones de euros entre 2010 y 2016, basadas en el Impuesto a los Vehículos (VED) que clasificó los automóviles según los datos oficiales de CO2.

“La tributación basada en el principio de que quien contamina paga tiene el potencial de preparar la transición a una economía baja en carbono”, dijo la diputada del Partido Verde, Molly Scott Cato. “Puede alentar un cambio de los automóviles al transporte público y viajes activos. En cambio, la sorprendente pérdida de ingresos tributarios potenciales de los automóviles se ha visto acompañada por una crisis de contaminación atmosférica en nuestras ciudades y el aumento de las emisiones de CO2 que provocan la descomposición climática”.

Hizo un llamamiento a la Comisión Europea y a los gobiernos nacionales para que revisen la forma en que se gravan los vehículos en toda la UE, para alentar el florecimiento de un motor más limpio. El informe advierte que aunque el cambio al marco WLTP reducirá la brecha de emisiones, “no resolverá los problemas fundamentales” y un déficit fiscal “seguirá siendo sustancial”.

“Mientras que el dieselgate expuso cómo los fabricantes de automóviles europeos usaron implacablemente software para engañar a las emisiones de diesel en las pruebas de laboratorio, la falla también recae en la inacción legislativa por parte de la UE, los gobiernos nacionales y sus autoridades”, dijo Cato.

La Comisión Europea no respondió a una solicitud de comentarios en el momento de la publicación.

Las noticias siguen a señales de que las emisiones de CO2 de los automóviles nuevos en el Reino Unido están aumentando una vez más por primera vez en décadas, ya que los conductores afectados por el escándalo ‘dieselgate’ vuelven a los autos de gasolina de mayor emisión.

Madeleine Cuff
Artículo original (en inglés)

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

Posts más compartidos