Río de Janeiro supero los 60°C de sensación térmica

La ola de calor que azotó este domingo a Brasil marcó un nuevo récord, con Río de Janeiro que superó los 60°C registrando su temperatura más alta de 62,3°C en una década, mientras que Sao Paulo registró su marzo más caluroso en una década de la historia.

Los expertos explican que la falta de lluvias y nubosidad están creando condiciones favorables para esta ola de calor en Brasil, por lo que se esperan temperaturas similares durante los próximos días hasta que lleguen más lluvias el fin de semana.

Brasil vuelve a vivir una ola de calor que afecta a los habitantes de Río de Janeiro y los pone bajo alerta roja. Este sábado, las playas se llenaron de personas con sombrillas tratando de pasar el día más caluroso que superó los 60°C en el mar en Guaratiba desde que existen registros.

Brasil arde, superó los 60°C

A las 10:20 del domingo, el sistema meteorológico de la región occidental advirtió de un nuevo récord de temperatura que superó los 60°C: hasta 62,3 grados centígrados. Según los expertos, Guaratiba tiene ciertas características geográficas que la hacen susceptible a las altas temperaturas, la humedad y los vientos cálidos como se vio esa mañana.

Sin embargo, en este caso, estas condiciones se ven agravadas por un fenómeno procedente del sur del país, que ya se ha observado en Mato Grosso y Sao Paulo, observó el meteorólogo Olivio Bahía. En Irajá, en el norte del país, las temperaturas fueron un poco más frescas pero aún sofocantes: 40,3 grados y no se prevén lluvias.

supero los 60°C

Para los próximos días, el Sistema de Alerta de Río de Janeiro prevé un aumento del número de días calurosos con temperaturas máximas entre 42 y 50 grados y ha publicado una lista de dichas advertencias meteorológicas, así como algunas de las playas más adecuadas para pasar esta ola de calor. Estas incluyen, entre otras: de Guaratiba, Prainha, Barra da Tijuca, Ipanema y Copacabana.

Hace mucho calor. En esta época del año en el hemisferio sur hay mucho sol pero también se dan lluvias entre la tarde y la noche lo que ayuda al descenso de las temperaturas.

Sin embargo, cuando hay menos nubosidad y menos lluvia, esto se refleja en un aumento de las temperaturas. Toda la energía solar se utiliza para calentar el aire, Bahía explicó las condiciones en la ciudad y agregó, para alivio de muchos, “la posibilidad de lluvias aumentará durante la semana, lo que mejorará la situación”. “Pero habrá que tener cuidado, porque la lluvia puede convertirse en tormenta”.

El 17 de enero, el clima en Río de Janeiro era similar: la temperatura era de 42 grados y el viento de 60 grados, unos centígrados menos que este domingo pasado.

Este intenso calor, que un vecino de Rocinha describió como una "sensación de sauna", afecta principalmente a las zonas más pobres de la región, donde la densidad de población es muy alta y las casas precarias están muy cerca unas de otras por caminos estrechos donde no circula el aire.

Estas cifras coinciden con un informe reciente de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) de EE.UU., que encontró que 2023 fue el año más cálido desde que se comenzaron a establecer registros en 1880, cuando el récord se fue superando durante seis meses consecutivos.

Este escenario está lejos de revertirse por completo a menos que se produzcan cambios significativos en la política ambiental en todo el mundo.

El informe de temperatura global de la NASA y la NOAA confirma lo que miles de millones de personas en todo el mundo experimentaron el año pasado" “Nos enfrentamos a una crisis climática” que incluye “temperaturas extremadamente altas, incendios forestales y aumento del nivel del mar”, dijo en ese momento el administrador de la NASA, Bill Nelson.

Ecoportal.net

Con información de: https://www.afp.com/