Hospitales Ingleses prueban utilizar miel y vinagre como antibióticos

Es alentador ver cómo la medicina holística está ganando terreno. En este caso, la nación que descubrió la penicilina está adoptando el uso de ingredientes alimentarios como antibióticos y para limpiar heridas en hospitales.

En el Reino Unido, se está llevando a cabo una interesante prueba que ha demostrado ser altamente exitosa. Consiste en utilizar una combinación de miel de calidad medicinal y vinagre de calidad alimentaria para limpiar heridas en lugar de utilizar antibióticos o antisépticos.

El oximel, también conocido como mezcla, ha sido mencionado en la literatura médica desde la época de la antigua Roma y posiblemente incluso en civilizaciones más antiguas.

"En nuestro estudio de recetas premodernas notamos un patrón de combinación de miel y vinagre para lavar o vendar heridas e inflamaciones, y esto nos inspiró a centrarnos en esa combinación en nuestro análisis", dijo la Dra. Erin Connelly, investigadora del estudiar.

Recientemente, en la Universidad de Warwick, un grupo de investigadores liderado por Connelly y colaboradores del Servicio Nacional de Salud Británico se propuso investigar si las concentraciones bacterianas podrían reducirse al estar protegidas por una biopelícula.

Las biopelículas son una acumulación compleja y viscosa de microbios que tienen la capacidad de adherirse cerca de la herida, lo que les permite cubrirla eficazmente. En el interior de estas biopelículas, las bacterias pueden resistir los efectos de los antibióticos tópicos tradicionales.

Antibióticos naturales

Mediante la experimentación de diferentes dosis y combinaciones, se encontró que al utilizar dosis bajas de ácido acético (el componente principal del vinagre) en conjunto con miel medicinal, se logra reducir significativamente el número de microorganismos presentes.

“Estas dosis son más bajas que las que las enfermeras de cuidado de heridas utilizan actualmente en los pacientes. Pero cuando juntamos estas dosis bajas, vimos morir una gran cantidad de bacterias, lo cual es realmente emocionante”, dijo la Dra. Freya Harrison de la Universidad de Warwick al London Times.

Después de eso, el equipo de investigación hizo un descubrimiento interesante. Encontraron que los vinagres completos, como el vinagre de granada, funcionan aún mejor que el ácido acético por sí solo.

La miel medicinal, como la miel de Manuka, tiene propiedades que van más allá de su capacidad para limpiar heridas. En el caso específico de las personas con fibrosis quística, una enfermedad grave y potencialmente mortal, la miel de Manuka puede ser eficaz para combatir infecciones bacterianas. Esto ofrece un enfoque alternativo y prometedor en el tratamiento de esta enfermedad.

Con información de goodnewsnetwork.org