África Arboles Eco-Noticias Sequías

La Gran Muralla Verde de Africa, generaría hasta 10 millones de empleos verdes

Compártelo en tus redes

Un plan colosal para detener el avance del desierto con la plantación de millones de árboles, que implica a once países africanos, Burkina Faso, Yibuti, Eritrea, Etiopía, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, Senegal, Sudán y Chad.

Por culpa de la desertificación del Sáhara y el Sahel, 60 millones de africanos van a tener que abandonar sus hogares según análisis de la ONU. Por lo tanto el avance de esta muralla natural es muy necesario para detener la situación. Además este proyecto va a permitir entre otras cosas recuperar varias técnicas de cultivo tradicionales que se han perdido por muchos avances, del mismo modo también pretende reincorporar varias especies de animales que se han alejado de la zona por el avance del desierto.

Algunos avances destacados del proyecto que se puso en marcha en 2007:

-En la última década, desde que se inició su proyecto, solo se ha completado un 15% de La Gran Muralla Verde. Sin embargo, a pesar de ser un proyecto joven aún, ese avance ya ha brindado muchos beneficios. Ya hay más zonas verdes y se redujo considerablemente el éxodo de poblaciones como las del pueblo Fulani, uno de los más afectados por la desertificación del Sáhara y el Sahel.

-En Senegal ya se han plantado más de 12 millones de árboles resistentes a la sequía. Es el país que más avanzó en él la tarea de recuperación de tierras, permitiendo a sus comunidades aumentar sus ingresos y producir alimentos para sus familias al mismo tiempo. Según se estima los senegaleses ya han realizado plantaciones en una extensión de unos 150 km. Cada año se plantan casi dos millones de plantones y sobreviven entre el 70 y el 75% de la flora.

-En la nación de Niger ya se dio una recuperación de 5 millones de hectáreas de tierra que produjeron 500 mil toneladas más de cereales al año.


-En Etiopía hubo una rehabilitación de 15 millones de hectáreas de tierras degradadas

Aunque pueda parecer que el avance es muy pequeño, la realidad demuestra otra cosa muy diferente. Todavía quedan muchos años más para lograr terminar este ambicioso proyecto, el cual no solo conlleva la plantación de los árboles, sino que también se proyecta la creación de un dique y un gran sistema de riego para potenciar la agricultura en los países africanos más afectados por el hambre.

“El sentir general es que estamos encaminados hacia la meta, que es muy grande, son 100 millones de hectáreas de tierra que se están restaurando”, sostuvo el doctor Barron Joseph Orr, el científico a cargo de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, quien calculó un horizonte final del proyecto para el año 2030 y aseguró la creación de 10 millones de empleos verdes.

Compártelo en tus redes
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Apoya nuestro trabajo