Antivirales naturales
Enfermedades SALUD

Los 10 mejores antivirales totalmente naturales para protegerse

El invierno es cuando necesitamos mayores protecciones antivirales. Todos parecemos ser cada vez más vulnerables a todo tipo de enfermedades causadas por virus, incluida la gripe, la faringitis estreptocócica o el resfriado común.

A diferencia de las infecciones bacterianas, que se pueden curar fácilmente con antibióticos, los virus hacen todo lo posible para resistir hasta que nuestros cuerpos finalmente luchan contra ellos. Este año es especialmente importante protegernos de la Influenza (gripe) y del brote del coronavirus Wuhan (infección 2019-nCoV) que ya ha causado más de 1000 muertes.

Aquí le dejamos algunas formas naturales de protegerse de los virus y mantener su sistema inmunológico fuerte.

-Jengibre: se ha utilizado con fines medicinales durante más de 5.000 años y se sabe que es una de las especias más saludables del planeta. El jengibre fresco y seco puede tratar una variedad de dolencias, incluidas infecciones virales y fiebres. Contiene el aceite natural gingerol, que tiene potentes propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que eliminan las toxinas del cuerpo. Hay infinitas formas de agregar jengibre a su dieta, la más efectiva es el té de jengibre fresco. Hágalo en casa: en una olla, corte un trozo de jengibre fresco (con la cáscara) y vierta agua hirviendo sobre él. Agregue miel y limón y tendrá el remedio perfecto para el resfriado.

-Té verde: se ha demostrado que el té verde tiene propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, anticancerígenas y antimicrobianas. Contiene catequinas, un grupo específico de flavonoides que bloquean las enzimas de las infecciones virales, deteniendo su reproducción. Aquí le mostramos cómo hacer su próxima copa para obtener los máximos beneficios. Hervir un poco de agua, tomar su taza favorita y poner una bolsa de té verde dentro, verter el agua hirviendo sobre la bolsa de té y dejar reposar durante 10 minutos antes de quitar la bolsa y beber. Puede inclinar las mismas hojas 2-3 veces para obtener el valor máximo de catequina.


-Baya de saúco: se han utilizado a lo largo de la historia para reducir la gravedad y la duración de las infecciones virales. Las dosis diarias de 60 ml para adultos y 30 ml para niños pueden llevar a una recuperación completa en tan solo 3 días. El extracto de saúco se une a los picos de una proteína viral y los destruye, haciendo que el virus sea ineficaz. La forma más común de consumir saúco es a través de suplementos y jarabe, ambos se encuentran en cualquier sección de alimentos saludables / suplementos.

-Ajo: a partir de la antigua India y Europa, el ajo se ha utilizado para tratar una variedad de infecciones y enfermedades infecciosas. El ajo tiene una larga reputación como un potente antimicrobiano, con propiedades antibacterianas y antivirales, que son excelentes para combatir la gripe y el resfriado común. Contiene el compuesto alicina que fortalece la capacidad del sistema inmune para combatir los gérmenes y aumenta la respuesta de los glóbulos blancos a la lucha contra la enfermedad cuando se encuentran con virus. El ajo se puede incorporar a cualquier dieta ya sea crudo (salsas para pasta, salsa, sándwiches), cocido (adobo de carne o tofu), o incluso en un té de miel y jengibre.

-Melisa (Melissa Officinalis): esta planta con aroma a limón tiene varias propiedades antivirales que tratan eficazmente el resfriado común, la gripe y el herpes labial. El bálsamo de limón bloquea la unión de las células infectadas por virus a las células sanas, lo que ralentiza y detiene la propagación del virus dentro del cuerpo. El bálsamo de limón se puede recoger en su supermercado local y usar como reemplazo de la cáscara de limón en una variedad de recetas, o incluso como un té. Para preparar un té de bálsamo de limón, simplemente ponga 1 cucharada de hojas de bálsamo de limón en una taza de agua hirviendo durante 10-15 minutos, cuele y disfrute.

-Hierba de San Juan: tiene múltiples ingredientes activos que incluyen hipericina, hiperforina y adhiperforina que son responsables de muchos beneficios medicinales. Esta hierba se ha utilizado desde la época de los antiguos griegos para tratar una variedad de dolencias. La hierba de San Juan ayuda a combatir los virus y estimula el sistema inmunológico. Esta hierba se puede comprar en forma de suplemento en su tienda local de salud.

-Mezcla de 4 aceites esenciales: esta mezcla de aceites esenciales es una combinación extremadamente poderosa de limón, corteza de canela, clavo, romero y eucalipto. Tiene propiedades antisépticas, antimicrobianas, antibacterianas, antivirales e inmunoestimulantes / estimulantes. Incluso se muestra que este aceite, cuando se difunde, reduce significativamente los niveles de varias bacterias en el aire. Esta mezcla de aceites esenciales se puede usar día a día a través de un difusor que lo dispersa por toda la habitación, masaje, lociones y aplicación de aerosol.


-Extracto de semilla de uva: los extractos de semilla de uva tienen propiedades antimicrobianas comprobadas y se ha visto que tratan una variedad de infecciones (fúngicas y virales). Se deriva de la pulpa y las semillas de una uva. El extracto de semilla de uva ha documentado actividades antivirales contra múltiples virus, incluido el norovirus humano, que se muestra que aumenta con el tiempo y la dosis. Es una opción preventiva contra las enfermedades virales transmitidas por los alimentos. El extracto de semilla de uva es un suplemento disponible en cápsulas, tabletas y en forma de gota líquida.

-Raíz de regaliz: se ha utilizado en la medicina tradicional china durante siglos debido a sus fuertes efectos antivirales. Está lleno de compuestos triterpenoides, que aumentan fuertemente la inmunidad viral. La raíz de regaliz también se reconoce como un antiviral de amplio espectro. El regaliz también contiene glicirricina que reduce la replicación de virus y previene el ataque a las células sanas. Hay dos formas principales de tomar raíz de regaliz: a través de suplementos o té. Use 15 gramos de raíz de regaliz seca por taza de agua, hierva la mezcla y luego cocine a fuego lento durante 10 minutos.

-Caléndula: aunque se usa más como planta ornamental, se ha demostrado que la caléndula combate los virus al reducir su capacidad de multiplicarse. Contiene altos niveles de flavonoides que protegen a las células sanas de los radicales libres dañinos. Los aceites y ácidos contenidos en la planta han demostrado combatir eficazmente los patógenos y diversas cepas de bacterias debido a sus componentes antimicrobianos y antivirales. Los pétalos de caléndula se pueden agregar frescos a las ensaladas y salsas o secar y usar en el té.

Artículo en inglés

Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Contamos con el apoyo de

Ecosuitcaves

Puedes apoyar nuestro trabajo