Cambio climático
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay
Cambio Climático TEMAS

La pandemia nos enseña cómo enfrentar el cambio climático

Los mercados bursátiles de todo el mundo tuvieron su peor desempeño en décadas la semana pasada, superando con creces el de la crisis financiera mundial en 2008. Las restricciones en la libre circulación de personas están interrumpiendo la actividad económica en todo el mundo a medida que se implementan medidas para controlar el coronavirus.

Existe un fuerte vínculo entre la actividad económica y las emisiones globales de dióxido de carbono, debido al predominio de las fuentes de energía de combustibles fósiles. Este acoplamiento sugiere que podríamos tener una sorpresa inesperada debido a la pandemia de coronavirus: una desaceleración de las emisiones de dióxido de carbono debido a la reducción del consumo de energía.

Con base en nuevas proyecciones para el crecimiento económico en 2020, sugerimos que el impacto del coronavirus podría frenar significativamente las emisiones globales. Es probable que el efecto sea menos pronunciado que durante la crisis financiera mundial (CFG). Y la disminución de las emisiones en respuesta a crisis económicas pasadas sugiere una rápida recuperación de las emisiones cuando la pandemia haya terminado.

Pero el gasto prudente de medidas de estímulo económico y la adopción permanente de nuevos comportamientos laborales podrían influir en la evolución de las emisiones en el futuro.

El mundo en crisis

En solo unos pocos meses, millones de personas fueron puestas en cuarentena y regiones bloqueadas para reducir la propagación del coronavirus. Los eventos de todo el mundo están siendo cancelados y los planes de viaje caídos. Un número creciente de universidades, escuelas y lugares de trabajo han cerrado y algunos trabajadores eligen trabajar desde casa si pueden.

Incluso el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático ha cancelado una reunión de importancia crítica y, en cambio, la celebrará virtualmente. La Agencia Internacional de Energía ya había pronosticado que el uso del petróleo caería en 2020, y esto fue antes de que surgiera una guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia.

El bloqueo de coronavirus sin precedentes en China condujo a una reducción estimada del 25% en el uso de energía y las emisiones durante un período de dos semanas en comparación con años anteriores (principalmente debido a una caída en el uso de electricidad, producción industrial y transporte). Esto es suficiente para reducir un punto porcentual de crecimiento de las emisiones de China en 2020. También se observan reducciones en Italia, y es probable que se extiendan por Europa a medida que los bloqueos se generalicen.

La industria aeronáutica de emisiones intensivas, que cubre el 2.6% de las emisiones globales de dióxido de carbono (tanto nacionales como internacionales), está en caída libre. Puede llevar meses, si no años, que las personas regresen a los viajes aéreos dado que el coronavirus puede persistir durante varias temporadas. Dados estos trastornos económicos, es cada vez más probable que las emisiones mundiales de dióxido de carbono disminuyan en 2020.

El coronavirus no es el CFG

Las principales autoridades han revisado las previsiones económicas a la baja como resultado de la pandemia, pero hasta ahora las previsiones aún indican que la economía mundial crecerá en 2020. Por ejemplo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) redujo las estimaciones de crecimiento global en 2020 de 3 % (realizado en noviembre de 2019) a 2.4% (realizado en marzo de 2020). El Fondo Monetario Internacional ha indicado disminuciones similares, con una actualización prevista para el próximo mes.

Suponiendo que la eficiencia de carbono de la economía global mejora en línea con el promedio de 10 años de 2.5% por año, la proyección de crecimiento posterior al coronavirus de la OCDE implica que las emisiones de dióxido de carbono pueden disminuir 0.3% en 2020 (incluido un ajuste de año bisiesto). Pero la experiencia de CFG indica que la eficiencia de carbono de la economía global puede mejorar mucho más lentamente durante una crisis. Si esto sucede en 2020 debido al coronavirus, las emisiones de dióxido de carbono aún podrían crecer.

Según el peor pronóstico de la OCDE, la economía mundial en 2020 podría crecer tan poco como un 1,5%. Todo lo demás igual, calculamos que esto conduciría a una disminución del 1.2% en las emisiones de dióxido de carbono en 2020. Esta caída es comparable al CFG, que en 2009 condujo a una caída del 0.1% en el PIB global y una caída del 1.2% en las emisiones. Hasta ahora, ni la OCDE ni el Fondo Monetario Internacional han sugerido que el coronavirus tomará el PIB global en números rojos.

El rebote de emisiones

El CFG generó grandes y rápidos paquetes de estímulo de los gobiernos de todo el mundo, lo que condujo a un repunte del 5,1% en las emisiones globales en 2010, muy por encima del promedio a largo plazo. Las crisis financieras anteriores, como el colapso de la antigua Unión Soviética o las crisis petroleras de los años setenta y ochenta, también tuvieron períodos con un crecimiento más bajo o negativo, pero el crecimiento pronto volvió.

En el mejor de los casos, una crisis financiera retrasa el crecimiento de las emisiones unos años. Pueden ocurrir cambios estructurales, como el cambio a la energía nuclear después de la crisis del petróleo, pero la evidencia sugiere que las emisiones continúan creciendo.

El legado económico del coronavirus también podría ser muy diferente al del CFG. Parece más un quemador lento, con una caída en la productividad durante un período prolongado en lugar de pérdidas de trabajo generalizadas a corto plazo.

Mirando hacia el futuro

La pandemia de coronavirus no cambiará la tendencia al alza a largo plazo de las emisiones globales. Pero los gobiernos de todo el mundo están anunciando medidas de estímulo económico, y la forma en que se gastan puede afectar la evolución de las emisiones en el futuro.

Existe la oportunidad de invertir el dinero del estímulo en cambios estructurales que conduzcan a la reducción de emisiones después de que el crecimiento económico regrese, como un mayor desarrollo de tecnologías limpias.

Además, el coronavirus ha forzado nuevos hábitos de trabajo desde el hogar que limitan los desplazamientos, y una adopción más amplia de reuniones en línea para reducir la necesidad de vuelos de negocios de larga distancia. Esto aumenta la posibilidad de reducciones de emisiones a largo plazo si estos nuevos comportamientos laborales persisten más allá de la emergencia global actual.

El coronavirus es, por supuesto, una crisis internacional y una tragedia personal para aquellos que han perdido y perderán a sus seres queridos. Pero con una buena planificación, 2020 podría ser el año en que el pico de emisiones globales (aunque lo mismo se dijo después del CFG).

Dicho esto, los shocks económicos pasados ​​podrían no ser un gran análogo para la pandemia de coronavirus, que no tiene precedentes en la historia humana moderna y tiene un largo camino por recorrer.

Por Glen Peters, director de investigación del Centro para la Investigación Internacional del Clima y el Medio Ambiente en Oslo. Artículo en inglés

Acerca del Autor

Ricardo Natalichio

Nació en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina (1969). Estudios sobre Desarrollo Sustentable, Marketing, Liderazgo de ONGs de Desarrollo, Derechos Humanos, Ciencias Económicas, Literatura, Counseling, y Apoyo a grupos en Situación de Vulnerabilidad.
Desde fines de 1999 se desempeña como Director del Portal de ecología social EcoPortal.net www.ecoportal.net

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Ricardo Natalichio

Nació en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina (1969). Estudios sobre Desarrollo Sustentable...