Derrame de petróleo
Artico ECO-NOTICIAS Rusia

El Ártico sufre el peor derrame de petróleo de la historia moderna. Vista satelital

Hace cinco días, Rusia sufrió el peor derrame de petróleo de su historia moderna después de que un tanque de almacenamiento de combustible propiedad de la empresa minera rusa de níquel y paladio, Nornickel, se derrumbó y derramó 21.000 toneladas (unos 158.000 barriles) de diesel en el cercano río Ambarnaya, en las afueras de la ciudad siberiana de Norilsk.  El accidente, que ha sido comparado con el del Exxon Valdez frente a las costas de Alaska en 1989, está considerado como el peor de su tipo en la región ártica de Rusia. Una fuente ha informado que hasta 29.000 toneladas (unos 218.000 barriles) de diesel podrían haber llegado al suelo y a los cuerpos de agua cercanos.

El presidente Vladimir Putin declaró el estado de emergencia federal en la región de Krasnoyarsk mientras Nornickel se esforzaba por tratar de contener el derrame para no contaminar la zona del Ártico. Pero sus mejores esfuerzos han fracasado, y ahora hay informes de que el petróleo ha fluido 12 millas hacia el norte y se ha filtrado en un lago ártico cercano donde podría causar un daño incalculable a los ecosistemas marinos.

Putin está supuestamente indignado porque el incidente fue reportado a las autoridades sólo dos días después de que las fotos del río color carmesí aparecieron en línea, y le ha dicho al oligarca multimillonario y copropietario de Nornickel, Vladimir Potanin, que se haga cargo de todos los costos de la limpieza del desastre.

Más interesante aún es que ha puesto de relieve una vez más la actitud más bien ambivalente de Rusia con respecto al cambio climático y el calentamiento global, ya que las autoridades rusas y Nornickel siguen jugando el juego de las culpas.

La ambivalencia de Rusia

Por un lado, Nornickel ha culpado al permafrost en fusión en lo que ha denominado “temperaturas anormalmente cálidas” por el colapso del tanque que ha funcionado sin accidentes durante tres décadas.

Pero las autoridades rusas no tienen nada de eso.

El Comité de Investigación encargado de investigar el accidente ha echado la culpa directamente al equipo de mantenimiento negligente de Nornickel, diciendo que no llevó a cabo reparaciones importantes en el tanque en 2018 y en su lugar “…continuó usándolo en violación de las normas de seguridad”.

Alexey Knizhnikov de la Federación Mundial de Vida Silvestre (WWF) también ha desestimado los comentarios de Nornickel, calificándolos como “…un intento de descartar el fracaso de Nornickel en la gestión de riesgos y la seguridad ecológica en el tema de moda del cambio climático. El principal factor es la mala gestión”.

Es fácil descartar la defensa de Nornickel simplemente como un caso de desplazamiento de la culpa considerando que podría estar enfrentando hasta 4 mil millones de dólares en costos de limpieza incluyendo multas, comparables a los 4.3 mil millones de dólares que Exxon gastó limpiando las 37.000 toneladas (260.000 bbl) de crudo que en Alaska de un barco que transportaba 1.260.000 bbl. El accidente de Exxon es considerado como el segundo más grande en aguas de EE.UU. después del derrame de petróleo de 2010 de Deepwater Horizon por BP que liberó 140.000 bbl de crudo en el Golfo de México.


Si bien actualmente es difícil absolver a Nornickel de la culpa por no haber arreglado su antigua infraestructura, también es justo reconocer que la empresa se encuentra en el epicentro de una región que está sintiendo todo el peso del cambio climático y el calentamiento global.


El derrame de combustible en Siberia visto por el satélite Sentinel-2 a lo largo de los días

Es un hecho bien establecido que Rusia se está calentando 2,5 veces más rápido que el planeta en su conjunto. La BBC Weather ha informado que las temperaturas dentro del Círculo Ártico subieron a unos “asombrosos 30C” esta semana, algo muy inusual para una región que ha permanecido permanentemente congelada a 32°F (0°C) o más fría durante décadas. Un gran número de industrias, carreteras y ciudades enteras están construidas sobre el terreno de permafrost en Rusia. Cuando el permafrost se descongela, el hielo que ha permanecido estable y enterrado profundamente en el suelo pierde estabilidad. Los expertos ya han observado que el deshielo del permafrost es responsable de las fisuras que han aparecido en los edificios de apartamentos en Norilsk.

Grupos ecologistas como el Fondo Mundial para la Naturaleza y Greenpeace Rusia han señalado que los riesgos del deshielo del permafrost para la infraestructura del Ártico son de conocimiento público, y que empresas como Nornickel deben tomar las medidas necesarias para evitar desastres.

Rusia tiene una postura interesante sobre el cambio climático. Así como Trump ha acusado en el pasado a los científicos del cambio climático de tener una agenda política, diciendo que sigue sin estar convencido de que los seres humanos sean responsables del aumento de las temperaturas de la tierra, Putin también cree en el calentamiento global pero niega que las acciones de los seres humanos sean las culpables. Rusia podría incluso ser acusada de trivializar el asunto después de que el Kremlin publicara recientemente un documento en el que se esbozan los posibles efectos “positivos” del calentamiento global, incluyendo la expansión de las zonas agrícolas, la disminución del uso de energía en las regiones frías y las oportunidades de navegación en el Océano Ártico.

Tal vez sea de esperar este tipo de actitud, ya que ambos países son algunas de las mayores regiones productoras de petróleo del mundo.

El costo del cambio climático

El año pasado, el Proyecto de Divulgación del Carbono (CDP) advirtió que el calentamiento global podría costar a la economía mundial un billón de dólares en los próximos cinco años debido al desmoronamiento de la infraestructura, los daños al medio ambiente, incluyendo incendios y tormentas, la reducción del rendimiento de las cosechas y los problemas de salud.

Con casi el 65% de Rusia cubierto de permafrost, los planes de mitigación del país, incluyendo la construcción de presas o el cambio a cultivos más resistentes a la sequía, van a ser severamente puestos a prueba en los próximos años.

Aun así, Rusia sigue estando por delante de los Estados Unidos en la carrera por vencer el cambio climático después de que Moscú adoptara formalmente el Acuerdo Climático de París y criticara la retirada de Washington del pacto.

Fuente

Compártelo en tus redes
Etiquetas

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario